BLOGS

Juana Biarnés: la primera fotoperiodista

Por Beatriz Pozo Bea Pozo

‘Mi padre me dijo: te has metido en un mundo muy difícil. España no te va a entender. España no está preparada para una mujer fotógrafo, ni una mujer médico ni una mujer abogado. Todo esto es un terreno que hay que ir ganando poco a poco. Espero que no te vengas abajo y que luches para conseguir lo que te has planteado’

Juana Biarnés dice que a ella no le gustaba la fotografía. Simplemente empezó ayudando a su padre, que era fotógrafo deportivo, y luego se  ‘enamoró de la profesión’. Resulta una afirmación un poco sorprendente cuando quien lo afirma es considerada la primera fotoperiodista de España.

Juana Biarnés, en una imagen del proyecto del proyecto de Crowdfunding para un documental sobre su trayectoria.

Juana Biarnés, en una imagen del proyecto del proyecto de Crowdfunding para un documental sobre su trayectoria. Imagen: Verkami

Empezó a trabajar en los años 60, para el diario Pueblo. Durante 22 años se dedicó a retratar  famosos y a realizar reportajes de actualidad. Se coló en el avión de los Beatles, una aventura digna de la película ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, y luego los siguió hasta su habitación de hotel; fingió ser un matrimonio junto a un compañero para convencer a Roman Polansky de dar un paseo en barca, mientras ella le hacía fotos desde un balcón; y Clint Eastwood la besó en los labios.

No obstante, no todo en su carrera fueron anécdotas divertidas. ‘Fui una incomprendida y tuve muchas dificultades’. El suyo era considerado un trabajo de hombres y más en una época en la que la mujer estaba sometida al varón y eran pocas las profesiones a las que estaba bien visto que se dedicaran. Lo pasaba especialmente mal en los campos de futbol, donde era increpada tanto por los ‘grises’ como por la grada. Además, ‘no me dejaban entrar a nada que fuera oficial, nada en lo que hubiera políticos o ministros (…) En las cortes y en sitios así siempre me echaban fuera’.

Sin embargo, esto, como todo, cambió al cabo de unos años. ‘Casi en los 70 lo empezaron a entender, porque todo evolucionó mucho. Mi director, Emilio Romero, tuvo varias broncas con el ministerio y les preguntó que por qué daban un carnet de prensa si luego no lo dejaban utilizar. Entonces ya pude asistir como fotógrafo al juramento del príncipe Juan Carlos’   En esa misma época, otras fotógrafas empezaron a trabajar en la redacción. ‘Hubo como una especie de revolución femenina’ y Juana desde su posición privilegiada pudo retratarla.

Con la cámara en mano se convirtió en una testigo excepcional de la sociedad española de los 60 y 70. Pudo hacer reportajes a  las primeras médicas, a las primeras abogadas y, en resumen, captar la evolución y ‘la mejora’  de España. De eso  trata la exposición que se le ha dedicado estos días en su Terrassa natal, a la que se une un documental, titulado ‘Una fotógrafa entre hombres: La historia de Juanita Barnés’ y  financiado por crowdfunding, que narrará la historia de esta pionera del fotoperiodismo.

Joana Biarnés, en una reciente exposición de fotografía. Imagen:

Joana Biarnés, en una reciente exposición de fotografía. Imagen (c) Judesba (Wikipedia)

Juana abandonó la profesión en los años 80, por causa del amarillismo.  ‘Yo he hecho un periodismo sincero, un periodismo de verdad y como esto había empezado a basarse en mentiras  decidí que no, que mi dignidad no me permitía seguir en esta profesión’. En su lugar abrió un restaurante en Ibiza, el Cana Joana, por donde pasaron muchos de los personajes que, años antes, retrataba con su cámara.

Beatriz Pozo es estudiante de periodismo y comunicación audiovisual. Colabora como voluntaria con el equipo de comunicación de Oxfam Intermón.

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Ganarse la vida fotografiando al mundo del deporte debe ser apasionante

    Clica sobre mi nombre

    13 noviembre 2014 | 09:02

Los comentarios están cerrados.