Entradas etiquetadas como ‘podencos’

Katia, un desecho de cazador que ha pasado por el infierno, necesita nuestra ayuda

Me escribe la protectora El amigo fiel de Córdoba con una historia de terror. La de dos decenas de perros de caza, de esos grandes olvidados que son los podencos, malviviendo en terribles condiciones.

Hace unos días nos enterábamos de un caso espeluznante, donde una veintena de perros de caza se encontraban en unas condiciones infrahumanas y brutales. Donde el estar comidos por los parásitos, era el menor de los males.

Según nos cuentan, estos animales han sido almacenados a lo largo del tiempo, por un hombre mayor, cazador. Como ya no servían para este negocio y eran desechos de cazadores, el hombre por pena, los iba acumulando… Pero al encontrarse enfermo, ya no podía hacerse cargo de ellos y dejó de ir a este lugar.

Las condiciones son las que se pueden observar. Unas zahúrdas medio derruidas, la mayoría de los perros atados con cadenas, malviviendo a saber cuanto tiempo. Comida mezclada con excrementos. Hembras preñadas, algunos ciegos, ancianos, jóvenes, enfermos, crías… Ni que decir tiene la inexistencia de vacunaciones, desparasitaciones, identificación con microchips, etc. Al ser un caso de cesión voluntaria de la posesión (no hay titularidad) de los animales, no cabe que se solicite el decomiso de los animales.

Las fotos valen para hacerse una idea de las condiciones en las que están estos animales:

Igual que sirve el miedo que tienen ante la presencia del ser humano:

De este calvario, hemos podido rescatar a Katia. Una podenca de unos 7-8 años, recién parida (sin rastro de sus crías), con infección en vagina, mamás, ojos, fiebre. Aún estaba produciendo leche. Por el estado en el que se encuentra, ha tenido que estar pariendo toda su vida, habrá sido madre, abuela, bisabuela… una estampa desoladora al ver a un animal en estado de shock por la miserable vida que ha tenido.

Katia está aterrada, vivía atada a una cadena. Su libración en estos momentos no es comprensible para ella, todo es miedo en ese cuerpo vejado.

Ahora nos queda curarla, tras varias visitas al veterinario lograremos que poco a poco su estado de salud mejore. Se le han hecho dos ecografías y una radiografía, por si tuviera restos del parto que tuvo y estamos a la espera de los resultados de las analíticas. Mientras estará con medicación para las infecciones y para cortarle la leche.

En cuanto esté preparada, tendremos que llevarla a una residencia, no tenemos más opciones. Por lo que pedimos ayuda para ella, necesitamos una adopción, un hogar de acogida para que Katia empiece a confiar en el ser humano y deje atrás estos años de sufrimiento.

Necesitamos también ayuda económica, Katia está fuera del infierno, pero los gastos veterinarios serán elevados y el pago de la residencia no será por corto tiempo, es una podenca mayor y esto es sinónimo de invisibilidad.

Ni decir que tiene, que no podemos olvidar a los pobres que quedan en ese lugar (solo unos cuantos se han sacado de allí). Si tenemos opciones, podremos rescatar a otro más, pero la realidad es que es imposible hacer frente sin ayuda, tanto para acogidas como para afrontar el gasto que supone.

Mas información: informacion@elamigofielcordoba.org

Aterrorizados, atados el uno al otro por una soga cruzando la carretera tras una vida de golpes

imageNo son galgos, son podencos. Son los invisibles de las perreras y protectoras, los que sufren tanto y más pero cuesta mucho más que se les dé una segunda oportunidad. Son Nica y Nico y aparecieron en las afueras de un polígono industrial cordobés, cruzando la carretera y poniéndose en peligro a ellos y a otros, aterrorizados, atados por el cuello con una soga de plástico que les ahorcaba cada vez más, tan exhaustos que la hembra llegó a desvanecerse, en estado de shock.

No sé si alguien decidió abandonarlos en esas condiciones o escaparon de los palos y el hambre de un dueño que no se molestó en ponerles chip. Da igual. Un monstruo sin empatía en cualquier caso que no merece la devoción que es capaz de entregarte un perro.

As cuentan su rescate en la protectora de Córdoba El amigo fiel:

Cuando creíamos que lo habíamos visto todo en lo que a maltrato se refiere, después de tanto tiempo rescatando animales deshechos, el azar te pone delante otro caso más grave.

