Entradas etiquetadas como ‘gala’

Óscar llega a la casa… y videos de despelleje

Pues sí, nuevo hilo, es que hoy estoy en par costurero.

Oscar ha llegado a la casa. Lleva tres globos y cada uno de los finalistas debe elegir un globo y pincharlo.

Comienzan a pinchar y dentro están unos pergaminos, en los que están los número de teléfono para que les llamen, para ganar y esas cosas.

LLevan 137 días dentro de la casa. Juraría que Milá dijo antes 144… Esto es un cachondeo.

Ahora Milá incita a Óscar a echarles el champán por encima y Óscar se pone a lo Fernando Alonso. Bueno, a lo Alonso no, porque no gana ni con el carrito del supermercado.

Y como bien dice él, a Óscar le echan de la casa por tercera vez en esta edición.

Sigo con este hiiiiiilo.

Ahora vemos un vídeo en el que Yago y Marcelo se pusieron al despelleje desollador del resto de sus compañeros.

Ahí se pusieron, a definir a sus ex compañeros y la mayoría no salían muy bien parados…

Lydia está en el plató vestida con un corpiño… vamos, que sólo con un corpiño.

JA JA JA JA Mira Marcelo el culto, que en el Trivial no daba ni una, el jodío. Por no hablar, como dice Milá de sus faltas de ortografía en el blog…

Y sí, les hicieron el día de Andalucía, por aquello de que bebieran un poco de rebujito y se pusieran un poco beodos y la montaran.

Yago con el sombrero cordobés tiene una pinta de llevar el carro lleno de heno, que no veas.

Y venga cositas para moquear. Les dieron una hoja de papel para que le escribieran a sus familiares. Lo típico, en lugar de poner: Papás, cuando salga tenedme preparado unas fabes con almejas, pusieron cosas de esas de amor y sentimientos.

Y Laura llorando porque quiere que su padre vaya al plató… ¡¡Y NOS CASCAN EL VÍDEO DOS VECES!! Hala, tócate las alforjas del amor.

Pero nada de excusas, oye. ¿Que es el cumpleaños de Rubén, que lleva un mes fuera de la casa? ¡¡Qué más da, lo celebramos y punto!! Alegría, el caso es que los concursantes se mamen un poco y no mueran desnutridos…

Ejemplo de amor: Mientras Marcelo le dice a Laura “me encanta besarte”, Laura le quita un grano de la espalda a traición.

A Rubén le entregan los regalos que los concursantes le hicieron en la casa y él, con la chulería que no demostró antes, tira al suelo la tarjeta de Yago. Que detalle más feo… Este Rubén, nos va a sacar carácter, al final.

Yago, sólo ante el totismo

A Yago le quedan siete días por delante que se va a cagar la perra.

Laurita estuvo a punto de cercenarle la mano a Yago. O eso es que Yago es una nena y no sabe jugar como una parleña de pelo en pecho…

El caso es que Yago dice estar harto de los besos, los abrazos y los folleteos de los totitos.

La ex-novia de Yago defiende ahora al susodicho diciendo que Yago es muy buena persona porque tiene la casa llena de animales recogidos de la calle y que eso demuestra que es muy buena persona.

Yo creo que demuestra que Yago tiene síndrome de Diógenes…

Y la Milá se cabrea porque a Silvia no se le oía y se rebela de pasa de leer el cue.

Me acabo de meter el bote de nata en la boca y he apretado el gatillo. Lo necesitaba. Un chute de nata para soportar las dos horas y media que quedan de gala…

Y ahí tenemos la prueba semanal, que la organización puso para que el hámster de la cabeza de Yago se sintiera como en casa dando vueltas en la bola…

Lo raro es que han perdido la prueba… ¿Cómo habrá podido ser? Estos no ganan la prueba ni entrenados por Guardiola.

Y la expulsada es… ¡¡MARTA!!

¡¡MARTA A LA CALLE!!

Que asco, amigos, nos hemos quedado sin ver la cara de asco de Marcelo, con lo que nos gusta…

“¡¡Los totitos en la final!!”, chilla Laura.

Ay, amigos, que asquito de final. Ahora Marcelo pensará que es un tío guay y que se merece estar ahí.

