Tras los pasos de Diotima de Mantinea, la maestra de Sócrates en materia de amor

La periodista y escritora Laura Mas (FOTO: JULIO DÍAZ)

Diotima de Mantinea, una desconocida filósofa y sacerdotista griega, envuelta en las brumas del pasado y de la que Platón, en El banquete, hacía decir a Sócrates que le había enseñado lo que sabía sobre el amor. Una historia que la periodista, vinculada al mundo cultural y editorial, Laura Mas (Las Palmas, 1989) descubrió y decidió que su historia “merecía ser contada”. Y es el eje, ella y su relación con uno de los grandes padres de la filosofía, de su debut literario: La maestra de Sócrates (Espasa, 2020).

Una novela que ahonda en personajes femeninos de aquella Atenas clásica que tanto ha influido y en la que tantos nos miramos, personajes que tuvieron influencia y valor para cambiar las cosas, aunque su papel quedara minusvalorado en la historia. Una novela histórica “poco convencional” -en palabras de su autora- que habla de amor, filosofía, mujeres influyentes y hombres celosos; que descubre personajes poco conocidos de la historia y que, entre otras muchas cosas, humaniza a Sócrates como soldado en batalla, amigo fiel y discípulo.

¿Cuándo se cruzó Diotima de Mantinea con Laura Mas? ¿Por qué decidió que su primera novela sería sobre ella?

Diotima de Mantinea se cruzó en mi vida a principios del año pasado, durante unas lecciones de filosofía que estaba recibiendo en la librería Laie de Barcelona. De inmediato, me llamó la atención que existiese una mujer que acabó siendo la maestra de Sócrates en cuestiones de amor y no tardé mucho en decidir que su historia merecía ser contada. Ver que hasta entonces no se había escrito ninguna novela sobre ella fue el impulso que me condujo a la creación de esta obra.

Cuando una escribe sobre un personaje en apariencia secundario de la Historia, que aparece en los márgenes de otros, y además mujer, ¿cuesta encontrar documentación y hechos? ¿O precisamente eso supone la gran oportunidad para novelar y ficcionar?

En el caso de Diotima, apenas encontré datos sobre ella más allá de los que aparecen en la célebre obra El banquete de Platón. Allí, el propio Sócrates afirma que todo lo que sabe del amor, entre otros temas, se debe a los conocimientos que adquirió de su maestra. Lo que aparentemente podía ser algo negativo, que era no tener mucho material al que acogerme sobre esta gran mujer más allá de su pensamiento, acabó siendo una magnífica oportunidad para ficcionar sobre su carácter, su vida e inquietudes.

Diotima, ¿es otra gran mujer silenciada por una historia contada por hombres?

Sin duda. La mayoría de mis lectores y lectoras desconocían a Diotima y a menudo me preguntan cómo es posible que no les haya llegado información sobre ella, tratándose de una figura tan relevante en los inicios de la filosofía occidental. Yo también me cuestioné lo mismo cuando tuve conocimiento de su existencia y, a través de mi novela, quise situarla en el plano que se merece en la historia.

¿La novela histórica es un buen elemento de recuperación de estas mujeres para el gran público?

Sí, el género histórico nos permite rescatar a mujeres que hicieron grandes aportaciones en sus respectivos campos de trabajo, como es el caso de Diotima. Ella fue la inspiradora del concepto del amor platónico, que en términos filosóficos nos invita a ver la belleza de las personas más allá del físico. Si tuviese que rescatar del olvido a otra mujer, creo que volvería a escribir novela histórica.

En tiempos de lucha contra el mansplaining, resultan más que interesante ver a una mujer enseñando y abriendo los ojos a uno de los padres de la filosofía occidental…

Eso es algo que, desde un primer momento, me sorprendió muchísimo. En una época en la que las mujeres estaban prácticamente silenciadas y carecían de derechos, Diotima fue capaz no solo de expresar sus pensamientos e ideas sino de inculcárselos a uno de los filósofos más destacados de todos los tiempos.