Casi asfixiados por lo apretada que tenían la soga, conforme tiraban el uno del otro, más se iban quedando sin aire. Además llevaban una correa (de persona) que arrastraban del cuello de uno de ellos.

image

Es difícil explicar lo que sentimos al verlos, la hembra herida cojeando, exhausta y posiblemente recién parida, atada a su compañero que tenía la mirada perdida. La situación en la que estaban les hacía mucho más vulnerables y dependientes el uno del otro: si uno moría atropellado, el otro tendría que arrastrar y tirar de su cadáver… una estampa desoladora que describe la realidad de los perros de caza en este país.

Muchos vehículos fueron los que pararon al ver el panorama tan dantesco, porque cruzaban entre los coches, pero solo unas pocas personas de buen corazón son los que decidieron ayudarlos.

image

Pudieron sujetarlos de la correa que llevaban, los pusieron a salvo en el arcén como pudieron, les dieron de beber e intentaron tranquilizarlos del terror que tenían.

Pudimos con la ayuda de estas personas anónimas montarlos en nuestro vehículo y así tenerlos completamente a salvo. Imposible cortar la soga hasta llegar al albergue, por lo que tuvimos que montarlos a la vez para no dañarlos más.

Pero ahora empieza lo más duro, son dos podencos (macho y hembra) y desde el minuto uno sabemos que serán invisibles.

Nico y Nica siguen recuperándose poco a poco, son muchos sus miedos, sobre todo él parece que no ha conocido otra cosa que los palos y golpes. Tenemos los resultados de las analíticas: ambos positivos en erlichia.

Solo tenemos para ellos un frío chenil donde recuperarse, así va a ser más complicado el proceso, sobre todo por su estado anímico.


Es preciso que no sea así, que no permanezcan invisibles. Se necesita con urgencia una acogida para esta pareja, padrinos que ayuden a sufragar sus gastos veterinarios y una adopción por supuesto. La erlichia se supera fácilmente con un tratamiento.

Contacto: informacion@amigofielcordoba.org

Raíz y Tierra, Sión y Pimienta, maltrato y abandono

“¡Mira qué barbaridad! Aunque tú habrás visto de todo”, me dijo una compañera enviándome el caso que circula en la red desde hace unos día de las podencas Raíz y Tierra, lanzadas de un vehículo en marcha en condiciones deplorables, comidas por la sarna, y recogidas por la protectora La Bienvenida de Ciudad Real.

podencas1

“Pues me temo que sí, que en más de diez años de este blog he visto de todo”, contesté. Y no es mentira. Mi capacidad de asombro ante las barbaries que el hombre comete con los animales  se ha reducido considerablemente. No la de cabreo, esa sigue intacta. ¡Cómo no va a ser un bárbaro con unos seres que considera objetos para su uso y disfrute, teniendo en cuenta lo que el hombre es capaz de hacer (y hace a diario) con otros hombres!.

Al poco me llegaron más avisos, comentarios acompañados de enlaces en otros medios de comunicación: El diario, El mundo… también en un teletipo de EFE:

La protectora de animales ‘La Bienvenida’ de Ciudad Real ha denunciado que autores desconocidos han arrojado este pasado sábado a dos podencas gravemente enfermas desde una furgoneta en marcha en la zona universitaria de la capital. Según informa la asociación en una nota de prensa, se trata de “uno de los peores casos de maltrato y abandono en 35 años de vida de esta protectora”.

‘La Bienvenida’ relata que la furgoneta llevaba la matrícula tapada porque “querían deshacerse de estas dos pobres criaturas sin dejar huella”. La agrupación estima que los dos animales, a los que han bautizado como ‘Raíz’ y ‘Tierra’, podrían ser madre e hija, y subraya que han sufrido “una vida de dolor y soledad”. Así, apunta que han recibido golpes y que “el ser humano les da auténtico terror”. “Lo peor es que seguramente no vivían solas”, sostiene la protectora, para la que es posible que aún queden animales “esclavizados y secuestrados” en poder de sus dueños.

‘La Bienvenida’ señala asimismo que las dos podencas presentan señales de que el único alimento que tenían “eran sus propias heces”, y que su piel “delata enfermedad” pues “apenas hay pelo que cubra sus cuerpos, el temblor es continuo, y las heridas y costras se cuentan por decenas”.

“‘Raíz’ y ‘Tierra’ tienen ahora un largo y duro camino por recorrer para su recuperación, y es posible que incluso no sobrevivan”, advierte la asociación, que se encarga de cuidar a los animales hasta que este lunes puedan ser atendidos por un veterinario. En todo caso, ‘La Bienvenida’ realiza un llamamiento a la ciudadanía para que acoja o adopte a los animales hasta su recuperación.