Ahora mandan a los finalistas al jacuzzi. Laura tiene puesta la bocina.

Allí les espera Merche, para cantar “Si te marchas”, lo cual parece hecho con recochineo hacia Marta, que se acaba de marchar…

Merche les pregunta: “¿Cómo estáis, quillos?”.

Nuevo hilo, que éste huele un poco a pedo de Marcelo.

La bronca semanal de los To(n)titos

“A veces pienso que no quiere un novio a su lado, sino un monigote que le baile al son”, dice Marcelo de Laura.

¡¡Pero si eso es él!!

Y dice que con Laura sólo puede ser una amiga especial, porque le saca siete años y tienen proyectos de vida diferentes.

La Tía del infierno sale diciendo que esta semana no han discutido, porque han aprendido a no pelearse. NEGATIVO.

Lo que pasa es que Marcelo, como piensa que gala Laura, está más suave que los huevos de un koala.

Ah, pues sí, si que discutieron, pero poco, como con desgana. Si es que ya no son lo que eran…

¿Por qué Marcelo cocina con el torso esmirriao desnudo y con los calzoncillos en modo cagado? Eso lo ve Sanidad y les cierra el chiringuito por cochinos.

¡¡EN 29 SEGUNDOS SABEMOS EL EXPULSADO!!

Será después de la publi y en otro post.

Comenzamos con los Totitos… ¡Y Óscar se va para la casa!

Lo primero que vemos es lo que ya sabíamos: que Marcelo pasa como de comer mierda de Laura. Que no le puede ofrecer lo que se merece.

Tócate los huevos, pero no ha perdido el tiempo en decirle a Laura que si ésta gana quiere que le regale una moto y ella que eso no, pero que se va a comprar un apartamento a su lado.

Marcelo sigue insistiendo en que él no está enamorado de Laura. Pero vamos a ver ¡¡¿¿QUÉ CRIADILLAS HACE CON ELLA??!!

Y Laura diciendo que Marcelo sabe muy bien como tratar a las chicas. Sí, vamos, Marcelo es al trato a las chicas lo que las heladas a los brotes tiernos.

¡¡¡ÓSCAR SE VA PARA LA CASA!!!

Ya sabéis que es sólo una visita.

Esta mañana les han puesto locuciones de sus familiares, por aquello de que se vean unos lloros, que siempre quedan bien en una gala.

Nuevo hilo, amigos y amigas.

Poner verde a alguien y que te escuche

Marcelo y Yago estuvieron poniendo verde a todos sus ex compañeros, entre ellos a Chari, a Rubén… y a Marta, que hacía como que dormía, pero lo estaba escuchando todo.

Madre del amor hermoso, que par de verduleras. Chari y Rubén necesitan un transplante urgente de piel, porque los han despellejado pero bien.

Ahora Rubén se defiende del despelleje diciendo que Yago juega con los sentimientos de la gente. Sí, amigos, a Yago lo que más le gusta es el monopoli y el sientepoli.

“Chulo, prepotente y maleducado” son los calificativos que Rubén le dedica a Marcelo. ¡Bravo por Rubén!

El caso es que Marta ha llorado más que Geno en seis OT consecutivos.

Y nada, que la chiquilla se ha desencantado de su amado Yago, que no qué le habrá visto a parte del lomo de rata que lleva pegado en el cogote.

Y Yago arregló el tema riéndose de ella y comentando lo mal que estaba, pero como el que comenta lo feo que está un gato que pasa por la calle…

Nuevo hilo.

Resumen de la gala de Gran Hermano 12 que salvó Dámaso

Cuando ayer empezó la gala de Gran Hermano 12, todo presagiaba que sería un tostón como para que a uno le entraran ganas de ponerse a leer los versos impares de la Biblia. Pero cuando los espectadores más mortales estábamos desesperanzados, cuando veíamos las sombras cirniéndose sobre nosotros, vimos en el cielo una señal.

Y exclamamos ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No, es supergay! Sí, amigos, Dámaso, con su entrevista, salvó la gala. Pero  no adelantemos acontecimientos.

Como el tema de Rubén y Chari está más explotado que los jeeps del Equipo A, comenzamos la gala viendo vídeos de los Totitos, esas formas de vida basadas en el sexo y las broncas.

