Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘Jose Antonio Griñan’

Belleza: Solo para enamorados del Cabo de Gata (1)

Ayer me estrené como Presidente de la J.R. del Cabo de Gata y lancé un SOS para limpiar y no ensuciar más esta joya de la Naturaleza.

Intervención de José A. Martínez Soler, presidente de la Junta Rectora del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, en la sesión celebrada el 13 de diciembre de 2010 en Almería.

Foto noticia publicada hoy en el Diario de Almería

Mis primeras palabras ante esta Junta Rectora tienen que ser de agradecimiento al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, presidido por José Antonio Griñán, que me nombró para este cargo, al consejero de Medio Ambiente, que me propuso, y a los miembros de esta Junta Rectora, quienes –pese a no ser biólogo ni geógrafo- me incluyeron en la terna de candidatos. Gracias a todos ellos. Trataré de no defraudarles.

Doy doblemente las gracias al Consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, por su presencia en esta reunión de la Junta Rectora y por sus palabras, que me animan a reforzar mi compromiso personal con la necesidad de conservar y mejorar esta joya de la naturaleza que es el Cabo de Gata; mi voluntad de entregarlo en mejores condiciones para las generaciones venideras; y también, por supuesto, mi compromiso decidido con un desarrollo equilibrado y armónico (económico, social y cultural) de los municipios afectados y bendecidos por el Parque Natural, que naturalmente tenga en cuenta los intereses legítimos de los ciudadanos que viven en los núcleos urbanos del Parque. No quiero que mi entusiasmo –motivado por mi amor al Parque- genere expectativas no realistas que, a la larga, puedan producir frustración.

Cuando el consejero Díaz Trillo me entregó este verano el mapa del Parque, como símbolo de mi nueva responsabilidad, en el acto oficial de toma de posesión como presidente de esta Junta Rectora, me emocioné como nunca pude imaginar. Allí estábamos, ambos en bañador, a la orilla del Mediterráneo, en la maravillosa playa de Las Amoladeras dentro del Parque Natural, dispuestos a liberar 80 tortugas bobas, que nacieron en las arenas de nuestro Parque, y que –como todos los almerienses errantes, como yo mismo- volverán al cabo de unos años a poner sus huevos en la misma tierra que las vio nacer.

Liberación de 80 tortugas bobas, el pasado 15 de julio, en una playa del Cabo de Gata.

Recuerdo sus palabras de entonces, que entroncan perfectamente con las que acaba de pronunciar hoy. Me nombraba presidente de esta Junta Rectora que definió –y muy bien- como “Parlamento de la Naturaleza” y me encargaba que velara por su conservación y desarrollo sostenible. El poeta –“Parlamento de la Naturaleza”, ¡qué bonita expresión!- se impone, a veces, al político.

Agradecí entonces y agradezco también ahora la oportunidad que el Gobierno de Andalucía –señor y gestor del Parque- me brinda para devolver a la tierra donde nací y crecí una parte –por mínima que sea- de la deuda que tengo con ella.

Esta pulsión que siento, por ser útil a los intereses generales y medioambientales de mis paisanos almerienses, me lleva a expresar aquí –a modo de moderada declaración de intenciones- las primeras ideas-fuerza que me gustaría compartir con mis colegas de esta Junta Rectora a quienes pido, desde ya, comprensión y ayuda para mejorarlas y llevarlas a cabo, si es posible, durante mi mandato.

Quiero basar mi Plan de Acción en tres pilares que considero fundamentales para la conservación y el desarrollo sostenible del Parque:

1) BELLEZA,
2) CULTURA y
3) PARTICIPACION.

1.- BELLEZA.

La belleza es uno de los principales activos del Cabo de Gata y, para ir directamente al grano, diré que tal belleza es absolutamente incompatible con la basura de origen humano que –sobre todo en verano- inunda algunos de sus parajes protegidos.

Basura a la entrada de las calas de Los Genoveses y Mónsul

Querido consejero y queridos colegas de la Junta Rectora: desde niño he recorrido y admirado muchos rincones bellísimos de nuestro Cabo de Gata. Jamás lo había visto tan lleno de porquerías y de basuras evitables como este verano. En mi llamada de alarma o de socorro anti-basura puede influir, quizás, el hecho de que ahora miro el Parque –escudriño el Parque- con otros ojos y otra responsabilidad, con mayor preocupación y mayor cariño si cabe. Y lamento no haberlo antes con la misma intensidad.

