Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘comunicacion’

La manipulación exagerada de TVE

Por Antoni Pérez

El pirulí, Torrespaña (Archivo).

El pirulí, Torrespaña (Archivo).

TVE es o tendría que ser una televisión plural, que nos representase a todos, que sus contenidos o programas lograran captar la atención de todos. Pero lo cierto es que en estos últimos años se ha convertido en algo grotesco; los programas divulgativos de mañana y tarde son ñoños, dirigidos a una sociedad que está dormida, casposos, con un nivel bajo en lo referente a autocrítica de la sociedad o programas rompedores, de futuro que enganchen a la audiencia.

¿Y qué nos encontramos? Una televisión que se ha convertido en un gran museo que mañana y tarde ofrece películas, ya no de serie B, de serie F o G, en programas que recuperan cachitos de nuestra historia, que teniendo gran valor documental, cansan y duermen al público.

La explicación es la manipulación exagerada del medio, anulando a los profesionales y gestionada por adláteres políticos la han destruido por completo, pasando a ser algo así como el hilo musical de una residencia de ancianos que duerme al personal, sedándolos, o destruyendo cualquier amago de exaltación, no vaya a ser que nos activemos demasiado.

Olvídate de los prejuicios viajando

Por Anna Aventin Fontanet

Una chica viajando sola (Esquire).

Una chica viajando sola (Esquire).

A los 13 años cogí por primera vez un avión junto con mis padres y mis abuelos. Nunca había salido de España. Lo más lejos donde había estado había sido en Zaragoza. En esa época aún era demasiado pequeña para darme cuenta de todo lo que me ofrecían estos nuevos países con su gente, su cultura, su lengua. Hoy y después de unos cuantos años, donde he tenido la suerte de poder continuar viajando alrededor del mundo, me he dado cuenta de la riqueza cultural del mismo.

Lo primero que tienes que saber cuando viajes es saber ir con la mente abierta y estar dispuesto a ver y participar en nuevas actividades, algunas de las cuales te parecerán extrañas, pero puedo asegurarte que después de todo verás recompensado tu esfuerzo.

En mi caso viajar me ha cambiado la forma de ver todo aquello que me rodea, la forma de vivir y sobretodo la manera de pensar. Ahora soy una persona más tolerante, más abierta y más comunicativa con los demás. Viajar a otros países y convivir con las personas autóctonas te hace darte cuenta de que podréis tener diferentes formas de actuar y de pensar, pero al final las aceptarás porque todas ellas forman parte de un único conjunto. Uno mismo se dará cuenta de que sin toda esta mezcla y diversidad de culturas nuestro planeta no sería el que es ahora.

Maquillar la realidad

Por Sheila Aguerri Vázquez

Una cumbre de líderes europeos.

Angela Merkel, Christine Lagarde, Jean-Claude Juncker y Mario Draghi en una cumbre de líderes europeos. (GTRES)

El Diccionario de la Real Academia Española define ‘eufemismo’ como la “manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante”. En los tiempos que corren estamos atravesando, sin darnos cuenta, una crisis lingüística en la que las palabras sirven de escondite a la realidad y se olvidan de la verdadera esencia de la definición propuesta.

Así pues, nos encontramos ante “desaceleraciones transitorias” o “crecimientos negativos de la economía” en lugar de “crisis”, cuya solución, ya que estamos, se consigue mediante “apoyos financieros” y “préstamos favorables”, pero nada de “rescates”.

¿Los “recortes”? ¡Eso no existe! Si acaso son “reformas estructurales necesarias”, lo que por cierto suena hasta poético. La rebaja de los sueldos es una “devaluación competitiva de los salarios”, los desahucios son “procedimientos de ejecución hipotecaria” y las subidas de impuestos son “novedades tributarias”.

No sirve de nada maquillar una realidad a la que ya hemos visto las imperfecciones y, tal y como afirmó en su día el escritor estadounidense Joseph Wood Krutch, “cualquier eufemismo deja de ser un eufemismo después de un tiempo y acaba mostrándose su verdadero significado; es un juego perdido, pero seguimos intentándolo”. Y vaya si seguimos.