Lee el resto de la entrada »

Se acerca la temporada de las rehalas, la caza mayor con perros

imageMucho se habla de la temporada de caza con galgo, de que febrero es el mes que acaba esa temporada y también la buena suerte de muchos galgos. Se habla bastante menos de las rehalas, del uso de un grupo de perros en caza mayor, normalmente con jabalíes.

Yo hablé de ello aquí hace siete años Con la colaboración de la responsable de la protectora de Cáceres.

La mayoría de las rehalas se les cuida deficientemente, se les mal alimenta y al que no regresa a la llamada tras acosar al jabalí, en el monte se queda herido o perdido.

Las hay también en las que se busca perros uniformes (todos el mismo tipo de mestizo) con buena presencia y se les atiende mejor, pero no tienen un futuro menos negro.

“Son detestables y odiosas, estas fotos que te mando, son un ejemplo. Nos dejaron a cinco mastines atados a la puerta, algunos con orejas y rabo cortados, todos en un estado lamentable. Hubo que eutanasiarlos.

Pocas son las rehalas que tienen a sus animales cuidados. Aun así, aunque tengan comida, cuidados veterinarios, viven de por vida en una perrera, eso no es de recibo.

Pero hay todavía demasiadas rehalas o recovas en las que no hay control, en las que las hembras en celo viven entre sangrientas peleas de machos para conseguir montarla, donde la comida es pan y sobras de comidas, donde se admite cualquier perro.

Yo he visto desde husky hasta boxers, pasando por cocker en rehalas, de dueños hijos de puta que como no querían a su perro, le dieron el peor final: formar parte de una rehala.”

Lee el resto de la entrada »

Por el fin del uso de instrumentos que sienten y padecen, por el fin de la caza con perros

Ayer mismo lo contaba mi compañero César Javier Palacios en su blog La Crónica Verde. Yo os lo he ido mencionando a lo largo de enero. Con la llegada del mes más corto del año no solo llegan olas de frío polar, también acaba la temporada de caza y eso supone muchos descartes de seres vivos por numerosos motivos: ya no corren tan rápido, están enfermos, viejos, gastados, inservibles.

Porque son simples instrumentos.

Pobres instrumentos que sienten y padecen, que mueren y languidecen en miles de perreras y protectoras de toda España.

Pobre España que aún está llena de gente que tienen en consideración a los animales solo por su utilidad.

Cada vez somos más los que comprendemos que en este mundo distinto, de conexiones a Internet, nubes cargadas de datos y viajes al espacio, las vidas de los animales no pueden ser valoradas por lo útiles que resulten, que son valiosas en cualquier caso.

Cada vez somos más, pero en muchos momentos aún nos sentimos pocos.

Aún hoy me preguntan si de verdad se abandonan, maltratan y matan (estoy repitiéndome, el abandono es maltrato y suele conducir a la muerte), decenas de miles de perros de caza cada año en España. Me esgrimen las cifras de denuncias del Seprona, pocas decenas.

Les invito a todos ellos a visitar varias protectoras. Si puede ser físicamente, estupendo. Recorrerlas por Internet mirando las fotos de sus ocupantes también me vale. Cuando vean llenas hasta rebosar las miles de protectoras y perreras existentes en miles de municipios por toda España, cuando vean que un número abrumador de los perros que albergan son descartes de caza, probablemente se les abran los ojos a una realidad que desde nuestros entornos urbanitas no creemos o no queremos creer, tal vez porque no nos deja muy bien como especie.

No hay nada como verlo uno mismo.

Por eso este domingo hay manifestación en Madrid en contra de la caza con galgos y otras razas. Comenzará a las 12.00  en la Puerta del Sol, donde los manifestantes se concentrarán hasta partir, una hora después, hacia el Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles.

Y aquí tengo que decir que me apena pedir la abolición. Me apena porque, de entrada, no me gustan las prohibiciones. Me apenas porque sí sé, sin entrar en ese otro tema que es la conveniencia de la caza en general, que hay cazadores que son buenos con sus perros. Los he conocido de primera mano. El tipo amante de los animales que tiene en su piso, en su casa, a su perra de caza igual de bien cuidada que la mía, que de vez en cuando se la lleva a dar un largo paseo por el monte con la escopeta, que muchas veces vuelve con las manos vacías pero los ojos y el alma llenos de campo. Sí existen. Hay un millón de cazadores con licencia en este país, más que futbolistas federados. En un millón hay todo tipo de personas.