Pues bien, me siento incapaz de proyectar –como es mi deseo- una imagen positiva y atractiva del Parque, a los cuatro vientos, mientras no acabemos radicalmente, y con todos los medios a nuestro alcance, con esta invasión de basura que tanto debe avergonzarnos a todos los almerienses y a todos los andaluces. La limpieza del Parque –como nos ha dicho más de una vez el Consejero- es cosa de todos y a esa tarea convoco a todos los almerienses enamorados de este tesoro provincial que es el Cabo de Gata. Y, por esa labor, felicito a los miembros de ASOVAL (la Asociación de Voluntarios por Almería) y a su presidente, Nicolás Castillo, ya que dan un ejemplo espléndido y generoso recogiendo del suelo las basuras que otros ciudadanos, paisanos o forasteros, han ido tirando sin ningún pudor.

Como todos sabemos, cuanto mejor, más potente y más bella sea la imagen exterior que seamos capaces de proyectar del Cabo de Gata más protegido estará de cualquier eventual agresión. La buena imagen es, pues, garantía de protección. Por eso, pido ayuda especialmente a los niños, a los maestros y a los generosos voluntarios almerienses, seguramente mas sensibilizados que sus padres y abuelos con el Medio Ambiente, para que corrijan el comportamiento de esos adultos que dejan su basura en el Parque o la arrojan al mar desde los barcos y yates. “Tú la traes, tú te la llevas”, “No dejes huella”, “Tu basura va contigo” o “Basura cero” podrían ser lemas de nuestra campaña de limpieza.

Ese verano se han retirado de varias playas del Parque 70 toneladas de basura en seis semanas. Y los contenedores, grandes o pequeños, son reclamos alrededor de los cuales se extienden las basuras impunemente porque apenas hay multas relevantes para los infractores.

En el Punto 8 del Orden del Día seré más explicito al pedirles que apoyen mi propuesta de creación de un nuevo Grupo de Trabajo sobre “LIMPIEZA”, dentro de la Comisión correspondiente que podría ser, quizás, la de “Infraestructuras y Servicios”. Los resultados de este Grupo de Trabajo pueden servir de “revulsivo” y contribuir, sin duda, al “tirón de imagen” que pedía Joaquín Sánchez, el representante de Asempal, en la última Junta Rectora.

La limpieza es condición necesaria, aunque no suficiente, para garantizar la protección futura del Parque. Sin ella, estaremos matando la gallina de los huevos de oro de nuestra provincia pues la basura, esparcida descaradamente por mar y por tierra por seres humanos maleducados e insolidarios, es incompatible con la belleza del paisaje y con el orgullo de ser almerienses.

(Continuará con Cultura...)

Cantón, la oportunidad perdida para Almería

Este comentario sobre la retirada de Antonio Cantón (cofundador de Jaztell, Yoigo, etc.) como concejal socialista del Ayuntamiento de Almería y aspirante a candidato a la alcaldía va dedicado, en especial, a mis paisanos almerienses. Quien no tenga interés por las rencillas locales (y cutres) de mi tierra, puede (y debe, se lo recomiendo) dejar de leerlo ahora mismo. En realidad, es un desahogo personal. Si no lo escribo reviento, porque me revientan las injusticias y porque -todo hay que decirlo- Cantón es amigo mío y creo que ha sido maltratado, en su buena fe, por unos y por otros.  Concluidas mis vacaciones en Noruega y en Almería, ahí va mi comentario, en caliente:

La mano que mece la cuna

Las presuntas injurias y calumnias que, en el momento político oportuno, han alejado a Antonio Cantón, por dignidad y vergüenza torera, de su aspiración legítima a ser candidato socialista a la alcaldía de Almería –y con muchas posibilidades de gobernar- salieron, en efecto, de la boca del portavoz socialista José Antonio (Nono) Amate pero, en mi opinión, fueron implantadas allí, con fuerza irresistible, por los mismos poderes económicos de siempre: la mano que mece la cuna.

