Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘federico garcia lorca’

Cultura: Solo para enamorados del Cabo de Gata (y 2)

El Cortijo del Fraile se cae a pedazos. Allí se cometiron los crímenes que inspiraron a Federico García Lorca para su obra “Bodas de Sangre” y es un icono cultural, arquitectónico e histórico del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Por eso, pedí anteayer su restauración urgente al Consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, durante la sesión ordinaria de la Junta Rectora del Parque Natural que celebramos en Almería.

La primera parte de mi intervención como Presidente de la Junta Rectora, la dediqué a la belleza del Parque, lanzando un SOS para acabar con la basura en esta joya virgen de la Naturaleza que es el Cabo de Gata. La segunda parte, que viene a continuación,la dediqué a la Cutura y a la Participación. Esta fueron mis palabras:

El Cortijo del Fraile, en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

2.- CULTURA

Desde hace 23 años, el Cabo de Gata está oficialmente en el gran mapa físico, biológico y geológico protegido de Europa. El segundo de mis objetivos es poner también al Cabo de Gata en el lugar que le corresponde en el mapa cultural de Europa.

El Parque, por su prístina virginidad, por su rareza geológica y por la singularidad y riqueza de su fauna y flora, es único en Europa. Es “un paisaje del alma” y, por su dramatismo volcánico y su dureza semidesértica, no es apto para todos los gustos.  Es –eso sí- una Arcadia feliz que ha excitado y excita la fantasía de muchos creadores sensibilizados con la unión del Arte con la Naturaleza.

Si somos capaces de salvar y reconstruir los BIC que están en peligro, y recuperar la literatura, el arte, la ciencia y la historia que inspira y transpira el Parque, sueño con que, algún día, sea declarado por la UNESCO no sólo Geoparque o Reserva de la Biosfera (que ya lo es, y a mucha honra) sino también “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

Algunos me llamarán utópico o iluso –y nos les faltará razón. Pero, tanto en la vida profesional como personal, siempre me ha inspirado la cita, ya clásica, de que “lo difícil se hace, lo imposible se intenta”.

Unos geólogos relevantes del Yellowstone (el primer parque natural del mundo), a quienes traje de visita hace unos años, me dijeron que, por su valor científico y didáctico, los almerienses no sabíamos bien lo que teníamos en Cabo de Gata. Y lo hicieron con estas palabras:

“Esto es un laboratorio a cielo abierto para estudiar el planeta”

Me hicieron recordar, con emoción, mis paseos juveniles por los parajes semiáridos del Cabo, buscando hierbas y bichos con el hermano Rufino, el mayor sabio que he conocido.

Se que lo que me propongo no es tarea fácil y tenemos tajo para rato. ¡Qué lastimica da, querido Consejero, ver  caerse a trozos El Cortijo del Fraile, una pieza relevante de la arquitectura almeriense, en el corazón del Parque! Allí se cometieron los crímenes que inspiraron a Federico García Lorca para su obra “Bodas de Sangre”. El labrador del Cortijo, que se quedó compuesto y sin novia, ha estado regando, hasta hace pocos años, los árboles que Doña Paquita Díaz tiene en el Parque.

Y hay otros casos de abandono cultural flagrante. Apenas quedan en pie los muros del Cortijo de la Unión de nuestra Carmen de Burgos, La Colombine”, en Rodalquilar. Y la Iglesia de Las Salinas, un icono del Parque con los flamencos rosados al fondo, está a pidiendo a gritos su restauración; tanto o más que los molinos de viento, los aljibes, las norias, el Castillo de San Pedro, las atalayas, los cortijos abandonados, los balates, las barcas, los telares, la artesanía del esparto, las jarapas, los hornos de alfarería, las minas, los museos y otras joyas arquitectónicas, arqueológicas o artesanales que enriquecen las señas culturales del Parque.

Iglesia de Las Salinas, en Cabo de Gata; otro icono del Parque Natural.

Para poner el Cabo de Gata en el mapa cultural de Europa pediré también a esta Junta Rectora su apoyo para la creación de otro Grupo de Trabajo sobre  “BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN”, dentro de la Comisión de Educación y Cultura.

