Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘administracion publica’

Un poder médico sin sensibilidad ante la muerte digna

Por Pablo Aceña de Mesa

Acaba de fallecer una amiga, tenía 64 años. Hace dos le diagnosticaron un cáncer grave. Le ofrecieron operarla,sin seguridad de sobrevivir, y unas perspectivas nada halagüeñas de calidad de vida. Decidió afrontar su destino sin operarse; tan sólo con algún tratamiento que hiciera más llevadera su enfermedad, disfrutando intensamente de la vida junto a los suyos, hasta que llegara su momento. Hizo testamento vital manifestando su voluntad de acabar con dignidad cuando la situación ya se hiciera insoportable. Todo acordado con la familia, que la ha arropado durante este tiempo.

(GTRES)

(GTRES)

Llegado el momento crítico, cuando su cuerpo ya estaba consumido y tras una crisis grave, expresó en el hospital su deseo de “marcharse”. Desde alguna instancia médica no se ha respondido adecuadamente a su voluntad y por ello se ha postergado su muerte un tiempo innecesario. He acompañado a la familia. He visto el sufrimiento evitable de ella y de su familia. Todos y todas nos hemos sentido impotentes ante un poder médico carente de la sensibilidad apropiada para ocupar sus funciones.

Algunos de estos profesionales deberían reflexionar y analizar adecuadamente lo que significa muerte digna, algo que resalta la vida que dicen defender, porque eso de mantenerla cuando ya no tiene sentido es una sinrazón. La muerte es algo tan serio que se debe hacer todo lo posible para garantizar la dignidad de quienes van a traspasar ese umbral y además lo han reflexionado y expresado previamente. Por otro lado, sé del gran apoyo encontrado en la familia, a través de DMD (asociación por el Derecho a Morir Dignamente), y en parte del personal sanitario, que han merecido su agradecimiento.

Funcionarios: pocos y vulnerables

Por Luis Fernando Crespo Zorita

Desde 2008, se han perdido más de 500.000 puestos de trabajo en las administraciones públicas, pérdida que no será paliada por las 7.416 plazas que se han convocado este año. Se nos bajó el sueldo en 2010 y desde entonces se han congelado las remuneraciones básicas. En definitiva se modifican nuestras condiciones de trabajo arbitrariamente, sin que quepa defensa o negociación alguna por parte de los trabajadores públicos.

Estamos sometidos a un t10370-600-400ipo de relación laboral que la jurisprudencia califica de “especial sujeción”, para que las Administraciones aseguren, bajo cualquier circunstancia, el funcionamiento de los servicios públicos establecidos, esto permite la determinación unilateral de las condiciones de trabajo; en la práctica sufrimos la ausencia absoluta de derechos adquiridos, y nuestra relación laboral es en realidad un contrato de adhesión, en el que pueden cambiarse las cláusulas contractuales sin el consentimiento de uno de los contratistas.

A este condicionante genérico de la relación laboral hay que añadirle los procedimientos de provisión de puestos de trabajo y de promoción profesional (concurso, concurso específico, libre designación, adscripción provisional y comisión de servicio), siempre va a resultar determinante la “potestad autoorganizativa de la Administración” o, dicho de otra forma, la discrecionalidad, cuasi caciquil, del político designado por turno electoral.

El Reglamento General de Ingreso, Provisión y Promoción profesional de los funcionarios (Real Decreto 364/1995), es la norma laboral, sin reformas adaptativas, más antigua de la democracia, se trata de un producto legal muy refinado, que ha sobrevivido intocable durante seis periodos legislativos especialmente convulsos, y se ha mostrado útil para los gestores de los tres niveles administrativos (local, autonómico y estatal) porque permite todo tipo de maniobras partidistas sobre el empleo público.

Esto ha deteriorado de forma continuada las prestaciones del servicio, incluso las más necesarias; y ha propiciado la privatización como alternativa de gestión, y como oportunidad de negocio boyante, por tener siempre clientela garantizada o cautiva: la inmensa mayoría de los ciudadanos.

La arbitrariedad en las bolsas de trabajo de las administraciones públicas

Por D. C. T.

Las bolsas de trabajo en las administraciones públicas son un atropello a la igualdad de derecho a trabajar en lo público. En teoría, a las opositoras que sin haber conseguido plaza, (pero habiendo superado algún ejercicio de la oposición), nos metemos en la bolsa, cuando contratan temporalmente nos deberían llamar por turnos.

De este modo trabajan unas y, cuando acaban, nos debería corresponder a las siguientes. Esto sería lo justo en un país honrado.

Imagen de archivo de un examen de oposiciones a funcionario público.

Imagen de archivo de un examen de oposiciones a funcionario público.

