Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘agentes’

Indignación por una infracción no cometida

Por Francisco Rueda Herrera

He recibido una multa por importe 200 euros por no respetar una marca longitudinal continua, sin causa justificada en la via A-307 P KM. 6,5 sentido espejo y la fecha de la infracción 8/8/14 a las 11,19 horas.

Tráfico por la A-6 a la salida de Madrid (EFE)

Tráfico por la A-6 a la salida de Madrid (EFE)

Me he indignado porque en el mes de agosto estuve sin coger el coche al estar en la playa todo el mes.

Me he llegado a tráfico y me dicen que la multa me la han puesto 2 agentes y que no te paran acogiéndose al nuevo artículo 76.2 d) de la ley de seguridad vial que dice no tener obligación de notificar cuando estén atendiendo otros servicios.

Me siento indefenso ante tal injustica y en las alegaciones a la multa no se que aportar para demostrar que mi coche no estuvo en esa vía.

Entiendo que habrá sido un error de los agentes al coger la matrícula. Si alguien me puede decir que alegar y que pruebas aportar se lo agradecería.

 

Hija de ‘madero’… hija de un buen ‘poli’

Por Vanesa

Me llamo Vanesa y soy una orgullosísima hija de “madero” como vulgarmente cierto sector los califica con el único objetivo de infravalorarlos  aunque sin conseguirlo, pues no existe orgullo más grande que haber crecido rodeada de tantos valores como desprenden aquellos que nacieron con la vocación de servir al ciudadano. Como yo,  muchos familiares o amigos de miembros del CNP estamos consternados ante los sucesos del pasado sábado, si les soy sinceros he sido incapaz de ver por completo algunos de los tantos videos que circulan libremente por internet y en multitud de ocasiones he tenido que respirar profundo al leer o escuchar comentarios que rozan la incoherencia y hasta la maldad si me permiten el atrevimiento.

He echado en falta la reacción por parte de aquellos ciudadanos que ante cualquier incidente marcan el 091, sí señores es su obligación, es su trabajo descolgar ese teléfono y acudir sin demora cuando se les necesita, pero ahora son ellos los que los necesitan a ustedes  y… ¿dónde están? ¿Dónde están esas palabras de ánimo,  de apoyo o de indignación cuando observan como apalean -y digo APALEAN-, escupen, agraden, humillan sin que les tiemblen las piernas a esa banda de desalmados (por no llamarlos de otra forma y caer en su juego)?

Un policía nacional (ARCHIVO)

Un policía nacional (ARCHIVO)

No es mi intención, o quizás sí, exigir que se depuren responsabilidades, es vergonzoso escuchar a cierto responsable decir -y cito textualmente- “aguante, aguanten” cuando un grupo de radicales están apedreando o apaleando a sus hombres.

Es admirable ver el trabajo de estos  profesionales que dan tanto y reciben tan poco, ni siquiera en el sueldo, un sueldo señores que, por mucho que quieran pensar, no es más alto que el de otro trabajador, y por lo que parece incluye recibir insultos y agresiones, no solo físicas sino sobre todo verbales.

Sin más, recordar que cuando desaparece un anciano, ahí están, cuando sufrimos un robo, ahí están, cuando nos sentimos agredidos, ahí están y seguirán estando, porque su trabajo es su vida y así lo transmiten, aun cuando cuentan con unos recursos tan limitados y con tantas carencias.

Orgullosa de ser la persona que soy gracias a la educación y enseñanzas que un buen “poli”  me ha mostrado a lo largo de mis 32 años. Gracias a esos ángeles de la guarda que se juegan el tipo cada día por nuestra seguridad, por nuestra tranquilidad. Gracias.