Antonio Cantón Góngora

No me sorprende el presunto delito de un político resabiado sino la total impunidad del socialista Nono Amate (64 años) tras acusar públicamente a Cantón 53 , sin prueba alguna, de no tener las manos limpias.
La razón me recomienda no publicar lo que voy escribir a continuación. Sin embargo, el corazón –tan traicionero- me impulsa a defender a un amigo y ex compañero en el Consejo de 20 minutos, a actuar como si fuera libre y a compartir con mis paisanos almerienses la preocupación que me embarga sobre el futuro de la tierra donde nací y donde me gustaría morir.

“Hay circunstancias –escribió Unamuno– en las que callarse es mentir”.

 Esta es, para mí, una de ellas. Vaya por delante que jamás fui militante de ningún partido político y que me gustaría que se produjera regularmente la alternancia en el poder, tan saludable para la democracia. Sin embargo, con más de 15 puntos de ventaja en las encuestas que conozco, los conservadores seguirán gobernando la ciudad de Almería, manteniendo inalterable el “status quo” del poder económico local y llenando de nuevos bichos anaerobios el sobaco derecho del Ayuntamiento.
En esta situación, no me han sorprendido las declaraciones presuntamente injuriosas y/o calumniosas del portavoz socialista municipal Nono Amate, en su declive político final, contra su compañero de grupo Antonio Cantón ni el momento procesal oportuno. Nono siempre ha vivido de la política y el miedo es libre. Lo que sí me ha sorprendido, y escandalizado, como digo, ha sido la impunidad total de la que goza el presunto delincuente.

Javier Menuezo, Antonio Cantón y Diego Asensio, el 24 de agosto de 2010 en Almeria

Javier Menuezo, Antonio Cantón y Diego Asensio, el 24 de agosto de 2010 en Almeria

Peor aún, me parecen miserables los abrazos y apoyos que algunos líderes socialistas andaluces le dispensan ostensiblemente a Nono Amate en actos públicos. Tras sus durísimas declaraciones en la televisión municipal, acusando al concejal socialista Cantón de no tener sus manos limpias y de ser un aspirante indigno y no respetable a la candidatura para la alcaldía de la capital, el PSOE andaluz dio la callada por respuesta. Nunca activó la comisión de disciplina o de ética (o como se llame) para investigar y, en su caso, castigar, al culpable de tamaño crimen contra la honra y el buen nombre de un concejal socialista; un compañero que Amate incluyó en su lista cuando Cantón ya era rico, copropietario del Hotel Catedral, y ya había creado miles de empleos en Telefónica, Jaztell, Yoigo, etc. y había pagado sus correspondientes impuestos. Y ya sabemos que el ejército que no cuida a sus heridos pierde la guerra.
He oído muchas voces, en privado, contra la impunidad de Nono Amate y la vergonzosa y cobarde actitud de algunos líderes socialistas andaluces y almerienses. Sin embargo, muy pocas críticas en público. Tiran la piedra y esconden la mano.  Solamente se alzó la voz valiente de Nerea, la secretaria de organización del PSOE de Almería, a instancias –me consta- de su jefe Diego Asensio, secretario general del PSOE de Almería,  quien, por un pésimo cálculo político, y a falta de Cantón, se ha visto obligado a tragar carros y carretas al apoyar a Juan Carlos Usero como candidato de descarte a la alcaldía. Como don Quijote, mi amigo Diego Asensio tendrá duelos y quebrantos.
Y lo entiendo: el miedo es libre, sobre todo para aquellos cegados por la pasión política o que nunca tuvieron otro empleo que el que les proporciona el PSOE, el PP u otro partido. La cobardía en política me produce tristeza, pero la entiendo perfectamente porque también yo he sido, en ocasiones, bastante cobarde. De hecho, salí corriendo cuando, hace mucho tiempo, unos amigos –entre ellos, Diego Asensio– me pidieron que fuera candidato independiente a la alcaldía de Almería en la lista del PSOE.