Pero he llegado a convencerme de que no compensan viendo las condiciones en las que están las jaurias de las rehalas, de los galgos hacinados en naves y alimentados a pan duro, de perreras de diez metros cuadrados a la intemperie con setters dentro… También he conocido a cazadores que los tenían en esas circunstancias y creían sinceramente que los tenían bien cuidados, bien tratados. Tal vez porque se molestaban en ponerles las vacunas anuales.

Y me he convencido del todo viendo los cadáveres atropellados o consumidos de hambre y sed, los ojos de todos esos animales con un pasado de palos, sin presente ni futuro en perreras y protectoras, tras pasar las manos por pellejos rellenos de perdigones.

No, los cazadores buenos con sus perros no son balanza suficiente a tanto sufrimiento.

Detengamos la carnicería. O al menos intentémoslo aunque visto desde un punto de vista realista sea imposilbe: la caza es un negocio millonario conectado con el sacrosanto sector turístico y un pasatiempo (llamarlo deporte me da la risa) afín a gran parte de la élite política y económica.

Tal vez persiguiendo la erradicación de la caza con perros logremos al menos una regularización y, sobre todo, una vigilancia del cumplimiento de esa regularización como es debido.

10967992_628686423921185_1290503441_n

Convocada por el colectivo animalista ‘No a la caza con galgos y otras razas’, la movilización cuenta con el apoyo de 29 asociaciones protectoras de animales: Rivanimal, La casita de los animales, Galgos Madrid 14, ACUNR, La voz animal, S.p.a.p., Baasgalgo, Dejando huella, El valle encantado, La pradera de Ontigola, La sonrisa animal, Másvida, Kiéreme un poquito, Galgos 112, S.O.S galgos, Galgos de la mancha, Perrigatos en apuros, Galgo Leku, Fundación Benjamín Mehnert, Laddra, Galgos de casa, Evolución, Plataforma Excálibur, Galgos sin Fronteras, Rescatadog, Asociación Derechos Defensa Animal, Save a friend Zaragoza y La Tortura No Es Cultura; así como los partidos políticos PACMA y EQUO y el Círculo Animalista de Podemos, además de la APDDA.

Dos bebés, dos cachorros de podenco y la posibilidad de ser casa de acogida

Me escribe Borja, que está cuidando de dos cachorros de podenco. Dos pequeños que no podrían estar en la protectora y a los que cuya madre no puede cuidar. Están en Sevilla.

Esto es lo que me cuenta Borja de ellos:

El padre está en paradero desconocido, la madre fue rescatada de un campo abandonado dónde la descubrieron escuálida y consumida por la lactancia. De la perrita no tengo fotos, está con la gente del refugio (se encargarán ellos), a nosotros nos han dado estos bichitos para cuidarlos y difundirlos.

Van a cumplir sobre tres semanas, sería ideal poder encontrarles el hogar definitivo, ya que están muy cerca de ser “conscientes” y sería muy bonito que estuviese con su futuro dueño. Además en breve empiezan su etapa más bonita.

Y yo os animo a actuar con la generosidad de Borja y que os prestéis a ser casa de acogida. Como os he contado muchas veces, las protectoras no son lugar para cachorros, animales ancianos, enfermos… Necesitan hogares que les acojan temporalmente. Es una experiencia enriquecedora, de las que no se olvidan. Si queréis vivirla no dudéis en poneos en contacto con la protectora que tengáis más cerca.

Contacto para adoptar a los podenquitos: bgdelacorte@gmail.com 654-73-85-48

Por cierto que me encanta esa obsesión de los cachorros por dormir apelotonados. Da igual el tamaño de la cama o lo calentita que sea que siempre estarán apiñados unos encima de otros. Para no sentirse solos, para notar el contacto de otro cuerpo.

image

image

image

image

image

image

Marzo, el mes para recordar a los podencos

Durante este mes de febrero nos hemos acordado mucho de los galgos desde este blog, sobre todo a causa del documental Febrero, el miedo de los galgos. Por eso he decidido que marzo será el mes que, a partir de ahora, dedicaré a recordar a sus primos los podencos y sus cruces. Otros perros que sufren tanto o más que ellos, porque además son los grandes olvidados. Ya lo hice el año pasado con el post No son galgos, son podencos y también son buenos compañeros.

No son tan elegantes y glamourosos, los adoptantes rara vez se fijan en ellos, pero también son unos compañeros magníficos. Mi perra, mi vieja Troya es un chucho mezcla de distintas razas de caza, también podenco. Una abuelita con perdigones bajo la piel que recuerdan su viejo oficio.

