Plano Contrapicado Plano Contrapicado

“Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia…” Roy (Rutger Hauer) ante Deckard (Harrison Ford) en Blade Runner.

Justos y pecadores, todos revueltos

En el mundo globalizado en el que vivimos cualquier campaña publicitaria negativa puede dar al traste con la carrera comercial de una película. Es lo que supone la presión de la opinión pública, tan sensible (y manipulable) en según qué asuntos a las noticias chungas que involucren a los artistas, especialmente  directores, actores o actrices. Para evitar esa presión se retiran del cartel a las estrellas caídas en desgracia por motivos casi siempre relacionados con la reputación moral, en particular la relativa a conductas sexuales repudiadas. Es lo que le ha sucedido a Kevin Spacey, el caso más obvio, dejando aparte a Harvey Weinstein, que juega en otra “Liga de los abusos” y purga por hábitos malsanos –por decirlo suavemente- acreditados por toda una legión de víctimas suficientemente amplia como para sospechar que si este río tanto suena debe de llevar un Amazonas de agua. Spacey, por su parte, se ha caído con todo el equipo pero tendrá que pasar mucho tiempo para que descubramos si hay proporcionalidad entre los delitos o faltas de los que se le acusa y las consecuencias que para él han tenido las acusaciones.

Lo peor no es que quienes han cometido fechorías paguen por adelantado, antes de ser acusados formalmente ante un tribunal, juzgados y condenados, con el descrédito y el hundimiento de sus carreras, sino que en el clima de general indignación que provoca el aluvión de denuncias se mezclen justos con pecadores. Yo tengo escrito en este mismo espacio alguna reflexión al respecto que, a juzgar por algunos comentarios subidos de tono en contra de este opinador, es interpretada como una defensa de los primeros en lugar de una prevención para no confundirlos con quienes pueden encontrarse en el grupo de los segundos. Y no, claro, está, no pretende uno echar un cable de apoyo a sinvergüenzas, abusadores y menos aún violadores, sino advertir de que las inculpaciones deben sustanciarse en los tribunales y de que hasta que eso ocurra es temerario dar por demostrado lo que alguien dice contra otro, porque detrás del litigio pueden agazaparse las razones más perversas.

 

Quienes trabajamos en los medios de comunicación tenemos una especial responsabilidad para tratar estos asuntos con cuidado y delicadeza sin dejarnos llevar por prejuicios establecidos. Recientemente leí, para más inri en un periódico deportivo, un titular que decía: “La hija de Woody Allen, víctima de abusos sexuales por parte de su padre, critica la doble moral de Hollywood”. Tras la contundente imputación de culpabilidad contra el director neoyorquino asumida por el periódico en el titular, el cuerpo de la noticia se mostraba ligeramente más cauto: “Dylan Farrow, hija adoptiva de Woody Allen, quien denunció públicamente en 2014 los abusos a la que se vio sometida por su padre, ha vuelto a hablar. Esta vez, sobre la doble moral de Hollywood en un artículo titulado “¿Por qué la revolución #MeToo ha salvado a Woody Allen?”.

 

La falta de concordancia gramatical (“abusos a la que…”) en este texto es una cuestión muy menor frente a la cuestión de fondo, pero parece revelar inconscientemente la doble violación del código deontológico en la que incurre el periodista al dar por hecho, primero explícita y después implícitamente que las afirmaciones de Dylan Farrow (que tenía siete años de edad cuando supuestamente su padre adoptivo habría cometido los abusos) se sustentaban en hechos reales. El periódico toma partido en un asunto del que como mínimo hay muchos motivos para no estar seguros sobre quién dice la verdad, si el acusado, cuya imputación fue rechazada por un juez, o la acusadora infantil, detrás de la cual aquel juez vio la mano manipuladora de su madre, Mia Farrow.

El tortuoso caso de Woody Allen data de 1992 cuando en plena batalla legal por la custodia de sus hijos la actriz argumentó tales acusaciones sin conseguir que la Justicia las tomara por creíbles, pero llega hasta nuestros días. El 1 de febrero de 2014 Dylan publicó una carta en el diario The New York Times en la que volvía a cargar a su padre adoptivo con la mancha de haber abusado sexualmente de ella. Ronan Farrow (hijo biológico de la pareja) siguió su estela y publicó un artículo en mayo de 2016 minutos antes de la presentación mundial de Café Society, la anteúltima película de Allen, en el marco del festival de Cannes, cuyo título anticipaba su protesta por el escaso crédito concedido a su hermana: Mi padre, Woody Allen, y el peligro de no hacer preguntas. “Yo creo a mi hermana, él sigue en libertad y dirigiendo películas gracias a una cultura de la impunidad y el silencio. Amazon ha pagado millones de dólares para producir su serie y su nueva película”, afirmaba el periodista que descubrió la gravedad del caso de Harvey Weinstein en otro artículo publicado en The New Yorker.

