Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘ere’

Corrupción: los unos, los otros y los demás

Por Ángel Villegas Bravo

Los unos dicen que los otros están hasta el cuello de corrupción, con Gürtel, Púnica, nepotismo y algunas cosas más. Los otros responden que ellos tienen los ERE, los cursos de formación y, también, algunas cosas más. Y lo peor es que unos y otros tienen razón, o parecen tenerla. Y entre los unos y los otros, hay amnistías fiscales, privilegios, nombramientos llamativos de embajadores, de jueces, casos impúdicos de puerta giratoria y no pocas cosas impresentables más. Y, claro, aparecen los partidos emergentes y empiezan a “comerles la tostada” y a recibir, sin apenas haber tocado poder, todas las críticas del mundo. Los voceros mediáticos ponen el grito en el cielo contra ellos y hasta dicen haber encontrado alguna corruptela que achacarles.

(20MINUTOS)

(20MINUTOS)

Así que el ciudadano corriente, ante la algarabía de unos y otros, duda y se siente aturdido por el griterío de todos.
Yo procuraré ser lo más racional posible, ignorar a los pregoneros y guiarme por los hechos. Y claro, reflexionaré muy seriamente, durante los tres próximos meses, sobre lo que han dicho y hecho los unos, los otros y los demás.

Se olvidaron de todo, menos de enviar militares a Irak

Por Alba Pérez

Se olvidaron de lo que tiene que decir un tal Bárcenas, encerrado para que no hable más de la cuenta. Se olvidaron de los desahucios, de las preferentes y sus expolíticos directivos, del ignorado crecimiento de la pobreza, del paro, de las subidas inexplicables del IVA y de los costes universidades.

Imagen de archivo de unos soldados españoles dando órdenes de sentarse a unos saqueadores iraquíes durante una patrulla conjunta con militares iraquíes en Diwaniya, Irak.

Imagen de archivo de unos soldados españoles dando órdenes de sentarse a unos saqueadores iraquíes durante una patrulla conjunta con militares iraquíes en Diwaniya, Irak.

Se olvidaron del cruel monstruo llamado banco que actúa sin piedad alguna y que cada vez son más poderosos haciendo anuncios en la televisión como si fueran amigos tuyos.

Se olvidaron de la reforma laboral que tantos derechos, trabajos y esfuerzos está destruyendo y de las tasas judiciales que solo la gente con dinero puede asimilar.

Se olvidaron de la no cultura medioambiental de este país que tan cortas mentes no llegan nunca a comprender, que engulle montes, parajes protegidos, aguas limpias, aire puro…

Se olvidaron de toda la corrupción existente y de la que queda por saber, a la cabeza del ‘ranking’ europeo como el caso Urdangarin, los reyes, los ERE, las cuentas en Suiza, Gürtel, tarjetas B, etc.

Pero de lo que no se olvidaron era de enviar a centenares de militares a Irak para tirar bombas… Eso sí que lo tienen bien presente. Aquí es donde me pregunto: ¿qué clase de políticos nos representan? Definitivamente, necesitamos un cambio de mentalidad… Urgente.

Las miserias de los bibliotecarios

Por Roberto Rodríguez

Trabajamos en el Proyecto de Proceso Técnico de Monografías Modernas, como personal externo de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Somos una plantilla altamente cualificada, con más de 10 años de experiencia, abocados al paro porque el concurso público para la adjudicación del presente proyecto ha evaluado, ante todo, la parte económica, menoscabando la labor profesional bibliotecaria que veníamos desempeñando hasta ahora y que sí se había tenido en cuenta en anteriores concursos públicos.

La Biblioteca Nacional de España, en Madrid. (WIKIPEDIA)

La Biblioteca Nacional de España, en Madrid. (WIKIPEDIA)

La BNE es el referente bibliográfico hispanoamericano y cabecera del sistema bibliotecario nacional. Muchos la tienen como referencia catalográfica y sin embargo gran parte de los que realizamos esa labor sorda somos ninguneados e ignorados por el contratante, por lo cual nos veremos abocados a un ERE de cierre para la totalidad de la plantilla (51 personas) por parte de nuestra empresa.

Este ninguneo llega a tal extremo que la nueva empresa adjudicataria del proyecto, en su afán de recortar, intenta contratarnos a precios irrisorios. Como ejemplo, decir que la propia BNE ha convocado unas becas de formación en las que los becarios cobrarán mucho más que el personal externo del que se está desentendiendo. Son muy malos tiempos para los bibliotecarios… quizás por eso Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, la semana pasada presentaba una edición de El Quijote… comestible. Quizás pretendan que sea parte del sustento de los bibliotecarios, tan desprestigiados por el mundo cultural institucional.

Mismo apellido, distintos resultados

Por A. L. González

El presidente madrileño, Ignacio González. (GTRES)

El presidente madrileño, Ignacio González. (GTRES)

Me apellido González. Él, también. El año pasado la declaración de la renta me salió a devolver 40 euros; a él, unos mil. Cuando firmé las escrituras de mi piso, lo divulgué loco de la alegría; cuando compró su ático en Marbella a él “se le olvidó” comunicarlo.

Ningún familiar directo mío está imputado; su mujer, sí. Nadie ha presentado una querella criminal contra mí; contra él, sí. Empecé a trabajar en una empresa pública (Telemadrid) hace veinte años tras aprobar una oposición ante un tribunal de profesionales; él fue elegido a dedo presidente de la Comunidad de Madrid por la presidenta regional de su partido.

