Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘empresarios’

Empleo sí, ¿pero a qué precio?

Por Juan Manuel Linares

Un joven, ante una entrevista para conseguir un empleo. (GTRES)

Un joven, ante una entrevista para conseguir un empleo. (GTRES)

Les contaré mi última experiencia laboral: 60 horas semanales en un restaurante cobrando 900 euros y con contrato de 20 horas semanales.

El primer mes, sin contrato. Según la última EPA, en España se han destruido más de 200.000 puestos de trabajo indefinidos en el último año, mientras que se han creado más de 152.000 puestos de trabajo temporal. A mayor temporalidad, mayor sumisión y vulnerabilidad del trabajador.

Mientras, en los informativos entrevistan a un señor con corbata, gerente de un restaurante de Badajoz, que anuncia satisfecho la creación de un centenar de puestos de trabajo por el aumento de clientes madrileños camino de la final de Champions en Lisboa.

Este cuento de la creación de empleo ya me la conozco: Copa América, Fórmula 1, Eurovegas, etc. Hablan del número de puestos que van a crear, pero no por cuánto tiempo ni en qué condiciones. Los grandes beneficios, para los organizadores. Pero supongo que a los empresarios debemos aplaudirles por ser creadores de empleo, aunque sea temporal y precario.

Fiesta del trabajo y tragedia por el desempleo

Por Plácido Cabrera

Varias personas, en una oficina del paro. (ARCHIVO)

Varias personas, en una oficina del paro. (ARCHIVO)

El día 1 de mayo en España se celebra la fiesta de San José Obrero. En los últimos años es el día elegido por los sindicatos para manifestarse.

No cabe duda de la importancia de los sindicatos en los países democráticos. Muchos de los derechos que hoy en día tienen los trabajadores corresponden al trabajo, esfuerzo y lucha de otras personas, sindicadas o no. No todos los sindicalistas han sido ejemplares, igual que ocurre en otros sectores, también hay y probablemente habrá personas que al abrigo de un sindicato buscan ante todo su bienestar antes que el de los demás.

En la actualidad, en España hay más de cinco millones de parados. En algunas comunidades autónomas –entre ellas la de Andalucía– el número de desempleados es superior al 35%; el número de familias en las que ningún miembro tiene trabajo se acerca a los dos millones de personas, y el paro juvenil se encuentra en torno al 50%.

Estos números son lo suficiente elocuentes para pedirles, rogarles, a todos los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, etc., un mayor esfuerzo de entendimiento para solucionar este grave problema. No es aceptable que estos dramáticos números no les ayuden a buscar soluciones y olvidarse de sus posiciones ideológicas y enfrentamientos personales.

Porque importante resulta tener derechos y un sueldo digno, pero pienso que más necesario es tener un trabajo, aun cuando este sea precario o no tenga todos los derechos y beneficios que nos gustaría.

Sobre la presidenta del Círculo de Empresarios y los trabajadores

Por Óscar Martín García

Sugerencias extremoliberales

Las declaraciones de la  presidenta del Círculo de Empresarios; con disculpas posteriores por los términos y las formas; son el reflejo de una corriente de pensamiento ultraliberal que quiere importar a nuestro país un modelo socioeconómico que está destruyendo la sociedad estadounidense y que amenaza Europa. El ardor con el que algunas personas  defienden el ultraliberalismo ha hecho que me venga arriba y desde estas líneas quiera animarles a que no se corten, que den un paso más, que se pongan a la vanguardia y proclamen bien alto que el ultraliberalismo ha muerto y abracen con fervor orgiástico el EXTREMOLIBERALISMO (Así, en mayúsculas. Con un par).

He aquí parte de su ideario, extraído de las publicaciones de la Asociación de Empresarios Extremoliberales de España:¿Por qué  indemnizar a un trabajador con 18 días por año trabajado cuando podrías  obligarle a pagar a la empresa una indemnización cuando lo despidas? ¿Salario Mínimo? ¡Por favor! Lo competitivo es pagar con vales para el supermercado.

