Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘prensa gratuita’

Cierra el diario Metro, nuestro más antiguo competidor

El diatro Metro acaba de comunicar oficialmente el cierre de sus actividades en España. En estos momentos de durísima competencia por ganar lectores y anunciantes, mi primera reacción -soy humano- ha sido de cierto alivio. Sin embargo, inmediatamente, me he sentido ruín y miserable al pensar en el casi centenar de compañeros que han perdido su empleo pese a haber hecho un trabajo espléndido.

Al final, el cierre de Metro, causado por esta tremenda crisis económica, me ha puesto triste.

Cuando un diario cierra, todos perdemos un poco de nuestra libertad de expresión.

Lo siento mucho compañeros. Habéis sido unos competidores duros y nobles. Y merecéis lo mejor en vuestro futuro profesional.

He enviado un mensaje de afecto y solidaridad a mi colega, el Director General de Metro, y otro, que adjunto a continuación, a todos mis compañeros de 20 minutos.

—-

“Queridos colegas:

Como veréis por el comunicado oficial que os adjunto, nuestro más antiguo competidor, Metro, cierra su actividad en España. Es una noticia triste para todos nosotros y para la prensa española. Por varias razones.

En primer lugar, porque deja en el paro a un montón de compañeros que han estado haciendo un buen trabajo.

En segundo lugar, es un golpe duro para un sector emergente como el de la prensa gratuita, ya que puede arrojar dudas sobre la consolidación de nuestro modelo de negocio. Por todo ello, lamentamos el cierre de Metro.

Como sabéis, atravesamos tiempos muy duros, no sólo para la prensa sino para todos los sectores económicos. A pesar de todo ello, nuestra situación es muy distinta a la de nuestros competidores. Nuestra inversión en número de ejemplares y en producto, y el duro ajuste realizado en los costes de 2008, nos garantizan una posición muy sólida para aguantar la recesión y salir reforzados de esta crisis.

Nuestro presidente, Sverre Munck, ha sido muy directo al enviarme este mensaje que os copio:

“Do not despair! Yes, I think it will get uglier in terms of unemployment, media companies failing, etc. We have to ensure the right cost structure; we have the best product and sales people; and we will prevail. When the dust settles we will still be standing, and there will be new opportunities in the ruins of the fallen giants”.

En estos momentos, os animo a mantener el alto nivel de profesionalidad y el entusiasmo que habéis demostrado hasta ahora y que ha convertido a 20 minutos en el diario más leído de la historia de España. Debemos estar muy orgullosos por ello.

Un abrazo

Jose

José Antonio Martínez Soler

Director General

—–

Comunicado oficial de METRO

29 de enero de 2009

Metro International cierra sus operaciones en España

Metro International S.A. (“Metro International”), el periódico internacional más grande del mundo, ha anunciado el cese de las actividades de su filial en España, Metro News S.L. (“Metro Spain”), que publica el diario gratuito Metro en 7 ciudades españolas. La decisión también afecta a la totalidad de la plantilla. Las ediciones de Alicante, Castellón y Valencia no pertenecen a Metro Internacional, por lo que no se verán afectadas por esta decisión.

Así, el jueves 29 de enero ha sido el último día de publicación de Metro. Hasta el momento de la finalización de las operaciones en España, Metro era el quinto diario más leído en el país con más de 1,8 millones de lectores.[1] Metro Spain quiere dar las gracias a los lectores que le han acompañado en estos años y que han ayudado a mejorar cada día.

El diario se lanzó con éxito en 2001, pero debido al incremento de la competencia y a la cada vez mayor debilidad de la economía, las operaciones han experimentado continuas pérdidas a lo largo de los últimos años. Como medida para evitar el cierre, Metro ha analizado diversas oportunidades de fusión a lo largo del año 2008, sin embargo, el volumen de pérdidas del mercado de prensa gratuita ha dificultado el encontrar una alternativa que lograra mejorar el futuro financiero de Metro Spain.

La situación actual de los mercados financieros internacionales y la continua caída en el volumen de ventas de espacios publicitarios, especialmente en los últimos meses, han causado gran impacto en todo el sector de los medios de comunicación y han llevado a Metro a una situación insostenible. Así, las ventas durante diciembre y enero han caído muy por debajo de lo proyectado y las previsiones para 2009 contemplan importantes descensos.

