Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘gurtel’

Corrupción: los unos, los otros y los demás

Por Ángel Villegas Bravo

Los unos dicen que los otros están hasta el cuello de corrupción, con Gürtel, Púnica, nepotismo y algunas cosas más. Los otros responden que ellos tienen los ERE, los cursos de formación y, también, algunas cosas más. Y lo peor es que unos y otros tienen razón, o parecen tenerla. Y entre los unos y los otros, hay amnistías fiscales, privilegios, nombramientos llamativos de embajadores, de jueces, casos impúdicos de puerta giratoria y no pocas cosas impresentables más. Y, claro, aparecen los partidos emergentes y empiezan a “comerles la tostada” y a recibir, sin apenas haber tocado poder, todas las críticas del mundo. Los voceros mediáticos ponen el grito en el cielo contra ellos y hasta dicen haber encontrado alguna corruptela que achacarles.

(20MINUTOS)

(20MINUTOS)

Así que el ciudadano corriente, ante la algarabía de unos y otros, duda y se siente aturdido por el griterío de todos.
Yo procuraré ser lo más racional posible, ignorar a los pregoneros y guiarme por los hechos. Y claro, reflexionaré muy seriamente, durante los tres próximos meses, sobre lo que han dicho y hecho los unos, los otros y los demás.

La presión política por encontrar a Cervantes

Por Francisco Javier E.

Arqueólogos y antropólogos analizan los restos hallados en la cripta de la iglesia de San Ildefonso, en el convento de las Trinitarias, en busca de Cervantes. (GTRES)

Arqueólogos y antropólogos analizan los restos hallados en la cripta de la iglesia de San Ildefonso, en el convento de las Trinitarias. (GTRES)

¡Aleluya! ¡Ya me puedo morir en paz! No puedo por menos que congratularme y felicitar de paso a madrileños y españoles porque los restos de Miguel de Cervantes Saavedra han aparecido.

Y si les parece exagerado mi gozo, compárenlo con la parafernalia patriotera que se escenificó en la rueda de prensa que dio el antropólogo forense Francisco Echeverría, que más bien fue una atropellada explicación del deseo por certificar la presencia de los restos que la certeza de haberlos encontrado, lo que indica que existe una fuerte presión por parte de la Comunidad de Madrid o en su caso del Ayuntamiento de Madrid para que se diga lo que quieren oír.

Por el camino ya podemos olvidarnos de nimiedades como el paro, la trama Gürtel, el saqueo de Bankia… y hasta del bajo rendimiento de Cristiano Ronaldo.

Los ‘méritos’ de Esperanza Aguirre

Por Ángel Villegas Bravo

Esperanza Aguirre se ha ofrecido como aspirante a la candidatura de la Alcaldía de Madrid porque se considera un activo importante del partido. Lo ha hecho, como de costumbre, anticipándose a Rajoy, segando la hierba bajo sus pies y poniéndole en una situación difícil.

Esperanza Aguirre (JUAN CARLOS HIDALGO/ EFE)

Esperanza Aguirre (JUAN CARLOS HIDALGO/ EFE)

Yo solo quiero recordar algunos de los “méritos” de Aguirre:

1) Lleva toda la vida, desde casi su adolescencia, dedicada a la política; una cara “nueva”, por tanto. Justo lo que se requiere en estos convulsos momentos.

2) Llegó a la presidencia de la Comunidad de Madrid tras el episodio del tamayazo.

3) Bajo su mandato se emprendió aquella “brillante” campaña de desprestigio de los médicos de Urgencias del Hospital Severo Ochoa.

4) Es la propulsora entusiasta de la privatización de la sanidad pública madrileña, con sus Consejeros Lamela y Güemes. Y no recuerdo si también nombró a Lasquetty o eso ya fue perpetrado por su delfín, Ignacio González, que viene a ser lo mismo que si lo hubiera nombrado Aguirre.

5) En el PP de Madrid, donde ella manda con mano de hierro, hay diversos implicados en el caso Gürtel (López Viejo, Martín Vasco, Sepúlveda, el llamado “Albondiguilla” y algunos más).

6) Francisco Granados, acusado por la Púnica fue, durante mucho tiempo, su hombre de confianza.

7) Su comportamiento, aparcando su coche en el carril bus en pleno centro de Madrid, y su forma de actuar con los agentes de la autoridad fue “ejemplar”. (Aún tiene un juicio pendiente por ello).

Dejemos aparte otros episodios, como ciertos asuntos de espías y sus enfrentamientos con Gallardón. No son necesarios para abonar más la valía de Aguirre y su condición de “activo” del Partido Popular.

Cómo elaborar un rica dimisión: ‘Gürtel’ a la gallega

Por Sara P. Sánchez

Garzón y 10 de los implicados en la 'operación Gürtel'.

Garzón y 10 de los implicados en la ‘operación Gürtel’.

Con unos ingredientes tales como un caso de corrupción sonado, una ministra implicada, un presidente gallego, una pizca de sal y varias especias nos disponemos a elaborar una rica dimisión.

Primero debemos ablandar el caso, dejándolo congelado sin hacer nada durante unos meses.

Llegado el día ponemos el despacho a hervir con el presidente y la ministra durante dos horas.

Tras el tiempo de cocción, la ministra corta a rodajas su ministerio y se sirve en bandeja. El presidente añade la sal y los periodistas las especias.

El plato está servido, disfruten, señores.

Ana Mato, la peor ministra de Sanidad

Por Diego Mas Mas

Ana Mato, en una imagen de archivo (GTRES)

Ana Mato, en una imagen de archivo (GTRES)

Una estupenda noticia. Ha dimitido por fin la que, a pesar de tener otros tristes precedentes, ha sido la peor ministra de Sanidad de la democracia.