Woody Allen en el Festival de Cannes

Dylan y Ronan coinciden en lamentar que muchas actrices y muchos actores sigan queriendo trabajar a las órdenes de Woody Allen y repudian lo que ellos consideran una evidente falta de compromiso contra los delitos sexuales. Lo que sin embargo dicen al respecto algunas señaladas, como Kate Winslet, estrella de Wonder Wheel, el último filme del director de Manhattan, es aquello que uno cree lo más sensato: “Yo no conocía a Woody y no sé nada acerca de esa familia. Como actriz de una de sus películas solo debes apartarte y decir: no sé nada, realmente no sé si es verdad o es falso. Tú dejas eso de lado y simplemente trabajas con la persona. Woody Allen es un director increíble“. En esa misma posición se encontraba también la actriz Blake Lively que respondió prudentemente: “Es peligroso hablar de temas de los que no tienes ningún conocimiento. Yo solo puedo saber lo que he experimentado”.

Kate Winslet en Wonder Wheel. A Contracorriente

Dylan agradece que otras intérpretes se mojen dando por buenas sus acusaciones, entre ellas Jessica Chastain, quien se pronunció con radical claridad afirmando que nunca trabajaría con Woody Allen. En su empeño por empujar a su padre al infierno en el que se encuentra Harvey Weinstein, Dylan responsabilizaba a aquél de haber puesto en su contra a su otro hermano de 39 años de edad, Moses Farrow, quien al contrario que ella considera que la verdadera madre del cordero, la culpable de este embrollo es Mia Farrow. Moses consideraba recientemente en una entrevista a la revista People que la actriz fue con ellos “abusiva física y emocionalmente”… “Ahora que ya no vivo con miedo de su rechazo soy libre de compartir cómo ella me cultivó y me lavó el cerebro”. Según Moses, Mia Farrow creó una atmósfera de miedo y odio hacia su ex pareja y respecto al hecho descrito por su hermana ha afirmado:  “Ese día había seis o siete personas en casa. Nadie estaba en un cuarto cerrado; mi madre salió astutamente para irse de compras. No sé si mi hermana realmente cree que ha sido violada o lo está haciendo para agradar a mi madre. Sería una motivación muy fuerte, ya que tenerla en tu contra es algo terrible”… “se enfurecía de una manera aterradora; nunca sabías qué podría hacer”.

Woody Allen, Mia Farrow y sus hijos, Dylan y Moses. GTRESONLINE

El genial y octogenario director norteamericano (82 recién cumplidos) vive en un sobresalto periódico estos últimos años con la reactivación de ese caso que se remonta a un cuarto de siglo y que independientemente de cualquier calificación debería considerarse prescrito. Su cinematografía ha ido adquiriendo una gradación dramática que en el caso de la última entrega, Wonder Wheel, pese al maravilloso tratamiento cromático de Vittorio Storaro, vira a una tonalidad sombría que delata sin duda el estado de ánimo del cineasta; sus personajes se ven sometidos a la tiranía de una fatalismo que no les permite escapar de la infelicidad, a la que pretenden hacer frente con la ayuda del amor en sus diferentes versiones: el interesado, el resignado o el ingenuo. El amor y la vida, según Allen, dan unas vueltas del todo imprevisibles.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser F.

    Qué transparente misoginia!

    Las acusaciones contra Woody Allen por dos de sus hijos (más la prueba irrefutable de que SE CASÓ CON LA HIJA DE SU PAREJA de la cual hizo fotos más que sugerentes cuando solo era una niña) son solo acusaciones infundadas y especulaciones, pero cuando Moses acusa a Mia Farrow de ser manipuladora y dañina… eso sí es verdad, eso sí que tenemos que creerlo.

    Qué vergüenza que te permitan publicar semejantes barbaridades. Todos estos hombres que dices que “hay que esperar al juicio” han reconocido los abusos, no hay que esperar a ningún juicio. Kate Winslet defiende a Woody Allen porque quiere desesperadamente otro oscar que no va a conseguir porque gracias al movimiento #MeToo la carrera de Woody Allen está con respiración asistida.

    Disfruta de tus últimos artículos como retrógrado misógino, con suerte te quedan pocos.