En opinión de Per Mikael Jensen, consejero delegado y presidente de Metro Internacional: “Pese a los grandes esfuerzos de la dirección y los empleados de Metro en España por revertir la situación, nos vemos obligados a cerrar nuestras operaciones en el país. A pesar de que Metro Spain ha perdido menos dinero que su competencia en prensa gratuita, el empeoramiento de la economía española, que durante el inicio de 2009 ha llevado al colapso del mercado publicitario, ha provocado un incremento inesperado en las pérdidas. Esto unido a la fuerte competencia en un mercado cada vez más débil, han provocado que la única solución viable sea el cierre de la empresa. En este punto, no se justifica continuar con la inversión en España, por lo que Metro Internacional centrará sus recursos en áreas de crecimiento donde podamos crear valor a largo plazo para nuestros accionistas”.

Martin Alsander, vicepresidente ejecutivo de Metro Internacional, afirmó: “Quiero agradecer sinceramente a nuestros empleados en España su esfuerzo y duro trabajo en estos tiempos tan difíciles. Gracias a este excelente grupo de personas hemos podido editar día a día durante años uno de los diarios más valorados de toda España. No obstante, las malas perspectivas económicas unidas a las elevadas previsiones de pérdidas, nos obligan a tomar una decisión orientada a salvaguardar los intereses globales del grupo Metro International”.

——

P.S. He cortado dos comentarios (de 127) escritos con muy mal gusto y con palabras soeces no permitidas en este blog. Uno estaba firmado por un tal “Mr. Tu Puta Madre” y el otro, igualmente fino, lo firmaba un tal “Le merde” que hacía honor a su firma.

A los demás comentaristas, gracias.

Terremoto, naufragio, tempestad, tsunami…¿Qué más?

La crisis financiera de Estados Unidos pide paso y ya no hay columnas ni palabras suficientes para comunicar a los lectores tan descomunal desaguisado. Los libremercadistas, neoliberales o neoconservadores (hoy agazapados) no saben qué decir. Los tertulianos de la radio y la prensa (con honrosas excepciones), tampoco.

Los dos primeros diarios de pago de España coinciden hoy en el tema y en el tamaño del titular: Wall Street a cinco columnas. Hemos agotado el diccionario de sinónimos y superlativos:

Tempestad, naufragio, terremoto, rescate, tsunami, “in extremis”…

Tantas veces hemos dicho ¡que viene el lobo!, o ¡que viene el crack del 29!, etc., que ya no nos quedan palabras y la exageración se nos sale de la portada.

Para nuestro consuelo, nos queda al menos -eso sí- El Roto con su genial clase de Economía. De modo que eran unos delincuentes… Pues sí. En buena parte, unos eran embaucadores, otros eran ganchos y otros éramos primos. Todos unidos por la codicia. Y esto se repite con frecuencia en pequeña escala. En gran escala, suele repetirse -como nos decía Galbraith en Harvard“siempre que una generación se olvida de la crisis que sufrió la generación anterior”.

Me critican -y con razón- porque he dedicado pocos comentarios en este blog a la crisis económica, habiendo estado tan presente en las portadas de los diarios. Es cierto. Por un lado, tengo la excusa fácil del exceso de trabajo (y varios viajes) para hacer frente precisamente a esta crisis, que también nos azota en 20 minutos, aunque menos que a la media de la prensa.

Pero, por otro lado, es que leo y oigo tantas vaguedades, tanta demagogia, tantas tonterías sobre el origen y consecuencias de esta crisis financiera que me dan ganas de volver a estudiar a la Universidad.

Recuerdo al maestro José Luis Sampedro, catedrático de Estructura Económica (antes se llamaba así), que nos enseñó a hacer siempre la siguiente pregunta. Un día, en el Ateneo de Madrid, le celebré sus enseñanzas y me replicó, jocoso como es él:

“Todo lo que yo pude enseñarte de Economía no vale para nada”.

Cuando me enfrento a crisis como ésta, le recuerdo -siempre con afecto y admiración- y le doy cien veces la razón y las gracias.

¡Qué poco sabemos -o queremos reconocer- sobre las miserias de la condición humana!

Estoy casi seguro de que mi hijo mayor (Erik) no sabe o no recuerda la crisis de Ruiz Mateos y mi hijo pequeño no tiene ni idea de quien es Mario Conde. Nuestra memoria es frágil y selectiva. Muchos lectores de El Mundo habrán olvidado que Mario Conde, el causante de la gran crisis de Banesto, fue accionista fundador y gran inspirador del diario de Pedro Jota.

En este artículo sobre Rumasa de El Mundo de hoy se hace referencia varias veces al dinero del contribuyente. Por el contrario, en el artículo de al lado sobre Mario Conde y Banesto, del mismo diario, no se menciona para nada el dinero del contribuyente.

¿Por qué será, será…?