El Nilo se desborda todos los años y los Ketepés se abroncan todas las semanas. El ciclo comienza tal que los fines de semana, luego, la inundación (en forma de gritos y pérdidas de respeto) y para los miércoles, las aguas se retiran y dejan a la vista el fértil lodo en el que los totitos se refrotan como gochos criados con viagra.

Al parecer, las patatas son un problema en la relación entre Marcelo y Laura. Ya tuvieron bronca por una patata que Marcelito culo grititos no quiso darle a Laura y ahora por unas patatas fritas que había hecho Dámaso. ¿Qué podemos deducir? Que las patatas son malas para el amor. Bueno, o eso, o que Marcelo y Laura son más tontos que ir a cagar al campo y cagarse fuera.

Por alguna razón inexplicable, Milá siguió en su línea de darle caña a la pobre Chelo (la madre de Laura) y siguió haciendo la pelota a la tía de Marcelo (alias la padrina). A ver cómo os resumo esto sin que nos entren ganas de ser lobotomizados… Bueno, pues que Laura se puso triste y dijo que se iba, pero claro no se fue, porque los parleños confían en ella como los escoceses lo hacían en William Wallace.

Creo que hasta la fecha, Rubén y Chari siempre le habían dado al tema del Bamboleo (bamboleaaaa) a oscuras, o con camisón de cuerpo entero y que al ver a Chari en Interviú Rubén se ha dado cuenta de que se ha estado acostando con otra persona. El caso es que según contaron en la gala, Chari fue a la habitación del hotel de Rubén y éste pasó de ella como de comer cagarrutas de cabra.

He llamado a la academia de Hollywood, para decirles que paren lo de los Óscar, porque hay que nominar a un nuevo muchacho para mejor actor: Marcelo. Sí, amigos, nominado por la película “Salgo al jardín a llorar porque mi Laura se ha ido a la sala de expulsiones”. Qué papelón amigos.

La escena de Laura espatarrada en la pecera y Marcelo dejando el dedillo tonto rozándole el cíclope barbudo fue una de las cosas más escalofriantes que he visto.

Amigos, los habitantes de Fuenteovejuna se mantuvieron unidos y consiguieron reestablecer la ley del Rey en sus tierras, pero no lo consiguieron los de la Puebla de Almoradiel, que fueron derrotados ante las histéricas huestes del rey Carpeta.

Vamos, que se fue a la calle Dámaso. Las carpeteras cuentan con saldo ilimitado en el móvil, papá mediante y Dámaso se fue con el 74% de los votos, toma ya.

Después pudimos ver cómo Yago se ha pasado la semana poniendo a parir a Laura. Y pudimos ver que cuando Laura le dice lo más mínimo a Marcelo, éste salta como si le hubieran pillado el péndulo del amor una zarigüeya, pero cuando Yago le canta las cuarenta, baja la cabeza y se lo traga como un campeón.

¿Y por qué Yago ha puesto a parir a Laura? ¡¡Pues porque no la quiere en la final, porque sabe que podría ser la ganadora!!

Marta ha pasado una semana que no se la desearía ni a su peor enemigo, el celibato. Y es que le han dado los siete males y de bonus ha tenido un ataque de ansiedad que le llevó a patear la puerta de la pecera hasta hacerla añicos. ¡¡Anda!! Cuando el pobre Tato coceaba todos se metían con él

Al parecer un equipo de ladrones de guante blanco se ha interesado en contratar a Marta, para que haga los agujeros de los butrones a patada limpia…

Y entonces Dámaso llegó al plató y salvó la situación. Veréis, una vez estuve en un concierto del Fary. Ver cómo la gente se volcaba con aquel artista me marcó y esa sensación he vuelto a tenerla con Dámaso.

Entró en el plató eufórico, y la gente contestó en la misma medida. Por lo pronto, todos sus ex compañeros se levantaron para saludarle, cosa que no ha pasado con ningún otro concursante. Eso dice mucho del chaval.

Luego, el que fuera la mano derecha de Dios, comenzó a sufrir posesiones. Por el cuerpo de Dámaso pasaron los espíritus de Boris Izaguirre, Rocío Jurado, Marianico el corto y hasta la Pantoja de Puerto Rico.