¿Recortar la prestación por desempleo? Eso es de liberales aguados. El dinero de las prestaciones por desempleo rendiría más si se dedicara a levantar Campos de Formación por toda España, donde serían recluidos los parados hasta que acreditaran un nivel de formación tal, que el empresario que pague por ellos no tenga que perder dinero y competitividad asignándoles un formador interno.

¿Tolerar que un parado de larga duración camine por la calle orgulloso de su situación y riéndose de los que le pagan el subsidio? Los extremoliberales dicen: ¡No! Por eso apoyan que a los parados de larga duración se les marque a fuego una “P” escarlata en la frente.¿No buscas trabajo porque te sacias comiendo opíparamente en el comedor de tu parroquia y la compra te la suben a casa esos malditos voluntarios de las ONG´s? ¡Nunca más! Los extremoliberales piden que se cierren los comedores sociales y se pene con la cárcel a quién de alimentos a un parado o cualquier miembro de su familia.Los extremoliberales lo saben: ¡Quien no trabaja es porque no quiere!

(La Asociación de Empresarios Extremoliberales de España invita a sus socios a la proyección de la visionaria película “12 años de esclavitud. Uncensored” el próximo día 1 de Mayo en la sala de cine de la mansión social. Se recuerda a los socios que deben traer sus propios pañuelos de papel con el fin de mantener limpia la tapicería de las butacas).

————————————————————————————–

Por Ángel Villegas

Lágrimas de cocodrilo

Las palabras de doña Mónica de Oriol acerca de los jóvenes y el salario mínimo, son lo suficientemente claras y rotundas para que dejen lugar a dudas y, a mí entender, vienen a ratificar el desprecio y la falta de respeto que algunos empresarios sienten por la clase trabajadora.

Bastaría remitirse a declaraciones del anterior patrón de patronos, ahora encarcelado, e incluso del actual y algún otro, para encontrar manifestaciones semejantes, carentes, en algún caso, incluso de humanidad, como las de aquél señor que nos recordaba que el fallecimiento de un familiar no requería de permisos tan amplios, “porque ya no se viaja en diligencia”.

Mónica de Oriol (izda.), durante un acto en la Universidad de Deusto. (Universidad de Deusto/Flickr)

Mónica de Oriol (izda.), durante un acto en la Universidad de Deusto. (Universidad de Deusto/Flickr)

De dónde salen estos empresarios, quién y cómo los elige, es un misterio que no alcanzo a comprender: Qué falta de tacto, de diplomacia, de consideración, de estímulo para los trabajadores de sus empresas; que forma tan inepta de dirigir a quienes deben trabajar para ellos, para la prosperidad de todos; que forma tan burda de echarse tierra encima.

Que luego nos vengan con disculpas dadas de mala gana, y cuando ya no hay remedio para su falta de ética y estética, no mejora nada, porque a todos nos queda la sensación de que es su verdadera opinión, su sentimiento hacia los que trabajan para ellos, su ser natural, el que les hace decir tamaños disparates.

Quiero pensar que hay muchos empresarios que no son así, pero, ¿por qué no lo dicen? ¿Por qué no destituyen y apartan de ellos a tales dirigentes?

No quiero disculparme por todo lo que antecede; no quiero decir aquello tan socorrido de pedir disculpas “si alguien se ha podido sentir ofendido”. En resumen, no quiero derramar lágrimas de cocodrilo.

————————————————————————————–

Por Alfonso Garrido

A la presidenta del Círculo de Empresarios

Quizá usted no se ha explicado bien en sus declaraciones. Debería haber propuesto que a todas las personas que no tienen estudios y cualificación se las despida, ¿por qué no sirven para nada, no? Empleadas de limpieza, transportistas, camareros, mensajeros, porteros, vendedores, dependientes, comerciales, taquilleros, barrenderos, chóferes, albañiles y un largo etcétera a la calle por ineptos e improductivos.

Todos ellos podrán ser personas con poca formación o cultura y lo que usted quiera, pero son gente con ganas de trabajar porque muchas dejaron de estudiar para eso, para trabajar y hacer ricos a un montón de golfos, corruptos y presuntos delincuentes como el señor Blesa o, el mejor de los ejemplos, el Sr. Díaz Ferrán todo un representante de los empresarios.

