BLOGS

Más solas que nunca

Por María Cimadevilla m_cimadevilla

“La maternidad es una cuestión de amor y logística” (Pepa Horno)

Mi madre ha sido siempre una experta en temas económicos. Controlaba la subida y la bajada de precios cada mañana, solo unas horas después de que la bolsa de Tokyo hubiese abierto su sesión matinal. El aprovechamiento de los recursos era otro de sus puntos fuertes. Nada se echaba a perder si estaba entre sus manos. La optimización del tiempo era ya en mi época de niña algo que ella dominaba sin ayuda de agendas electrónicas, tablas de excel ni apps.1024px_U0B0770-OK-TC

Mi madre, con su carrera universitaria, con todo su conocimiento de la vida y del mundo, con su sensibilidad y con todo su amor, se dedicó por completo a un mundo económico indispensable para que el mundo gire: la economía de los cuidados.

Mucho de lo que yo que soy tiene su base en lo que ella hizo durante toda nuestra infancia, la mía y la de mi hermano. Cuidar nuestra alimentación cada día, hacer esfuerzos uno tras otros para poder llevarnos al colegio para recibir una buena educación, seguir de cerca nuestro desarrollo escolar, acompañarnos en el aprendizaje, en nuestro desarrollo emocional, apoyarnos en los retos, estar ahí cuando los superábamos, pero sobre todo, cuando no.

1024px_U0B1010-OK-TC

Como mi madre, millones de madres en España hoy siguen dedicándose a esta economía indispensable, pero a diferencia de mi madre, muchas de ellas lo hacen en solitario y en unas condiciones muy adversas.

En España hay 1.754.000 hogares formados por una madre o padre solos con sus hijos. El 82% está encabezado por una mujer. En estas familias monomarentales, más de la mitad de los niños viven hoy en situación de pobreza.

Todas estas madres, como hizo la mía, son expertas en estirar los recursos de los que disponen. El problema llega cuando estos recursos mínimos ni siquiera existen. Como mi madre, todas estas madres quieren lo mejor para sus hijos y luchan cada día para conseguirlo. Por eso puedo imaginar la frustración de las 3 de cada 10 madres que han tenido que dejar de comprar medicinas o seguir un tratamiento médico porque no pueden pagarlo. O la angustia de las casi 4 de cada 10 que cuando sus hijos necesitan unas gafas, no pueden  costearlas. O la pena cuando ante la llegada del frío, 4 de cada 10 no pueden mantener la casa a una temperatura adecuada.

Todas estas mujeres expertas en economía de los cuidados se enfrentan cada día a la imposibilidad de acceder a esa otra esfera económica que parece haber olvidado lo esencial de lo que ellas aportan. Es fundamental encontrar la manera de que estas madres tengan la oportunidad de acceder al mercado laboral, pero también de que lo hagan de manera que puedan compaginarlo con el cuidado de sus hijas e hijos. Porque solo de esta manera conseguiremos que la pobreza infantil que se ha instalado de manera tan alarmante en este tipo de hogares comience a remitir. Porque la economía productiva necesita también de la economía de los cuidados. Sin una, difícilmente existirá la otra.

Desde Save the Children queremos que estas niñas, niños y sus madres cuenten con el apoyo que necesitan. Con el informe “Más solas que nunca” que acabamos de publicar queremos darles voz a estas familias, acercar su realidad del día a día, pero también proponer medidas que ayuden a mejorar su situación, especialmente la de las niñas, niños y jóvenes que viven en ellas.

Por eso hemos lanzado una petición  a los gobiernos para pedirles que se comprometan a #InvertirEnInfancia. Porque no podemos dejar solas a esas niñas, a esos niños y a sus familias.

María Cimadevilla se dedica a temas de comunicación para proyectos sociales, educativos y culturales. Hace creación de contenidos en Save the Children y ha participado en la elaboración del informe “Más solas que nunca”. 

Los comentarios están cerrados.