Multas: El Ayuntamiento de Madrid se financia gracias a sus propios errores

Por Manuel Hernández Serra

Una multa ilegal puede suponer estar un año sin recibir tu dinero. Parece mentira pero no. Un día de carnaval, domingo y festivo, aparcas para asistir a una fiesta. Como sabes que el Ayuntamiento está al acecho con las multas, compruebas hasta tres veces si el vehículo está correctamente estacionado. Ves una señal: “Prohibido aparcar laborables de 8:00 a 20:00”. Y tú, que sacaste buena nota en el carnet, repasas in situ las limitaciones y llegas a la conclusión de que siendo no laborable (es domingo) y siendo además festivo, tu coche está correctamente aparcado y encima en la carrera de San jerónimo, al lado del Congreso, lo que debería darte aun más seguridad.

Pero lo que nunca imaginaste es que en carnaval no todos los disfraces lo son. Hay algunos lobos que salen por la noche en busca de carnaza y que hoy sea la festividad del disfraz es mera casualidad, sobre todo para este tipo de animales nocturnos que acechan cada noche a los madrileños. Sorprendente es que cuando llegues a por tu coche no esté, pero más aún es que cuando llames a la policía te informen de que está en el depósito a 5 kilómetros, que tu coche se lo ha llevado la grúa y que si quieres tienes que ir andando. Aunque tengas un esguince en el pie.

Cuando llegas al depósito de Colón pides explicaciones y, evidentemente, exiges que te lo devuelvan inmediatamente. El personal arguye que eso no lo pueden hacer y que la única forma de sacar el coche es pagando 155 euros y luego ya te vas tu a reclamar lo que quieras. Vamos, que te “roban” el coche y luego te vuelven a robar los mismos tipejos. Como no eres como ellos, pagas, pensando ya en la reclamación que vas a poner. Eso sí, ya te han estropeado toda la noche.Multa

Al día siguiente elaboras un escrito ante el Ayuntamiento donde alegando falta de veracidad en la acusación de que el coche estaba mal aparcado y aportando fotografías que lo atestiguan; esperas convencer de que un agente de movilidad ha hecho caso omiso de la señal  y ha cometido el error de ponerte una multa. Pero no contento con ello también ha llamado a la grúa. Es decir, primero disparo y luego pregunto…

Tras la negativa en la primera respuesta, vuelves a mandar alegaciones y te responden con una sutil amenaza sugiriendo que si continúas con la denuncia tendrás que pagar 60 euros ganes o pierdas el recurso. Aquí es cuando te sientes como en el casino, jugando una partido de poker donde ya no importa lo que pierdas, lo que importa es lo que vas a perder a partir de ahora si te arriesgas. Pero como las injusticias están hechas para combatirlas, decido seguir adelante aun pudiendo perder 215 euros en total, más mi tiempo, que es lo más caro de todo.

De repente, te llega la resolución de la multa por aparcamiento que también recurriste y te informan de que efectivamente se debe a un error y que se procede al sobreseimiento. Este organismo, al menos no es tan prepotente y admite que el guardia se ha debido de equivocar. Sin embargo, con el otro recurso de la grúa sigues adelante alegando también que te han dado la razón al eliminar la multa impuesta por aparcamiento.

Tras muchos meses de espera llega finalmente la resolución de la misma donde “los lobos” te dan la razón y admiten que esa noche fueron de cacería. Pero claro, para que sea políticamente correcto le echan las culpas al agente de movilidad. Entonces te alegras porque se ha hecho justicia, y sin embargo es ahora cuando empieza el calvario. ¿Que el Ayuntamiento te va a devolver un pago? Vamos, aunque sea verdad, con lo mal que están de dinero, esto no será instantáneo.

Pues bien, llamas, y llamas y llamas y te dicen que están de mudanza y luego que no les consta ningún expediente, y posteriormente que no es su competencia, que llames a este número y al otro y al de más allá. Luego que ha habido un error interno que no te pueden contar y que en unos meses estará listo. Y así pasa el tiempo… Es decir, una enmarañada red de burocracia ineficaz para que te devuelvan el dinero que te han quitado injustamente.

