BLOGS
Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

¿Se beneficia Javier Bardem del ‘efecto arrastre’ que tienen los premios?

Javier Bardem ha sumado un premio más , el Bafta, a la amplia colección que le ha procurado su interpretación de Anton Chigurh. Todavía no he ido a ver ‘No es país para viejos’ y no puedo juzgar si su trabajo está a la altura de tanto reconocimiento, pero hoy he recordado un curioso artículo que leí hace semanas y que venía a decir algo así como que el éxito atrae al éxito y que los premios atraen más premios. Es decir, que quien ya tenga un Oscar tiene más posibilidades de volver a conseguirlo de nuevo que otros infortunados que ni siquiera lo hayan visto de lejos.

No recuerdo quién firmaba el artículo, perdonad, lo leí un poco de pasada, sin darle mayor importancia (si alguien sabe a qué artículo me refiero, por favor, que deje el link y el nombre del autor en los comentarios, yo no he conseguido localizarlo); pero, como me pasa muchas veces, mi subconsciente debió darle mayor importancia que mi consciente, porque, de repente, me ha venido a la cabeza la idea principal del escrito. Y creo que tiene algo de razón. Iciar Bollaín comentaba hace unas semanas a la salida de los premios CEC (Círculo de Escritores Cinematográficos) lo mucho que le gustaban esos premios porque estaban muy repartidos, al contrario de lo que pasaba, por ejemplo, en los Goya, donde se producía “un efecto arrastre” y una película empezaba ganando un Goya y acababa acumulando seis o siete.

El problema es que ese ‘efecto arrastre’ hace que no todos los premios que se logran sean merecidos o justos y que se olvidan películas o actuaciones que también son destacables, pero que no se pusieron de moda. Por ejemplo este año Bardem está dejando sin premios al gran Tom Wilkinson (bueno, logró el de los críticos de Londres), que es con mucho lo mejor de la sobrevalorada ‘Michael Clayton‘, de igual forma que Daniel Day- Lewis está haciendo que George Clooney (‘Michael Clayton‘) o James McAvoy (‘Expiación‘) ya ni se molesten en prepararse un discurso de agradecimiento. Total, ¿para qué?

¿Crees que existe el ‘efecto arrastre’? ¿Crees que quien ya tiene un premio cuenta con ventaja a la hora de lograr otro?

3 comentarios

  1. Dice ser cilindro

    lo que me parece demasiado patrio, en contra de aquellos que opinan de España como país lleno de envidiosos, que muchos comunicadores, críticos, periodistas… digan que Bardem merece el Oscar ANTES de ver la peli, porque reconocen no haberla visto aún. Creo que eso es desprestigiar el premio y a Bardem. Tanto paisanaje me molesta.

    11 Febrero 2008 | 22:45

  2. Dice ser xavier

    El paisanaje sólo se produce si viene precedido de apoyos en el exterior, que nadie olvide que en esta España dura nadie es profeta. ¿Ejemplos? pocoyo,Banderas, Almodóvar,Severo Ochoa, Juan Ramón Jiménez, Lorca, miles de cerebros trabajando en Universidades de todo el mundo…la envidia es nuestro defecto…rechazamos formatos y guiones, pero si nos llegan de USA ó Reino Unido nos parecen maravillosos.Aún recuerdo cuando vi un cortometraje llamado Te lo mereces, español y realizado dos años antes que El show de Truman y claro, no tuvo apoyo de este paisito nuestro…así nos va, en el furgón de cola

    12 Febrero 2008 | 19:13

  3. Dice ser damaris iven

    mama

    24 Febrero 2008 | 19:00

Los comentarios están cerrados.