Para recordar a estos perros os traigo a uno de sus representantes, se llama Calcetines. Os dejo con su historia:

La historia de Calcetines no tiene nada de especial. Es la misma historia de de cientos y miles de podencos, deshechos de cazadores que una vez acabada la temporada, o bien vuelven a un zulo donde no tienen casi comida ni agua y no ven nunca la luz del sol, o bien son abandonados o asesinados. Condenados a una muerte larga y dolorosa por las mismas personas que los han explotado durante años. Todos sabemos de quien estamos hablando.

Calcetines tuvo algo más de suerte, sólo un poco. Acabó en una perrera.

Gracias a dos personas estupendas, Mari Bravo que lo cuidó en la perrera y Meri Rosas, que lleva desde entonces haciéndose cargo de él, de absolutamente todos los gastos, Calcetines tuvo una segunda oportunidad. Calcetines viajó a Madrid hace ya muchos meses a una guardería canina, a la espera de que alguien se fijara en el. Pero tres años de durísima vida en un zulo de cazadores pasan factura. Nuestro Calcetines no era un perro normal. Sus habilidades sociales con las personas eran nulas, nunca he viso un perro con tanto terror en la mirada. Se quedaba literalmente petrificado si habías amago de acercarte, por muy suave que fueras. En su mente sólo cabía una cosa: el pánico. La huida. El miedo.

Esta es la triste realidad de los perros de caza en España.
Lo único que Calcetines ha conocido en sus casi 4 años han sido palos, cadenas, hambre, frío, maldad… La soledad y la miseria. La lucha por sobrevivir, por comer, por ver un día más, una batida más, por ser de los pocos afortunados que le puede servir al cazador para la siguiente temporada.

Ha costado mucho esfuerzo por parte de los implicados, muchos meses de avances y también algunos retrocesos, de guardarse la pena para dentro y pelear porque Calcetines vuelva a ser lo que tiene que ser: un perro, con todo lo que eso conlleva. No una herramienta, no un trapo viejo ni un juguete roto, sino un amigo.

Quiero dejar claro que Calcetines ni en sus peores momentos ha mostrado ningún tipo de agresividad, ni con personas ni con los demás perros. Es leal, delicado, sensible, inteligente y extremadamente guapo. Muy noble. Muy auténtico. MUY PODENCO.

A día de hoy, el momento de Calcetines ha llegado. Esta listo para dar el siguiente paso, encontrar humanos propios. Eso si, Calcetines es especial…. y siempre lo va a ser. Necesita alguien constante, tranquilo, comprometido, que sepa afrontar retos y no se rinda nunca. Que no le de miedo enfrentarse al pasado de Calcetines de la unica manera que sirve en estos casos: olvidándolo. Él ya lo ha hecho.

No queremos adopciones por pena, porque eso no lo ayuda. Queremos amor y lealtad verdaderos, porque este perro es lo que va a dar a cambio, hasta el día que se muera. Queremos que esta raza tan cruelmente tratada, tan duramente juzgada, tan desconocida, deje de ser invisible. Queremos que Calcetines sea el principio de algo, un cambio para los siempre olvidados podencos, una de las razas más nobles que existen. Queremos que vuestro corazón lata podenco.

Por cierto, esta sanísimo.

Adopta a Calcetines. Acógelo. Amadrínalo. Ayúdanos a ayudarle.

Sólo se dará en adopción en Madrid. Se entregará vacunado, chipado, esterilizado y con contrato de adopción.

Contacto: Meri 626207779 Fani 664775103

1546390_612114958869390_1325512238_n

¿Y qué pasa con los perros con raza? #DíaPerroSinRaza

Con el Día de los Perros sin Raza no queremos ir en detrimento de los perros de raza. ¡Ni mucho menos!. Ellos también son perros antes que ejemplares de determinada raza. Sobra decir que también son animales merecedores de cariño y cuidados durante toda su vida. Y ahí tenéis razas como los galgos, los podencos y muchas otras de caza, que también necesitan infinidad de ayuda, que he mostrado en mi blog innumerables veces y a los que seguiré apoyando desde este blog tanto como pueda. Igual que me he acordado de las perras de pura raza explotadas como fábricas de producir cachorros, o de los pitbull (que me encantan) o de los labradores y golden retrievers…

Igual que os contaba de los gatos la semana pasada, fomentar la adopción, el orgullo por los animales sin raza, la tenencia responsable de animales y que no se consideren accesorios de moda, también repercutirá positivamente en los perros con raza.