El creciente intrusismo laboral en la televisión

Belén Esteban y Kiko Rivera

Belén Esteban y Kiko Rivera en Gran Hermano VIP. (TELECINCO)

Por José Manuel Martínez Velasco

Cada vez que enciendo la televisión encuentro menos profesionales del gremio. En su lugar veo mujeres de toreros, cuñadas de folclóricas o simplemente caras bonitas que ocupan el puesto de trabajo de miles de licenciados o graduados en Ciencias de la Comunicación que todavía no han encontrado su primer empleo.

Es por eso que digo “basta” al intrusismo laboral. La ciudadanía se echaría las manos a la cabeza si fuese un periodista quien lo anestesiara para una operación o el que diseña un complejo circuito eléctrico, pero nadie se extraña al ver personas sin ninguna formación en los medios de comunicación.

Basta de desmerecer una profesión de la que más pronto que tarde espero formar parte.

Dedicado a todos los que ‘wasapean’ mientras comen

Por Venancio Rodríguez Sanz

movil

Foto de una persona usando el móvil. (MEJOR CON SALUD)

Como todos los días que voy a ese bar, me senté en su terraza para beber un sorbo de mi libro y leer un trago en los posos del café con leche. Detrás de mí, dos parejas charlaban. De vez en cuando, me llegaban retazos de su singular conversación. En un momento dado, discretamente giré la cabeza para mirar a los protagonistas de tan extraño diálogo.

Al verlos comprendí la razón: mientras los cuatro estaban hablando y comiendo papas bravas, tres de ellos además ‘wasapeaban’ con ansiedad. A uno de los desconocidos, mientras leía el correo, le dio un golpe de risa y se le escapó de la boca un chorro de mayonesa con tomate y patatas trituradas. Con tan mala fortuna que fue a parar parte de la mezcla a su propio móvil y a la cara de los que tenía enfrente.

Estos se levantaron tan rápido que tiraron al suelo el plato de papas, las bebidas, el pan y algunos móviles. Al caer al terrazo, el plato saltó en mil pedazos salpicando de su contenido a todos los que estábamos a su alrededor en un radio de tres metros.

Se disculparon, fueron al baño para asearse y volvieron a la mesa. Al cabo de un rato, tornaron al móvil con papas bravas salpicadas de conversación.

La hipocresía de las redes sociales

Por Luis V.

Qué gran hipocresía la de las redes sociales como Facebook. Aquí vale todo con tal de lograr incrementar el número de personas registradas.

Facebook (GTRES)

Facebook (GTRES)

Hace tiempo había leído en la prensa que había censurado la publicación en el perfil de una persona en un fotografía dando el pecho a un lactante en el hospital en el que se encontraba ingresado, esto me produjo una gran indignación.

Sin embargo, ésta fue en aumento cuando hace unos días veo a través de mi perfil un vídeo en el que literalmente dos hombres de gran envergadura se golpean con una violencia desproporcionada durante alrededor de quince minutos hasta que uno de ellos, finalmente, acaba en el suelo semi inconsciente y con el rostro tumefacto como consecuencia de la golpiza recibida. Pues bien, ante la posibilidad de denunciar el video por su contenido inapropiado accesible a todo el mundo, decido dar cuenta del mismo a la red social.

¿Cúal es mi sorpresa al recibir días más tarde respuesta? Al parecer este no era considerado ofensivo y que no iban a hacer nada al respecto. ¿Acaso es más molesto una fotografía de un niño tomando el pecho de su madre que la de dos hombres mostrando un comportamiento animal? Es indignante que se prohíban aquellas imágenes que no dejan de ser reflejo de una celebración de la vida y se permitan las que fomentan la violencia tan gratuitamente.