Pero no, a las que ya han trabajado les dan unos puntos y, cuando vuelven a contratar temporalmente, ¡vuelven a contrar a las mismas!, porque las demás no tenemos puntos dado que no hemos trabajado. Es kafkiano, pero con el paro que tenemos los jóvenes, debería de ser ilegal, pero en este país todo vale.

Así, hay gente que sin aprobar ninguna oposición lleva años trabajando en las administraciones por esta arbitrariedad vergonzosa y, en cambio, otras estamos desamparadas.

Yo no creeré en la honradez de ningún partido político ni de ningún sindicato que no denuncie esta criminal situación. Creo que la Administración es un coto cerrado. Han formado una casta de privilegiadas y las demás no tenemos ningún derecho. ¡Vegüenza!

LEE AQUÍ CÓMO DEJAR TU OPINIÓN Y TU DENUNCIA

Trabajadores sin formación ni experiencia laboral

Por Manuel Nogueras

Todas las ideas que el Gobierno propone y aprueba para la búsqueda de empleo para personas paradas con muchos años en paro, son buenas y bienvenidas, pero tengo que decirle que las cosas no se hacen bien.

Trabajadores de la administración pública. (ARCHIVO)

Trabajadores de la administración pública. (ARCHIVO)

Soy trabajador del sector público con una responsabilidad al cargo de trabajadores. Cuando por casualidad “se cubre alguna suplencia”, en mi departamento u otros, vienen personas sin cualificar, sin formación y sin experiencia en la materia. Ni siquiera con horas de formación en prevención de riesgos laborales. Si no se cumple este requisito, difícil motivación.

Luego se extrañan que hay accidente laboral y claro, seamos nosotros los cabezas de turco porque las cosas no se han hecho bien. Al Gobierno lo que le importa es decir que se ha cubierto empleo con parados de larga duración. ¿Dónde está la formación con un pequeño curso en el INEM antes de entrar?

A parte de lo dicho, debiera haber un filtro para ver en qué condiciones vienen algunos trabajadores que se dan de baja día sí y día también pensando que la Administración es un balneario y luego vuelven a ser contratados de nuevo.

Son pocos y hacen mucho ruido, como en cualquier otra empresa que no sea pública pero para el resto que cumplimos y que somos la mayoría nos hacen mucho daño.

Como siempre he dicho, además de los trabajadores, el Gobierno es también responsable de que la Administración dé el servicio que se merece.

Un año de lucha contra los recortes

Por Rosa

Desde hace un año todos los viernes, de 12.00 a 12.30 h, un grupo de empleados públicos de todas las Administraciones (Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y diversos Ministerios) salimos a la calle de forma espontánea en nuestra media hora reglamentaria de desayuno para manifestarnos, cortando el tráfico en la calle Alcalá (nº36), Gran Vía, Paseo de la Castellana y Glorieta de Cibeles.

Protesta de funcionarios contra los recortesLo hacemos para oponernos a los recortes porque entendemos que esta crisis que rescata bancos a costa de personas se está gestionando de forma ilegal e ilegítima. Porque en realidad se trata de una estafa, de un atraco a todos los ciudadanos. Lo hacemos en defensa de la gestión pública, que está siendo castigada, amenazada, socavada y desprestigiada con el único fin de privatizarla para aumentar los beneficios privados de unos pocos y en detrimento de todos.

Quizá no seamos muchos. Sin duda no somos violentos. Entendemos que nuestra acción quizá no os ofrece titulares llamativos. Sin embargo, nos parece que, después de un año, viernes a viernes, interrumpiendo media hora el tráfico de tres principales vías en la capital del país, desde hace un año, lloviendo, nevando, con el asfixiante calor del verano y ahora con el sol de primavera… ¿no merecen los ciudadanos conocer nuestra lucha?

Sí, discreta pero constante, asidua, ininterrumpida, espontánea, no organizada por ningún sindicato, a pesar de las amenazas, acosos y tribulaciones que hemos sufrido muchos de nosotros.

Los funcionarios responden a Juan Rosell

Por Miguel Hernández Alepuz

“Sí señor Rosell, habría que prescindir de los funcionarios que acaban con las becas”

Estoy de acuerdo con Joan Rosell en proporcionar minijobs a los jóvenes, para que así conozcan la realidad del mundo de la empresa española. Gracias a que ellos todavía no tienen una familia que mantener, pueden recibir salarios de hambre y así poder aumentar la competitividad de las empresas. Todo el mundo sabe que el factor trabajo el más importante en la formación de costes, frente a otros como el precio de la energía o los costes financieros.

Estoy de acuerdo con Joan Rosell en que hay que despedir a un gran número de funcionarios. Habría que empezar por aquellos que investigan todos los delitos de guante blanco, ya sean de la Agencia Tributaria o de la Justicia y la Fiscalía. Se seguiría por aquellos que hasta hace poco tramitaban las becas de estudio, ya que se está acabando con todas ellas. Luego habría que acabar con los trabajadores sociales, que para eso tenemos a las organizaciones caritativas.