¿Y cómo vamos a perder la oportunidad espléndida que nos va a brindar la próxima llegada de AVE a nuestra capital para poner el Cabo de Gata en el mapa ferroviario de Europa? Pido al Consejero que solicite al Ministerio de Fomento que la estación final del AVE en nuestra provincia se llame “ALMERIA-CABO DE GATA”. Ya lo veo: “Estocolmo-Cabo de Gata” en tren. O, mas lejos aún, cruzando Europa desde el Ártico hasta el Mediterráneo: “Cabo Norte-Cabo de Gata” en tren.

y 3.- PARTICIPACIÓN

Y lo último, pero no lo menos importante, es reclamar a la ciudadanía y a las instituciones públicas y privadas su máxima implicación y PARTICIPACIÓN en esta tarea maravillosa, y tan gratificante, de salvar y conservar el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar para entregarlo en mejores condiciones a nuestros hijos y nietos.

Sin la participación y la complicidad ciudadanas no habrá salvación para el Parque. Será pasto de la voracidad de unos y de la apatía de otros si la generosidad y la compasión inter generacional, a largo plazo, no logran superar a la avaricia ciega del corto plazo.  Y la Junta Rectora –como órgano asesor de participación ciudadana que es- tiene una especial responsabilidad, precisamente, a la hora de promover y ensalzar dicha participación.

¿Cómo podemos pedir participación a los ciudadanos y a las instituciones si nuestras propias sesiones ordinarias se hacen a puerta cerrada, en secreto, sin luz ni taquígrafos?

Desconozco si hay alguna norma que prohíba la asistencia de la prensa, online y off line, de la radio y de la televisión a las sesiones de esta Junta Rectora. Creo que basta con la opinión favorable del Presidente y/o de la mayoría del Pleno. Todos los parlamentos democráticos, sin excepción, tienen tribuna de prensa y tribuna de invitados. ¿Acaso no es este “Parlamento de la Naturaleza” igualmente democrático?

Prácticamente, todos los miembros de la Junta Rectora hemos sido elegidos, directa o indirectamente, por los representantes de la voluntad popular, a través del gobierno regional, de los gobiernos municipales o de las instituciones que representan a los agentes sociales.

Por ello, solicito el voto favorable de los miembros de la Junta Rectora para que, salvo excepciones justificadas, podamos grabar todas nuestras intervenciones y permitir la asistencia de periodistas y de público invitado a nuestras sesiones. Sólo así nos cargaremos de razón para poder reclamar la participación ciudadana para la consecución de los objetivos del Parque.

Voluntarios de ASOVAL recogen la basura que dejan en el Parque ciudadanos guarros e insolidarios

Con luz y taquígrafos garantizaremos el éxito y legitimaremos mucho más los trabajos de la nueva Comisión de PARTICIPACIÓN, COMUNICACIÓN Y DIVULGACIÓN que os propondré crear al llegar al Punto 8 del Orden del Día.

El 22 de diciembre de 2012 se cumplirán los 25 años –un cuarto de siglo- del reconocimiento oficial del Cabo de Gata como Parque Natural.  Por esa razón, uno de los objetivos concretos e inmediatos de dicha Comisión, o del Grupo de Trabajo que se cree a tal efecto, será la propuesta de actividades para la celebración de las BODAS DE PLATA del Parque Natural durante todo el año 2012 así como, cada año, las correspondientes al DIA DEL PARQUE.

Si los ciudadanos conocen al detalle nuestro trabajo y nuestros desvelos participarán con mayor dedicación y entusiasmo en las actividades que favorezcan la conservación y el desarrollo sostenible del Parque. También favorecerá la captación de fondos públicos y privados (Amigos del Parque, Patronos o Benefactores del Parque, subvenciones y donativos varios, etc.) que nos ayuden a alcanzar tales objetivos.

Estoy pidiendo la participación generosa de todos los ciudadanos de cualquier clase, color político y condición (y sobre todo de los jóvenes y de los medios de comunicación) en las actividades del Parque.

Arrecife de Las Sirenas en Cabo de Gata

Muy especialmente es mi deseo invitar, desde hoy mismo, (Punto 6, Artículo 4º del Reglamento de Régimen Interior de la JRCG-N) a asistir a estas sesiones de propuestas, análisis y debate, con carácter permanente y honorífico (es decir, con voz y sin voto), a los presidentes de la Junta Rectora que me han precedido en el cargo (José Guirao, José Luis Martínez Vidal y Andrés Sánchez Picón).

Por supuesto, hago extensiva esta misma invitación, por coherencia y justicia en un Estado de Derecho, y en base al mismo Artículo 4º ya citado, con carácter permanente y honorífico (con voz y sin voto), a dos propietarios relevantes de territorio dentro del Parque. Me refiero a doña Paquita Díaz, dueña de 14 kilómetros de la mejor costa del Cabo de Gata, o a su representante, y al representante de la empresa Michelín.

