Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘Jose Juan Diaz Trillo’

Cultura: Solo para enamorados del Cabo de Gata (y 2)

El Cortijo del Fraile se cae a pedazos. Allí se cometiron los crímenes que inspiraron a Federico García Lorca para su obra “Bodas de Sangre” y es un icono cultural, arquitectónico e histórico del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Por eso, pedí anteayer su restauración urgente al Consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, durante la sesión ordinaria de la Junta Rectora del Parque Natural que celebramos en Almería.

La primera parte de mi intervención como Presidente de la Junta Rectora, la dediqué a la belleza del Parque, lanzando un SOS para acabar con la basura en esta joya virgen de la Naturaleza que es el Cabo de Gata. La segunda parte, que viene a continuación,la dediqué a la Cutura y a la Participación. Esta fueron mis palabras:

El Cortijo del Fraile, en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

2.- CULTURA

Desde hace 23 años, el Cabo de Gata está oficialmente en el gran mapa físico, biológico y geológico protegido de Europa. El segundo de mis objetivos es poner también al Cabo de Gata en el lugar que le corresponde en el mapa cultural de Europa.

El Parque, por su prístina virginidad, por su rareza geológica y por la singularidad y riqueza de su fauna y flora, es único en Europa. Es “un paisaje del alma” y, por su dramatismo volcánico y su dureza semidesértica, no es apto para todos los gustos.  Es –eso sí- una Arcadia feliz que ha excitado y excita la fantasía de muchos creadores sensibilizados con la unión del Arte con la Naturaleza.

Si somos capaces de salvar y reconstruir los BIC que están en peligro, y recuperar la literatura, el arte, la ciencia y la historia que inspira y transpira el Parque, sueño con que, algún día, sea declarado por la UNESCO no sólo Geoparque o Reserva de la Biosfera (que ya lo es, y a mucha honra) sino también “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

Algunos me llamarán utópico o iluso –y nos les faltará razón. Pero, tanto en la vida profesional como personal, siempre me ha inspirado la cita, ya clásica, de que “lo difícil se hace, lo imposible se intenta”.

Unos geólogos relevantes del Yellowstone (el primer parque natural del mundo), a quienes traje de visita hace unos años, me dijeron que, por su valor científico y didáctico, los almerienses no sabíamos bien lo que teníamos en Cabo de Gata. Y lo hicieron con estas palabras:

“Esto es un laboratorio a cielo abierto para estudiar el planeta”

Me hicieron recordar, con emoción, mis paseos juveniles por los parajes semiáridos del Cabo, buscando hierbas y bichos con el hermano Rufino, el mayor sabio que he conocido.

Se que lo que me propongo no es tarea fácil y tenemos tajo para rato. ¡Qué lastimica da, querido Consejero, ver  caerse a trozos El Cortijo del Fraile, una pieza relevante de la arquitectura almeriense, en el corazón del Parque! Allí se cometieron los crímenes que inspiraron a Federico García Lorca para su obra “Bodas de Sangre”. El labrador del Cortijo, que se quedó compuesto y sin novia, ha estado regando, hasta hace pocos años, los árboles que Doña Paquita Díaz tiene en el Parque.

Y hay otros casos de abandono cultural flagrante. Apenas quedan en pie los muros del Cortijo de la Unión de nuestra Carmen de Burgos, La Colombine”, en Rodalquilar. Y la Iglesia de Las Salinas, un icono del Parque con los flamencos rosados al fondo, está a pidiendo a gritos su restauración; tanto o más que los molinos de viento, los aljibes, las norias, el Castillo de San Pedro, las atalayas, los cortijos abandonados, los balates, las barcas, los telares, la artesanía del esparto, las jarapas, los hornos de alfarería, las minas, los museos y otras joyas arquitectónicas, arqueológicas o artesanales que enriquecen las señas culturales del Parque.

Iglesia de Las Salinas, en Cabo de Gata; otro icono del Parque Natural.

Para poner el Cabo de Gata en el mapa cultural de Europa pediré también a esta Junta Rectora su apoyo para la creación de otro Grupo de Trabajo sobre  “BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN”, dentro de la Comisión de Educación y Cultura.