Nos centramos en los animales sin raza en esta iniciativa por que suelen ser los grandes olvidados, los más necesitados de ayuda, los que menos se muestran en publicidad y en medios de comunicación. ¿No os parece que se merecen al menos un día ? Nos centramos en ellos, porque son “la raza” más frecuente en nuestros hogares y también los que más abundan en las protectoras y perreras esperando una segunda oportunidad que no llega, que tal vez nunca llegue precisamente por su condición.

Estamos elaborando muchos contenidos de distinto tipo, desde explicar lo que es un perro sin raza, dar datos de perros sin raza registrados, hablar de perros sin raza en cine o literatura, de los famosos que tienen perros sin raza como animales de compañía, un vídeo, testimonios de dueños de perros sin raza, una infografía… Muchos profesionales de 20minutos estamos implicados en el proyecto.

En algunos de esos contenidos puntualmente sí que se comentará con declaraciones de expertos el vigor híbrido y el problema existente con algunos métodos de cría más que discutibles que hacen que algunas razas tengan problemas de salud.

galgos

Los galgos de la imagen, una raza hermosa, saludable y siempre necesitada de adoptantes, están en manos de SOS Galgos buscando hogar. Si tenéis interés por adoptar alguno aquí tenéis el formulario de adopción.

No son galgos, son podencos, y también son buenos compañeros en un piso

adopcionspasav@gmail.com

adopcionspasav@gmail.com

Estamos en plena temporada de descartes de caza, terrible época para muchos animales. Sus condiciones físicas ya no son óptimas, se han hechom mayores, el cazador de turno está sufriendo la crisis y no puede mantener tantos animales… y se ven abandonados o sacrificados de mala manera. Cuando cuento esto a casi todo el mundo le vienen los galgos a la cabeza, esa hermosa raza propia de la que tantos estamos enamorados. Pero no son solo galgos, todas las razas de caza se ven afectada por este maltrato, en nuestro país especialmente los podencos, en sus distintas variantes, y sus cruces.

Interesa trabajar por lograr que los podencos ganen la buena fama y visibilidad como compañeros en casa que ya tienen sus primos más veloces.

Os dejo, algo editado, el texto El podenco como animal de compañía del grupo de Facebook que os recomiendo visitar si amáis a los animales ‘Difusiones de galgos y podencos en España’.

Estamos más que acostumbrados a ver noticias y textos relacionados con los podencos, pero siempre relacionado con lo mismo y en los mismos términos: cacería.

El podenco, como mascota, animal de compañía o como quieras llamarlo, en la actualidad apenas se ve. No vemos gente por la calle paseando con su podenco como pasa con los galgos. Es inevitable la comparación. Pero muchos años atrás sí que lo fue, y muy apreciado. Por su tamaño mediane, por su corpulencia liviana y su pelaje, que casi siempre es corto.

El podenco puede vivir prefectamente en una casa o piso, ya que se adapta al entorno. Sus necesidades son las mismas que la de cualquier otro perro: comida, veterinario, camas, correas, arneses… y  tiempo y mucho cariño.

El podenco es una excelente mascota, desconocida para la mayoría. Es cariñoso, inteligente, obediente y se suele llevar bien con otros perros, incluso con gatos u otras mascotas. Con los niños son buenísimos, juguetones y muy divertidos.  Apenas ladran, son bastantes silenciosos, muy intuitivos. Sueltan poco pelo, lo tienen bastante corto por lo que son muy limpios. Ellos son muy cuidadosos con su higiene, se limpian y no ensucian apenas.

Corren bastante pero tampoco es necesario que estén todo el día haciendo ejercicio, con que salgan tres veces, como todos los perros, y estén un ratito jugando y corriendo tienen más que suficiente.  Una vez pasada la etapa de cachorro se vuelven más tranquilos y cariñosos.Son animales longevos, pueden durar muchos años, porque además suelen ser fuertes y gozar de buena salud. Y porqué no decirlo, son muy bonitos, esbeltos, aunque no tan altos y delgados como los galgos, pero si muy proporcionados. ¡Son unos atletas! Sus rasgos son armónicos y parecen una esfinge.

14 podencos, 14 de los olvidados

El texto que os dejo a continuación no lo he escrito yo, lo ha hecho una voluntaria que lucha sin tregua por esta raza tan olvidada, tan minusvalorada. A ver si la Navidad le trae a alguno de estos 14 podencos un hogar:

Caminaba por mi barrio cuando me encontré con un señor que paseaba a su perro y le dije. “¡Que podenco tan bonito tiene usted!”