Le recuerdo que esta gente a la que usted ha acusado poco menos que de analfabetos, son los que a finales del siglo pasado han llevado a nuestro país a donde está ahora. Son los empresarios, aunque no todo, los que con sus políticas de avaricia han destruido una buena parte de nuestro tejido empresarial, los que se han forrado a pelotazos. ¿Qué ha sucedido en Viajes Marsans?

En este país, el empresario que monta una empresa y al segundo año no tiene un chalet y un BMW, cierra. Esa es la gente a la que usted representa. Es usted una presunta analfabeta, pero de la vida.

Los brotes verdes según quien los mire

Por María Martínez

Imagen de un empleado en su puesto de trabajo. (GTRESONLINE)

Imagen de un empleado en su puesto de trabajo. (GTRES)

Llevo 2 años en paro, en el mes de marzo y a través de un conocido encontré un trabajo en el aeropuerto de Málaga, en una empresa de alquiler de coches con las siguientes condiciones:

Jornadas de 12 horas en adelante.
Cotizas sólo por 20 horas semanales.
– El resto hasta las 40 horas semanales, obviamente en negro.
Las horas que haces de más, es decir a partir de las nueve horas, 8 de trabajo y una para comer, no las cobras.
– Si hay algún problema con los coches, se pierde algún mando, etc…, nos lo descuentan a los empleados…
– Y por supuesto, el quedarte todas esas horas, es obligatorio, de lo contrario el dueño de la empresa te dice que no vales para esta empresa y que no vengas mañana.

Obviamente, si denunciamos, corremos el riesgo de que 23 personas se vayan a la calle y vuelvan al paro, con el agravante de que este tipo de empresarios vuelvan a abrir otra empresa a los pocos meses y mantengan a toda su plantilla en las mismas condiciones o peores.

Y estos son los brotes verdes con los que nos engañan nuestros gobernantes, derechos perdidos por su reforma laboral bestial, dinero en negro que no va a parar a las arcas de la Seguridad Social ni a Hacienda y trabajadores ‘casi’ esclavos que si denuncian se van a la calle…

La ley del embudo

Por Pedro Pablo Pellón

Dos empleados en una oficina. (GTRES)

Dos empleados en una oficina. (GTRES)

Los cuarentones y cincuentones se acordarán de esta ley, a la que de niños solíamos apelar cada vez que queríamos sacar ventaja de cualquier situación frente al resto de grupo. Muchos de aquellos niños hoy en día son empresarios y/o altos directivos de grandes empresas españolas, ahora son hombres y mujeres que llevan inoculada la “ley del embudo“, es decir, “lo estrecho para otros y lo ancho para mí”, y la aplican en sus empresas que, incluso en plena crisis económica, les permiten subirse el sueldo casi un 7%, mientras que para el resto de sus trabajadores se traduce en bajadas del 3,18% para mandos intermedios y de sólo el 0,47%, ¡qué detallazo!, para el resto de empleados.

Eso sí, estos empresarios triunfadores y ejemplares que no se cortan a la hora de echar el cierre o iniciar un ERE a la mínima ocasión, son los mismos que luego acuden al Gobierno de turno para “llorarle” y decirle que “la cosa está fatal, hace falta abaratar, más si cabe, el despido y reducir los costes laborales“. ¿Y no se les cae la cara de vergüenza? Son casi tan golfos, insolidarios y ruines, como los directivos de las cajas que, sabiendo los pufos de sus preferentes y que sus cajas se hundían, se subieron sus sueldos, repartieron beneficios y prepararon suculentas indemnizaciones antes de que el Estado, con el dinero de nuestros impuestos, les rescatara.

Creo que somos el único país del mundo que indemniza a los directivos y/o ejecutivos que hunden empresas y/o saquean bancos o cajas de ahorros. Realmente “Spain is different“. A mí me han dicho que en otros países los meten en la cárcel, pero no termino de creérmelo.

