BLOGS

Amor y libertad, cuatro siglos después

 Por Lucía Esteso Lucía_Esteso_pe

‘Sin la mujer la vida es prosa’, decía Rubén Darío… estos día siento la emoción de viajar por los versos de Lope de Vega, un maestro de la palabra.  Y con él me atrevo a mirar, casi cuatro siglos más tarde, a través de los ojos  de doña Inés,  protagonista de ‘El caballero de Olmedo’. Así comienza esta tragedia de Lope:

 ‘Amor, no te llame amor el  que no te corresponde’

El amor no correspondido… seguro que muchos lo habéis sufrido en algún momento de vuestra vida… y siempre aparece una pregunta: ¿por qué? ¿Por qué tengo tan mala suerte?

El drama de doña Inés. Montaje de El Caballero de Olmedo. Imagen: Actually Theatre

El drama de doña Inés. Montaje de El Caballero de Olmedo. Imagen: Borja Barrera

Pero centrémonos en la historia: han pasado unas horas desde que don Alonso, al que llaman la Gala de Medina, se quedó prendado de una joven que ocultaba ser quien era. Tan sólo basta ver su rostro para saber quién era esa mujer que le hizo perderse en el amor por completo. El camino hasta conseguirla es una carrera de obstáculos, pero en el caso de El Caballero de Olmedo es aún más complicada. Ella lleva dos años comprometida con otro hombre, que se convertirá en su mayor rival y le obstaculizará el camino. Engaños, desdenes y afrentas se interponen en el camino de estos dos amantes, que están separados por rejas que enmarcan y dividen sus encuentros.

El marco de la historia data del siglo XVII pero el amor y la tensión por la libertad bien llegan a nuestros tiempos.

Doña Inés es una joven que se queda prendada de un caballero, a veces hay miradas que te roban el alma, y no sabes muy bien por qué. Desde que lo vio no piensa en otra cosa que en volver a encontrarse con él…en su caminar solo sueña con girar la esquina y encontrar esa luz.

‘Flores y aguas, les decía,

dichosa vida gozáis,

pues aunque noche pasáis,

veis vuestro sol cada día’.

La falta de libertad es una constante: sus acercamientos están separados por unas verjas, y tienen que ser a escondidas porque su padre le ha comprometido con otro hombre…y ella como mujer noble que es, se supone que tiene que obedecerle, ¿quién no quiere agradar a sus padres?, ‘No conozco la clave del éxito, pero sí la del fracaso: querer agradar a todo el mundo’, dice Oscar Wilde.

Así que aunque Inés es noble, es rebelde, y ya saben que ‘el corazón tiene razones que la razón desconoce’  e intenta despistar a su padre, haciéndole creer que se quiere meter a monja, con tal de que no le case con un hombre que ella no quiere.

‘Señor ,

¿que importa el hábito pardo

si para siempre le aguardo?

La tensión invoca la desconfianza, las discusiones entre estos dos amantes, los miedos…

‘Pena me has dado y temor

con tus miedos y recelos;

si tus tristezas son celos,

ingrato ha sido tu amor’.

La tristeza, el dolor, se apoderan de las entrañas de este personaje..

‘Amando, recelar daño en lo amado,

nueva pena de amor se considera,

que quien en lo que ama daño espera

aumenta en el temor nuevo cuidado’.

El final de cuatro siglos atrás es conocido. Las dudas y el orgullo empujan al Caballero a un triste fin…

‘Que de noche le mataron

al Caballero,

la gala de Medina

la flor de Olmedo’.

¿Cómo acabaría hoy esta historia de amor y libertad? Las puertas de Medina se abren este miércoles y jueves… para comer al espectador a versos.

‘El caballero de Olmedo’ de Actually Theatre, se presenta hoy y mañana en el festival ClasicOFF de la Sala Nave 73 (Calle Palos de la Frontera 5, Madrid), 22 y 23 de julio (miércoles y jueves) a las 20.30h. Y el domingo 26 de julio en el Festival Clásico de Olmedo.

Lucía Esteso es periodista y actriz. Amante de la cultura a través de la que se levantan las voces. Cree que existe una luz poética en cada esquina. La imaginación es un arma cargada de futuro.

Los comentarios están cerrados.