Para llevar a cabo todos estos proyectos, que acabo de esbozar muy esquemáticamente en esta mi primera intervención ante la Junta, y otros que propondré en futuras sesiones, preciso la asistencia directa de dos nuevos expertos, de acuerdo con lo que la normativa legal permite al Presidente.

En el Punto 7 del Orden del Día analizaremos el procedimiento de designación de expertos y les daré los detalles curriculares de mis dos candidatos (Rodolfo Caparrós, geógrafo, y David Uclés, economista) quienes ya me han manifestado que aceptan su nombramiento con entusiasmo, en el caso de que sean designados por esta Junta Rectora.  Por su especialización y su excelente trayectoria profesional (y medioambiental), ambos pueden cubrir una buena parte de mis carencias.

También me gustaría proponerles la ratificación de Abel La Calle Martos, actual miembro de esta Junta, como experto en Derecho Medioambiental –que tanta falta nos va a hacer.

Y en el capítulo final de agradecimientos quiero resaltar mi deuda impagable con el anterior Presidente de la Junta Rectora, Andrés Sánchez Picón, compañero de Facultad (y de pasillo) durante más de 12 años en la Universidad de Almería. Él es uno de los responsables directos de mi amor, y actual dedicación, al Cabo de Gata.  Gracias, Andrés.

Y gracias también Juan José Amate, miembro de esta Junta por IU-Los Verdes, por la información y colaboración que me hizo llegar por escrito. Y  –¡cómo no!- mi agradecimiento y mis disculpas al Consejero, a la Delegada de Medio Ambiente, Sonia Rodríguez, y a todos ustedes por atender pacientemente tan largo parlamento.

Muchas gracias.

——

(1) El Cortijo del Fraile, en pleno corazón del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, es un icono arquitectónico, cultural e histórico de la zona.

Umbral: escritor brillante, persona mediocre

Aún no tengo diarios impresos, pero me entero de todo por la radio del coche y, naturalmente, por 20minutos.es. A las seis y media de esta mañana, mientras llevaba a mi hijo pequeño al autobús del pueblo, me enteré por la radio de las muertes de Emma Penella y de Paco Umbral, dos personajes singulares de nuestra vida artística y literaria.

Por las biografías de la SER, mi hijo David identificó y celebró a la excelente actriz de “Aquí no hay quien viva“. Como admirador rendido de la Penella, yo le recordé sus interpretaciones geniales en Fortunata y Jacinta, en El Verdugo y en otras películas de primera. Fue grandiosa.

Le advertí que la radio no diría nada sobre quien fue su padre. Ni ella ni sus otras hermanas han llevado públicamente el apellido de su progenitor. Y es comprensible.

En el último libro de Ian Gibson, aparecen muchos detalles que relacionan presuntamente al padre de Emma Penella, un falangista chulesco, con el secuestro/detención y vil asesinato de Federico García Lorca por unos fascistas de Granada, animados por las arengas del general rebelde Queipo de Llano. Nunca se probaron estos hechos en juicio porque, obviamente, no hubo juicio. La Dictadura no tenía por costumbre juzgar los crímenes de sus servidores más sanguinarios. El País semanal lo recordaba el pasado domingo.

David me preguntó:

-“¿Y quién es este Umbral, que tiene tantos premios?”

Estábamos a punto de llegar a la parada del autobús y sólo tuve tiempo de decirle:

-“Fue un brillante escritor, pero muy mediocre como persona. Como Quevedo, por ejemplo”.

Y se marchó a toda prisa.

Más tarde, en la sesión de rehabilitación de un tendón de mi hombro izquierdo (un recuerdo de mis esfuerzos temerarios durante la reciente mudanza de 20 minutos desde el Palacio de la Prensa a Condesa de Venadito, 1) hemos hablado mucho de la Penella y muy poco de Paco Umbral.

Es curioso comprobar lo que más se recuerda de la vida de una persona cuando muere y, especialmente, la tendencia a perdonar y olvidar todo lo malo y a ensalzar y exagerar todo lo bueno que hicieron.

En la improvisada tertulia de los lisiados por el deporte o por la edad, triunfó claramente la actriz sobre el escritor. Todos conocíamos y admirábamos a Emma Penella. Muy pocos habían leído a Umbral. Pensé:

– ¡Qué cabreo se llevaría Paco si nos oyera!

.

Uno celebró su brillantez como columnista y otro destacó su pésima educación y su prepotencia. Hasta que una señora (que recupera los ligamentos de un tobillo) preguntó:

-“¿No fue este Umbral quien discutió con Mecedes Milá en la tele porque sólo quería hablar de su libro?”