El Tribunal Supremo decide que, tras sufrir un ERE ilegal, debo pasar a engrosar las listas del paro; él se alegra de que un ERE ejecutado por él sea declarado ilegal por el Tribunal Supremo

El mismo apellido. Dos personas distintas. Dos formas de actuar en la vida. Distintos resultados. Muy distintos resultados.

Juan Lanzas no es Miguel Blesa

Por Francisco Javier España Moscoso

Y podríamos establecer la misma analogía entre el juez Elpidio José Silva Pacheco y la jueza Mercedes Alaya. A saber:

Demos un breve repaso a los procedimientos de ambos jueces. Por un lado, la jueza Alaya mantiene las imputaciones basándose en: primero; las declaraciones del chófer del que fuera director general de Trabajo de la Junta de Andalucía, que en un alarde auto inculpatorio, dijo que era cocainómano y que compraba la droga con el dinero de los ERE. Segundo: un camello que corrobora lo dicho por este. Tercero: un mensajero que vende al mejor postor y en este caso al periódico de la conspiración del 11-M que Juan Lanzas le daba sobres llenos de dinero que llevaba a un bar cercano a las instituciones de la Junta, sin dar más detalles. Cuarto: en el rastreo del dinero, aparecen solo 80.000€ en la casa de Juan Lanzas, alias “el conseguidor”.

Blesa y LanzasPor otro lado, el juez Elpidio José Silva, está llevando dos procedimientos contra Miguel Blesa; uno relativo al crédito de 26,6 millones concedido a las empresas de Gerardo Díaz Ferrán sin las garantías necesarias y otro proceso abierto por la ruinosa compra por parte de Caja Madrid del banco City National Bank de Florida, que ya ha dejado unas pérdidas de 500 millones al banco; pero resulta que la cosa no se queda ahí porque parece que hay algún correo electrónico que habla de que en la operación sobran 100 millones y está claro que el deber del juez es rastrear dicho sobrante.

Tenemos la costumbre de ensalzar la actitud combativa de ciertos jueces en el desarrollo de su trabajo, pero es notorio que la norma se rompe cuando el justiciable pertenece a esa casta que podríamos calificar como la de “los intocables”, y de ahí que ciertos fiscales actúen como abogados defensores, o que se intente amedrentar a los jueces con la querella por prevaricación.

Y es que ni Juan Lanzas es Miguel Blesa ni Elpidio José Silva es Mercedes Alaya.

 

Los empresarios y su descontrol de calidad

Por M. M.

En los cuatro años que pertenecí a una empresa importante de transportes en el departamento de Control de Calidad usaba este juego de palabras para ironizar sobre la verdadera misión de este departamento: “des-control de calidad”, porque mi jefe daba más importancia a la existencia de un informe de calidad que realmente al control físico de la misma. A qué viene esto. Actualmente estoy en paro por el despido de un gran empresario el cual –a través de los palmeros de alrededor- me consideraba un buen empleado por la polivalencia y por una docilidad que les venía muy bien. Dinero para subverncionesMis contratos han sido un cúmulo de ilegalidades y ahora los he denunciado. He estado en la calle Princesa 5 en un acto de conciliación y no he llegado a ningún acuerdo.

Pero lo que de verdad más me ha sorprendido es la cantidad de personas (trabajadores despedidos) a los que los abogados de las empresas denunciadas intentaban convencer para “liquidar” la relación laboral con el trabajador con una patada en el trasero lo más fuerte posible. Sé que no es bueno generalizar pero solo los casos en los que conseguí “pegar la oreja” me parecían increíbles: utilizando una comparación es como un combate de boxeo en la que el trabajador lleva las manos atrás atadas.

Los grandes empresarios usan a los trabajadores para conseguir subvenciones millonarias que rara vez revierten en el trabajador. No son empresarios, son gestores de subvenciones y cuando se las bajan o quitan, para ellos la razón de ser de la empresa no tiene sentido y la elimina. En España hay jóvenes emprendedores con una actitud productiva para formar empresas sin ayudas económicas porque creen en ello, pero hay una cantidad de empresarios rancios y viejos que se han subido en el carro de las subvenciones; es un des-control de la calidad de los empresarios españoles. Mi apuesta es por los jóvenes empresarios y por el control de la calidad del empresario.

Cuentos del metro

Por V. M. G.

5874-620-282Metro de Madrid dijo que perdió cinco millones de euros en los dos días de huelga de 2010. El noventa por ciento de los usuarios pagan el abono transportes por adelantado, y no fueron indemnizados. Por otro lado, hay que sumar los ahorros salariales y energéticos que tuvo. Metro miente. Metro debe 17 millones de euros en facturas eléctricas y adeuda 16 millones a sus trabajadores. Metro oculta. Metro reconoce su deuda con los trabajadores, pero no nos da ninguna solución. Metro calla. La dirección ha tomado en los últimos años decisiones erróneas que han supuesto el descalabro económico de la compañía. Cuando la crisis ya estaba aquí, Metro compró trenes que ahora acumulan polvo, construyó ‘líneas fantasma’ apenas utilizadas y un nuevo sistema informático para gestionar un mayor volumen de tráfico, que nunca acabó de funcionar y que ahora es innecesario. Metro yerra. Tampoco reconoce su culpa ni su mala gestión. La dirección no asume su responsabilidad. Nadie paga ni dimite por hundir una empresa que es de todos. Lejos de eso, exige una reducción drástica de nuestras nóminas bajo amenaza de un ERE. Metro apesta.