BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

Begoña Valero: “Internet es para el siglo XXI lo que fue la imprenta para el siglo XVI, toda una revolución”

Begoña Valero ( Banyeres de Mariola, Alicante) es licenciada en Medicina pero parece que su verdadero amor son los libros y su historia. Después de novelar a Gutenberg en El trabajo de los libros (2012), regresa ahora con su segunda novela, La casa del Compás de Oro (Grijalbo, 2017), y se adentra en la historia del librero, editor e impresor Christophe Plantin. Charlo con ella sobre este personaje, el mundo del libro y la dificultad de recrear la historia de un personaje real en la ficción…

¿Cuándo se cruzaron los destinos de Begoña Valero y Christophe Plantin? ¿En qué momento sentiste que era materia para una novela?

 Siempre ando buscando historias o personajes que despierten mi interés para darles vida sobre el papel. Fue un amigo quién me sugirió el personaje al contarme cómo un aprendiz, con escaso futuro, llegó a convertirse en uno de los mayores impresores del humanismo.

Además, el siglo XVI, con las guerras entre católicos y protestantes en Francia y la guerra de Flandes, era un momento histórico que me atraía mucho. Tras leer la biografía de Christophe Plantin, visité el Museo Plantin-Moretus de Amberes. Mientras recorría sus estancias sentí cómo me seducía esa maravillosa herencia del pasado, que ha terminado plasmada en La casa del Compás de Oro.

Has pasado de la vida de Gutenberg a otro trabajador de la historia del libro, ¿de dónde viene tu fascinación por la historia de la edición?

Siempre me ha atraído la vida de las personas que cambiaron el mundo con su ingenio y Gutenberg supo darnos uno de los mayores inventos de la humanidad: la imprenta. Con ella la cultura y las ideas llegaron al pueblo a través de los textos impresos. Quise en mi primera novela, El trabajo de los libros, disfrutar con el momento de su invención. Después, descubrir la azarosa vida de Christophe Plantin y su amor por los libros me convenció de que su experiencia merecía ser contada en La casa del Compás de Oro.

Si pudieras regresar y vivir en el pasado, ¿irías al siglo XVI donde ambientas tu novela?

Como se puede apreciar en La casa del Compás de Oro, el siglo XVI fue una época muy dura para todos. El simple hecho de poseer un libro prohibido podía conducir a la muerte. Tampoco era difícil condenar a una mujer a morir quemada en la hoguera por brujería. Es cierto que me apasiona revivir ese momento histórico, pero protegida desde la barrera del tiempo.

Otro de los elementos históricos que destacan en la novela es la lucha religiosa. Salvando las distancias, parece que esta especie ha cambiado poco…

Por desgracia, eso parece. En el siglo XVI se mataba en nombre de Dios. La libertad de pensamiento se desvanecía ante la sinrazón de personas que querían imponer su voluntad con la muerte como doctrina. Es una lástima que la historia no sirva para recordar los errores cometidos y evitar repetirlos.

Cuando se novela un personaje real como Plantin, es complicado mantener el equilibrio entre la ficción y la historia. ¿Cómo llevaste tú esa compleja relación en La casa del Compás de Oro? No te preguntaste en algún momento, ¿será real el retrato que hago de Plantin? o ¿se vería reflejado en tu personaje si pudiera leer?

Si he de ser sincera, resultó algo complicado. Quería que Plantin se pareciera mucho al hombre que existió. Durante tres años estudié su personalidad mediante la información que fui recopilando, y sobre todo a través de las muchas cartas que escribió a lo largo de su vida.

Estoy segura de que el principal protagonista de mi novela, un hombre perseverante, sosegado e inteligente, se vería reflejado en mi historia.

Completé con ficción los momentos en los que no existían datos. Para ello utilicé un personaje como contrapunto con la finalidad de aumentar la intensidad de la narración. Al mismo tiempo, introduje valores como la amistad y emociones como el amor, la pasión y la venganza para aderezar este relato cargado de sorpresas para el lector.

Eres una apasionada de la historia del libro, ¿cómo valoras el mundo digital en el que vivimos?

El mundo digital está ahí y nos sorprenderá con la superación de nuevos desafíos. En estos momentos Internet es para el siglo XXI lo que fue la imprenta para el siglo XVI, toda una revolución, al permitir que desde cualquier rincón del mundo se pueda acceder a la información.

¿La novela histórica puede servir para aprender historia y mantener el amor por las humanidades en una sociedad que, al menos, institucionalmente no parece valorarlas?

 Me encanta que me hagas esta pregunta. Estoy convencida de que cualquier lector puede aprender y, al mismo tiempo, disfrutar de la historia si la vive a través de los personajes de una novela, siempre que esté bien documentada.

Una de mis pretensiones al escribir La casa del Compás de Oro era visualizar la Europa del siglo XVI sintiendo la pasión desbordante de Christophe Plantin por adquirir una formación completa, donde las humanidades eran parte de la instrucción.

Animo al lector curioso a profundizar en cada uno de los personajes y momentos históricos referidos en mi novela tras su lectura. Un ejercicio muy saludable para embeberse de una época donde el amor por los libros podía llevar a la muerte.

¿Conocíais esta novela? ¿Y a su autor?

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

3 comentarios

  1. Dice ser Captain Obvious

    Begoña Valero: “Internet es para el siglo XXI lo que fue la imprenta para el siglo XVI, toda una revolución”

    ¡Guau, 20minutos!

    29 agosto 2017 | 10:16

  2. Dice ser Marta

    He leído el libro y es delicioso. A la vez que vas aprendiendo minuciosamente cómo fue la historia de la imprenta, disfrutas porque Begoña consigue mantenerte imbuida en la trama con cada giro que va dando a los personajes. Sinceramente, lo recomiendo…No sabía que había escrito otro libro anteriormente. Me voy directa a La Casa del libro a por él.Enhorabuena, Begoña.

    29 agosto 2017 | 12:46

  3. Dice ser MARITZA

    Realmente gratificante ..leer esta entrevista a una escritora apasionada por los libros..eso es el amor que le pone a cada uno de sus obras….pues sabe que como yo exiseten miles de persona que buscaran sus obras y se retroalimentaran de sus investigaciones y experiencias obtenidas atravez de todo el proceso de construccion de la tematica del libro..!!Felicidades querida Begoña y porfiss no dejes de escribir,,!!!

    29 agosto 2017 | 18:29

Los comentarios están cerrados.