¿Y cómo vamos a perder la oportunidad espléndida que nos va a brindar la próxima llegada de AVE a nuestra capital para poner el Cabo de Gata en el mapa ferroviario de Europa? Pido al Consejero que solicite al Ministerio de Fomento que la estación final del AVE en nuestra provincia se llame “ALMERIA-CABO DE GATA”. Ya lo veo: “Estocolmo-Cabo de Gata” en tren. O, mas lejos aún, cruzando Europa desde el Ártico hasta el Mediterráneo: “Cabo Norte-Cabo de Gata” en tren.

y 3.- PARTICIPACIÓN

Y lo último, pero no lo menos importante, es reclamar a la ciudadanía y a las instituciones públicas y privadas su máxima implicación y PARTICIPACIÓN en esta tarea maravillosa, y tan gratificante, de salvar y conservar el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar para entregarlo en mejores condiciones a nuestros hijos y nietos.

Sin la participación y la complicidad ciudadanas no habrá salvación para el Parque. Será pasto de la voracidad de unos y de la apatía de otros si la generosidad y la compasión inter generacional, a largo plazo, no logran superar a la avaricia ciega del corto plazo.  Y la Junta Rectora –como órgano asesor de participación ciudadana que es- tiene una especial responsabilidad, precisamente, a la hora de promover y ensalzar dicha participación.

¿Cómo podemos pedir participación a los ciudadanos y a las instituciones si nuestras propias sesiones ordinarias se hacen a puerta cerrada, en secreto, sin luz ni taquígrafos?

Desconozco si hay alguna norma que prohíba la asistencia de la prensa, online y off line, de la radio y de la televisión a las sesiones de esta Junta Rectora. Creo que basta con la opinión favorable del Presidente y/o de la mayoría del Pleno. Todos los parlamentos democráticos, sin excepción, tienen tribuna de prensa y tribuna de invitados. ¿Acaso no es este “Parlamento de la Naturaleza” igualmente democrático?

Prácticamente, todos los miembros de la Junta Rectora hemos sido elegidos, directa o indirectamente, por los representantes de la voluntad popular, a través del gobierno regional, de los gobiernos municipales o de las instituciones que representan a los agentes sociales.

Por ello, solicito el voto favorable de los miembros de la Junta Rectora para que, salvo excepciones justificadas, podamos grabar todas nuestras intervenciones y permitir la asistencia de periodistas y de público invitado a nuestras sesiones. Sólo así nos cargaremos de razón para poder reclamar la participación ciudadana para la consecución de los objetivos del Parque.

Voluntarios de ASOVAL recogen la basura que dejan en el Parque ciudadanos guarros e insolidarios

Con luz y taquígrafos garantizaremos el éxito y legitimaremos mucho más los trabajos de la nueva Comisión de PARTICIPACIÓN, COMUNICACIÓN Y DIVULGACIÓN que os propondré crear al llegar al Punto 8 del Orden del Día.

El 22 de diciembre de 2012 se cumplirán los 25 años –un cuarto de siglo- del reconocimiento oficial del Cabo de Gata como Parque Natural.  Por esa razón, uno de los objetivos concretos e inmediatos de dicha Comisión, o del Grupo de Trabajo que se cree a tal efecto, será la propuesta de actividades para la celebración de las BODAS DE PLATA del Parque Natural durante todo el año 2012 así como, cada año, las correspondientes al DIA DEL PARQUE.

Si los ciudadanos conocen al detalle nuestro trabajo y nuestros desvelos participarán con mayor dedicación y entusiasmo en las actividades que favorezcan la conservación y el desarrollo sostenible del Parque. También favorecerá la captación de fondos públicos y privados (Amigos del Parque, Patronos o Benefactores del Parque, subvenciones y donativos varios, etc.) que nos ayuden a alcanzar tales objetivos.

Estoy pidiendo la participación generosa de todos los ciudadanos de cualquier clase, color político y condición (y sobre todo de los jóvenes y de los medios de comunicación) en las actividades del Parque.

Arrecife de Las Sirenas en Cabo de Gata

Muy especialmente es mi deseo invitar, desde hoy mismo, (Punto 6, Artículo 4º del Reglamento de Régimen Interior de la JRCG-N) a asistir a estas sesiones de propuestas, análisis y debate, con carácter permanente y honorífico (es decir, con voz y sin voto), a los presidentes de la Junta Rectora que me han precedido en el cargo (José Guirao, José Luis Martínez Vidal y Andrés Sánchez Picón).

