BLOGS

Excluidas del paraíso

Por Esther Pérez de Eulate Esther Pérez de Eulate2

La vida no es fácil para nadie, y menos para las mujeres en general.  Pagar las facturas en plena crisis, lidiar con los problemas domésticos y/o familiares y con las relaciones de nuestro entorno…  muchas veces nos sobrepasa y es inevitable que aparezca la culpa y pensemos: ‘¿Qué he hecho mal?’ Probablemente hayamos cometido muchos fallos, no es cuestión de evadir responsabilidades, pero se nos olvida que no todo depende de nuestra voluntad sino que vivimos en una sociedad en la que todas las personas no tenemos las mismas oportunidades. Oportunidades que van en detrimento dependiendo del lugar asignado en las relaciones de sexo, clase y/o etnia.

Flores y capuchas. Imagen del documental 'Excluidas del paraíso'.

Flores y capuchas. Imagen del documental ‘Excluidas del paraíso’.

La idea de hacer este documental “Excluidas del paraíso” surgió al darme cuenta de que muchas mujeres de mi entorno  se quejaban del machismo en su vida personal y social, pero eran  incapaces de rebelarse ante las desigualdades.  Y creo que, en parte,  es por esa confusión que crea el patriarcado que hace responsables a las mismas mujeres de una opresión que está tan naturalizada que es invisible para muchas personas. El documental responde en parte a la paradoja de que algunas de las manifestaciones del sistema patriarcal aparecen ante nuestros ojos de forma evidente (aunque tiendan a ser interiorizadas como algo normal), pero, a la vez, muchas de sus expresiones se distorsionan y resultan difíciles de detectar, y esto se debe a que mantener las relaciones de desigualdad entre mujeres y hombres conlleva beneficios, entonces, conviene ocultar la dependencia que determinados grupos de interés tienen de las relaciones  jerárquicas desiguales. Un formato audiovisual para retratar el sistema patriarcal supone mostrar ambas caras, la más visible y la oculta de este injusto orden social predominante.

A pesar de que hay mucha información sobre la desigualdad de género en los medios -cada vez hay más noticias, más secciones,  más estadísticas…-  suele ser sobre un aspecto en concreto;  y creo que falta un discurso más global para poder entender cómo opera el patriarcado, accesible a cualquiera; de ahí la idea de hacer una película. Evidentemente hay muchas publicaciones feministas y especializadas que tratan el tema de forma exhaustiva y en profundidad. La idea es intentar  llegar a un público mayoritario.

Visualizar el  machismo y buscar alternativas es la propuesta del largometraje documental ‘Excluidas del paraíso‘.

Como  la mayoría de la información que nos llega es a través de las imágenes,  ‘Excluidas del paraíso‘ pretende ser una herramienta que dé claves para leer la ideología de esas imágenes A través del  discurso de relevantes pensadoras feministas como Rosa Cobo, Yayo Herrero, Ana de Miguel, Ochy Curiel, Soledad Murillo, Pilar Aguilar o Remedios Zafra, que acompaña  a  gran cantidad de anuncios publicitarios, vamos a desvelar cómo el capitalismo y otras instituciones necesitan al patriarcado y lo alimentan continuamente para sobrevivir.

Este documental es totalmente independiente. Ya están hechas las entrevistas pero lleva muchas horas de investigación y de edición; y además queremos acompañarlo de un manual (escrito por Paula de la Fuente Latorre, socióloga colaboradora del proyecto) porque somos conscientes de un tema tan complicado no se puede contar totalmente en una película de unos 80 minutos.  Pretendemos que este trabajo quede a disposición de toda la población en Internet al final de su recorrido. Por eso necesitamos ayuda. Sólo con las venta anticipada de unos 300 DVDs podemos financiar una parte importante del trabajo y pagar los gastos que genere.

Hasta el 10 de julio, es posible apoyar en Verkami el documental ‘Excluidas del paraíso’ con una colaboración de 10 euros.  Y ver el trailer aquí.

Esther Pérez de Eulate es Licenciada en Periodismo (UPV), con experiencia en prensa, televisión y radio (Canal +, Cinevideo20, Muy interesante, Radio Vitoria, entre otros). Ha trabajado como realizadora, cámara y editora en más de 30 vídeos para fundaciones e instituciones como la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Fundación Pablo Iglesias, Ipade, Mapfre, el Ayto de Madrid, Paz y Cooperación y Sgae, entre otras. Ha colaborado con otros directores como cámara, realizadora, editora y guionista. También tiene experiencia en educación  y género. Desde 2013 pertenece al colectivo Generando Arte (Madrid 2014). “Poética pública. PLAZA” (2010)  es su primer largo documental.