Luego los sesudos tertulianos y los asesores de los políticos, se sorprenden de que la ciudadanía salga a la calle por una nimiedad como la construcción de un aparcamiento. Lo raro es que la tensión social se esté canalizando tan “suavemente”, porque sí desde arriba no escuchan, cambian y dejan de subir el fuego, esta “olla exprés” en la que estamos los ciudadanos (los garbanzos) puede estallar en cualquier momento. Ojalá que nunca pase.

¿Quién elige al presidente de la CEOE?

Por Ángel Villegas Bravo

¿Quién elige a estos directivos de la CEOE para que todos digan las mismas barbaridades? Porque no quiero creerme que todos los empresarios son como sus representantes. Unos que dicen que hay que trabajar más y cobrar menos en un país donde los salarios son más bajos que en los países de nuestro entorno (como se dice ahora) y donde el poder adquisitivo de los mismos no hace más que mermar —por cierto, alguno de esos arruinó todas sus empresas, dejó un buen número de empleados en la calle y ahora está en la cárcel—. Juan Rosell

Otros que nos quieren enviar a Laponia. Otros que deben dinero a raudales a Hacienda o a la Seguridad Social (es decir, a todos los ciudadanos). Y, ahora, su jefe supremo que dice que hay que eliminar privilegios de los contratos indefinidos. ¿Qué privilegios? ¿Qué contratos indefinidos, si la inmensa mayoría de los que hacen son parciales o de obra?

Y el colmo de lo increíble: que los parados deberían recibir lo mínimo para subsistir. Pero ¿sabe este señor lo que cobra un parado y por cuánto tiempo?

Verdaderamente hay que tener paciencia de santo para aguantar tanta estupidez, ignorancia o falta de sensibilidad. Y además hay que ser ciego y torpe para defender tan mal los intereses de los propios empresarios. ¿De dónde creen que van a salir los recursos para consumir sus productos si la gente gana cada vez menos, si las pensiones son, cada vez, peores, si tienen que afrontar repagos en medicinas, si las matrículas de la Universidad son más caras y si suben continuamente gas, electricidad y gasolina?

¿Por qué creen que han cerrado tantos negocios? Sencillamente, porque el ciudadano no puede permitirse consumir, en muchas ocasiones, ni lo más necesario. No sé dónde dan los “permisos” para ser directivo de empresarios, no sé quién los elige, no sé dónde aprenden su “carrera”, pero la verdad es que sus opiniones, sus métodos y sus maneras, dejan mucho, muchísimo que desear.

¿Quién paga estas recepciones?

Por Tere Marcos

RecepciónEl pasado lunes 6 de mayo, mientras en el Palau de la Generalitat tenía lugar la reunión institucional de los líderes políticos, justo delante, en el Ayuntamiento de Barcelona se celebraba una recepción de todos los directivos de la empresa AREAS de más de 300 personas. Esta recepción ha implicado desplazamientos de personas desde toda la península con el consiguiente gasto de billetes de avión, tren, 2 noches de hotel, dietas y autocares. El evento incluía una cena. La pregunta es: ¿quién pagó este acto? Si lo pagó el Ayuntamiento, muy mal con la que está cayendo. Si lo pagó AREAS, que lleva 4 meses despidiendo personal por “causas objetivas”, aún peor. Si se escudan en una hipotética bajada de ventas para los despidos las primeras partidas que tendrían que recortar son estos gastos prescindibles y no enviar al paro a más personas.

Los empresarios y su descontrol de calidad

Por M. M.

En los cuatro años que pertenecí a una empresa importante de transportes en el departamento de Control de Calidad usaba este juego de palabras para ironizar sobre la verdadera misión de este departamento: “des-control de calidad”, porque mi jefe daba más importancia a la existencia de un informe de calidad que realmente al control físico de la misma. A qué viene esto. Actualmente estoy en paro por el despido de un gran empresario el cual –a través de los palmeros de alrededor- me consideraba un buen empleado por la polivalencia y por una docilidad que les venía muy bien. Dinero para subverncionesMis contratos han sido un cúmulo de ilegalidades y ahora los he denunciado. He estado en la calle Princesa 5 en un acto de conciliación y no he llegado a ningún acuerdo.