Por supuesto, hago extensiva esta misma invitación, por coherencia y justicia en un Estado de Derecho, y en base al mismo Artículo 4º ya citado, con carácter permanente y honorífico (con voz y sin voto), a dos propietarios relevantes de territorio dentro del Parque. Me refiero a doña Paquita Díaz, dueña de 14 kilómetros de la mejor costa del Cabo de Gata, o a su representante, y al representante de la empresa Michelín.

Para llevar a cabo todos estos proyectos, que acabo de esbozar muy esquemáticamente en esta mi primera intervención ante la Junta, y otros que propondré en futuras sesiones, preciso la asistencia directa de dos nuevos expertos, de acuerdo con lo que la normativa legal permite al Presidente.

En el Punto 7 del Orden del Día analizaremos el procedimiento de designación de expertos y les daré los detalles curriculares de mis dos candidatos (Rodolfo Caparrós, geógrafo, y David Uclés, economista) quienes ya me han manifestado que aceptan su nombramiento con entusiasmo, en el caso de que sean designados por esta Junta Rectora.  Por su especialización y su excelente trayectoria profesional (y medioambiental), ambos pueden cubrir una buena parte de mis carencias.

También me gustaría proponerles la ratificación de Abel La Calle Martos, actual miembro de esta Junta, como experto en Derecho Medioambiental –que tanta falta nos va a hacer.

Y en el capítulo final de agradecimientos quiero resaltar mi deuda impagable con el anterior Presidente de la Junta Rectora, Andrés Sánchez Picón, compañero de Facultad (y de pasillo) durante más de 12 años en la Universidad de Almería. Él es uno de los responsables directos de mi amor, y actual dedicación, al Cabo de Gata.  Gracias, Andrés.

Y gracias también Juan José Amate, miembro de esta Junta por IU-Los Verdes, por la información y colaboración que me hizo llegar por escrito. Y  –¡cómo no!- mi agradecimiento y mis disculpas al Consejero, a la Delegada de Medio Ambiente, Sonia Rodríguez, y a todos ustedes por atender pacientemente tan largo parlamento.

Muchas gracias.

——

(1) El Cortijo del Fraile, en pleno corazón del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, es un icono arquitectónico, cultural e histórico de la zona.

Belleza: Solo para enamorados del Cabo de Gata (1)

Ayer me estrené como Presidente de la J.R. del Cabo de Gata y lancé un SOS para limpiar y no ensuciar más esta joya de la Naturaleza.

Intervención de José A. Martínez Soler, presidente de la Junta Rectora del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, en la sesión celebrada el 13 de diciembre de 2010 en Almería.

Foto noticia publicada hoy en el Diario de Almería

Mis primeras palabras ante esta Junta Rectora tienen que ser de agradecimiento al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, presidido por José Antonio Griñán, que me nombró para este cargo, al consejero de Medio Ambiente, que me propuso, y a los miembros de esta Junta Rectora, quienes –pese a no ser biólogo ni geógrafo- me incluyeron en la terna de candidatos. Gracias a todos ellos. Trataré de no defraudarles.

Doy doblemente las gracias al Consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, por su presencia en esta reunión de la Junta Rectora y por sus palabras, que me animan a reforzar mi compromiso personal con la necesidad de conservar y mejorar esta joya de la naturaleza que es el Cabo de Gata; mi voluntad de entregarlo en mejores condiciones para las generaciones venideras; y también, por supuesto, mi compromiso decidido con un desarrollo equilibrado y armónico (económico, social y cultural) de los municipios afectados y bendecidos por el Parque Natural, que naturalmente tenga en cuenta los intereses legítimos de los ciudadanos que viven en los núcleos urbanos del Parque. No quiero que mi entusiasmo –motivado por mi amor al Parque- genere expectativas no realistas que, a la larga, puedan producir frustración.

Cuando el consejero Díaz Trillo me entregó este verano el mapa del Parque, como símbolo de mi nueva responsabilidad, en el acto oficial de toma de posesión como presidente de esta Junta Rectora, me emocioné como nunca pude imaginar. Allí estábamos, ambos en bañador, a la orilla del Mediterráneo, en la maravillosa playa de Las Amoladeras dentro del Parque Natural, dispuestos a liberar 80 tortugas bobas, que nacieron en las arenas de nuestro Parque, y que –como todos los almerienses errantes, como yo mismo- volverán al cabo de unos años a poner sus huevos en la misma tierra que las vio nacer.

