Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘medicos’

La confusión de Lasquetty

Por Juan Manuel Muñoz Pérez

Lasquetty está un poco confundido sobre los motivos por los que nos manifestamos. Dice que no es por la Sanidad  sino por nuestro salario, pero yo no soy sanitario ni trabajo en un hospital ni nada.
Sr. Lasquetty, yo me manifiesto para defen107825der la Sanidad Pública y lo hago por un motivo muy simple y de puro sentido común: en la Sanidad Pública lo importante es mi salud y en la Privada lo importante es su beneficio.
Reducir, como hace usted y en general el PP, la cuestión de la Sanidad a una mera cuestión de números, por otro lado absolutamente discutibles, hace pensar que es usted el que no actúa a favor de la Sanidad sino a favor del beneficio de unos pocos, que ya son muy ricos y quieren serlo un poco más.

De modo que, aunque usted tuviera razón (que no la tiene), si tengo que elegir entre las condiciones de trabajo dignas de médicos y enfermeras, que dedican su vida a mi salud, y el beneficio de unos señores muy ricos, seguiré apoyando a los médicos.
Pero le repito, lo hago para defender la Sanidad Pública española, algo que funciona y que ustedes quieren destruir por un puñado de euros.

La salud, la inmigración y la demagogia

Por Luis Fernando Crespo Zorita 

La ley de Extranjería, que fue aprobada por una amplia mayoría parlamentaria pero no por el PP (dimisión del Ministro Pimentel), consolidaba en su artículo 12 la asistencia sanitaria para todos los empadronados, autóctonos o foráneos. Aznar hizo la campaña electoral del año 2000 prometiendo mano dura contra la inmigración, y ya entonces pretendía acabar con el “turismo sanitario”; cuando obtuvo mayoría absoluta endureció absolutamente las condiciones de acceso y permanencia de los inmigrantes en España pero no se atrevió a tocar el artículo 12.  Alguien le convenció de que además de extranjeros “irregulares” tendríamos enfermos desasistidos, y ninguna sociedad democrática puede permitirse este lujo. Ahora la amenaza universal de la crisis parece justificar los recortes más aberrantes contra la libertad y contra los derechos humanos fundamentales de los más débiles, o lo que es peor aún, como ha hecho Rajoy, le ponen precio de mercado.

El sistema público de salud es un sistema de protección social, esto es, todos aportamos aunque no todos lo necesitemos. Los estudios realizados por organismos públicos y privados sobre cuál es la aportación de los inmigrantes al sistema de salud y cuál es el gasto siempre son positivos: aportan más de lo que reciben. Los inmigrantes, regularizados o no, son sobre todo trabajadores jóvenes, solo acuden al médico cuando es absolutamente imprescindible para mantener sus  condiciones físicas y psíquicas para  el empleo.

Cuidar la salud es un derecho humano básico pero también un mandato constitucional para las Administraciones y un deber para cada ciudadano; por interés público y salud colectiva las administraciones deben facilitar esta labor de todos y para todos. Lo demás es demagogia, por no atreverme a decir racismo.

  • LEE AQUÍ CÓMO ENVIAR TU OPINIÓN Y TU DENUNCIA

Preferente… para dentro de más de dos años

Felipe Barrios

Me pongo en contacto con ustedes para plantearles una situación personal que he tenido con la sanidad pública, pero que no se trata de un caso aislado, pues muchos otros pacientes y usuarios están en la misma situación. Les cuento el caso: Ayer (04/12/2012) fui a consulta con el traumatólogo en el hospital universitario de Guadalajara, provincia donde resido y estoy empadronado. Dicho médico me solicitó una resonancia magnética con carácter preferente. Al salir de la consulta me dirijo a la ventanilla correspondiente para pedir cita. Mi sorpresa fue que me dieron cita para el 26/01/2015, ¡con carácter preferente, más de 2 años de espera! Mi pregunta es: ¿cuándo me hubieran dado cita si no fuera preferente…? Tras pedir reclamar me dijeron que podía realizar una reclamación según la Ley de Garantías y solicitar que me la adelantaran. Sin embargo, hay un hecho que es evidente: si todos los usuarios en la misma situación solicitamos un adelanto de la cita, entiendo que o no se podrían adelantar o ciertos usuarios se verían injustamente perjudicados.