Pudimos ver cómo Dámaso salió del armario. Y amigos, salió a la carrera, como si fuera el Increíble Hulk de los gays o como el doctor Coplas y Mr Gay.

Dámaso reveló que le dijo lo de ser gay a Marcelo porque le gustaba. Entonces pusieron la cara de la tía de Marcelo y tenía una cara de asco que ni con una guindilla metida en el ojete, oiga.

A mi me da que Marcelito y familia son un poco homófobos… Porque Marcelo dejó de hablarle al Coplas cuando éste le confesó que era gay y desde el día del jacuzzi le ha nominado en todas las ocasiones.

Dámaso está más salido que el cabo de Hornos y se pasó la entrevista diciendo que esa misma noche se iba de juerga. Y de aperitivo, se llevó un piquito de Óscar que se lo dio porque detrás de la cámara debía haber un cámara con una escopeta amenazándole, porque muy por la labor no se le veía.

Milá, se me olvidó comentarlo, iba vestida como la hija descocada de la Familia Adams. Sólo le faltaban las  hijas de Zapatero al lado para montar un garito gótico.

Las nominaciones fueron más cortas que mi nómina:

Laura nominó a Marta. Marta nominó a Marcelo. Marcelo nominó a Marta. Y Yago nominó a Laura.

CONCLUSIÓN: NOMINADOS MARCELO, LAURA Y MARTA.

¡¡¡Como me gustaría que se fuera uno de los totitos!!! A ser posible Marcelo, ¡¡Con sus pedos a otra parte!!

Y se acabó lo que se daba, amados lectores.

Comienzan las nominaciones… Y se acabó lo que se daba

Pero antes, Dámaso se despide de la casa: Lo de siempre, que les desea mucha suerte y que se lo hagan pasar bien, que les va a estar mirando.

A Yago le dice que está deseando verle de nuevo. A Marcelo que fue muy importante para él. A Laura que han tenido diferencias, pero que na, que olvidado. A Marta le dice que le quiere mucho y que la quiere en la final.

Y vamos con las mininominaciones: deben nominar unos delante de otros. Sólo deben dar un nombre, el de quien no quieren que estén en la final.

Laura dice que no quiere a Marta. Normal, porque no va a nominar a Totito.

Ahora Marta, que dice que nomina a Marcelo, porque con Laura tiene más trato y no quiere nominarla.

Marcelo nomina a Marta, como no podía ser de otra manera.

Yago nomina a… Laura. Porque Laura es su amiga y Marcelo con el que mejor se lleva.

O sea, nominados los 3.

¡¡NOMINADOS MARTA, LAURA Y MARCELO!!

Milá se despide de ellos y les dice que la prueba de esta semana les va a gustar.

Y se acabó lo que se daba, amigos. Mañana, como siempre, un resumencito bueno, bueno y con fundamento.

¡Buenas noches a todos!

Y seguimos con Dámaso

Dámaso dice que esta misma noche sale de fiesta y liga.

Dámaso revela que le dijo lo de ser gay a Marcelo porque le gustaba. Nos pinchan la cara de la tía de Marcelo y tiene una cara de asco que ni con una guindilla metida en el ojete.

A mi me da que Marcelito y familia son un poco homófobos… Porque Marcelo dejó de hablarle al Coplas cuando éste le confesó que era gay y desde el día del jacuzzi le ha nominado en todas las ocasiones.

“Anda que si yo quisiera ibas a tardar en meterte en mi nicho”, dijo Marcelo a Dámaso. Sí, amigos, porque este chaval se cree irresistible.

Ay que joderse, el momento navideño de Dámaso con su madre fue lo más. Al final cantaba hasta la madre. ¿Y el tío que cerraba la portezuela? ¡Tenía menos sentimiento que un caimán hambriento!

Dámaso dice que desde los diez años era muy religioso y jugaban a hacer misas. Toma ya, estos chicos sí que saben cómo montarse una fiesta.

Ja ja ja ja ja ja ja ja

Y el cabrón de Yago enseñándole la berengena del amor a Dámaso, y Dámaso más cortado que la mortadela del mercadona.

Dámaso va por el quinto o el sexto vaso de agua. Luego se hará pis.