El “sí” fue unánime y prolongado.

A partir de ese dato, todo fueron criticas para el pobre Umbral, ya cadáver.

Más de 80 libros, docenas de premios, miles de artículos y una docena de personas le recuerdan hoy únicamente porque fue un maleducado con la Milá ante las cámaras de televisión…

Efectivamente, muertos, no somos nadie.

El 17 de noviembre de 2005, me escandalizó y decepcionó tanto un artículo de Paco Umbral en El Mundo que lo copié y pegué en este blog y le dediqué un triste comentario con el título

“Este no es mi Umbral. Me lo han cambiado

Lo copio y lo pego a continuación:

“Si Montaigne levantara la cabeza y viera -¡ay!- el uso que hacemos de su nombre…

¿Qué dirá Fernando Savater si alcanza a leer este presunto artículo/nota de prensa de Francisco Umbral sobre Pedro Jota?

¿Dónde están los intelectuales que andaban por el monte solos…?

Hoy me acuso de haber leído a Umbral desde hace muchos años. Ingenio y destreza no le faltan. Por eso, no entiendo que se haya dejado despeñar por esta pendiente facilona del halago más vulgar e indefendible, como es el que se le hace al jefe en las páginas de su propio periódico. A menos que necesite el dinero de su columna para comer (si es así, me callo), no entiendo por qué se erige este presunto intelectual en capitán de aduladores.

Paco no tenía necesidad de cruzar ese umbral que nos separa de la credibilidad, cuando no de la dignidad o entereza intelectual. ¡Vaya ejemplo para los jóvenes periodistas!

De joven, yo admiraba -y creo que imitaba- a Umbral. Pero un día, que me tocó el horario de cierre, como redactor jefe de El País, puse una cruz junto a su nombre y le tuve en observación. Y ésta fue la razón: había enviado urgentemente a un conductor a recoger el artículo de Umbral porque se hacía tarde y no llegaba. El conductor me lo entregó a tiempo pero me rogó que, por favor, no le enviara nunca más a casa de ese señor Umbral. Fue tal la bronca que el escritor echó al conductor, por su retraso no culpable, que, al contármela, se echó a llorar. Y era un hombretón hecho y derecho. ¡Valiente Umbral! Seguí leyéndole -como a Quevedo y a otros malvados cargados de ingenio- pero con un plus de cautela.

Años antes, ambos coincidimos, a las órdenes de Manu Leguineche y Fermín Cebolla en la Agencia Colpisa. El no me recordará , y con razón, porque yo era un chaval, un don nadie, y él ya usaba bufanda de escritor melancólico en el Café Gijón. Ambos hacíamos una crónica diaria para periódicos de provincias. La mía era económica, y no sólo por su contenido. La suya era brillante y trasgresora (¡qué tiempos de valentía!), sobre todo tipo de gente.

Como principiante, presumía yo entonces de escribir para la misma agencia que Umbral. Hoy, por pudor o por vergüenza ajena, me alegro de no compartir con él las páginas de El Mundo, otrora gloriosas, que ayer dedicó su primera página a su director, Pedro Jota Ramírez, para autocelebrar el premio Montaigne que le han conseguido por su “humnanismo comprometido” (sic) y hoy le entrega, rendida a sus pies, la última página como postre dulzón y vergonzante.

Sólo me viene a la mente la expresión que repetía un personaje de Antonio Muñoz Molina en su genial “Ardor guerrero“:

“Te cagas…”

Recomiendo la lectura atenta del último artículo de Francisco Umbral sobre las excelencias de quien le paga el sueldo.

¡Atención!: no es recomendable para diabéticos.

¿Qué fue de aquel Umbral que tanto admiré?

Desde luego, la vejez no tiene nada bueno, salvo que suele ser mejor que su alternativa.

Mirad lo que le pasó al pobre duque de Rivas. ¿Acaso no fue también progresista de joven?

Umbral, Umbral, no olvides que el halago debilita… sobretodo a quien lo recibe.

¿Acaso lo has hecho con la aviesa intención de debilitar a tu director? ¿Podría ocultar, quizás, muy en el fondo, alguna fina ironía?

Si es así, retiro lo dicho hasta a aquí y te felicito. Y, de paso, le recomiendo a Pedro Jota una dosis alta de vitaminas o de Quina Santa Catalina, que es medicina y es golosina.

(servido por martinezsoler 27 comentarios)

Mañana veremos la cobertura informativa y de opinión que hace cada diario de Paco Umbral, brillante escritor y mediocre persona.

Descanse en paz.