Vamos, que el Ayuntamiento de Madrid me ha robado el coche, me han sustraido 155 euros y además yo he estado financiándoles durante un año con mi dinero. Un sistema genial, perfecto, pensado hasta el más mínimo detalle. No sé si animar a todos aquellos que tengan una multa ilegalmente emitida a que la reclamen o directamente a que no la paguen porque casi te sale más barato terminar pagándola dentro de un año, como hace el Ayuntamiento, aunque sea a la fuerza.

 

Identificado por la Policía en la Puerta del Sol en un abuso de poder

Por Emilio Arranz Beltrán

Estoy indignado. Cabreado, dicen en mi pueblo. Esta tarde me ha identificado la policía. Hace mucho tiempo que no me siento de esta manera. La injusticia me arrebata en lo más profundo de mi persona. Y en este caso como consecuencia del abuso de poder y de la autoridad. En la tarde fui a la Puerta del Sol pues había visto en internet una convocatoria para pedir que no se intervenga militarmente en Siria. La verdad es que me aburría un poco lo que vi. Entonces caminé por la parte externa. Estuve a punto de irme. Y rodeando la estatua del caballo que hay en el centro me di cuenta de que más allá había unos grandes papeles sujetos al suelo y gente escribiendo.

Me parecía una actividad participativa y por tanto interesante. Así que me acerqué. Me dijeron que escribían frases pro la paz y contra la guerra. Parece que había mucho escrito. Pero trajeron más papel y ayudé a colocarlo en el suelo. Se acercaba mucha gente y comencé a conversar con las personas a cerca del tema. Me puse a animarles a que escribieran, y yo mismo comencé a distribuir los rotuladores que había allí. Ni escribí mi frase ni leí lo que escribía la gente. Me gustaba hablar del tema con las personas. Me puse a hablar con un muchacho que venía cansado pues había caminado mucho. Comenzó a contarme muchas cosas. Y en ese momento se acercó la policía. Se dirigieron a mí. Les escuché y les contesté. Bueno, en realidad solo recuerdo trato personal con uno y la verdad es que no le vi la cara. No era capaz de mirarle directamente.

Me preguntó que qué hacíamos. Yo le dije que la gente escribía. Me dijo si estábamos protestando. Yo le dije que cada persona escribía y yo no sabía si la gente protestaba o no. Entonces me pidió el Documento Nacional de Identidad. Yo se lo di. Y tomó nota de todos mis datos. Escribió bastante. Quizás añadió otras anotaciones. Ya sabemos que cuando pasa esto me puede caer una multa de 500 euros -como le pasa a mucha gente- o no te pasa nada, como le sucede a otra gente. En cualquier caso es una intimidación y coarta la libertad de expresión y reunión.

Algunas personas cercanas, conscientes de lo que pasaba, se acercaron. Le preguntaron al policía que por qué hacía eso. Él dijo que era para defender nuestros derechos y nuestra seguridad. 60167Alguien le preguntó si hacía falta permiso para estar reunido en la plaza. Entonces se calló. Era muy visible que en la plaza había más grupos de personas sin permiso. Y eran grupos mucho más grandes.

Entonces llegaron más policías y separaron a todas las personas de donde yo estaba. Quien me tomaba los datos me dijo que toma una identificación señalándome responsable de lo que allí estaba sucediendo. Yo le dije que yo no era responsable de esa actividad. Nos dijo a todos que no nos preocupáramos que era una identificación sin más y que no tenía ninguna otra consecuencia.

Me da rabia porque me puede caer una multa de 500 euros sin ser responsable de esa actividad. Yo no la convoqué ni la preparé. Para mayor justicia debieran haber pedido más identificaciones pues la actividad parece que estaba preparada por varias personas. Me da rabia que pongan una multa o que molesten por hacer un acto a favor de la paz y no la ponen por otro tipo de reuniones que había en esa plaza en el momento. Nuestra actividad era muy tranquila y ordenada. Sin ruido. Todo con gran amabilidad, con diálogo y sin interrumpir el paso a ninguna otra persona transeúnte. Sin duda hay grandes delincuentes en este país que no son perseguidos, incluso que están entre las autoridades.