Ahora Dámaso intenta la 13/14 para pillar un morreo de Óscar, ofreciendo aceptar el mote de Coplas a cambio de un beso en la boca.

JA JA JA JA

Al final la cosa se resuelve con un besito en los morrillos, pero a lo piquito.

Ahora resulta que Dámaso le prometió a Yago que no diría cómo calza. No sé si eso es porque Yago tiene el badajo pequeño o porque no quiere acomplejar a la población masculina de España…

¿Pero qué les pasa a todos con la urna? A mi no me parece gran cosa que se pasen unas horillas en una urna transparente y super aireada…

“Ahora te falta enamorarte”, dice Milá, “esta noche”, dice Dámaso, que va por el decimoquinto vaso de agua.

Y ahora pone cara de perrillo apaleado. Lo que viene a decir es que enamorado no, pero que ha estado más quemado que el palo de un churrero.

Pues sí, Dámaso no ha acabado de encajar en ninguno de los dos grupos, pero eso ha sido porque los dos grupos han querido siempre que les lamieran el culo de forma incondicional y como eso no ha ocurrido…

Ahora vemos cómo la gente ponía verde a Dámaso. Y cuando digo gente me refiero a Marcelo…

¡¡Las que han hecho el traje de la Milá son las amigas de las hijas de Zapatero!!

Dámaso llega al plató

Y aquí tenemos a Dámaso Angulo.

En el plató le reciben todos sus familiares. Dámaso pega grititos mientras reparte abrazos de oso.

Se han dejado abierto el micro de alguien…

Es la primera vez que todos los concursantes se levantan para recibir a un compañero. Eso dice mucho de Dámaso.

Ja ja ja ja ja ja

Dámaso se va al público y se pone a saludar como si fuera Elvis. Está desatado el jodío.

Es espíritu de Boris Izaguirre ha poseído a Dámaso. Ahora le posee el espíritu del Fary. Esto no tiene final.

El público está volcado con el Coplas y él se entrega a su público con toda el alma. Es la más grande. El espíritu de Rocío Jurado se apodera ahora se su cuerpo.

Esto va a ser lo más divertido de la gala, ja ja ja ja

Joder, nos ponen el vídeo de presentación de Dámaso y es otra persona. Pero de verdad. Madre del amor hermoso, ha cambiado más que un pokémon cabreado.

Ahora vemos los primeros días de Dámaso en GH, cantando a todas horas y pensando en sacar discos de variedades.

Ja ja ja ja ja ja ja ¡¡Bueno la que armó con el jacuzzi!! El pavo se puso a echar el agua por la calefacción.

Dámaso dice que dejó de cantar para no destrozar canciones, eso sí, de Manolo “no se olvidará jamás”.

Además hemos visto al Coplas sonámbulo, intentando salir del nicho, con todos sus compañeros flipando.

Y Dámaso salió del armario. Y amigos, salió a la carrera, como si fuera el Increíble Hulk de los gays, como doctor Coplas y Mr Gay.

Ahora hablamos de su salida del armario. Ni siquiera la de Ricky Martin cuando vio a la muchacha con el perro y la mermelada fue tan drástica.

Y le ponen el vídeo de cuando su madre se enteró de que Dámaso era gay. Y la familia encantada oye, como si el chaval se hubiera licenciado en Empresariales.

Abrazo materno-infantil.

Venga, vamos a hacer otro post para que no os apelotonéis con los comentarios.

La semanita de Marta

Esta semana les han puesto a comer como si fueran cabras: todo verduras. Y Yago, que es como un niño de ocho años, le ha hecho ascos a todo.

Y nos metemos de lleno en la semana de Marta, que lo ha pasado peor que un gato en una lavadora. Los jodíos, sabiendo que estaba mala le dieron el premio a la más sosa.

Y a la muchacha, que se agobia con na, le dio un ataque de ansiedad dentro de la pecera.

Eso parecía el final de la Bruja de Blair, cuando la muchacha se pone a pedir perdón porque tiene los huevos de corbata…

Y ahora vemos cómo Marta bebe los vientos por Yago, que pasa de ella como de hacer el Tour de Francia en una bici sin sillín.