Con todas estas medidas podremos alejarnos de países espantosos donde hay una ‘bajísima’ productividad y un ‘exceso’ de derechos y de servicios sociales, como los países escandinavos. Y por el contrario, acercarnos más a países de nuestro entorno como Marruecos o Argelia.

———————————————————————————————————————

Por Alberto Tirado Parra

“Sólo el 10 % de la población activa está contratada por el Estado”

Lo que más sorprende en las últimas declaraciones del presidente de la CEOE, el señor Juan Rosell, no es la desfachatez, insolencia y bravuconería que cabría esperar del máximo representante de un sector, la gran patronal, que está haciendo el agosto con una reforma laboral que no es más que un traje a medida confeccionado por el Gobierno para dar cumplimiento a lo que la gran mayoría del empresariado siempre ha deseado: romper la negociación colectiva, al tratar por igual a quienes no lo son; abaratar el despido; aumentar la jornada laboral y bajar salarios. Todo ello adornado con el  falso argumento de hacer más competitiva la economía por la vía de la devaluación doméstica, sin tocar la otra parte de la ecuación que son los beneficios.

Lo m77399-825-550ás llamativo es la profunda ignorancia del señor Rosell al cuestionar como falsa la cifra de seis millones de parados y echar las culpas de la baja productividad de nuestra economía al funcionariado. Pues no, señor Rosell, si la economía española es poco productiva no
es culpa de un exceso de funcionarios (es más, España tienes unos servicios sociales  impropios de un país europeo, con tan sólo un 10% de la población activa contratada por el Estado, muy por debajo del 15% de la media UE-15), sino de una élite empresarial de raigambre franquista, muy conservadora, corruptora, de enorme influencia política y mediática, cuyo paradigma es su antecesor en el cargo, el señor Díaz Ferrán.

 

———————————————————————————————————————

Por José María Martínez Cava

“Ustedes que eluden los impuestos, juegan con los recaudados de trabajadores”

Al igual que sus predecesores en el puesto de la Presidencia de los empresarios españoles, me da la impresión que va por el mismo camino que ellos. No deseo que acabe como ellos, en manos de la Justicia e incluso en prisión, pero camino lleva, por lo menos en sus declaraciones, el resto ya lo veremos. Por los hechos de los empresarios, especulación pura y dura, el puesto que ocupa, no es el más ejemplar. Es inconcebible que en el conjunto de empresarios la muestra es la que está a la vista. Pues si usted y sus antecesores son los mejores, cómo serán los demás.

Aparece como alumno aventajado de los anteriores, sus declaraciones sobre cómo deben ser los nuevos puestos de trabajo son para echarse a temblar. El tejido industrial que proponen, a base de empleos por hora, demuestra su incapacidad para la creación de empresas competitivas. Ustedes los empresarios ante su falta de creatividad, se lanzan sobre el Gobierno para estrujar los presupuestos de las actividades que sean. Todo menos crear valor añadido. Su lema es todo por la especulación, comisiones y corrupciones, pues ustedes son los que instan a los políticos para conseguir las adjudicaciones, dando lugar a presupuestos más caros y trabajos de ínfima calidad. Todo por el beneficio a costa de lo sea. Están jugando con los impuestos de trabajadores y pensionistas, esos que ustedes eluden con elegancia.

———————————————————————————————————————

Por María Eugenia de Bolaños

“Los funcionarios no hemos sido seleccionados a dedo”

La Patronal, en boca de su Presidente Juan Rosell, ha formulado una petición rocambolesca de mandar a los funcionarios a casa para que no gastemos papel ni teléfono. Es su opinión, que nadie se asuste si ahora doy la mía. La CEOE es un tinglado de patronales que avala una reforma laboral a la carta. Que le pregunten al encausado Díaz Ferrán, quien se dedicaba a mucho más que gastar papel y teléfono. Los funcionarios somos un colectivo de trabajadores que, al menos, no hemos sido seleccionados a dedo, sino mediante unos exámenes duros a los que hemos acudido muchos para muy poquitas plazas. Todos tenemos una cualificación profesional acreditada, bien sea ocupación o titulación superior universitaria. Un 50% hablamos dos idiomas (en mi caso tres).  Mi capacidad productiva es muy superior a la de su Organización que no es sino una institución de bambú, el mínimo temblor la tumba.

Sr. Rosell usted avala los minijobs para los jóvenes, el despido para los no tan jóvenes, la eliminación de la negociación colectiva y el enriquecimiento injusto de las grandes empresas que chupan la sangre a las empresas pequeñas y no digamos a los autónomos. Llévese su maletín de su sede de Diego de León y demuéstrenos cuántos empleos crean sus empresas.