Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘viajeros’

¡Vaya ejemplo de ciudad olímpica!

Por Laura Sánchez

Me remito a ustedes porque siempre han estado a pie de calle para contar las noticias del día a día. El miércoles 21 de agosto, sobre las 18 horas, tomé la línea 10 de Metro de Madrid como cada día para volver a casa. Hice transbordo en Alonso Martínez y cuando llegué al andén vi en las pantallas informativas que el próximo tren llegaría en ¡11 minutos! Metro de Madrid

¿Cómo es posible que en pleno mes de agosto, con tanta afluencia turística, a una hora punta y entre semana, los trenes puedan tardar tanto en llegar? Siempre he pensado que existe una huelga encubierta, aunque aún no he descubierto desde dónde viene la orden.

Pues bien, 11 minutos después, llegan los vagones repletos de gente y con una temperatura que debía superar los ¡35 grados! ¿Cómo es posible que hiciera más calor que en el propio andén? Más de 20 minutos resoplando, sin agua, sin nada para abanicarme… ¡y sin dejar de entrar gente!

Cuando llegué a mi parada (Alameda de Osuna), no lo dudé ni un segundo y me dirigí al personal del metro para comentarles el incidente. La única respuesta que obtuve fue: “ya nos han comentado el hecho otras veces y lo hemos hablado pero nadie nos hace caso“. Me pregunto quiénes son esas personas que deciden cuándo, dónde y por qué causar este malestar a los ciudadanos y turistas. ¡Vaya ejemplo de ciudad olímpica!

Señores, este metro lo pagamos los madrileños. Espero que no tenga que suceder nada malo para que tomen medidas.

Relexiones sobre el terrible accidente

Por Julián Juan Lacasa

En dos décadas que funciona aquí el tren de alta velocidad, nunca había habido ningún accidente, de ningún tipo, sólo que se haya parado el tren en plena vía si se iba la electricidad. Pero un accidente como el del otro día ha sido terrible. Curiosamente yo pensaba alguna vez si me podría pasar a mí, viendo la gran velocidad del tren, que es fácil que pase como el otro día, algo que no pasa si se va a menos velocidad, como en los trenes de Cercanías, más lentos. tren2

Pero hay cosas que se han visto alrededor del accidente que dan vergüenza ajena. Podría empezar con el maquinista vanidoso que presumía en su página de Facebook de conducir a más velocidad de la permitida y no ser nunca sorprendido por sus jefes. Pero hay algo que no cuadra, como que fallaran los sistemas de seguridad justo en ese momento, y nadie se ha parado a pensar en ello, directamente a lanzarse a la yugular del maquinista, que a veces parece el “chivo expiatorio” para calmar a las gentes desesperadas por haber perdido a familiares. Lo peor fue la actitud de los medios de comunicación aquella terrible noche, más preocupados por emitir sus programas que les dan mucha audiencia, y otros que parecía que querían retrasar la cobertura de la noticia porque les podía perjudicar políticamente. En esto último, parece que les ha salido bien la jugada, pues podían ir al lugar del accidente o a los hospitales a visitar heridos, hacerse las fotos con ellos y quedar como unos santos.

En momentos terribles como éste, si vamos con los nervios a flor de piel, no miramos todo con la frialdad que hace falta, a mí también me pasaría, y más si por culpa del accidente perdiera a alguien querido, como una novia. Y también me podría preguntar si los recortes presupuestarios que ha habido han podido perjudicar el buen estado de los trenes, los de alta velocidad necesitan un mantenimiento minucioso. No se ha hablado de ello, ahora parece que lo único indispensable es criminalizar al maquinista y poco más. Que las familias de los muertos y heridos puedan superar esto, no quiero hacer el típico deseo que se hace en estas tragedias, que luego sólo sirve para los primeros días y luego, si te he visto, no me acuerdo. Ánimo necesitarán, pero de verdad.

Imposible pagar en metálico en el metro

Por Vicky Gil

Si Metro de Madrid quería disuadirnos de coger transporte público, con el nuevo sistema de tarjeta sin contacto lo está consiguiendo. ¿Cómo pretenden implantar un nuevo abono transporte si no facilitan su pago en metálico? El dinero en metálico es un medio de pago legal y admitido en este país (por ahora) y las taquillas de Metro tienen que estar preparadas para aceptarlo. Así que cuál es mi sorpresa cuando voy a cargar mi nuevo abono por primera vez y me encuentro con que no existe una máquina de recarga de pago en efectivo y que en taquilla no se puede llevar a cabo esta operación. Sólo se admiten pagos con tarjeta que, como es mi caso, no todo el mundo tiene.

