Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘pediatria’

Salvaron la vida de mi hija

Por Rocío Sánchez

Varios cirujanos realizan un trasplante. (ARCHIVO)

Varios cirujanos realizan un trasplante. (ARCHIVO)

El día dos de abril vi el programa de Comando Actualidad de TVE sobre todo por interés personal, ya que salía el tratamiento con células madre en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Para mi sorpresa, veo que apenas nos informan de la importancia de este tratamiento en los niños con enfermedades cardiacas, no sé si porque no quieren que salga a la luz o por otro motivo.

Dicho esto, yo les voy a contar cómo este gran equipo de cardiólogos con sus secretarias, hematólogos, enfermeras etc. del Hospital Reina Sofía de Córdoba salvó la vida a mi hija.

Constanza tenía año y medio cuando fue ingresada en la UCI de un hospital de Madrid con una cardiopatía dilatada (un corazón demasiado grande que no funciona bien). Mi hija salió de la UCI y después de casi seis meses sometida a tratamientos médicos, no mejoró su situación clínica por lo que su pronóstico era trasplante de corazón a corto-medio plazo (o sea, que las posibilidades de supervivencias no eran muy altas).

Me puse en contacto con el Reina Sofía de Córdoba y después de realizarle varias pruebas a mi hija y de pasar un tribunal médico el 19 de marzo del 2013, fue sometida a un trasplante de células madre de su propia médula ósea a su corazón por cateterismo. A día ocho de abril del 2014, el corazón de mi hija tiene un tamaño prácticamente normal y su función también es normal. Su pronóstico: una vida prácticamente normal y el trasplante de corazón totalmente descartado. Así que desde aquí quiero agradecer a este gran hospital y a este gran equipo que salvaran la vida de mi hija ya que creo que en este programa no se dio la debida importancia a esta investigación.

Los lectores y la huelga de Sanidad en Madrid

Por Susana Cifuentes

“No se les llama para una fiesta, se les llama para una emergencia”

Mando esta carta ante la situación que estamos sufriendo en estos momentos y la impotencia que estamos teniendo. Alucinando estoy con la falta de ética y moralidad de aquellos que se hacen llamar profesionales de la sanidad; no puedo creer (por mucha huelga en la que estén, se trata de vidas humanas no de cosas) que se llame para solicitar una ambulancia para una persona mayor que se ha caído y que no puede ni moverse, con problemas de depresión y ansiedad -y que junto con su caída le han derivado en no poder ni hablar- y nos digan que es casi imposible enviarla. No sabemos si al caerse y darse en la cabeza (como así fue) tiene algún síntoma interno ya que ustedes se niegan a mandar una ambulancia con su médico porque están en huelga y pasan la bola al ambulatorio. Entiendo que hay que luchar por unos derechos (derechos que no son sólo para ustedes sino también para los usuarios), pero no entiendo que esa lucha esté por encima de las vidas de los que supuestamente ustedes tienen que ayudar, porque no se les está llamando para una fiesta, se les está llamando para una emergencia. No puedo entender que hayamos tenido que llamar dos veces al 112 (servicio de urgencias) y que hayamos tenido que esperar más de una hora para que entre ambulatorio y Summa (servicio de urgencia médica de madrid) decidieran si mandar o no la maldita ambulancia. Ojalá no lleguen a sentir lo que estamos sintiendo ahora mismo toda la familia y la persona en concreto, porque así no sentirán el dolor, la rabia, la soledad y la falta de ayuda en la que nos hemos visto envueltos.

———————————————————————————————————————

Por Susana Arribas

“Ante 20 personas me dice que no me atiende, que no es pediatra”

El lunes 26 lleve a mi hijo -de 4 años y de educación especial- al centro de salud de la calle Francia de Fuenlabrada; para mi sorpresa no había pediatra de guardia, me envían con una doctora, por urgencia, pues es la que tiene servicios mínimos; más de 1.30 horas hasta que por fin sale a avisarme. Mi sorpresa: me dice ante una veintena de personas que allí esperaban que no me atiende, ¡que no es pediatra! Es médico, ante todo creí que persona y con un poco de humanidad. Velamos por su salud, decían las pancartas. Mentira, velan por su puesto de trabajo. La profesionalidad fue la de su compañero, que se ofreció a verle; me indicó que debía ir al hospital por deshidratación y faringoamigdalitis. Debe ser que eso en adultos es distinta sintomatología. Con médicos como esa mujer mejor que no haya sanidad. Dejó sin atender a un indefenso niño que bastante le ha tocado vivir ya.

———————————————————————————————————————

Por Alberto

Ante la falta de sangre

Hay servicios esenciales que no deberían estar en huelga. Ni siquiera con servicios mínimos, y más cuando se tiene conocimiento de causa de la gran falta de sangre que hay en los hospitales madrileños, y cuando para más indicaciones el diario 20 Minutos publicó en la página 3 de la edición madrileña del martes “Urge sangre de los grupos A+ y O-. Esto es lo que me encontré el martes 27 de noviembre de 2012 por la mañana a la puerta de cierta facultad del campus de la Complutense en Madrid (ver foto). ¡Sí al derecho a la huelga pero con responsabilidad!

———————————————————————————————————————

Por A. L. R.

“Increíble que tengamos que saturar al hospital”

El día 27 voy a mi cita con el pediatra y me informan en mi centro de salud de Mirasierra que hay huelga, y por lo tanto, servicios mínimos, pero que no hay pediatra. Insisto en que me atienda el médico de familia y me pasan a consulta. La médico en cuestión me indica que no atiende a bebés porque no sabe la posología a aplicar, que me vaya al hospital de la Paz. Me parece muy bien que el personal sanitario ejerza su derecho a huelga pero me parece increíble que tengamos que saturar el hospital porque en un centro de salud se nieguen (aun teniendo servicios mínimos) a atender a niños, en este caso bebés de menos de un año, alegando este motivo. El personal de citaciones me informa de que hasta el viernes no hay cita para el médico. Tengo que vacunar a mi hija y no se si habrá enfermera y la semana que viene estamos igual. Lamento que se tenga que llegar a estas situaciones ejerciendo el poder.

———————————————————————————————————————