Él me miro y me dijo: “perdona es un chucho”.

“No”, le contesté, “es un podenco”.

A los pocos días le volví a encontrar y me dijo: “qué razón llevaba, tengo un podenco y yo sin saberlo, pensaba que los podencos al ser perros de caza no valdrían para vivir en una casa, pero este debe ser que no sabe porque lo único que caza en casa es el sofá”.

Los podencos son perros cariñosos, dulces, juguetones a los que les encanta correr, son muy rápidos, lo que les hace las víctimas perfectas para el entorno de algunos cazadores sin escrúpulos. Son valientes, dinámicos, nobles, siempre fieles a sus dueños. Si miráis las páginas de las protectoras veréis montones de podencos en adopción, pequeños, medianos, grandes, cruces, puros, ibicencos, andaluces… Son ideales para crecer con niños, con abuelos, con familias… se adaptan a cualquier entorno. En las casas son como los galgos, no necesitan mucho espacio, pero cuando salen a la calle les gusta andar rápido y correr, disfrutan de un buen paseo.

Me gustaría presentaros a los podencos de Ladridos Vagabundos en adopción, todos animales de una belleza impresionante.

Contacto para adoptarlos:
despierta.adopta@gmail.com

Matilda: Es una perrita bonita y cariñosa llegó a nosotros desnutrida y con su madre en la perrera pero pronto recuperó el peso y ahora es otra. Sólo quiere jugar y estar con las personas. Es muy peque todavía nació en enero de 2011.

Juanita: otra perrita abandonada quizá de algún cazador que vio que ya no le servía. Una señora que la veía siempre entre las basuras intentando conseguir algo de comida la recogió con la esperanza de encontrarle pronto un hogar. Pero no ha sido así. Nació en febrero del 2010 mide 41cms.

Camino: llevaba ya dos días dando vueltas por una urbanización cerca de Granada, pero la chica que la encontró pensaba que era de un cortijo cercano. Pero al tercer día vio la cantidad de garrapatas que tenía en el cuello y entró por la puerta de su casa como si fuera suya, supo que Camino estaba abandonada. Al principio no se dejaba tocar, ni tampoco quería que se acercara ningún perro, ahora está integrada en la manada del refugio, esperando una oportunidad.

Sol junto a su hermana Lunita fueron abandonadas cerca del refugio. A “sus dueños” no les importó si iban a sobrevivir o no. Se quedaron con la conciencia tranquila al haberlas dejado en un lugar donde los voluntarios se desviven por los animales. Lo que no tuvieron en cuenta es que siendo tan pequeñas pueden coger parvo. Por suerte para ellas, fueron acogidas y Luna fue adoptada en seguida. Sin embargo, Sol sigue buscando un buen hogar. Es una perrita muy cariñosa, le gusta pasear y ya ha aprendido a hacer sus necesidades en la calle. Se lleva muy bien con perros y gatos y le encanta jugar con cualquier animal.

Bambi tiene de 1 a 2 años, parece un cruce de podenco pero de tamaño pequeño (para su tamaño tiene las patitas y las orejitas bastante largas y tiene un aire a “Bambi”). Es sociable con otros perros. Es una perrita sumisa y que pasa desapercibida de siempre. Cuando abrimos su pasillo, viene corriendo a saludarnos y luego se va para no molestar. Nos sigue con la mirada, viene con nosotros cuando vamos a dar la vuelta al refugio… pero no es una perrita que nos atosigue. Una verdadera joya para cualquier familia.

Willy pertenece a la misma triste lista de perros abandonados. No sabemos quién lo abandonó, si una familia, si un cazador… el hecho es que apareció en una bocacalle de Gran Vía de Granada comiendo de la basura una noche de sábado. La gente que pasaba le miraba con repulsión, y él sólo era un cachorro hambriento que no encontraba un lugar a donde ir. Finalmente, Willy acabó en el refugio. Es un perro bueno, con alma de cachorro aunque ya tiene más de un año de edad. Es algo nervioso y miedoso, es posible que haya sido maltratado.

Hippy fue encontrada en pleno centro de Granada y después de estar en varias casas de acogida ha tenido que entrar en el refugio. Hippy es una perrita muy buena y cariñosa. Dicharachera, juguetona, alegre… juega a perseguir y a que le persigan otros perros. Y además está engordando….