    18 diciembre 2017 | 10:10

  2. Dice ser Hugo

    Cuando se hicieron las fotos Soon-Yi tenía entre 19 y 21 años, no era una niña sea cual sea la amplitud que se le quiera dar al término. La policía encargó una investigación a una clínica especializada en abuso sexual a menores, que concluyó que no había existido abuso. En el momento de supuestamente producirse los hechos los niños eran visitados habitualmente por dos psicólogas, que declararon que no creían que se hubiera producido abuso; el servicio de protección del menor del Estado de Nueva York realizó su propia investigación independiente, que concluyó que no había existido abuso. En sus primeros relatos la niña contaba conjuntamente con el supuesto episodio de abuso lo malo que era Allen por irse con Soon-Yi y su pobre, pobre madre que había desperdiciado su carrera en las películas de Allen.
    ¿Cómo hemos llegado a esto? Quizá el propio Ronan Farrow se lo contó al propio Allen en una de sus vistas supervisadas
    There is strong evidence in the record from neutral observers that Mr. Allen and Satchel basically have a warm and loving father-son relationship, but that their relationship is in jeopardy, in large measure because Mr. Allen is being estranged and alienated from his son by the current custody and visitation arrangement. Frances Greenberg and Virginia Lehman, two independent social workers employed to oversee visitation with Satchel, testi ed how “Mr. Allen would welcome Satchel by hugging him, telling him how much he loved him, and how much he missed him.” Also described by both supervisors “was a kind of sequence that Mr. Allen might say, I love you as much as the river, and Satchel would say something to the e ect that I love you as much as New York City * * * then Mr. Allen might say, I love you as much as the stars, and Satchel would say, I love you as much as the universe.” Sadly, there was also testimony from those witnesses that Satchel had told Mr. Allen: “I like you, but I am not supposed to love you;” that when Mr. Allen asked Satchel if he would send him a postcard from a planned trip to California with Ms. Farrow, Satchel said “I can’t [because] Mommy won’t let me;” and on one occasion when Satchel indicated that he wanted to stay with Mr. Allen longer than the allotted two-hour visit, “Satchel did say he could not stay longer, that his mother had told him that two hours was suficient.” Perhaps most distressing, Satchel “indicated to Mr. Allen that he was seeing a doctor that was going to help him not to see Mr. Allen anymore, and he indicated that he was supposed to be seeing this doctor perhaps eight or ten times, at the end of which he would no longer have to see Mr. Allen.”

    Llevaron al niño a un doctor para que le ayudase a no ver ver nunca más a Allen. Tendría que ir a ocho o diez sesiones y ya no tendría que volver a verle. Más claro, agua

    18 diciembre 2017 | 11:31

  3. Dice ser Reflexion

    Juan Carlos Rivas, no tienes muy claro quien son los pecadores y los justos en tu articulo. Personalmente pienso que Woody Allen es uno de los mejores cineastas de los ultimos años. Pero este caso que apuntas no va de su trabajo. Tal vez Mia Farrow sea una persona detestable a distancias cortas, pero tampoco va de su caracter (aunque la acusas de manipuladora sin despeinarte cuando dos parrafos antes te quejabas de un periodismo oportunista que no dudaba en arrojar a la hoguera antes de tener pruebas). De lo que va esto es que hay una mujer que se siente victima y que busca que su voz suene.Tal vez sea una forma de buscar publicidad(una bastante retorcida,la verdad) o que tiene un odio tan profundo por su padre adoptivo que quiera arruinarle la vida. Pero lo que si existe es una duda que no se clarifico satisfactoriamente en la demanda anterior. Para mi no hay nada tan perverso que un abuso sexual y por supuesto, por justicia a la victima, dicho delito no deberia prescribir. No es tan descabellando que a la luz de los ultimos acontecimientos, se investigue y que si al final resulta que todo es un complot y Dylan Farrow ha sido manipulada, el principal beneficiario seria Woody Allen. No se porque hay tanto miedo, pero como vemos en las acusaciones de delitos sexuales siempre se desacredita la voz de la victima.
    Falta reflexion y equidad en el articulo.

    18 diciembre 2017 | 13:09

  4. Dice ser Ronald Psmith

    ¡Al bonito linchamiento!, ¡no se pìerda el lujoso linchamiento del personaje! Así más o menos se sienten y actúan quienes arremeten contra algún famoso aprovechando la ola de “abusos de féminas” que nos invade. La gente no tiene muy claro si condena a Woody Allen por el -presunto- abuso de quien ahora es su esposa o por el -menos que presunto- abuso de otra hija, pero la oportunidad de desahogar la propia mediocridad atacando a alguien como Allen es suficiente para lanzarse a su cuello sin más pruebas ni juicio legal. Pues nada, disfruten y sean dignos sucesores de aquellos que denunciaban a algún vecino a la Inquisición sin más pruebas. Ni falta que hacía. Y me callo lo referente a todas esas estrellas que denuncian que fueron víctimas de abusos hace… 30 años o más.

    18 diciembre 2017 | 16:03

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.