XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

Christian Hartmann: “Las guerras han vuelto a ser posibles incluso en Europa; debemos estar preparados para muchos escenarios”

Christian Hartmann

Tras el éxito sin precedentes de la versión crítica del Mein Kampf (Mi lucha) de Hitler en Alemania y de uno de los mejores libros de Historia llegados a España en 2018 está el mismo hombre: Christian Hartmann (Heidelberg, Alemania, 1959). Doctor en Historia y miembro del Instituto de Historia Contemporánea de Múnich, con Operación Barbarroja(Esfera de los Libros) se ha marcado un breve pero contundente y jugoso ensayo sobre el colosal choque entre la Alemania nazi y la URSS, una visión moderna, llena de puntos de vista y matices, pero con una visión clara y útil de la historia.

Aprovecho para entrevistar a este reputado historiador por Internet y preguntarle sobre sus últimas obras y por otros temas, como el papel del cine (en el que también ha trabajado) o el debate sobre la memoria histórica en nuestro país.

Termina Operacion Barbarroja asegurando que ignorar lo que ocurrió atraería un evento similar”, ¿realmente lo cree?

La historia no se repite, cada evento histórico es único. Pero hay eventos que son similares. ¿Se repetirá un ataque alemán o europeo o  lo que fue la Unión Soviética? Es poco probable. Pero después de la Guerra Fría, la política mundial se ha vuelto más inestable, no es nuevo. Las guerras han vuelto a ser posibles, incluso en Europa, por lo que debemos estar preparados para muchos escenarios. No olvidemos que la Segunda Guerra Mundial comenzó con un acto de agresión alemán, seguido de otro soviético.

Por cifras e importancia, el frente oriental es el combate principal de la Segunda Guerra Mundial, ¿por qué cree que aún existe un punto de vista tan occidental de ese conflicto?

Creo que el frente oriental ya no está fuera de nuestra percepción. Hasta 1989-1990 sí, pero terminó con el fin de la Guerra Fría. Europa Oriental se escondía hasta entonces, al menos desde nuestro punto de vista, bajo una especie de glaciar que solo resultaba interesante para los especialistas. Ahora hay una gran cantidad de investigaciones que están utilizando las nuevas fuentes que se hicieron públicas tras el colapso del Pacto de Varsovia. Sin embargo, la investigación histórica de los estados que nacieron de la URSS no ha alcanzado el nivel de las nuestras. Lo que, a día de hoy, está lejos de nuestro alcance son los teatros bélicos de Asia Oriental y el Pacífico. Y también la dimensión marítima de la Segunda Guerra Mundial que, desafortunadamente, es más un tema para especialistas que parte del conocimiento histórico general.

¿Le sorprendió el éxito de la edición crítica del Mein Kampf? ¿Qué cree que el lector alemán esperaba leer?

En cierto modo, sí. Pero había razones para este éxito; actualmente estamos imprimiendo la novena edición y hemos vendido alrededor de 100,000 copias. Una de las razones de este éxito es, por supuesto, el simple hecho de este libro estuvo prohibido durante mucho tiempo y que simplemente había mucha curiosidad. Pero eso solo no puede explicar este éxito. Mein Kampf es la fuente programática central de la ideología nazi y, dadas las terribles consecuencias de esta ideología, parece natural tratar con el guion central. Similar a cómo uno hace esto con el marxismo o el maoísmo.

Especialmente en Alemania, hay otra razón: los nazis han tratado de hacer posible la distribución de este libro por todos los medios posibles. Es decir, este libro es un concepto que muchas personas aún encuentran en tiendas o tiendas de antigüedades. Esto, por supuesto, ha creado una curiosidad legítima: ¿de qué trata realmente este libro? Es precisamente a través de nuestro examen crítico que podemos aprender sobre la historia de los orígenes del libro, los motivos de Hitler y también sobre las consecuencias que resultaron de este escrito. En cierto modo, para muchos, este libro es una de las últimas reliquias del Tercer Reich, y su desmontaje es legítimo.