Sócrates es personaje fundamental de la novela, pero le muestra en facetas menos habituales… Es filósofo, maestro, hombre de influencia, pero también hoplita, guerrero, amigo, amante ingenuo…

Me interesaba mucho mostrar a un Sócrates que escapase de la figura solemne que nos ha llegado a través de la historia. Más allá de ser un sobresaliente pensador, fue un soldado que luchó con coraje en algunas batallas como la de Samos, que tiene lugar en mi novela. En cuanto a cuestiones de amor, y sin ánimo de querer desvelar demasiado el contenido de la obra, puedo adelantar que cuando conoció a Diotima jamás se había enamorado verdaderamente.

Escribir y reflexionar sobre el amor y sus formas, quizá sea un tema más que conveniente tras el confinamiento, donde las relaciones se han enfrentando a muchas tensiones, ya sea por la distancia o por la excesiva cercanía…

Así es. El amor que predica Diotima es tan complejo y extraordinario que va más allá del amor que sentimos por otras personas y nos invita a ver también la belleza de nuestra propia existencia y de todo cuanto nos rodea. Se trata de un amor que nos reconcilia con el mundo, algo muy necesario en los tiempos que corren.

¿Diotima nos puede enseñar algo a los recientes desescalados?

Ella puede aportarnos enseñanzas muy útiles que podemos aplicar a nuestros días. Dada nuestra situación, Diotima nos enseñaría a ver el mundo con bondad para entender que, más allá de las adversidades que éste entraña, ante nosotros siempre puede abrirse un horizonte cargado de belleza y esperanza.

Diotima y una de las secundarias de lujo de la novela, Aspasia, ejemplifican en la novela los problemas que afrontan las mujeres cuando se acercan al poder, más siendo extranjeras… Unas dificultades que no parecen haber cambiado en más de dos mil años…

Por fortuna, algunas cosas han cambiado, pero por supuesto todavía queda mucho trabajo por delante en ese aspecto. Por ese motivo, considero necesario reivindicar el papel de mujeres poderosas como Diotima y Aspasia. Esta última acabó creando una escuela en Atenas concebida para formar a otras mujeres, algo sin duda pionero en su época y que causó bastante controversia.

¿Cuesta recrear a unos personajes a los que se presupone un nivel intelectual tan alto como Sócrates y Diotima? ¿No da vértigo saber darles la entidad que merecen? ¿E incluso hacerles dialogar y debatir sobre grandes temas?

La escritura de este libro ha sido un reto en mayúsculas. Al principio me costó encontrar el tono adecuado para cada uno de los personajes, pero poco a poco fui empatizando con el modo de pensar y de concebir el mundo de Sócrates y de Diotima, por ejemplo. Los diálogos cobran una importancia vital en mi novela y, gracias a un arduo trabajo de documentación previa, pude hacer frente a las dificultades que se fueron presentando por el camino. Creo que he tratado a cada uno de los personajes con el máximo respeto y honestidad, teniendo en cuenta de todos modos que mi novela es de ficción.

Se suele decir que el mundo Occidental tiene mucho de los griegos antiguos y de los romanos… Tras su viaje a la Antigüedad, ¿somos tan similares a los demócratas atenienses?

Tenemos más puntos en común con los atenienses de lo que a priori puede parecer. Al fin y al cabo, las pasiones humanas eran las mismas en tiempos remotos que en la actualidad. Por otro lado, los primeros filósofos occidentales nos dejaron un enorme legado que conforma el pensamiento de nuestros días.

Acostumbrados a novelas históricas largas, a esos clásicos novelones, La maestra de Sócrates es relativamente breve…

Sí, en todo momento tuve claro que lo que quería narrar, principalmente, eran los encuentros entre Sócrates y Diotima. Creo que el resultado ha sido una novela histórica poco convencional porque también contiene muchos elementos filosóficos, además de acción y aventuras.

Conoce bien el mundo editorial, ha trabajado en él… ¿Eso da cierto aplomo o al menos conciencia a la hora de lanzarse a un reto como el de publicar una novela?

Sí, llevar varios años vinculada al mundo editorial me ha dado una perspectiva amplia y consciente de lo que implica escribir y publicar una novela. De todos modos, al tratarse de mi primer libro, las experiencias que estoy viviendo son nuevas y emocionantes.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.