Muy oportuno este artículo de Miguel Angel Aguilar sobre el poder de la Iglesia Católica en España. El Parlamento (o sea el pueblo español) ha elegido a Carlos Dívar, nuevo presidente del Poder Judicial y del Tribunal Supremo (el presunto Tercer Poder del Estado)

¿Qué fotografía han destacado de él los dos grandes diarios de pago?

El País le pone en portada, genuflexo, rindiendo pleitesía al levantisco cardenal Rouco Varela, jefe de la Iglesia Católica en España (¿el 5º Poder?).

El Mundo le pone directamente de rodillas (¡señor!) ante el sagrario.

¿Quo Vadis Zapatero?

Consideraciones a un arzobispo

MIGUEL ÁNGEL AGUILAR en El País 30/09/2008

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y arzobispo de Madrid, Su Eminencia el cardenal Antonio María Rouco, y algunos de sus colegas en el Colegio Cardenalicio se han referido en diversas ocasiones a la Iglesia perseguida, como si ésa fuera la situación que se viviera en nuestro país. La aparición con sus vestiduras talares de los obispos en manifestaciones callejeras ha sido frecuente en la anterior legislatura y ya se anuncian nuevas convocatorias en relación a distintas medidas legislativas en vigor, como la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, o de proyectos que modificarían la actual regulación sobre el aborto. Pero esa etiqueta de “Iglesia perseguida” se compadece mal, por ejemplo, con la consideración de General de División que se ha concedido al excelentísimo y reverendísimo señor don Juan del Río Martín, Arzobispo Castrense de España, sobre la que más adelante volveremos.

Con Zapatero, “la Conferencia Episcopal ha alcanzado sus últimos objetivos económicos”

Entre tanto, el Gobierno socialista del abominado José Luis Rodríguez Zapatero ha sido muy diligente colmando las aspiraciones de la CEE en el plano de la financiación al elevar del 0,5 al 0,7 el porcentaje de la cuota líquida a ingresar del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que los contribuyentes pueden asignar a la Iglesia, sin que suponga recargo alguno para quienes así lo decidan. La cuestión es que si bien las encuestas del CIS registraban en 2007 que un 78% de los españoles se declaraban católicos, a la hora de marcar con una cruz la casilla que destina fondos a la Iglesia sólo lo hacían una tercera parte de los mismos.

Como reconocía el responsable de asuntos financieros de la Conferencia Episcopal y decano de la Facultad de Economía, profesor Fernando Jiménez Barriocanal, bajo los Gobiernos de Aznar todo eran cortesías verbales pero el avance real en el plano de los dineros era ninguno, mientras que ahora con el presidente Zapatero “la CEE ha alcanzado sus últimos objetivos económicos”. Además, tan relevantes logros se han obtenido sin dejarse pelos en la gatera. Es decir, sin reducir los niveles de agresión practicados desde la bendita emisora episcopal, a cuya antología de insultos hizo referencia en estas páginas del diario EL PAÍS el profesor Joaquín Roy (véase columna titulada Entre un gilipollas y una negra resentida publicada en la edición del pasado 4 de septiembre). La siembra del odio y del antagonismo entre españoles sigue siendo la labor apostólica más destacada de la Cadena con los frutos magníficos que ya se empiezan a recoger.

Enseguida nos entregaremos a preparar con el debido celo, sin cicatería alguna, la venida de Su Santidad el Papa Benedicto XVI a España para presidir un gran encuentro anunciado y es seguro que las autoridades y los fondos del erario público cooperarán de modo decidido a su mayor esplendor. Otra cosa es que las palabras que nos reserve el Sumo Pontífice tengan poco que ver con las pronunciadas en su reciente visita a Francia donde ha tratado del laicismo positivo, un esquema que nosotros por nuestra inmadurez tenemos fuera de alcance. De España la Sede Apostólica quiere otra cosa bien distinta y mientras tanto los obispos nativos seguirán inflamados en la defensa de sus ventajas históricas. Como escribió Cyril Connolly (véase Obra selecta. Editorial Lumen, Barcelona 2005) “la Iglesia, cuando ha sido lo bastante fuerte para hacerlo, ha traicionado sus principios espirituales”.

Recordemos que en los tanteos preelectorales de 2007 se escucharon algunas bravatas socialistas sin sentido a propósito, por ejemplo, del proyecto de suprimir los funerales de Estado, que fueron desmentidas por quienes eran mayores en edad, saber y gobierno. Pero sucede que un repaso exhaustivo al Derecho Eclesiástico del Estado permite comprobar que esa figura de “funerales de Estado” no existe en el ámbito legal. Fue uno de esos inútiles combates fantasmales emprendidos mientras se dejan pasar ocasiones preciosas para que las cosas queden en su sitio. Así se habló también de la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, con un texto impecable, mientras se garantizaba la intangibilidad de los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede de 4 de diciembre de 1979, negociados antes de la Constitución como por todas partes se hace notar, que están reclamando con urgencia nueva redacción.