[A DEBATE: ¿Te preocuparía que tus hijos estudiaran el ‘Mein Kampf’ de Hitler en el colegio?]

No cree que este nivel de ventas es un poco aterrador cuando los partidos radicales (último ejemplo de estos días en las elecciones andaluzas en España) están creciendo en toda Europa, incluida Alemania?

Por el contrario, nuestra edición crítica aplasta la ideología nazi. No debemos olvidar que Mein Kampf se pudo leer en Internet durante mucho tiempo; y también la edición en inglés fue completamente legal.

¿Conoces el debate que tenemos en España sobre la historia histórica? ¿Cómo lo valora? ¿Deberíamos aprender algo los españoles de cómo han afrontado en Alemania su memoria histórica?

Es una pregunta difícil. A diferencia de Alemania, nunca se produjo en España una derrota total de la dictadura que fuera el inicio de una reeducación y occidentalización de la sociedad. Creo que la sociedad española ha aprendido al final mucho de su pasado. Lo que quería la derecha y la izquierda radical en los años 20 y 30, hoy solo lo quiere una minoría que está en proceso de desaparición. Por lo tanto, creo que España prácticamente ha superado su pasado. En mi opinión, el factor decisivo fue el papel destacado de la familia real española, que no se ha agradecido demasiado. España se encuentra en una nueva era de su historia. La generación de los testigos está desapareciendo y ahora aparecen las discusiones sobre la memoria y la historia. Mucho tendrá que ser redefinido debido a un cambio generacional. Estas discusiones van a producirse en su país durante mucho tiempo.

Ha trabajado como consultor de algunas películas históricas. ¿Las ficciones son valiosas para enseñar a la gente la Historia, por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial?

Es otra pregunta que no resulta sencilla. En general, creo que las películas históricas son importantes porque suelen demostrar una adecuada preocupación de lo que hacen: recrear la historia, relacionarse con ella, tratar de entenderla o ilustrar sus opciones. Esto ha sido parte de un largo proceso desde, por ejemplo, Esquilo y su obra Los persas, como uno de los ejemplos más antiguos.

Sin embargo, hay que hacer distinciones: hay quienes solo explotan la historia y quienes se la toman en serio. No se puede disfrazar nuestro mundo contemporáneo con ropajes históricos. La historia, a menudo, es algo extraño que no comprendemos de inmediato y ponerlo en escena de manera adecuada es una tarea grande e importante. Así como los historiadores reconstruimos la historia, también lo hacen los profesionales de una película. Y si lo hacen bien, para mí no hay diferencia cualitativamente hablando.

Puedes seguirme en Facebook, Twitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

4 comentarios

  1. ¿Y que esperar? Vivmos en una actualidad que no nos esta llevando a ningún lado, es obvio que se cuece una guerra, solo hay que escuchar a los más mayores “Se respira el mismo aire que se respiraba hace unas décadas”

    27 diciembre 2018 | 14:13

  2. Dice ser Greenhouse

    Claro, los fabricantes de equipamiento militar no quiere que pare el negocio ni siquiera en Europa y por eso financia grupos armados y azuza a los gobiernos para que empiecen a moverse las fronteras.

    27 diciembre 2018 | 14:18

  3. Dice ser Mary Poppins

    Espero y que todo se quede en simple humo…. Aún así pensar que es por dinero… Si toda una unión europea se pone de acuerdo en montar una guerra por negocio es que tenemos una Europa totalmente corrompida y si es tan corrompida y quiere sacar nuestro dinero montando una guerra, hay 100.000 maneras más efectivas de hacerse millonarios, que esa.

    27 diciembre 2018 | 16:51

  4. Dice ser Heike

    Muy buena entrevista a uno de los grandes historiadores europeos de la actualidad. Vaya diferencia pasar de Calvo Poyato a Hartmann. Esto es otro nivel. Enhorabuena, así da gusto

    27 diciembre 2018 | 23:07

Los comentarios están cerrados.