Amigos, nos quedan dos horas de gala y yo ya me estoy muriendo del asco como si estuviera esperando el furgón blindado del Dioni.

Más broncas, porque teníamos pocas

Y como hemos visto pocos vídeos de broncas, que esto más que un resumen de Gran Hermano parece un resumen del Pressing Catch, pues nos ponen más.

Resulta que Yago se enfadó con Marcelo y Laura porque en su discusión sacaron el nombre de Yago y Laura. Y Yago, metiendo baza y comiéndole la oreja a Marta en contra de Laura.

Pero claro, como a Yago ya le da igual ocho que ochenta, le dijo a Marcelo que estaba hasta los huevos de él porque se puso a cocinar en el salón a las cinco de la mañana, cuando Yago estaba durmiendo en el cubo.

¿Y Marcelo se puso bravo con Yago? ¿Le llamó chalado como llama a Laura?

¡NO, CERRÓ LA BOCA COMO UNA MERETRIZ!

Y es que incluso el hombre de la rata muerta en la cabeza está harto de los totitos. Pero Laura está esta semana en su punto de mira, así que se ha dedicado a ponerla verde, como si fuera más mala que la Bruja mala del oeste.

Pero no podemos olvidar que hace un par de semanas Yago se pasaba el día soltándole piropos a Laura, diciendo que era una chica 10…

¡¡MIREIA HA DADO EN EL CLAVO!! Lo que no quiere Yago es que Laura esté en la final, porque sabe que se puede llevar el premio…

Y se va a la calle… ¡¡¡DÁMASO!!!

“Yo no engaño nunca, en un minuto veis al expulsado”, dice Milá. Pues toma, parece que no.

Ahora nos ponen un vídeo de Yago hablando con Dámaso sobre la homosexualidad de éste. Y las preguntas típicas: ¿cuándo te diste cuenta de que eras gay? (como si ser gay fuera una enfermedad que te diagnostican…)

Ahora nos dice el amigo de Dámaso que el pueblo se ha volcado con Dámaso para votar y que se quede. Toma ya.

¿Sabéis lo que os digo? Que ojalá gane Dámaso. Es el único que queda que ha hecho algo, ha sido sincero y no ha montado broncas estúpidas.

Milá conecta con la casa y se va a la calle… ¡¡¡DÁMASO!!!

Laura, para celebrar que se queda, se pone a gritar. Que cosa más rara, Laura gritando.

Totito sale corriendo y recibe a Laura con un abrazo.

Si antes digo que quiero que gane Dámaso, antes lo echan…

¡¡QUIERO QUE GANE MARCELO, QUE GANE MARCELO!!

Resumen de la gala de Gran Hermano: por lo menos echémonos unas risas

Hasta las cejas de aspirar inhalador vicks, para poder superar la crudeza de la vida, comienzo el resumen de la que fue la gala más aburrida de la historia de Gran Hermano.

Si en el antiguo Egipto hacían Gran Hermano, ninguna de las galas que se hayan hecho desde entonces hasta ahora ha sido así de aburrida. De hecho, creo que los faraones decidieron enterrarse bajo tierra tras ver una gala parecida a la de anoche.

Un documental sobre los problemas de vista de la tórtola paticoja de Madagascar habría sido mucho más interesante, a la par que instructivo.

Pero ah, amigos, por lo menos nos dará para echarnos unas risas, o cuando menos, para echarnos a dormir.

La gala comenzó con Yago poniéndose los pantalones. Sí, la primera imagen fue de los calzoncillos de Yago, pero como estaba de frente, no pudimos comprobar si los llevaba limpios o tenía alguna anchoa o frenazo decorando la popa.

Milá iba vestida de menstruación. Aunque con lo grande que era el vestido y por el color rojo intenso, lo mismo más que una menstruación era la matanza de Texas.

El caso es que Milá conectó con la casa para decirles que debían buscar la cápsula del tiempo, que uno de ellos había escondido y que el que la encontrara sería finalista. A todos se les pusieron los ojos haciendo chirivitas, porque ahí dentro lo de ser finalista mola más que tener una carrera.

A mi se me agrandó la úlcera hasta el punto de que ahora es ella la que aparece en las escrituras de la hipoteca, cuando vi a Milá pidiendo disculpas a la tía de Marcelo, porque la señora estaba enfadada porque en la anterior gala se habían metido mucho con su sobrino.

