BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Sorpresa y preocupación ante la incursión armada de Kenia en Somalia

Desde su independencia de Gran Bretaña en 1963, Kenia supo mantenerse al margen de los conflictos que asolaron a sus vecinos en el este de África.

Tanque de la Unión Africana destruido en emboscada por islamistas de Al Shabab en Mogadiscio, Somalia. Sep 2011. (HERNÁN ZIN)

Etiopía sufrió la invasión de Somalia en 1977. El dictador Siad Barre mandó a sus tropas al territorio de Ogaden, pues lo consideraba parte integral de la Gran Somalia. Comenzaba así una guerra que terminaría en 1978 con la retirada de los somalíes.

En 1982, Etiopía devolvería el favor e invadiría Somalia. Incursión militar que la administración de Addis Abeba repitió en diciembre de 2006 alentada por los EEUU. Sus efectivos saldrían del país en febrero de 2009.

Al mismo tiempo que intercambiaba gracias con Somalia, Etiopía padecía los intentos secesionistas de los eritreos.

Treinta años de conflictos internos que culminaron con la independencia de Eritrea en 1993, que es hoy el Estado más hermético y totalitario del continente. Entre 1998 y 2000, ambos países se enfrentaron como consecuencia de disputas por la demarcación de las fronteras. Murieron 70 mil personas.

La gran guerra africana

Otro de los países colindantes con Kenia, Uganda, le declaró la guerra a Tanzania en 1978. El brutal Idi Amin no dudó en invadir a su vecino en la persecución de sus opositores políticos.

La ciudad de Mwanza, en la que estuvimos en este blog en el mes de mayo, fue testigo de aquella invasión que provocó la respuesta del presidente Julius Nyerere: una fuerza de más de 40 mil hombres que terminarían por derrotar a Idi Amín (que contaba con tropas y tanques que le había enviado Muamar Gadafi). El conflicto llegaría a su fin en 1979.

Uganda padecería a continuación, entre 1981 y 1986, la insurrección que echaría a Milton Obote y colocaría a Yoweri Museveni en el poder. Y luego el flagelo fratricida de Joseph Kony y el LRA, que duraría más de 20 años, provocaría 120 mil muertos y dos millones de desplazados internos.

Entre 1998 y 2003, Uganda sería uno de los tantos estados que participaría de la que fuera conocida como la Gran Guerra Africana: el segundo enfrentamiento armado en la República Democrática del Congo tras la salida de Mobutu Sese Seko del poder. Cinco millones de personas perderían la vida. Al igual que Ruanda, Kampala se beneficiaría enormemente del expolio de los recursos minerales congoleños.

Desde que comenzara a funcionar en 2007 la Misión de la Unión Africana para Somalia (AMISOM), Uganda ha sido su principal proovedor de soldados. La respuesta de los islamistas de Al Shabab llegó en 2010 con un atentado en Kampala durante el Mundial de Fútbol que dejó más de 70 muertos.

El sur de Sudán, animista y cristiano, se embarcó en dos largas confrontaciones con el norte árabe y musulmán en busca de la escisión política que recién consiguió en enero de este año. En 2003, Jartum tuvo que hacer frente a otra rebelión, la que se inició en Darfur, con millones de refugiados y muertos como saldo. Y ahora, la tensión está en la zona de Kordofan del Sur, donde los combates apenas encuentran eco en la prensa internacional.

Dejar de ser la excepción

Inclusive durante la guerra fría, Kenia logró mantenerse al margen de la esfera de los dos grandes bloques, evitando así el arribo masivo de armas como sucedió con muchos de sus vecinos en el cuerno de África.

Fue por este motivo que las luchas tribales de 2008, que cubrimos en este blog desde la misma Kenia, tuvieron un efecto limitado, pues la violencia se ejercía a punta de machete y con arco y flecha en lugar de con AK 47 y ametralladora de 30 mm.

Sin embargo, esta capacidad para eludir la guerra que no han tenido sus vecinos de la East African Community y del Cuerno de África, parece haber llegado a su fin en los últimos días con la incursión armada del ejército keniano en territorio somalí.

El detonante aparente fue el secuestro de las cooperantes españolas de MSF en Dadaab, pero las causas y razones son mucho más profundas y se vienen gestando desde hace meses.

Las explicaremos en la próxima entrada de este blog al tiempo en que intentaremos responder a las preguntas que no pocos se hacen ahora: ¿qué consecuencias tendrá para la propia Kenia y para la región esta intervención directa de Nairobi en Somalia? ¿Tiene el país los recursos y la voluntad política para hacer frente a estas consecuencias?

10 comentarios

  1. Dice ser MARA

    Me pierdo un poco… te digo la verdad, hay que saber mucho de lo que hablas y en este tema no estoy nada puesta.

    Saludos también a ti.