Antonio Cantón, doña Paquita y un servidor

Antonio Cantón, doña Paquita y un servidor

Pero el mensaje que quiero transmitir aquí no es sólo de tristeza sino, más bien, de rabia y de impotencia contra los poderes económicos locales crónicos que impiden, a cualquier precio, el cambio necesario y urgente que precisa mi tierra y que merecemos todos los almerienses por muy pusilánimes y abandonados que seamos.
Por eso, para mí son más relevantes los abrazos y palmaditas que Nono recibe en secreto de quienes le han utilizado como marioneta útil para alejar a Cantón, con malas artes, del eventual gobierno de la ciudad. Así, han impedido eficazmente el cambio del “status quo” económico y político, tan perjudicial para ellos y tan necesario para el progreso de Almería.

¿Por qué tenía que liquidar la derecha económica almeriense la eventual candidatura ganadora de Cantón a la alcaldía?

 Conozco bien a Cantón desde hace años y me constan su integridad ética, independencia económica y eficacia profesional. Ha sido miembro del Consejo de Administración del diario 20 Minutos del que soy Director General. Por cierto, dimitió como consejero para dedicarse más a su concejalía.
Cantón era digno y respetable y no tuvo problemas con Nono Amate, su jefe en el grupo socialista municipal desde que le puso en su lista hace cuatro años, hasta el mismo día en que dijo públicamente que aspiraba legítimamente a ser candidato socialista a la alcaldía de Almería.

José Antonio (Nono) Amate, portavoz del PSOE en Ayuntamiento de Almería

A más de un rico prócer del “status quo” debieron ponérsele entonces los pelos de punta. Y es que Cantón también es rico, aunque no tanto como ellos. En la web del PSOE declaró haber ganado 9 millones de euros en toda su vida antes de entrar en la política local. Lo que quiere decir que, sencillamente, tiene la vida resuelta y puede actuar libre de las presiones y ataduras que impone la supervivencia económica. O sea, que podría tomar decisiones, si quisiera, en beneficio de la ciudad y no necesariamente al servicio tradicional de los que manejan el cotarro y mecen la misma cuna en la que sestean juntos el portavoz socialista Nono Amate y el alcalde del PP  Luis Rogelio Rodríguez Comendador.
Visto así, Antonio Cantón era un alto riesgo no controlado para los controladores económicos habituales. En cuanto identificaron el peligro, pusieron en marcha el proceso que liquidó al aspirante previsiblemente díscolo, y dejó las cosas como estaban: un disparo en la televisión del Ayuntamiento y ¡barco al agua!. Rodríguez Comendador seguirá de alcalde  y Juan Carlos Usero administrará su derrota como portavoz socialista en el Ayuntamiento de Almería.

 El PP ya tiene preparada, por si acaso, aunque no le hará falta (“entre bueyes no hay cornás“), la campaña electoral contra Usero: los famosos y vergonzosos videos de sus asesores en la Diputación que, seguramente, desconocía el presidente Griñán cuando le apoyó como candidato.
El imaginario escenario dramático de Griñán enterrando al ingenuo ex consejero rebelde Martín Soler, con las herramientas de Nono Amate como experto sepulturero, ha desviado la atención sobre la madre del cordero. Con toda la guerrilla desplegada por Griñán contra Martín Soler (que no es pariente mío) nada hubiera impedido a Antonio Cantón ser elegido candidato socialista a la alcaldía de Almería (e incluso alcalde)… si hubiera tenido deudas, en lugar de activos, o hubiera tenido que depender de su sueldo de político o de las instrucciones irresistibles de ciertos ricos para vivir.
Pero -¡ay!- un hombre de familia modesta, hecho a sí mismo con becas, con ideales socialistas, un ingeniero creador de empresas y triunfador en las principales plazas económicas del mundo, que ha cortado orejas a muchos miuras, quiere ayudar a su tierra y a sus paisanos y… ¿qué le ocurre en nuestra Almería? Pues que unas vaquillas del ladrillo le dan un revolcón de muerte. Y, entretanto, quienes temen perder el sueldo de la política aplauden con su silencio al ganadero que mece la cuna, mientras corren en auxilio del presunto vencedor, un Nono Amate que tristemente acaba su carrera política (no económica) como marioneta de la derecha.
Desde luego, en mi opinión, Almería merece algo mejor que estas sucias guerras cutres entre políticos hipócritas y caciques locales de horizonte chato. ¡Qué lástima! Otra oportunidad perdida. Otra vez será, porque para los políticos honrados (que los hay a miles) no vale todo. Y la esperanza es lo último que se pierde.

¡Uff! Ya lo he dicho.