Metro de Madrid

Y recuerdo que en las condiciones de “Carga / recarga de títulos de transporte” de Metro de Madrid no se menciona el pago obligatorio con tarjeta. La solución que me ofrecen, a primerísima hora de la mañana, es ir a otra estación -no cercana, por cierto-, en la que tienen una máquina que acepta efectivo (siempre que no esté averiada, claro). Esto sí que es un servicio público eficiente: aumentan el precio, empeoran la calidad, disminuyen la frecuencia de trenes y ahora, encima, te dificultan la adquisición del nuevo abono que ellos mismos se encargan de publicitar como “un importante avance en rapidez y comodidad para los usuarios” y que en poco tiempo, además, será obligatorio. Vergonzoso. Señores responsables del Metro de Madrid, no se puede implantar un nuevo sistema de abono sin estar preparado ni tener la infraestructura suficiente para darle cobertura.

 

 

 

Averías en la L9 de Metro de Madrid

Por Vicente Núñez

Aglomeración en la L9 de Metro de MadridNo hay semana que no tengamos que soportar una “avería” los viajeros de la Línea 9 de Metro de Madrid. Este martes 9 de abril un tren que ya partía completamente colapsado de Puerta de Arganda, primera estación del tramo, se ha averiado generando retrasos de más de 35 minutos.

La descoordinación y el absurdo cambio de tren del tramo TFM de la L9 con el resto de la línea en Puerta de Arganda (Vicálvaro), así como el gran número de viajeros que en hora punta se suben en Rivas y Arganda, colapsa la L9 desde su primera estación, lo que a buen seguro es responsable de las constantes averías, aglomeraciones y retrasos que cada semana sufrimos los usuarios.

Sirva de pista que la Línea 9/TFM es la primera en privatizarse de la red de Metro de Madrid, con frecuencias insuficientes y obligando a los viajeros a bajarse de un tren para subirse minutos después a otro en la misma línea, otro todavía no privatizado.

Caos en la línea 9 del metro de Madrid

Por Vicente Núñez

Ayer la circulación de metro al sureste de Madrid colapsó. El tramo de la línea 9 entre Rivas y Arganda, o TFM, echó el cierre. Las explicaciones de la compañía se redujeron a alegar por megafonía “motivos técnicos”. El caos fue completo y se enviaron a la estación de Vicálvaro efectivos de la Policía Nacional, probablemente para manejar una situación que amenazaba con transformarse en un motín.RIVAS

Cientos de viajeros quedamos abandonados a nuestra suerte sin que la compañía fuera capaz de acertar a informar sobre un transporte alternativo, sin saber si la línea 9 volvería a abrir al día siguiente. Cada uno volvería a sus casas de Rivas y Arganda horas después, por sus propios medios y con el metro cerrado indefinidamente.

La privatización del TFM ha traído consigo a esta parte de la línea 9 una desinversión y unos recortes en el número de trenes inaceptables. TFM es sinónimo de trenes abarrotados, frecuencias eternas, y cierres periódicos. Metro lo justifica por motivos de “demanda”. Pero me pregunto yo: ¿Quién va a demandar un servicio de metro con averías constantes y frecuencias tercermundistas?

Conductores de metro metidos a médicos

Por Nury R. G. (Barcelona)

Escribo para explicar la situación que viví el pasado jueves (31-1-13) en el metro de Barcelona. Subí en Catalunya, en la línea roja dirección Fondo, y me encontré con un hombre desmayado en el suelo y el resto de pasajeros mirándolo preocupados. Pregunté a una señora si habían avisado y en eso salió el conductor. Pidió que no lo tocáramos, que ya se había encargado él, y volvió a su trabajo tranquilamente. El hombre siguió en el suelo ante el asombro de todos los que iban entrando –que por otra parte, no hacían nada-, el conductor avisaba por megafonía de vez en cuando: “no toquen al hombre que está en el suelo” (¡vaya fijación con el contacto!) o “el hombre del suelo está borracho”… y pasaron 5 paradas (Clot) hasta que entraron 2 [encargados de] seguridad y lo sacaron del tren.

Metro de Barcelona

Puedo intuir que el conductor había visto al hombre –a través de las cámaras- momentos antes de que se cayera y por esto intuía que su alcohol en sangre estaba “por encima de sus posibilidades”. Lo que no entiendo es… ¿Cómo puede estar seguro de que sólo necesita 2 [encargados de] seguridad y no un técnico sanitario? ¿Cómo puede TMB tardar más de 5 paradas en atender un caso así? ¿Tan normal nos parece saltar por encima de personas tiradas en el suelo que ni siquiera nos planteamos incorporarlo, espabilarlo? Y cuando se intentó…“no toquen al hombre del suelo, está borracho”… ¿por qué una persona “presuntamente” borracha parece tener menos derechos que cualquiera?

Si un día me baja el azúcar y me desmayo en el metro, ¿me diagnosticará también el conductor? ¿Valorará él lo que necesito?, ¿y cuánto tardarán en atenderme? Olé, olé TMB.