    03 noviembre 2011 | 05:25

  2. Dice ser QUIEROser INFIEL

    y las comunidad internacional seguimos mirando hacia otro lado, de verdad que no entiendo como podemos dormir tranquilos con las continuas injusticias que provocamos.. o simplemente ignoramos y luego vamos a un pais petrolífero en busca de la libertad y la democracia…

    03 noviembre 2011 | 08:53

  3. Una pena que la historia de Africa en el siglo XX y también en el XXI sea la historia de las guerras más injustas y que siempre dejan las mismas víctimas: los más pobres.

    http://corruPPto.elbruto.es

    03 noviembre 2011 | 10:26

  4. Dice ser Davepatriot

    Hay que apoyar a Kenia y la Union Africana hasta que apalsten a los islamistas somalís y estabilicen la zona.

    03 noviembre 2011 | 11:01

  5. Dice ser khatte

    Tenemos problemas gravisimos en España como para ocuparnos de paises islámicos. Sois bastante cansinos con el tema de los musulmanes africanos.

    03 noviembre 2011 | 12:37

  6. Dice ser Carmen F.

    HZ, todo lo que cuentas aquí te lo sabes de memoria??? di la verdad… 😉
    Esta entrada deberías haberla acompañado de un esquema, por lo menos… pero claro, estás tan ocupado con Grecia 🙂

    Ufff, difícil comentar hoy algo, la verdad, no me veo capaz… casi mejor, y con tu permiso HZ (o sin él jeje), os recomiendo un libro de reciente publicación, de nuestro querido Álex (Miradas del Mundo):
    http://miradas-del-mundo.blogspot.com/2011/11/miradas-de-ebano-esta-en-las-librerias.html

    “MIRADAS DE ÉBANO”
    http://miradasdeebano.blogspot.com

    03 noviembre 2011 | 16:12

  7. Dice ser MARAUDER

    Lo mejor que se podría hacer con Somalia es repartirla entre los países fronterizos capaces de gobernarla. O eso o convertirla en cenizas y acoger a la población en diferentes paises. Arrasarla con los violadores y asesinos dentro. Esos que roban toda la ayuda internacional a golpe de metralleta y luego la venden a precios imposibles en los mercados. Violadores y asesinos que llevan vidas de impunidad.

    03 noviembre 2011 | 16:51

  8. Dice ser Santi Ruiz de Azúa

    Saludos Hernán,

    Antes de nada, felicitarte por tu trabajo. La verdad es que no hace mucho que sé de la existencia de este blog, sin embargo he ido remontándome en sus anteriores entradas y debo decir que me parece muy interesante todo lo que escribes y la información complementaria a la que nos remites. A falta de la cobertura mediática que requieren todos estos temas, blogs como éste resultan bien útiles para ampliar el horizonte, salir de la burbuja en la que vivimos y quizá, aunque sea un atisbo, comprender un poco más el presente, lo que sucede en el mundo.

    Centrándome ya en el contenido del texto, comparto la sorpresa y preocupación ante la incursión keniata. Me extraña este escenario porque tenía entendido que, dada la comprometida situación de Al-Shabab ante el avance del pro-EEUU GFT (de la mano de AMISOM y el nada despreciable, así como volátil, apoyo de ‘warlords’), gran parte de Somalia vivía un momento de leve respiro –si es que se le puede llamar así– del que se podría desprender cierto nivel de “estabilidad” en un futuro próximo (inalcanzable desde el breve periodo de la UCI). ¿A qué crees que responde tal maniobra? ¿Mayor presión sobre el feudo de Al-Shabab –epicentro de la hambruna–, otra vuelta de tuerca en apoyo al reciclado Ahmed, en vistas a un hipotético final del conflicto?

    ¿Cómo entiendes que pueden reaccionar los somalís ante otra invasión extranjera? ¿Es esta prolongación keniata de la ‘triple ofensiva’ una torpeza similar a la alentada por la administración Bush en 2006? (recordemos cómo aquella insufló energía en las milicias, que arrasaron tras la marcha de las tropas etíopes).

    En fin, demasiadas cuestiones y, como bien dices, de raíces profundas y complejas que seguro traerán cola… veamos qué sucede. Esperando a conocer el contenido de la próxima entrada, te mando la enhorabuena y las gracias, a ti y a todos los que os adentráis en el peligro de los conflictos por todo el planeta, por traernos de vuelta este conciso y constante testimonio.

    ¡Salud!

    03 noviembre 2011 | 21:33

  9. Dice ser Hernán Zin

    Hola Santi!!! Un lujo compañero, tus palabras y tus reflexiones… Tengo tantas preguntas y tan pocas respuestas como tú… Supongo que sólo el tiempo nos dirá hacia dónde nos llevan todos estos inesperados cambios en Somalia… abz!!! HZ

    05 noviembre 2011 | 11:32

Los comentarios están cerrados.