BLOGS

Una vida ‘de cuidado’

Por Dori Fernández Dori Fernández

La desigualdad social entre mujeres y hombres arranca principalmente de la desigual valoración que se hace del distinto trabajo que unas y otros desarrollan; unos roles de género que se graban con fuerza desde el momento en que ambos se convierten en padres y madres: varón productor – mujer reproductora cuidadora. Este hecho lo conocemos como división sexual del trabajo (DST), algo que, por desgracia, las mismas políticas públicas fomentan en muchas ocasiones (p. ej. las 16 semanas de permiso de maternidad para las madres, frente a las 2 de paternidad para los padres). La corresponsabilidad en los cuidados se convierte, por consiguiente, en pieza clave de las vindicaciones feministas.

 

La igualdad, fundamental para una sociedad más equitativa y libre. Imagen de Dori Fernández.

La igualdad, fundamental para una sociedad más equitativa y libre. Logo de PPIINA. Imagen de Dori Fernández.

Desde los años 80, las mujeres nos hemos incorporado mayoritariamente al empleo formal, pero la crisis y los sempiternos sesgos de género amenazan con devolvernos al ámbito privado del hogar con una misión que no cambia con el paso del tiempo: trabajar gratis para el sostenimiento del sistema.

El relato siguiente es una herramienta que he utilizado a modo de cuentacuentos para introducir el tema en una charla con las mujeres de Pruna el pasado 8 de marzo. Cuenta en primera persona la historia de una mujer que asume el rol de género que nuestra sociedad asigna a todas las mujeres antes que ningún otro, e  independientemente de la época histórica de que se trate: ser madre, tener una familia y cuidarla.


Una vida ‘de cuidado’

 ‘Dos años tuve a mi madre a mi cargo, hasta que nos dejó. Los últimos ocho he cuidado también a mi padre, estaba muy enfermo, apenas podía moverse, le dolía todo… También nos dejó hace poco, ya no podía más el pobre.

La ley de dependencia me ha ayudado los dos últimos años, 400 euros al mes…, menos mal que al principio mi marido trabajaba. Ya no; bueno sí, pero ya no está conmigo; se fue cuando llegó la ayuda del Estado, con una mujer más joven, portorriqueña creo. Decía que yo estaba siempre cansada (y él, ¡siempre en Internet!). Pero bueno, los niños se aplicaron de lo lindo, el mayor consiguió una beca de ¡2.000 euros! Ahora los dos viven fuera; uno con una chica muy maja, italiana; el otro, con un amigo irlandés… Este invento del Erasmus me los ha arrebatado y se los ha llevado lejos. En fin, que fueron años difíciles pero es cierto, otras familias estaban peor.

Hoy volví al mercado “formal”, la pensión compensatoria de mi exmarido no llega mas que para pagar la luz, el agua, el gas, el seguro a Santa Lucía… Me he acercado a la oficina del INEM (ahora se llama SEPE), tengo 53 años, oficio: cuidadora por “mandato de género” dicen; vamos, por amor.

Me dicen que está la cosa difícil, que hay más de un veintiséis por ciento de tasa de desempleo, pero que puedo solicitar una ayuda, me lo van a mirar… Yo no entiendo mucho de todo este papeleo, a ver si viene Raúl, mi mayor, y me lo mira. Mientras, voy a escribir a mi hermano Pedro, el de Alemania, seguro que me echa una mano mientras llega la ayuda del SEPE, porque el otro, Mariano, aunque vive a pocos kilómetros, nunca quiere saber nada,  claro que también es cierto que tiene una mujer muy rara…’

Algunos datos:

  • El 21 por ciento de las reducciones de jornada por cuidado de menores o personas dependientes superiores a un mes son solicitadas por mujeres, frente al 2,1 por ciento de hombres.
  • El 94,50 por ciento de las excedencias para el cuidado de hijas e hijos menores son tomadas por las madres.
  • El 85,22 de excedencias para el cuidado de familiares o personas dependientes son tomadas por mujeres.
  • El 97,79 por ciento de personas ocupadas a tiempo parcial por motivo de “cuidado de niños o de adultos enfermos, incapacitados o mayores” son mujeres.

(Datos: Instituto de la Mujer y Seguridad social, 2013).

