Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘jaime rosales’

Jaime Rosales no resolvió mis dudas en su clase magistral

Ayer os contaba que iba a asistir a una clase magistral de Jaime Rosales sobre dirección cinematográfica (Goya de este año al mejor director por ‘La Soledad’). La charla formaba parte uno de los actos inaugurales de la X Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid. Tenía mucha curiosidad por saber por qué, para su tercer largometraje, ‘Un tiro en la cabeza’ (sobre el asesinato en Capbreton de dos guardias civiles a manos de ETA) Rosales había optado por un filme mudo, sin diálogos, aun a sabiendas de que esa elección iba a disuadir a muchos espectadores de ir a verla.

Quería saber por qué había elegido la opción más arriesgada, y qué aportaba esa falta de diálogo a su filme y al mensaje que quería transmitir. Me quedé con las ganas de una explicación. Muy amablemente, pero sin posibilidad de réplica, Rosales me contestó que no quería hablar de su tercera película, la cual estaba tratando de manejar con mucha delicadeza.

En fin, habrá que esperar a la época de promoción, cuando los directores se vuelven más locuaces, para volver a preguntarle a Rosales.

En lo que sí se esforzó Rosales fue en intentar explicar cómo veía él el formato del cortometraje, algo que considera más “una herramienta de aprendizaje que una obra en sí misma”. Animó a los futuros cineastas a asumir “el máximo riesgo en sus obras” y lograr el equilibrio que, a su juicio, debe tener cualquier buena película: “intensidad emocional, profundidad conceptual y originalidad formal”.

En cuanto a los requisitos que debe reunir un buen corto:

– Partir de una situación fácilmente reconocible, porque si se necesita desarrollar la situación para explicarla se consume el poco tiempo del que se dispone.

– Estar resuelto con sencillez

– Tener un tono y un ritmo ligeros.

Teniendo en cuenta que la clase magistral se inscribía, como dije antes, dentro de la X Semana del cortometraje, me chocaron dos afirmaciones de Rosales. Una, que reconociera abiertamente que no es muy aficionado a ver cortos, porque no logran la intensidad emocional ni la profundidad conceptual suficientes como para conmoverlo y otra, que confesara que no cree en el cine a través del móvil. El presentador de la charla, Eduardo Cardoso, mantuvo la mirada fija en la mesa. Quizá miraba el programa, donde figura un flamante taller de distribución de cortometrajes en plataforma móvil.

Master Class con Jaime Rosales

Ayer os hablaba del último proyecto de Jaime Rosales,Un tiro en la la cabeza, un filme sobre ETA, rodado con teleobjetivos, actores aficionados y en el que no se escuchará el diálogo. Casualmente ayer mismo recibía la convocatoria para asistir a una ‘master class’ (cito textualmente) sobre dirección, impartida por Rosales, con la que se inaugura la X Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid.

Me he acreditado para asistir. La clase magistral durará tres horas. Prometo haceros un resumen de lo más destacado.

Después de ver ‘La Soledad’ se me ocurren muchas preguntas que hacerle a Rosales y siento mucha curiosidad por ver cómo resuelve su filme sobre ETA.

Jaime Rosales se atreve con ETA en otro de sus filmes ‘baratos’


“Mi cine es muy barato, pero también busca la calidad. Y no creo que vaya reñida con el precio”.

Esto dice Jaime Rosales en una entrevista publicada ayer en un diario nacional. Viniendo del hombre que este año ha dado la campanada en los Goya al lograr los premios de mejor director y mejor película con una película que costó cuatro duros, ‘La Soledad’, la frase parece más que cierta (aunque lo hubiera sido igualmente sin el aval de los premios).

La cita de Rosales, y los resultados que él ha obtenido, debería hacernos reflexionar sobre por qué sigue siendo tan caro hacer cine, no solo en España, sino en el resto del mundo. ¿Por qué no existen más casos como el suyo? ¿Qué es lo que encarece tanto el proceso del rodaje cinematográfico? ¿Los efectos especiales? ¿La película fotográfica? ¿Los seguros? ¿La contratación de los actores y los técnicos? ¿Qué falla para que hasta los cortometrajistas, que ruedan gracias a la colaboración altruista de amigos y conocidos, tengan que desembolsar un mínimo de 20.000 euros para hacer algo en condiciones?

Rosales está concluyendo estos días la postproducción de su tercera película: ‘Un tiro en la cabeza’, una película sobre el asesinato en Capbreton de los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno a manos de ETA. Fiel a su filosofía, el rodaje se ha realizado en dos semanas, con actores no profesionales (repite Ion Arretxe, que en realidad es director artístico) y con un equipo de once personas, en el que hasta el fotofija y los ayudantes de producción han encarnado algún papel. Menos es más. Con un poco de suerte el filme se estrenará en Cannes.