Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Libros’

Terror inesperado en «Siempre quiero ser lo que no soy» de Aloma Rodríguez

El último libro de cuentos de Aloma Rodríguez se titula Siempre quiero ser lo que no soy  (Milenio) y el título es exacto como la ecuación de Einstein o el teorema de Pitágoras. Va todo bien dentro de lo cotidiano pero siempre falla algo. Algo normal, algo de la mera vida. Los recuerdos, las relaciones, el absurdo viviente humano.

La prota y sus hijos pequeños, uno, dos y tres… va todo bien pero la prota, a veces narradora a veces en tercera persona, siempre detecta algo a veces indefinible que crea un malestar superficial profundísimo que al final lo impregna todo y lo invalida dentro de un desorden normalizado de los días en el primer mundo.

Se encuentra a una amiga de hace años, a un amigo de su hermano, novios, flirts, ilusiones, historias que pudieron ser o no ser, humanos intermitentes como todo… ¡la realidad es intermitente a ratos..! y siempre salta la alarma de no estar donde quieres estar, o donde deberías, o una mezcla de las cinco cosas… brrr.

Hay cuentos de infancia y adolescencia brutales dentro de la normalidad. Lo brutal no se sabe qué es ni de donde viene (aparte del salvajismo natural rural), una insatisfacción cosmológica, quizá la mera sensibilidad para captar que todo está un poco a punto de la gran aniquilación y al mismo tiempo puede tardar un millón de años y todo está bien. La vida levemente desubicada.

La prota abomina del mundo rural del pueblo, de los pueblos de sus infancias, esto es muy original en la época bucolística de adoración de aldea. Esto es muy bueno y se agradece mucho, igual que el malestar incipiente… que va creciendo tan despacio que ni se nota… ayayay.

El colofón a este estado de angustia extrañamiento-alien ocurre en un congreso de escritores en un hotel en una isla (CUIDADO TODO ES SPOILER, pero no es La isla del doctor Moreau): la narradora escritora acude con su niña de pecho y todo va bien desde el primer momento todo está mal por milímetros, nada ni nadie está en su sitio, todo levísimamente al filo del error 404… Y esta ajenidad difusa se agrava al sentirse en un ámbito en principio ideal, idílico (aunque hay pinos) y confortable… es un poco lluvia fina microkafkiana que al final crea una angustia que es ya puro TERROR. Magníficas piezas de terror indefinible, que es el que más miedo da… y no te abandona pasadas las semanas.

Entonces, cuando acaba el congreso te das cuenta de que los cuentos anteriores ya no son tan beatíficos preangustiosos como parecían sino que iban in crescendo imperceptible inapreciabilísimo y el mal rollo se iba apoderando hasta que te das cuenta de que has caído en la trampa esperancista pero no puedes salir. Es un Kafka-Tomeo (al que cita en el trembundo cuanto del congreso) que no se nota hasta que te la clava (la estaca, daga… lo que sea).

Hay muchas cosas/personas más pero mejor no contarlo todo. Hay vidas hiperreales de personas que ya han salido en otros cuentos y/o que quieren salir en los siguientes y algunas se quejan de cómo salieron reflejadas y una reconoce que cuando la autora le dio el original para que diera el ok le dijo que ok pero ¡no lo leyó! Sublime terrible. Magníficos cuentos inolvidables.

 

Aquí está la prodigiosa peli Montecarlo, de Lubitsch! 1930. Qué grande. VOSE!

Gráficos de un vistazo 1960-2020 China primera potencia comercial etc… y la decadencia de Europa.

 

 

Guerras comerciales en la muerte del poeta Ángel Guinda

Como todo, la guerra es cosa de empresas. Hay que abrir mercados, agitar el marketing de contenidos, buum.

En estas horas ucranianas ha muerto el poeta Ángel Guinda, larga luz a sus poemas que son sus vidas.

La peli No mires arriba muestra esta empresización del Estado, que siempre ha existido pero ahora llega al espacio. La guerra es necesaria sobre todo si fabricas o vendes armas. A veces, casi siempre, es suficiente con mencionarla, acercarse al abismo, para venderlo todo.

Si tienes una generación nueva de misiles hipersónicos hay que probarlos antes de ofrecerlos en el catálogo.

Si los clientes no se animan entonces hay que forzar un poco las fronteras, el agitprop, pegar un petardazo inerte, o que muera alguien, como el archiduque aquel de la Primera.