  • La atención de hijos e hijas es asumida por las madres en un 82%, seguida de la abuela en un 8,5% y en tercer lugar el padre, con un 4,5%

(Datos: CIS marzo, 2014).

Dori Fernández Hernando es Graduada en Igualdad de Género por la URJC. Formadora y consultora freelance en igualdad de género, nuevas tecnologías y Prevención de Riesgos Laborales, colabora entre otras con SinGENEROdeDUDAS, CB., Comunidad de Conocimiento Profesional con Enfoque de Género. Actualmente participa en un proyecto formativo que lidera el Instituto Madrileño de Formación. Pertenece a la PPIINA y a la Asamblea de Mujeres de Córdoba Yerbabuena.

5 comentarios

  1. Dice ser susi

    Eso si, nos cargan el cuidado de niños, ancianos y enfermos y luego bien que ladran por la custodia compartida y lo feminazi e injusta que es la sociedad,. pero bien que ni reducen jornadas ni nada, esos marrones son para nosotras.
    Mucha culpa también la tenemos las mujeres, por dejarnos liar en trampas sentimentales. Primero con los niños, con el cuento de la buena madre, a una mujer se le puede exigir que haga o deje de hacer casi cualquier cosa. Luego con la idea de que las mujeres somos mejores cuidadoras, nos caen las abuelos. Esos si, cuando hay un divorcio o separación ala vista, los hombres están tan capacitados como las mujeres para cuidar a los niños.
    En fin. No me canso de repetirlo: la maternidad es el lugar más peligroso en el que las mujeres podemos estar. Deberíamos negarnos en bloque a tener hijos o tenerlos fuera de España, en países donde DE VERDAD se apoye y respete la maternidad.

    08 abril 2015 | 11:53

  2. Dice ser miguel

    Estadísticas que muestran el “privilegio” masculino en nuestra sociedad:
    El 96% de los fallecidos en accidentes laborales
    El 61,6% de los fallecidos en accidentes domésticos
    El 78% de los suicidios
    El 63% de las víctimas de homicidios
    El 82.7% de los vagabundos o sin techo
    El 98% de los soldados muertos en Afganistán
    El 92,5% de la población reclusa
    La mayor parte de los consumidores de drogas ilícitas duras (cocaína, crack, heroína, etc.), cuadriplicando a las mujeres. También triplican a las mujeres como bebedores (de alcohol) de alta frecuencia
    Además, en 2009 el 31% de los chicos abandonó sus estudios de secundaria, frente 20% de las chicas. El fracaso escolar es un fenómeno principalmente masculino

    08 abril 2015 | 15:12

  3. Dice ser Ferrican

    Hola.
    Miguel, estos datos que aportas, precisamente, vienen a corroborar lo que Dori Fernández nos cuenta. Sí, y te lo digo como hombre, es por la injusta estructura social que establece unas actividades como masculinas y otras como femeninas, por lo que mueren tantos hombres. Si nos ocupáramos de vivir plenamente y asumiéramos todas las tareas, porque son parte de nuestra humanidad y todos y todas somos personas, la cosa sería distinta y aumentaría nuestra felicidad (puedo asegurar que atender una casa y educar a la descendencia te hace más feliz). En nuestras manos está. Yo tengo claro que todo debe partir de una revolución interior de cada hombre. Las leyes igualitarias están bien pero hasta que no prefiramos bañar a nuestro hijo (o hija) a estar en el bar compitiendo con los amigos a ver quién suelta la burrada más grande, o freguemos la casa antes que pasar horas y horas en el trabajo, el avance será casi nulo.
    Un cordial saludo