Y digo yo, ¿a qué viene esta puesta de ojarasco en pompa? ¿Esa señora va a las galas con una pechera de cartuchos de dinamita y amenazaba con inmolarse? Señor, qué cruz. ¡¡Y después de que Milá le pidiera disculpas siguió altiva!!

Estimada tía de Marcelo: Su sobrino es un pedorro con problemas de egocentrismo. Hala, alguien tenía que decirlo.

Y claro, los vídeos de Marcelo de esta gala fueron más bonitos que la cría de un koala. ¿La familia de Marcelo de donde viene? ¿De Italia? ¿Su aliento huele a mozzarela?

Esta semana pasaron la prueba. Eso es algo que pasará a los anales de la historia. Y lo de anales no lo digo por los problemas con la escotilla trasera de Marcelo, que pierde aire. En las enciclopedias, entre la II Guerra Mundial y la III, estará esta superación de la prueba.

Pudimos ver (dos veces) un vídeo en el que Yago y Lydia discutían, si a discutir se le puede llamar a tener una conversación tan educada que ya la quisieran para sí en un club de debate. Y es que Lydia, osea, no discute, ni tiene broncas, ella intercambia pareceres de forma intensa.

Milá nos reveló, en ese afán de dar exclusivas a lo Sálvame, que Mireia y Chari ya han hecho sus correspondientes Interviús, y que próximamente podremos ver las glándulas mamarias de Mireia al natural y los implantes de Chari a lo sintético.

Como la casa de Gran Hermano de este año es de decoración minimalista, la audiencia decidió que sobraba mobiliario, por lo que decidió que se fuera a la calle Lydia, con el 72,7% de los votos, que ya son votos…

No sé vosotros, pero a mi me da la sensación de que Terry está más resentida que un gocho en San Martín…

Y llegó el momento de la búsqueda de la cápsula del tiempo, los únicos ocho minutos que pasaron rápido en la gala. El espabilado de Yago, en un alarde perruno sin precedentes, había escarbado en una de las macetas del jacuzzi y allí había enterrado cual hueso la cápsula de las narices.

Lo más destacado del rato de la búsqueda fue que Laura pisó una mierda de Tato (el poni loco) y que repitió “he pisado una mierda” y sus variantes, como medio millón de veces.

Y yo me pregunto, si el poni se fue hace casi dos días, ¿qué hacía la mierda todavía ahí? Si querían un recuerdo podían haberse quedado un poco de pelo…

El caso es que a nadie le dio por escarbar en el macetero, así que Yago se convirtió en el primer finalista de Gran Hermano 12.

La única cosa que me hizo reír fue el vídeo de Tato, el poni caníbal, soltando mordiscos en la espalda a los concursantes, intentando montar a Lydia y exhibiendo un apéndice genital que iba rompiendo los cantos del suelo.

Las nominaciones fueron en positivo y teniendo en cuenta que ya no queda casi nadie en la casa y que Yago ya era finalista, no había mucho donde elegir…

Al final salieron nominados Laura y Dámaso.

No me voy a permitir guardar esperanzas de que se quede Dámaso y se las pire Laura, esa mujer que se sienta encima de su novio mientras éste aprieta en el trono y que no tiene problemas en extenderle la crema por la almorrana. (Sí, yo también habría sido más feliz sin saberlo).

Y a todo esto, Lydia llegó al plató. Para resumir la entrevista de Lydia sólo os diré que en un momento dado Milá tuvo que zarandearla y gritarle “di algo” para que reaccionara.

Lydia es la culpable de que la Seguridad Social pierda dinero, porque cada vez que va y le toman la tensión, tienen que cambiar los fonendoscopios porque piensan que están rotos, por la ausencia de pulso de la muchacha.

Que cosa más sosa, mi madre. Esta mujer cuando tiene un orgasmo contigo te lo pone en el twitter, porque por su cara no te enteras.

Tuvimos que aguantar el vídeo del trikini y ver cómo la rondaba Julio y el Jhota, ambos con poca suerte.