La salud se defiende

Por Mercedes

En enero de 2013 se emitirá un listado con los 27 centros de salud que pasan a ser gestionados por empresas privadas, para que todos lo entiendan: no se venden pero se traspasan. Los centros se traspasaran vacíos de personal y la empresa se encargará de poner a sus trabajadores (nunca serán los mismos). Hay que tener presente que una empresa privada funciona por beneficios. Y que no se van a ampliar las plazas que existen en un centro (al contrario se van a recortar), al médico privado le pagan por no recetar en exceso, por no mandar a especialistas, por no mandar pruebas complementarias, etc. Ustedes deciden si apoyan las jornadas de huelga o se mantienen al margen. Recuerden, la salud no se vende, se defiende.

Los lectores y la huelga de Sanidad en Madrid

Por Susana Cifuentes

“No se les llama para una fiesta, se les llama para una emergencia”

Mando esta carta ante la situación que estamos sufriendo en estos momentos y la impotencia que estamos teniendo. Alucinando estoy con la falta de ética y moralidad de aquellos que se hacen llamar profesionales de la sanidad; no puedo creer (por mucha huelga en la que estén, se trata de vidas humanas no de cosas) que se llame para solicitar una ambulancia para una persona mayor que se ha caído y que no puede ni moverse, con problemas de depresión y ansiedad -y que junto con su caída le han derivado en no poder ni hablar- y nos digan que es casi imposible enviarla. No sabemos si al caerse y darse en la cabeza (como así fue) tiene algún síntoma interno ya que ustedes se niegan a mandar una ambulancia con su médico porque están en huelga y pasan la bola al ambulatorio. Entiendo que hay que luchar por unos derechos (derechos que no son sólo para ustedes sino también para los usuarios), pero no entiendo que esa lucha esté por encima de las vidas de los que supuestamente ustedes tienen que ayudar, porque no se les está llamando para una fiesta, se les está llamando para una emergencia. No puedo entender que hayamos tenido que llamar dos veces al 112 (servicio de urgencias) y que hayamos tenido que esperar más de una hora para que entre ambulatorio y Summa (servicio de urgencia médica de madrid) decidieran si mandar o no la maldita ambulancia. Ojalá no lleguen a sentir lo que estamos sintiendo ahora mismo toda la familia y la persona en concreto, porque así no sentirán el dolor, la rabia, la soledad y la falta de ayuda en la que nos hemos visto envueltos.

———————————————————————————————————————

Por Susana Arribas

“Ante 20 personas me dice que no me atiende, que no es pediatra”

El lunes 26 lleve a mi hijo -de 4 años y de educación especial- al centro de salud de la calle Francia de Fuenlabrada; para mi sorpresa no había pediatra de guardia, me envían con una doctora, por urgencia, pues es la que tiene servicios mínimos; más de 1.30 horas hasta que por fin sale a avisarme. Mi sorpresa: me dice ante una veintena de personas que allí esperaban que no me atiende, ¡que no es pediatra! Es médico, ante todo creí que persona y con un poco de humanidad. Velamos por su salud, decían las pancartas. Mentira, velan por su puesto de trabajo. La profesionalidad fue la de su compañero, que se ofreció a verle; me indicó que debía ir al hospital por deshidratación y faringoamigdalitis. Debe ser que eso en adultos es distinta sintomatología. Con médicos como esa mujer mejor que no haya sanidad. Dejó sin atender a un indefenso niño que bastante le ha tocado vivir ya.

———————————————————————————————————————

Por Alberto

Ante la falta de sangre

Hay servicios esenciales que no deberían estar en huelga. Ni siquiera con servicios mínimos, y más cuando se tiene conocimiento de causa de la gran falta de sangre que hay en los hospitales madrileños, y cuando para más indicaciones el diario 20 Minutos publicó en la página 3 de la edición madrileña del martes “Urge sangre de los grupos A+ y O-. Esto es lo que me encontré el martes 27 de noviembre de 2012 por la mañana a la puerta de cierta facultad del campus de la Complutense en Madrid (ver foto). ¡Sí al derecho a la huelga pero con responsabilidad!