La privacidad para WhatsApp ya no existe

Por Marta Miñarro Rey

WhatsApp actualiza la aplicación con el doble “check” azul, lo que indica que el mensaje que se ha enviado ha sido leído. Sin duda una noticia que se ha viralizado muy rápidamente y que ya está dando mucho que hablar.

Logotipo de la aplicación Whatsapp.

Logotipo de la aplicación Whatsapp.

Aunque parece que se está ganando más detractores que partidarios.

Cuando parecía que con la posibilidad de sacar la “última conexión” se acabaron los dolores de cabeza, por si el mensaje había sido leído o no, resulta que ahora ya nadie se puede escapar.

¿Hasta qué punto ha sido WhatsApp el causante de la ruptura de relaciones?

Parece que se está imponiendo y se le da más importancia a una conversación escrita, la cual se puede malinterpretar según el estado de ánimo, que a una conversación cara a cara.

Aunque el hecho de ver dos “checks” azules es una cosa que no debería afectarnos, ocurre todo lo contrario, ya está causando una preocupación que es inevitable para muchas personas.

¿Las nuevas tecnologías dificultan las relaciones personales?

Por Vicnuel Sánchez González

Una persona navega por Internet. (ARCHIVO)

Una persona navega por Internet. (ARCHIVO)

Recientemente llamé por teléfono a un amigo, quién, al fallecer su mujer, se había quedado solo. Le di el pésame y seguimos charlando un buen rato. Al terminar, se me echó a llorar y, con voz desgarradora, me decía: y ahora…, ¿con quién comento esto que hemos hablado?

Pues esta o similar pregunta se hacen hoy muchas personas que no están viudas ni huérfanas: llegan a casa deseosos de contar lo que les ha ocurrido, bueno o malo, a lo largo de la mañana o del día y se topan con un repetitivo ¡chitón!, porque se está viendo la televisión o navegando por Internet. Y ahí tienes al pobre niño que llega del cole, al pobre anciano o al cónyuge sintiéndose ninguneados (unos don nadie). ¡Qué pena!

Es evidente que las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) tienen muchos pros, pero también tienen algunos contras que causan mucho mal y que, por lo tanto, habrá que tratar de evitar.

Que no tengamos que decir como el de la soleá de Juan Talega: “¿A quién le contaré yo las fatiguitas que estoy pasando? Se lo voy a contar a la tierra cuando me estén enterrando”.

Pero también esta regla tiene sus excepciones; así, por ejemplo, si los miembros de una familia saben por experiencia que, cada vez que entablan una conversación, suelen acabarla tirándose los trastos a la cabeza, tal vez sea mejor que vean la televisión o que naveguen por Internet, incluso durante las comidas.

¿Incomunicados por el Whatsapp?

Por Agustín Arroyo

WhatsappImaginen esta escena. Varios adolescentes o jóvenes reunidos esgrimiendo cada uno un teléfono móvil. Hablan, pero lo imprescindible es que teclean como posesos mensajes apocopados e intrascendentes por Whatsapp. Nunca se ha comunicado tanto, pero, eso sí, con intermediación electrónica. Su lenguaje se hace más lacónico, más concentrado, quizás más intrascendente. Estos jóvenes, alevines del “progreso”, casi no saben quién era Gutenberg. Sus dedos cada vez están menos familiarizados con el tacto suave del papel, con la sutil urdimbre de su textura. Muchos casi han olvidado el olor agradable del papel impreso porque del móvil pasan a la tablet.
Dentro de muy poco se extinguirán también los libros de texto tradicionales, se cerrarán librerías y muchas bibliotecas languidecerán hasta su patética clausura. Para no saturar las redes se establecerá, por ley y de forma inflexible, una comunicación máxima de 140 caracteres. Los infractores serán perseguidos con saña por la policía del pensamiento. Serán proscritos discursos, conferencias, opúsculos, panfletos, periódicos y libros. Y hasta la literaria distopía de Ray Bradbury en Farenheit 451, desgraciadamente, se hará una hiriente realidad no deseada.