Me da rabia que nuestras autoridades dediquen una gran cantidad de dinero para supervisar nuestra actividad con diez policías superentrenados y cuatro carros grandes que estuvieron a nuestra vera hasta el momento en que me identificaron. Después se fueron. Será que no estábamos cometiendo ningún delito. En ningún momento nos dijeron que nos fuéramos.

Al menos les doy las gracias por haberme facilitado el hecho de sentirme profundamente indignado con esta situación tan injusta y represiva. Ya conozco varias personas a las que les ha pasado algo similar. Ahora me toca sentirlo en mi propia persona. Gracias. Pero es realmente duro. Viernes noche, 30 de agosto de 2013.

 

La policía en bicicleta: ¿adelanto o atraso?

Por Manuel Villena

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGbi20001.JPGAl tener conocimiento que la Policía Local de Granada patrullará en bicicleta, no he podido evitar que infinidad de recuerdos fluyan bajo mis escasas canas.

Corrían los años 50 del pasado siglo cuando mi padre, policía local, desempeñaba su trabajo en bicicleta. Omitiré describir la indumentaria por no provocar ataques de hilaridad. Cuando crecí en edad y conocimiento me relataba sus condiciones laborales: servicios casi eternos por un mísero salario mensual que apenas alcanzaba las 300 ptas. ( algo menos de 2 euros). En aquella época el único vehículo motorizado del citado cuerpo se limitaba a una moto con sidecar, siempre y exclusivamente al servicio del jefe policial.

Según fue pasando el tiempo se fueron adquiriendo motocicletas, coches… y al mismo tiempo, justo es decirlo, se fueron mejorando las condiciones laborales hasta llegar a nuestros días.

No solo recuerdos inundan mis pensamientos, también algunos temores; pues si se cumplen los deseos de ciertos organismos y el de algunos prebostes políticos y económicos, como el del señor Rossel, presidente de la patronal, se podrán considerar hechos como el que describo para volver no solo a las bicicletas, si no a las paupérrimas condiciones laborales que creíamos desterradas para siempre.

Cargas policiales el 23-F

Por José Luis Rodríguez Gómez

A las 20.45 h  del sábado 23 de febrero un buen número de personas abandonábamos por el hall principal del edificio Sabatini del Museo Reina Sofía, ya que faltaban escasos minutos para que cerrase sus puertas. Al salir a la plaza Sánchez Bustillo, empezamos a oír tiros y ver a los antidisturbios de la Policía corriendo hacia nosotros, para dispersar un grupo de alborotadores que en su huida se habían dirigido hacia la entrada del Museo.

Mi mujer y yo vivimos mome108751ntos de pánico, ya que nos acompañaban nuestros hijos, muy asustados por la situación. Mi hijo de siete años, preso de un gran nerviosismo, lloraba y no paraba de decir: “¡ Nos van a matar!”, ya que nunca se había visto en una situación parecida. Un grupo de personas nos dirigimos corriendo al interior de un restaurante de la plaza (frente al conservatorio), que nos abrió las puertas generosamente y cuyos camareros tranquilizaron a mi hijo.

Pasados unos minutos, cuando la Policía perseguía a los “antisistema” calle Santa Isabel arriba hacia Lavapiés, salimos bastante asustados del restaurante y caminamos cautelosamente  bordeando el Reina Sofía, ya que debíamos bajar hacia Delicias. La glorieta de Carlos V estaba literalmente tomada por los furgones azules antidisturbios, cortando bastantes carriles de la circulación. Había bastantes contenedores de basura volcados, alguno ardiendo; tambíén pudimos ver a varios de estos furgones con las sirenas a todo trapo bajando en convoy por el Paseo de las Delicias abajo en dirección a Legazpi, donde habían huido parte de estos revienta-manifestaciones, así como el helicóptero de la Policía volando en todo momento por encima de nuestras cabezas.

Lo que había sido una tarde entretenida, enseñando a mis hijos la colección permanente del Museo, familiarizándoles con el arte contemporáneo , se convirtió en una pesadilla hasta que pudimos alejarnos de la batalla campal y llegar a casa.