Pero lo que de verdad más me ha sorprendido es la cantidad de personas (trabajadores despedidos) a los que los abogados de las empresas denunciadas intentaban convencer para “liquidar” la relación laboral con el trabajador con una patada en el trasero lo más fuerte posible. Sé que no es bueno generalizar pero solo los casos en los que conseguí “pegar la oreja” me parecían increíbles: utilizando una comparación es como un combate de boxeo en la que el trabajador lleva las manos atrás atadas.

Los grandes empresarios usan a los trabajadores para conseguir subvenciones millonarias que rara vez revierten en el trabajador. No son empresarios, son gestores de subvenciones y cuando se las bajan o quitan, para ellos la razón de ser de la empresa no tiene sentido y la elimina. En España hay jóvenes emprendedores con una actitud productiva para formar empresas sin ayudas económicas porque creen en ello, pero hay una cantidad de empresarios rancios y viejos que se han subido en el carro de las subvenciones; es un des-control de la calidad de los empresarios españoles. Mi apuesta es por los jóvenes empresarios y por el control de la calidad del empresario.

Los funcionarios responden a Juan Rosell

Por Miguel Hernández Alepuz

“Sí señor Rosell, habría que prescindir de los funcionarios que acaban con las becas”

Estoy de acuerdo con Joan Rosell en proporcionar minijobs a los jóvenes, para que así conozcan la realidad del mundo de la empresa española. Gracias a que ellos todavía no tienen una familia que mantener, pueden recibir salarios de hambre y así poder aumentar la competitividad de las empresas. Todo el mundo sabe que el factor trabajo el más importante en la formación de costes, frente a otros como el precio de la energía o los costes financieros.

Estoy de acuerdo con Joan Rosell en que hay que despedir a un gran número de funcionarios. Habría que empezar por aquellos que investigan todos los delitos de guante blanco, ya sean de la Agencia Tributaria o de la Justicia y la Fiscalía. Se seguiría por aquellos que hasta hace poco tramitaban las becas de estudio, ya que se está acabando con todas ellas. Luego habría que acabar con los trabajadores sociales, que para eso tenemos a las organizaciones caritativas.

Con todas estas medidas podremos alejarnos de países espantosos donde hay una ‘bajísima’ productividad y un ‘exceso’ de derechos y de servicios sociales, como los países escandinavos. Y por el contrario, acercarnos más a países de nuestro entorno como Marruecos o Argelia.

———————————————————————————————————————

Por Alberto Tirado Parra

“Sólo el 10 % de la población activa está contratada por el Estado”

Lo que más sorprende en las últimas declaraciones del presidente de la CEOE, el señor Juan Rosell, no es la desfachatez, insolencia y bravuconería que cabría esperar del máximo representante de un sector, la gran patronal, que está haciendo el agosto con una reforma laboral que no es más que un traje a medida confeccionado por el Gobierno para dar cumplimiento a lo que la gran mayoría del empresariado siempre ha deseado: romper la negociación colectiva, al tratar por igual a quienes no lo son; abaratar el despido; aumentar la jornada laboral y bajar salarios. Todo ello adornado con el  falso argumento de hacer más competitiva la economía por la vía de la devaluación doméstica, sin tocar la otra parte de la ecuación que son los beneficios.

Lo m77399-825-550ás llamativo es la profunda ignorancia del señor Rosell al cuestionar como falsa la cifra de seis millones de parados y echar las culpas de la baja productividad de nuestra economía al funcionariado. Pues no, señor Rosell, si la economía española es poco productiva no
es culpa de un exceso de funcionarios (es más, España tienes unos servicios sociales  impropios de un país europeo, con tan sólo un 10% de la población activa contratada por el Estado, muy por debajo del 15% de la media UE-15), sino de una élite empresarial de raigambre franquista, muy conservadora, corruptora, de enorme influencia política y mediática, cuyo paradigma es su antecesor en el cargo, el señor Díaz Ferrán.