Todavía sangra su increíble fracaso con la crisis del ébola, que podía haber tenido peores consecuencias y ha manchado la “marca España”.

Ha provocado, por primera vez en la historia, numerosas manifestaciones de médicos contra el desmantelamiento de la sanidad pública, siendo responsable última de dolor y muerte de españoles e inmigrantes, haciendo trágicamente honor a su apellido Mato.

Y ha sido un ejemplo tan evidente como pertinaz de aprovechamiento de sus cargos para lucro de su familia, lo que finalmente le ha obligado a dimitir.

Su dimisión constituye pues un esperanzador en el saneamiento de la Sanidad y de la política de nuestro país.

 

Se olvidaron de todo, menos de enviar militares a Irak

Por Alba Pérez

Se olvidaron de lo que tiene que decir un tal Bárcenas, encerrado para que no hable más de la cuenta. Se olvidaron de los desahucios, de las preferentes y sus expolíticos directivos, del ignorado crecimiento de la pobreza, del paro, de las subidas inexplicables del IVA y de los costes universidades.

Imagen de archivo de unos soldados españoles dando órdenes de sentarse a unos saqueadores iraquíes durante una patrulla conjunta con militares iraquíes en Diwaniya, Irak.

Imagen de archivo de unos soldados españoles dando órdenes de sentarse a unos saqueadores iraquíes durante una patrulla conjunta con militares iraquíes en Diwaniya, Irak.

Se olvidaron del cruel monstruo llamado banco que actúa sin piedad alguna y que cada vez son más poderosos haciendo anuncios en la televisión como si fueran amigos tuyos.

Se olvidaron de la reforma laboral que tantos derechos, trabajos y esfuerzos está destruyendo y de las tasas judiciales que solo la gente con dinero puede asimilar.

Se olvidaron de la no cultura medioambiental de este país que tan cortas mentes no llegan nunca a comprender, que engulle montes, parajes protegidos, aguas limpias, aire puro…

Se olvidaron de toda la corrupción existente y de la que queda por saber, a la cabeza del ‘ranking’ europeo como el caso Urdangarin, los reyes, los ERE, las cuentas en Suiza, Gürtel, tarjetas B, etc.

Pero de lo que no se olvidaron era de enviar a centenares de militares a Irak para tirar bombas… Eso sí que lo tienen bien presente. Aquí es donde me pregunto: ¿qué clase de políticos nos representan? Definitivamente, necesitamos un cambio de mentalidad… Urgente.

La clase de Feijóo o el miedo como factor determinante

Por Rubén Vicente Carrillo

Alberto Núñez FeijóoLa publicación de unas fotografías del presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo, realizadas en 1995 y 1996, disfrutando de diversos momentos de ocio con el narcotraficante Marcial Dorado Baúlde, actualmente en prisión, entra dentro de lo opinable. Que Feijóo no supiese entonces que Dorado era un importante contrabandista, si la relación iba más allá del ocio, o si es cierto que hace trece años cortó todo contacto al saber que tenía un asunto abierto en la Audiencia Nacional no está problarlo.

Si cualquiera de estas tres situaciones se probase, Feijóo debería dimitir inmediatamente. Ninguna de ellas se ha demostrado por ahora. Si viviéramos en Alemania, no dudo de que ya hubiese dimitido. Pues allí, como en muchas otras democracias mucho más saludables que la nuestra, la más mínima sombra ya mancha a quienes se dedican a la función pública y la salud de la democracia no se lo puede permitir.

Donde no cabe discusión alguna es en que la reacción del presidente de la Xunta es una clase magistral de cómo actuar ante un posible caso de corrupción, que deberían aprender al pie de la letra los dirigentes de Génova. Feijóo, que sabía desde el pasado día 20 que El País estaba en posesión de esas imágenes, no ha difamado ni vilipendiado al medio de comunicación sino que emitió un comunicado de forma inmediata, ha realizado varias declaraciones a los medios y finalmente ha comparecido en una rueda de prensa abierta, exponiéndose a las preguntas de los periodistas.

En su comparecencia  ha afirmado con naturalidad que quizás pecó de ingenuidad, que no va a dimitir, que por el tiempo pasado no recuerda todos los datos ni los lugares en los que estuvo en compañía de Dorado, que las fotografías han sido investigadas por varios jueces, que no adjudicó nada desde sus cargos públicos a las empresas del narco, y que es imposible que exista financiación ilegal del Partido Popular porque en esos años el ni siquiera era militante. Todo ello en apenas 39 horas.

Muy lejos, por supuesto, de los 42 días que lleva sin comparecer ante los medios nadie de la Ejecutiva Nacional del PP, de las explicaciones en diferido por el ‘caso Bárcenas’, de los ataques al medio que publicó los papeles del extesorero, de las declaraciones sin preguntas a través de una pantalla de televisión, de las maniobras para torpedear las investigaciones judiciales o del incumplimiento en la promesa de más transparencia.

En definitiva, Feijóo le ha dado una clase magistral de cómo se gestiona un posible caso de corrupción a Mariano Rajoy, a María Dolores de Cospedal, a Federico Trillo, a Carlos Floriano, a Javier Arenas, a Ana Mato y a todos los miembros del PP involucrados en la desastrosa gestión del Caso Bárcenas-Gürtel.

Y cabría preguntarse si el factor diferencial entre un comportamiento y otro es el miedo. El miedo que parece no tener Feijóo a su relación con Dorado y el miedo que muestran que le tienen todos los demás a su relación con Bárcenas.