Liberación de 80 tortugas bobas, el pasado 15 de julio, en una playa del Cabo de Gata.

Recuerdo sus palabras de entonces, que entroncan perfectamente con las que acaba de pronunciar hoy. Me nombraba presidente de esta Junta Rectora que definió –y muy bien- como “Parlamento de la Naturaleza” y me encargaba que velara por su conservación y desarrollo sostenible. El poeta –“Parlamento de la Naturaleza”, ¡qué bonita expresión!- se impone, a veces, al político.

Agradecí entonces y agradezco también ahora la oportunidad que el Gobierno de Andalucía –señor y gestor del Parque- me brinda para devolver a la tierra donde nací y crecí una parte –por mínima que sea- de la deuda que tengo con ella.

Esta pulsión que siento, por ser útil a los intereses generales y medioambientales de mis paisanos almerienses, me lleva a expresar aquí –a modo de moderada declaración de intenciones- las primeras ideas-fuerza que me gustaría compartir con mis colegas de esta Junta Rectora a quienes pido, desde ya, comprensión y ayuda para mejorarlas y llevarlas a cabo, si es posible, durante mi mandato.

Quiero basar mi Plan de Acción en tres pilares que considero fundamentales para la conservación y el desarrollo sostenible del Parque:

1) BELLEZA,
2) CULTURA y
3) PARTICIPACION.

1.- BELLEZA.

La belleza es uno de los principales activos del Cabo de Gata y, para ir directamente al grano, diré que tal belleza es absolutamente incompatible con la basura de origen humano que –sobre todo en verano- inunda algunos de sus parajes protegidos.

Basura a la entrada de las calas de Los Genoveses y Mónsul

Querido consejero y queridos colegas de la Junta Rectora: desde niño he recorrido y admirado muchos rincones bellísimos de nuestro Cabo de Gata. Jamás lo había visto tan lleno de porquerías y de basuras evitables como este verano. En mi llamada de alarma o de socorro anti-basura puede influir, quizás, el hecho de que ahora miro el Parque –escudriño el Parque- con otros ojos y otra responsabilidad, con mayor preocupación y mayor cariño si cabe. Y lamento no haberlo antes con la misma intensidad.

Pues bien, me siento incapaz de proyectar –como es mi deseo- una imagen positiva y atractiva del Parque, a los cuatro vientos, mientras no acabemos radicalmente, y con todos los medios a nuestro alcance, con esta invasión de basura que tanto debe avergonzarnos a todos los almerienses y a todos los andaluces. La limpieza del Parque –como nos ha dicho más de una vez el Consejero- es cosa de todos y a esa tarea convoco a todos los almerienses enamorados de este tesoro provincial que es el Cabo de Gata. Y, por esa labor, felicito a los miembros de ASOVAL (la Asociación de Voluntarios por Almería) y a su presidente, Nicolás Castillo, ya que dan un ejemplo espléndido y generoso recogiendo del suelo las basuras que otros ciudadanos, paisanos o forasteros, han ido tirando sin ningún pudor.

Como todos sabemos, cuanto mejor, más potente y más bella sea la imagen exterior que seamos capaces de proyectar del Cabo de Gata más protegido estará de cualquier eventual agresión. La buena imagen es, pues, garantía de protección. Por eso, pido ayuda especialmente a los niños, a los maestros y a los generosos voluntarios almerienses, seguramente mas sensibilizados que sus padres y abuelos con el Medio Ambiente, para que corrijan el comportamiento de esos adultos que dejan su basura en el Parque o la arrojan al mar desde los barcos y yates. “Tú la traes, tú te la llevas”, “No dejes huella”, “Tu basura va contigo” o “Basura cero” podrían ser lemas de nuestra campaña de limpieza.

Ese verano se han retirado de varias playas del Parque 70 toneladas de basura en seis semanas. Y los contenedores, grandes o pequeños, son reclamos alrededor de los cuales se extienden las basuras impunemente porque apenas hay multas relevantes para los infractores.