Eso sí, me partí la caja cuando el modisto del traje sangría de la Milá dijo que él a Lydia la vestiría un poco más tapadita. Le faltó llamarla fresca y ponerle un chal por encima.

Y ahí acabó la cosa, amigos, sin pena, ni gloria, ni ná. Voy a seguir dándole al Vicks…

Lydia llega al plató… y se acabó lo que se daba

El mueble entra en el plató.

El aparador dice que está apenada.

Lo primero que pregunta Lydia es que por qué fue a Israel ella, y Milá contesta que “porque nos dio a nosotros la gana”. Hala.

HORROR Lo primero que nos ponen es el baile trikinero de Lydia. ¿Por qué nos hacen ésto?

El vídeo resulta ser una sucesión de primeros planos de sus pechos y su trasero. Osea, que ordinarios, que nos enseñan las partes del mueble.

Lydia se cambia de ropa tres veces al día. Esta chica tiene mucho tiempo libre… “Si invirtieras el mismo tiempo en cambiarte que en leer libros serías la más inteligente del libro…” dice Milá.

¿Son imaginaciones mías o la ha llamado tonta y superficial por toda la cara?

Ahora vemos el paso de Lydia por Israel. Es posible que aumente el turismo procedente de Israel, pero sólo de varones y de amantes del trikini.

¿SOY EL ÚNICO QUE SE ESTÁ ABURRIENDO?

Creo que deberíamos hacer una colecta, para ver si conseguimos dinero para operarle a esta chica el frenillo de la lengua, para que pueda hablar normal.

Lydia no mueve ni un músculo mientras ve cómo le ponen verde en un vídeo. Pasa de conflictos, osea, y habla de lo mucho que quiere a sus compis.

¡¡SOCORRO!! Llamad a un médico, por favor, porque me está bajando el pulso de lo mucho que me aburre esta muchacha y es posible que se me pare el corazón…

¡BUENAS NOCHES A LOS QUE OS VAIS A DORMIR!

Ahora vemos el vídeo de la noche del templo maldito. Lydia no expresa sentimiento alguno en el plató. Debe ser que mostrar sentimientos no es chic…

Ay, que me quedo dormido. Ahora Milá saca a colación lo de Chari y Rubén, que ya me dirás a lo que viene…

Ahora intentan hacerle ver que Julio no está en el plató. Lydia es igual de mueble en el plató que en la casa. Milá ha tenido que zarandearla y decirle “pero di algo, mujer”.

Ahora le ponen los vídeos en los que Julio “le puso los cuernos” e imágenes explícitas de Julio conejeando con Flor, pero eso tampoco la motiva ni la hace reaccionar.

Ahora tocan los vídeos con Yago.

Sí, sí, mucho te quiero, me quieres, ja  ja , ji ji, pero nada de nada.

Milá le dice si no notó que con Yago no tenía nada que hacer y la chica se queda de piedra, aunque claro, siempre es como si fuera de piedra, así que tampoco es una novedad…

Ahora le ponen ¡¡el mismo vídeo que hemos visto hace una hora y media sobre la “bronca” con Yago!!

Milá se está autoentrevistando, porque hace una pregunta y como Lydia no contesta, pues ya lo hace ella.

Ahora nos tocan los vídeos en los que Jhota expresaba su deseo carnal hacia Lydia. Vamos, que estaba más quemado que el palo de un churrero.

Nos cae, como al que le cae una condena de seis años y un día, el vídeo de Lydia y Dámaso.

El modisto de esta noche lo primero que ha dicho es que él a Lydia la taparía un poco. Ja ja ja Y Milá aprovecha para insultar al chaval, llamándole guarro, porque según ella va muy mal.

Ahora Lydia habla del susto que le dio el poni como si en lugar de empujarla un caballo enano, la hubiera atacado un león con la rabia.

Ahora Lydia conecta con la casa para despedirse. La despedida es igual de insulsa que el resto de su existencia. Esta mujer no es que tenga horchata en las venas, es que tiene agua destilada.

Ahora les ponen el mensaje de Ángel, de cuando la cápsula: “Que sigan soñando, que los sueños se cumplen”.

Milá les dice los nominados: LAURA Y MARCELO.

Y se acabó lo que se daba, amigos. Mañana, como siempre, resumencito de la gala.