BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Afganistán y una gran marcha contra el miedo

Ayer, cuando recibí la confirmación oficial del destino al que iré empotrado en Afganistán, tomé conciencia de que hay un tema del que apenas hemos hablado en estos seis años de Viaje a la guerra. Paradójicamente, una cuestión que está siempre presente cuando uno se acerca a la violencia y que tiene una íntima relación con esta clase de trabajo: el miedo.

Soldados de la 101 Aerotransportada en patrulla a pie en el valle del Tagab, Afganistán, tras aviso de bomba (Hernán Zin)

Pensé que casi no habíamos reflexionado en estas páginas sobre el miedo – cuando sí lo hemos hecho de forma prolija y exhaustiva de casi todo aspecto relacionado con la guerra – justamente en el momento en el que volvió a hacerse presente.

Porque apenas te llega el correo electrónico en el que te dan luz verde para irte empotrado a Afganistán, experimentas la alegría de ver que has conseguido tu objetivo, que tu reportaje avanza, prospera, al tiempo en que sientes un profundo miedo.

El miedo a ser alcanzado por un explosivo en la ruta y regresar a casa mutilado, para ser más exacto. El miedo a que tu existencia cambie de forma brutal para siempre, que se llene de dolor, de pérdida, de limitaciones. El miedo último a no volver a ver a la gente que quieres.

Lo que intento hacer en momentos como esos, para paliar el miedo, es poner mi vida en perspectiva. ¿Qué clase de existencia he llevado hasta el momento? ¿Ha sido plena, honesta, comprometida, generosa, divertida? ¿Estoy dispuesto a dejarla, a ponerla en juego por hacer lo que tanto quiero?

Vencer el miedo, cualquier clase de miedo, es uno de los grandes desafíos de nuestra vida. El miedo a la soledad, al fracaso, a la marginación. Y, sobre todo, ese miedo final, insoslayable, de saber que todo esto no es más que una experiencia efímera, con fecha de caducidad.

No a la histeria

Por eso estos días de naufragio colectivo en España resultan especialmente dolorosos y frustrantes. Si algo parece en alza, parece estar triunfando sobre nosotros como sociedad, es el maldito miedo. El miedo en su peor versión, esa que paraliza, enfría y desconcierta el alma.

En vez provocar en nosotros la rebelión, el desapego, de ayudarnos a poner todo en su justa perspectiva, el miedo se ha sobredimensionado y nos está ganando la batalla. No estamos comprendiendo que son en circunstancias como estas, en las que no tenemos nada que perder, en las que podemos ser verdaderamente libres y artífices de nuestro destino.

Entre todas las marchas y protestas que se están siendo convocadas en estos días, extraño una gran concentración, de miles de personas, para decir “no” al miedo. Una catarsis colectiva contra tanto titular de prensa histérico, contra tanto pesimismo. Si no fuera porque me voy a Afganistán, ya mismo estaría preparando las pancartas…

7 comentarios

  1. “Vivir con miedo es ser un esclavo” (Séneca).

    ¡A seguir así!

    01 agosto 2012 | 10:23

  2. Dice ser Oscar

    Gracias por publicar algo optimista, a la par que realista.

    Tienes razón, estamos hartos de tanto miedo infundido desde los medios.

    01 agosto 2012 | 10:38

  3. “Y llamó Jehová Dios al hombre, y le dijo: ¿Dónde estabas tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. (Génesis, 3,9)

    http://corruPPto.elbruto.es

    01 agosto 2012 | 10:44

  4. Dice ser victor

    Bonita y oportuna reflexión, respecto a la marcha pienso que nunca ha sido tan verdad el dicho de que “cuando el miedo es tu consejero, le fracaso será tu resultado”. Auténtico combustible que alimenta la manipulación en todas sus dimensiones, el miedo también es nuestra alarma interior sobre lo frágil que es la vida, de cómo lo que hoy era tan seguro, mañana deja de serlo.
    El miedo, tan asociado a la muerte también nos sirve para dar su justo valor a la vida, las situaciones y las posesiones. No es un problema vivir con miedo, sino sucumbir a él, y no saberlo convertir en respeto. Si viajar a Afganistán y poder contar lo que allí ocurre es lo que te gusta, pues ve con respeto que nosotros desde aquí te desearemos lo mejor y a tu vuelta te estaremos agradecidos por ayudarnos a entender lo que de otra forma se nos escaparía. ¡Cuídate y safari njema compañero!

    01 agosto 2012 | 10:52

  5. Dice ser maria elena flores

    encuentro muy triste lo que esta pasando en Afganistan,pero por otro lado siento que todo lo que estan pasando en ese pais y en estos pueblos es solo castigos y mas castigos,por lo mal que han hecho todo!Primero el bacha bazi,el pais de la pedofilia,que verguenza ver como se violan y abusan descaradamente de menores de edad,las injusticias que hacen con las mujeres,poco menos son esclavas,quienes se creen ustedes???Dios??no son nada,solo son basuras,y por algo la estan pagando ahora!Todos esos que violan y abusan a los menores de edad con bacha bazi,lapidan a sus mujeres,las tratan muy mal y hacen lo que quieren,que se les devuelva todo a ustedes,peeero multiplicado x mil veces,arrepientanse,y hagan cosas buenas y todo cambiara x una vida mejor,y alguien me puede decir,quien para esto???NADIEEEE y saben porque?porque en este mundo ya estamos perdidos y muertos en vida,somo muy pocos los que nos salvamos,lo unico que nos salvaria,es hacer el bien,ayudar de corazon,y no perder la cabeza con el dinero,el poder ,la politica y la religion,todo es corrupto,y nadie nos puede ayudar,si quieres ser feliz,solo haz el bien de corazon y protege alos tuyos,y Dios te ayudara!

    01 agosto 2012 | 10:59

  6. Dice ser beatriz mendoza

    Hernán, el miedo es siempre el principal instrumento de dominación a lo largo de toda la historia de la humanidad. Hay miedos importantes y miedos vanos, pero no hay ser humano a quien no lo atraviesen, los unos o los otros. Por suerte, a algunos de nosotros no nos pasa que tenemos miedo a que el botox nos deforme la sonrisa, nosotros, tenemos miedos de colores, miedos dignos, miedos que nos dejan sin ropa, para que cada dia podamos ver quienes somos y seguir soñando…aunque sintamos miedo!!!!!!!!!!!!! te admiro te sigo y acompaño si eso sirve. Te aprecio siempre, Beatriz

    01 agosto 2012 | 22:33

Los comentarios están cerrados.