 

———————————————————————————————————————

Por José María Martínez Cava

“Ustedes que eluden los impuestos, juegan con los recaudados de trabajadores”

Al igual que sus predecesores en el puesto de la Presidencia de los empresarios españoles, me da la impresión que va por el mismo camino que ellos. No deseo que acabe como ellos, en manos de la Justicia e incluso en prisión, pero camino lleva, por lo menos en sus declaraciones, el resto ya lo veremos. Por los hechos de los empresarios, especulación pura y dura, el puesto que ocupa, no es el más ejemplar. Es inconcebible que en el conjunto de empresarios la muestra es la que está a la vista. Pues si usted y sus antecesores son los mejores, cómo serán los demás.

Aparece como alumno aventajado de los anteriores, sus declaraciones sobre cómo deben ser los nuevos puestos de trabajo son para echarse a temblar. El tejido industrial que proponen, a base de empleos por hora, demuestra su incapacidad para la creación de empresas competitivas. Ustedes los empresarios ante su falta de creatividad, se lanzan sobre el Gobierno para estrujar los presupuestos de las actividades que sean. Todo menos crear valor añadido. Su lema es todo por la especulación, comisiones y corrupciones, pues ustedes son los que instan a los políticos para conseguir las adjudicaciones, dando lugar a presupuestos más caros y trabajos de ínfima calidad. Todo por el beneficio a costa de lo sea. Están jugando con los impuestos de trabajadores y pensionistas, esos que ustedes eluden con elegancia.

———————————————————————————————————————

Por María Eugenia de Bolaños

“Los funcionarios no hemos sido seleccionados a dedo”

La Patronal, en boca de su Presidente Juan Rosell, ha formulado una petición rocambolesca de mandar a los funcionarios a casa para que no gastemos papel ni teléfono. Es su opinión, que nadie se asuste si ahora doy la mía. La CEOE es un tinglado de patronales que avala una reforma laboral a la carta. Que le pregunten al encausado Díaz Ferrán, quien se dedicaba a mucho más que gastar papel y teléfono. Los funcionarios somos un colectivo de trabajadores que, al menos, no hemos sido seleccionados a dedo, sino mediante unos exámenes duros a los que hemos acudido muchos para muy poquitas plazas. Todos tenemos una cualificación profesional acreditada, bien sea ocupación o titulación superior universitaria. Un 50% hablamos dos idiomas (en mi caso tres).  Mi capacidad productiva es muy superior a la de su Organización que no es sino una institución de bambú, el mínimo temblor la tumba.

Sr. Rosell usted avala los minijobs para los jóvenes, el despido para los no tan jóvenes, la eliminación de la negociación colectiva y el enriquecimiento injusto de las grandes empresas que chupan la sangre a las empresas pequeñas y no digamos a los autónomos. Llévese su maletín de su sede de Diego de León y demuéstrenos cuántos empleos crean sus empresas.

Huelga a la antijaponesa

Por Julián Salas Camarero

Estoy cansado de que los zánganos no secunden las huelgas y de que sean siempre las personas más trabajadoras las que lo hagan. Hay excepciones, claro, pero esa es la regla (mira a tú alrededor si tienes dudas). Resultado: el daño económico y el riesgo de represalias siempre lo padecen los que menos lo merecen.

Para evitar tamaña injusticia propongo lo siguiente: la huelga a la antijaponesa. Si en la japonesa se trabaja más para provocar grandes trastornos a los empresarios (exceso de producción, caída general de los precios…), la antijaponesa consistiría en hacer lo menos posible y no hacer trabajar a los demás. Esto es, no mandar trabajos a los compañeros y ralentizar en la medida de lo posible lo que nos manden hacer. Vamos, trabajar como lo hacen los zánganos que no hacen las huelgas. Para ello habría que simular que trabajamos mucho: mover papeles, quejarse, bufar, hablar por teléfono (con la familia y bajito), estar media hora en el baño… (Si no sabes cómo, fíjate en tus compañeros esquiroles, son profesionales en hacerlo sin que se les note.)

Ventajas: descendería la producción, no nos tocarían el sueldo y los vagos, por fin, apoyarían la huelga. Éxito total.