Casper llevaba cuatro días vagando en alrededores del refugio cuando lo recogimos. Suponemos que lo abandonaron allí y él simplemente no tenía a donde ir. Es muy escurridizo y ágil. Se sube por todas partes sin menor esfuerzo, escala las jaulas, pasa por cada hueco y cada agujero. Es un cachorro todavía. Es cariñoso y juguetón, le encanta estar en brazos. Es un perro perfecto para estar en un sofá… le encanta dormir y estar tranquilo en algún lugar al sol si hace fresquito o la sombra en las horas de más calor. Ahora está empezando a tener problemas con algunos perros por su carácter sumiso y dócil.

Boby: lo tiraron de un coche en marcha. Una chica inglesa que iba con otro coche detrás vio como bajaban la ventanilla y tiraban a un pobre perro a la cuneta. Es un perrito muy juguetón al que le gusta estar con otros perros más grandes que él. Es un poco sensible y asustón, con una voz alta se acurruca en un lado. Pero es protector cuando se trata de su sitio en el refugio y aunque no se muestra agresivo, ladra cuando alguien se acerca demasiado cerca a lo que considera su casa.

Coco: Cuando dices a los posibles adoptante que un perro tiene tres patas, parece que despiertas lástima, pero todos acaban diciéndote: “pobrecito, pero yo no quiero un perro así”. Todos buscan al perro perfecto y los que son “imperfectos”: viejecitos, minusválidos, razas de caza que no cazan, simplemente adultos, pasan a ser “invisibles” para la mayoría de los ojos. Coco es uno de ellos. Llegó a nuestras manos siendo un precioso cachorrín de tres meses y sigue con nosotros teniendo ya 10. Llegó con la pata rota por varios sitios, una rotura que ha soldado mal y que le provocaba un dolor tremendo. Se tuvieron que hacer varias intervenciones para conseguir que su patita quedara bien y pudiera ser un perro normal. Sin embargo, con la operación, múltiples visitas al veterinario, constante cambio de casa de acogida y muchos medios económicos, Coco mejoraba muy despacio y cuando parecía que todo iba bien, de repente sucedía algo o se generaba una infección lo que hacía reanudar todo el proceso de curas desde el principio. Cuando finalmente le quitaron las vendas y los hierros y Coco se preparó para una vida normal y para ser adoptado, su pata se volvió a romper y por desgracia ya no tenía remedio, la tuvimos que amputar. Para Coco fue un alivio. El perro revivió, estuvo jugando como loco, olisqueándolo todo, por fin estaba feliz.

Fanny si queréis un perro “plasta”, que no os deje solo un momento, que esté siempre encima, si queréis sentir lo que son ganas de vivir, entonces adoptad a Fanny. Eso sí, tenéis que tener paciencia y mucho cuidado ya que se sube por todos los sitios y atraviesa lugares muy estrechos y pequeños… con tal de seguiros hasta el final del mundo. Fue encontrada en la Alpujarra granadina, vagando por el monte y con unas grandes mamas, señal de que había parido hacía poco. Seguramente en su primer celo ya supo lo que es ser madre.

Tango estaba sentado, atado a la valla del refugio, en los huesos, tranquilo y un poco asustado… No entendía muy bien lo que pasaba, por qué sus dueños lo ataron y se fueron, sin darse cuenta de sus lloros y suplicas para que no lo abandonaran… Tango es cariñoso y un poco asustón.

Rantamplan: Cruce de podenco y galgo, como todos los perros que entran en el refugio con miedo, Rantamplán ha ido cambiando su comportamiento. Ahora ya no tiene tanto miedo, se acerca sin ningún problema a las personas para que le acaricien. Es un perro que en principio no creemos que pueda dar muchos problemas en una casa porque es muy tranquilo. Es muy sensible, si decimos algo en voz muy alta o enfadada aunque no sea para él, se mete en una jaula esperando que pase la tormenta. En correa va muy bien y no tira aunque se asusta de los ruidos fuertes e imprevistos.

Eros fue abandonado en un pueblo de Granada, donde unos ingleses le daban de comer. Nos pidieron meterlo en el refugio pero en ese momento no teníamos sitio para nadie más. Al cabo de un tiempo, los ingleses lo llevaron a la protectora porque tenían miedo de que los vecinos del pueblo lo envenenaran. Cuando tuvimos un hueco, fuimos a por él. Eros es un poco “bocazas”, le gusta ladrar a otros perros simplemente por fastidiar. Aunque es un perro muy sociable, no tiene ningún problema. Se lleva de maravilla con su compañero de jaula, Júpiter. Coge cuerdas o trapos y va buscando a algún perro con el que tirar de esa cuerda del otro extremo.