4 comentarios

  1. Dice ser Lico

    Totalmente en desacuerdo contigo. Problemas con las facturas , relaciones , etc que te has creído que los hombres por haber nacido hombres esos problemas no los tenemos también? Esto que haces es justamente de lo que te quejas de ahondar en el victimismo en el que todos podemos caer. Hablas de opresión cuando hoy dia ser hombre es un handicap para todo, con lo antiguo (que no habéis ni mencionado de cambiarlo) ni con lo actual. Hasta que no penséis en una igualdad real no conseguiréis nada.

    22 junio 2015 | 08:36

  2. Dice ser dfafa

    ah que los hombres no tienen problemas y no pagan facturas, conozco a mas mujeres que no pagan y son mantenidas que al reves, así os va, cada vez sois el blog mas odiado

    22 junio 2015 | 08:42

  3. Dice ser susi

    De acuerdo pero solo hasta cierto punto. Si el machismo y la discriminación se mantienen es, en gran parte porque las propias mujeres comparten estos valores. Si no sería imposible que se mantuvieran. Reproduzco una conversación con unas compañeras de trabajo, hace unos años. Todas ellas mujeres con estudios, de no más de 40 años. Una de ellas está embarazada de su segundo hijo, que va a ser niña:
    -Que bien, vas a tener la parejita-dice una compañera (su primer hijo es varón).
    -Si.
    -Bueno, menos mal que es niña, así te cuidará de mayor(primera perla. Ya dan por hecho que por ser mujer tendrá que cuidar de sus padres ancianos. Seguro que de su hermano no soltaron ningún comentario parecido)
    -Esta qué me va a cuidar¡¡¡¡Eso era antes- responde la embarazada. (no lo dice como diciendo que ahora las hijas (y SOLO las hijas) tenemos esa “deuda moral”. Lo dice desanimada, como diciendo: ahora ya ni las hijas te cuidan de vieja).
    -Lo bueno es que al tener un hermano mayor ( años mayor) me la vigilará cuando esta petarda tenga 14 o 15 años y esté en plena edad del pavo-prosigue la embarazada. (otra perla más. Las chicas, pese a ser más responsables que los chico, mas estudiosas y menos conflictivas sufren una menor libertad y una mayor vigilancia. Seguro que no se planteó quien iba a vigilar a su hijo a esas edades, que por cierto, son incluso más conflictivas en los hombres. Por supuesto, la muchcha debe ser vigilada, para que no se muy “suelta”, el chaval es distinto, que haga lo que le de la gana. Vamos en plan moro total)

    22 junio 2015 | 11:42

  4. Dice ser Eugenia

    Ahhh que los hombres, que viven con anteojeras y no pueden ver más que la punta de su naricita . . . Son taaan egos, que siempre quieren ser mencionados en todos lados !! Incluso si el artículo habla de los problemas de nosotras, mujeres. Y nadie ha dicho aquí que no sufran, que no la pasen muy pero muy mal, y cada día peor (hay algún país, además unos cuantos que serán tres, cuatro, quizá no más) en que la pase bien alguien más aparte de los futbolistas top, políticos top, y narcos top?? No creo, todo se nos va en la locura desquiciada de esta vida, tras el dinero dinero dinerooooo. . . tan loca vida que ni queremos voltear para atrás, porque el hoyo en nuestras panzas nos dice clarísimo que no soportaremos ver el vacío de nuestras vidas colectivas, las vidas personales puede ser otro caso . . .) Pues sí, pobrecitos hombres que tanto y tan calladamente han sufrido, les mando un solidario abrazo, y mi felicitación por no haber padecido que te pueda matar a golpes quien te ama, que no hayan sido violentados sexualmente quizá nunca ni lo vayan a ser; que en general ganen más dinero que casi cualquiera de nosotras muchas veces sin mayor mérito. Un amigo mío lo vio en New York, se le salían los ojos y por fin comprendió: su ex-novia era corredora de Bolsa en Wall Street, y sus compañeros hombres mucho más jóvenes y recién salidos de la escuela, entraban, iniciaban su carrera, YA ganando más que ella, por qué? Ayyy no me digan que no saben y no conocen casos!!! Bien, felicidades inamovibles piedras fundacionales de esta cosa que se cae a tiras, como salida de un leprosario…. me refiero a nuestra flamante “civilización”. Si es que esto es tal cosa, y no meramente una sociedad, así nada más, a secas. Beeesoooosss culebras !!

    07 julio 2015 | 02:02

Los comentarios están cerrados.