———————————————————————————————————————

Por A. L. R.

“Increíble que tengamos que saturar al hospital”

El día 27 voy a mi cita con el pediatra y me informan en mi centro de salud de Mirasierra que hay huelga, y por lo tanto, servicios mínimos, pero que no hay pediatra. Insisto en que me atienda el médico de familia y me pasan a consulta. La médico en cuestión me indica que no atiende a bebés porque no sabe la posología a aplicar, que me vaya al hospital de la Paz. Me parece muy bien que el personal sanitario ejerza su derecho a huelga pero me parece increíble que tengamos que saturar el hospital porque en un centro de salud se nieguen (aun teniendo servicios mínimos) a atender a niños, en este caso bebés de menos de un año, alegando este motivo. El personal de citaciones me informa de que hasta el viernes no hay cita para el médico. Tengo que vacunar a mi hija y no se si habrá enfermera y la semana que viene estamos igual. Lamento que se tenga que llegar a estas situaciones ejerciendo el poder.

———————————————————————————————————————

¿Qué saldrá en la encuesta?

Por Juan Antonio López Bravo

Me han hecho una encuesta telefónica del INSS. Me pedían del 1 al 5 cómo había sido el trato, la información, la limpieza, la información médica sobre mi operación, el tiempo de espera para hacerme las pruebas, etc. Mi valoración hasta entonces era bastante alta, pero cuando empecé a contar que para que me dieran cita para las pruebas tuve que esperar más de una hora en una fila, que además no era en la que debía esperar, y luego otra hora larga en la segunda…, que faltaba personal, que solo había una persona donde antes había dos… cuando me quise dar cuenta estaba hablando solo. Nadie me escuchaba al otro lado del teléfono. ¿Qué saldrá en la encuesta? ¡Solo la primera parte, seguro!

Por favor, no me quitéis a esa doctora que siempre tiene un beso y una sonrisa

Por Mª José Quintero

Soy una madre como tantas. Tengo dos hijos, no tengo estudios pero sí educación y un corazón dañado por los obstáculos que nos pone la vida. Tan solo quiero que sepan que estoy muy dolida y, sobre todo, en contra  de los recortes producidos últimamente. En especial aquellos que van dirigidos a la sanidad y a los médicos. Pues como he dicho tengo dos hijos, uno de 13 y otra de 11 años. Y un día uno de ellos enfermó y hoy día está en la unidad de Oncología Pediátrica del Virgen del Rocío en Sevilla.

Un lunes como tantos llegamos a la consulta de Oncología y nos encontramos que no está nuestra doctora. Mi hijo pregunta, ¿y mi doctora? Nos comentan que no puede venir, ¿por qué? Por los últimos  recortes cometidos por el gobierno. No puedo comprender cómo recortan a los que salvan vidas y a los que a su vez más necesitamos. ¿Cómo se les dice a esos niños que su doctora no viene con tanto como la necesitan en dicho servicio de Oncología? Y si esto sigue así se tendrá que ir a otro país a trabajar. Esa doctora que les ha mejorado la vida, la que les está ayudando a ponerse buenos, ¡no viene! La que siempre tiene un beso, una sonrisa o una palmadita en el hombro. E incluso alguna broma para todos esos niños a los que un día les salió un bultito y desgraciadamente era malo. ¡Pero  ella hoy no está!

Tan solo deciros que esos doctores que tanta faltan hacen a cientos de niños por favor no los dejemos marchar por recortar. Hay tantos otros sitios por donde recortar… pero nunca nos quitéis a esos médicos que tanto necesitamos.

Yo como madre nunca les quitaría la comida ni la medicina que les pone buenos. Si tengo que recortar, si tiene tres zapatos les dejaría con uno, si bebieran Coca-Cola les daría agua. Pero nunca les quitaría ni un trozo de pan ni una medicina. Por eso, mirad a vuestro alrededor, donde hay tantos otros sitios para recortar. Pero nunca quiten a esos médicos que salvan vidas y tanto los necesitamos. Hoy los necesitamos nosotros, mañana los necesitarán ustedes. Poneros la mano en el pecho como padres, hermanos, tíos, abuelos, etc, como seres humanos, ¡no nos los quitéis!