Volvamos a la consideración de General de División concedida al Vicario General Castrense de España y observemos que el Acuerdo sobre Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas en ninguno de sus siete Capítulos ni de sus dos Anexos menciona que deba concederse esa consideración de General de División al arzobispo titular del citado Vicariato. Si se tratara tan sólo de señalar una equiparación retributiva debería hacerse de otro modo para evitar confusiones fuera de lugar. El Gobierno ha renunciado otra vez a las tareas para las que es competente. ¿Por qué?

FIN

—-

Maria Teresa Fernández de la Vega habló hoy de los diarios gratuitos y ¡lo hizo a favor!. Es valiente la vice. Gracias.

Crece la prensa gratuita… con fascículos de pago

Llevo un par de días desconectado de los blogs y, por los comentarios que leo ahora, parece que hace un siglo.

La verdad es que la tormenta afectó ayer tarde a mi conexión ADSL de Telefónica, en mi casa, y aún no me la han arreglado. Me dicen que se escacharró algo gordo en El Escorial y que afecta a toda la zona. Sin embargo, mi vecino, que tiene Wanadoo, se conecta sin problemas, a pesar de la tormenta. Ya veremos.

Intentaré poner algo en el blog, desde el ordenador de mi despacho -aunque sea en horas de trabajo. Por eso, me voy a permitir un breve corte publicitario a favor de 20 minutos. No me negarán que hace tiempo que no practico el autobombo.

La idea procede de la página 14 de El País de hoy, a raiz de este chiste del maestro Forges:

Las demás promociones ofrecidas por los diarios del quiosco de Forges, difíciles de leer en la reproducción, son las siguientes:

“Agujetas Fitness”, “Portavoces crispadores de berjuso”, “Gaitas celtas”, “Torped- mund-“, “Globos aerostáticos”, “Txapelas y Txistus (sólo de Bilbao, ojo)”, etc.

Me alegra comprobar que la idea revolucionaria de los diarios gratuitos (ya saben que “20 minutos” es “el primer diario que no se vende”) se va extendiendo por todo el mundo.

En algunas universidades podemos ver restos de montones de diarios antiguos, mal llamados “de pago”, que, a última hora de la tarde, no han sido recogidos por los estudiantes a pesar de que se los ofrecen gratis. Parece que no los quieren ni regalados, mientras 20 minutos se agota mucho antes por el mismo precio en pesetas que en euros: cero.

Algunos editores, mal llamados “de pago”, no saben qué demonios hacer para atraer a los jóvenes hacia la lectura de sus diarios tradicionales, con el fin de mejorar su actual penosa tasa de reposición.

Es decir, se les van más lectores de edad avanzada (algunos por defunción) de los que ganan de edades juveniles. Saben que si no rejuvenecen su audiencia no tienen futuro. Sólo prometen para el pasado. Y lo mismo digo de los diarios on line.

Ultimamente están recurriendo -y quizás abusando, pues, como se ve, ya son cosa hasta de chiste- a las promociones de pago con las que practicamente te regalan el diario.

Siempre ha habido algún tipo de promoción ligada a objetos, más o menos cultos, de lectura o música. Pero recientemente aparecen promociones de lo más estravagante y llamativo. No tengo nada en contra de ellas. Solo apunto que los desesperados editores “de pago” nos venden todo tipo de chamarilería (patinetes, maletín de la señorita Pepis, discos, libros, cubiertos, vajillas, etc.) y nos regalan el diario.

¡Bienvenidos al mundo de la prensa gratuita!

Pero para ganar a los lectores jóvenes, no basta con bajar el precio del diario a cero, como hicimos nosotros al fundar 20 minutos, sino que también hay que intentar elevar el interés de su contenido hasta el infinito.

“Bajar el precio a cero y subir el interés al infinito” fue el lema que nos inspiró al lanzar esta hermosa aventura de 20 minutos.

Los 2.484.000 lectores diarios que nos han colocado por encima de Marca y de El País, como líderes absolutos de la prensa española (siempre según el EGM que nos mide a todos por igual), y los anunciantes que han confiado en la eficacia de nuestro medio, han hecho todo lo demás. Gracias a todos por habernos elevado al nº 1 del ranking de lectores en España, sin necesidad de ofrecerles chamarilería; sólo noticias, servicios y entretenimiento.

FIN del corte publicitario.

Mil perdones. Se me fue un poco la mano porque la pasión me ciega…

Ahora vuelvo a mi trabajo.