En el Punto 8 del Orden del Día seré más explicito al pedirles que apoyen mi propuesta de creación de un nuevo Grupo de Trabajo sobre “LIMPIEZA”, dentro de la Comisión correspondiente que podría ser, quizás, la de “Infraestructuras y Servicios”. Los resultados de este Grupo de Trabajo pueden servir de “revulsivo” y contribuir, sin duda, al “tirón de imagen” que pedía Joaquín Sánchez, el representante de Asempal, en la última Junta Rectora.

La limpieza es condición necesaria, aunque no suficiente, para garantizar la protección futura del Parque. Sin ella, estaremos matando la gallina de los huevos de oro de nuestra provincia pues la basura, esparcida descaradamente por mar y por tierra por seres humanos maleducados e insolidarios, es incompatible con la belleza del paisaje y con el orgullo de ser almerienses.

(Continuará con Cultura...)

SOS para los enamorados del Cabo de Gata

El jueves pasado tomé posesión del cargo (o, más bien, de la carga maravillosa aunque pesada) de Presidente de la Junta Rectora del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Para un enamorado del Cabo de Gata, como yo, era una oferta de la Junta de Andalucía que no podía rechazar.  

Ahora solicito ideas y sugerencias a todos los enamorados del Cabo de Gata para preservar y mejorar el Parque Natural. Mi objetivo es dejarlo a mi sucesor, dentro de cuatro años, un poco mejor de como lo hemos recibido. Y es tarea difícil porque mi predecesor, el profesor Andrés Sánchez Picón, hizo un trabajo extraordinario como presidente del Parque durante los últimos cuatro años.

El consejero andaluz de Medio Ambiente, José Juan Diaz Trillo, me hizo oficialmente entrega del mapa del Parque en la Playa de las Amoladeras -una de las más bellas y de difícil acceso- próxima a Torregarcía, donde dicen que se apareció la Virgen del Mar a unos pescadores, y me encargó que  mimara y cuidara el Cabo de Gata como la joya única que es de la Naturaleza. Fue un acto sencillo, en bañador, a la orilla de mar -lejos de los despachos oficiales- y con la silueta imponente del Cabo de Gata al fondo.

Acompañamos, a continuación, a los niños de la asociacón ecologista Posidonia -uniformados de azul- hasta el rompeolas para la liberación de 80 tortugas bobas nacidas, hace un año, en esa misma playa.   Fue un acto muy emocionante. Los niños, un poco temblorosos, agarraban con fuerza y a dos manos el caparazón de las tortugas (recién salidas de las incubadoras) y las miraban con ternura aunque no sin cierta expresión de excitación y miedo a lo desconocido.

 Cada niño soltó su tortuga en la arena y la siguió con la mirada fija hasta que, mar adentro, la veía sacar la cabeza para tomar aire y penetrar de nuevo en las profundidades marinas para recorrer los océanos del planeta. Me recordó la escena de “Buscando a Nemo” camino de Sidney.

Estos quélidos o quelónidos (¿reptiles?), en peligro de extinción en el planeta, llevan un chip que los identifica con un número y una historia. La experta veterinaria que catalogaba con amor cada toruga me dijo que, dentro de unos años, volverían a la misma playa del Cabo de Gata que las vió nacer despues de haber recorrido medio mundo, medio mar, y un caparazón de casi un metro.

“Entonces estas tortugas marinas son como los almerienses” -le repliqué- “que nacemos aquí y nos vamos a recorrer el mundo pero siempre regresamos a nuestra tierra”.

Al día siguiente, rendí una visita de cortesía a doña Paquita Díaz, de 99 años, propietaria de los 17 kms de la mejor costa del Cabo de Gata (Genoveses, Mónsul, etc.) para agradecerle su labor en la salvación de este paraje maravilloso y único. Doña Paquita estuvo encantadora y feliz por haber sido nombrada “Hija Predilecta de Andalucía”, galardón que recibió de manos del presidente de la Junta, José A. Griñán, el pasado 28 de febrero.   Esta señora tiene una vida y una obra muy singulares que deberíamos escribir algún día para incorporarlas a la historia del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Lo dicho: todas las ideas de los enomarados de Cabo de Gata son bienvenidas. Gracias de antemano. El Parque me enimará a resucitar este blog, por tanto tiempo abandonado.