    08 abril 2015 | 21:04

  4. Dice ser susi

    Dice ser Miguel:
    Estadísticas que muestran el “privilegio” masculino en nuestra sociedad:
    El 96% de los fallecidos en accidentes laborales: Cierto. Pero al menos en los países desarrollados, nadie obliga los hombres a ser albañiles o encofradores. La mayoría puede optar a otra cosa y la mayoría de las personas, hombres o mujeres en los países desarrollados trabaja en el sector servicios. Muchos jóvenes eligieron la obra y dejaron los estudios porque se cobraba muy bien. También destacar que en España hay mucha siniestralidad laboral, básicamente por nuestra nula cultura preventiva, a diferencia de la Europa civilizada.
    El 61,6% de los fallecidos en accidentes domésticos. Sobre esto no tengo explicación, ni datos.
    El 78% de los suicidios: Sois más violentos e impulsivos, ya que eso es así en casi todo el mundo, tanto en occidente como en otros países. Excepto en China, creo. Por supuesto, no hay que descartar las causas sociales.
    El 63% de las víctimas de homicidios: La inmensa mayoría de los hombres son asesinados por otros hombres, no por mujeres. Los hombres, al tratar más entre ellos, también se matan más entre ellos. El 37% restante de las víctimas de homicidio, logicamente son mujeres. También asesinadas mayoritariamente por hombres. Es decir, que sois mucho más violentos, y eso se vuelve contra vosotros mismos.
    El 82.7% de los vagabundos o sin techo: puede haber múltiples causas, entre ellas haberse arruinado por deudas o por un divorcio. Si, en este punto lo tenéis peor.
    El 98% de los soldados muertos en Afganistán: Lo mismo que lo de la obra. si la mayoría de los militares (de carrera, no reclutados a la fuerza) son hombres, es lógico que mueran más hombres. Es lo que tiene ser militar, que te pueden mandar a una guerra y que te maten. No te alistes.
    El 92,5% de la población reclusa: ¿estás de broma? Esto lo que indica no es que seáis unas víctimas, sino unos verdugos. Si ese es el porcentaje de reclusos es porque sois más asesinos, más ladrones y más violadores. Ahí la solución es muy fácil, y está en vuestras manos: matad menos, robad menos y violad menos. Repito, esto no es más que una muestra de que sois más violentos, tenéis menos empatía y controlaís peor vuestros impulsos. Y no hace falta que lleguéis a la delincuencia, cualquier profesor, padre, madre sabe que los chicos presentan más problemas de disciplina y conducta que las chicas.
    La mayor parte de los consumidores de drogas ilícitas duras (cocaína, crack, heroína, etc.), cuadriplicando a las mujeres. También triplican a las mujeres como bebedores (de alcohol) de alta frecuencia: más de lo mismo. ¿alguien te obliga a beber y a drogarte como un salvaje? No puedes tomarte un par de copas como una persona normal? No puedes ser un consumidor esporádico de drogas? Las muejeres no somos abstemias y sin embargo somos menos alcoholicas y eso que por nuestra constitución física es más facil que lo seamos. Pero tenemos algo de lo que vosotros carecéis: autocontrol y moderación. Lo mismo que con lo de los reclusos: bebed menos y drogaos menos
    Además, en 2009 el 31% de los chicos abandonó sus estudios de secundaria, frente 20% de las chicas. El fracaso escolar es un fenómeno principalmente masculino: ¿alguien obliga a los hombres a dejar la educación? ¿está mal visto que los hombres estudien, como pasaba antes con las mujeres? No. Lo que ocurre es que los estudios implican constancia, esfuerzo, disciplina, autocontrol y orden, cosas en las que no vais sobrados precisamente. Si a eso le añadimos que en este país los estudios no se valoran como debieran y personas cualifícadisimas, que en otro país se la rifarían aquí cobran los mismo que un reponedor de supermercado que no ha terminado ni la ESO, ya tenemos el cuadro completo.

    Ferrican: Es la primera vez que oigo a un hombre reconocer tan abiertamente los defectos de su sexo. Bravo por ti. Si hubiera más como tu las cosas serían muy diferentes. También las muejres tienen su parte de culpa en este reparto de tareas, como comenté en mi primer post

    09 abril 2015 | 08:33

  5. Dice ser Mguel

    Susi:
    estos datos su fuesen de mujeres, se diría que es el patriarcado lo que las hace beber o drogarse mas, delinquir o abandonar el colegio, se buscarían explicaciones que eximieran de culpa a las mujeres, sin embargo como es de los hombres de lo que hablamos, se nos culpa directamente sin revisar el trasfondo social. Por la misma lógica que estás usando puedo decir que el que la mujer cobre menos de media se debe a que no eligen puestos de trabajo bien pagados, ni carreras que lleven al éxito, que ellas eligen tener hijos y por ello se quedan estancadas en la jerarquía corporativa.

    09 abril 2015 | 14:31

Los comentarios están cerrados.