Las armas de Europa son Grecia, Roma, la Ilustración y el Cristianismo, ahora muy mal visto por la conducta de su propia Iglesia. Las armas prácticas de Europa son la Unión, su moneda, el espacio Schengen y el estado del bienestar, que ella misma va desmantelando poco a poco a toda velocidad.

Las empresas, en Europa, no pintan nada. Y esa es su ventaja y su fail.

La gran arma hipersónica y la energía de Europa, incluyendo a todas las Rusias, es la poesía.

Mientras se editan los catálogos de nuevas armas

Ha muerto el querido poeta Ángel Guinda, alegría plena de vivir y escribir.

Semblanza por Antón Castro:, que cita estas palabras del poeta: “el mundo de la poesía es una cosmovisión, un ámbito sagrado, mágico”.

También incluye un poema, que contiene estos versos:

Fue feliz desterrado

de la realidad.

 

No descarta

ser feliz bajo tierra

mientras sigue la vida.

 

Releyendo mil veces «La verdad» de Arcadi Espada

 

Aunque a veces comparto sus ideas me gusta mucho lo que escribe Arcadi Espada. Me gusta cuando se cuestiona a sí mismo, cuando enreda con el humor en serio, la escritura vital.

Por eso su antología de artículos «La verdad» es para mí una fiesta. Los he releído, me acordaba de las primeras veces, de aquel deslumbramiento del blog primitivo y sus comentaristas, muchos de los cuales son ahora primeros o segundos espadas.

La antología preparada por Ferrán Caballero junta artículos de los últimos 18 años, van sin fechas, pero el relector enseguida recuerda esa áspera reality que Espada alancea y disecciona.

El antólogo explica que el autor nunca se repite y que sus artículos no caducan. Y lo demuestra con las piezas seleccionadas.

Arcadi Espada se inventó esto de la verdad cuando nadie la necesitaba, y este libro es la biblia de esa epopeya solitaria.

Y por eso disfruto royendo «La verdad», y hasta en general estoy de acuerdo quizá por esa aversión mía a pensar. La verdad, como bien dice el autor, es muy laboriosa, cuesta tiempo, dinero… mil cosas más. Y en muchos paises te matan por decirla.

Lo mejor de este rescate de artículos es que va muy contra el tiempo y la época, ya dominada por un torbellino de tonterías. Espada defiende la utopía del periodismo cuyo único asidero, cuando lo hay, es precisamente la verdad.

Y por eso lo releo indefinidamente, a ver si se me pega algo.

Entrevista de Daniel Gascón a Arcadi Espada en Letras Libres

Un estudio refleja la decadencia de la razón en favor de las emociones en los últimos 40 años. Este enlace (y la referencia: The rise and fall of rationality in language. Marten Scheffer et al. Proceedings of the National Academy of Sciences (2021). DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2107848118 ).

 

‘El infinito en un junco’ y el telescopio espacial, grandes esperanzas

El tema de las familias es el pcr y el test de antígenos, quién da las campanadas y las ganas que tienen los demás de marcha y del como si no hubiera un mañana. La tripleta fin 21, año loco que aún no deja estrenar los felices veinte: las ccaa’s vetan las fiestas a lo Gran Gatsby, el fox-trot y el culeo bravo. Todo quieto a la fuerza y el jolgorio semicontenido pero siempre a punto de estallar.

El gob Sx ha visto que en esp no se podía prohibir más, aunque pete el sistema sanitario, que ya está petado y semiprivatizado o en trance de demolition man. La era Tatcher alcanza su zenit o sigue en plena forma, no hay sociedad, solo indivíduos.

La gran Irene Vallejo estuvo ayer cuatro horas firmando sin parar en Barbastro, Huesca, Librería Ibor, colas por los porches. El fenómeno mundial se ha traducido al aragonés a petición de su autora, ya no quedan idiomas sin El infinito en un junco.

Sencillez y cordialidad, amenidad y erudición, la historia del mundo (que son los libros y la escritura) aderezada con la historia personal, una vida maravillosa en destellos que siempre se vinculan a las humanidades, ese universo en demolición que se resiste a desaparecer y cada día está más garboso, como demuestra el espléndido libro de cabecera y regalo que conquista al mundo, el libro prodigioso de Irene Vallejo Moreau.

Las cenas de familias, además y mejor que esa triada de pcrs y campanadas y doloraciones y virus mutantes tienen un tema sobre la mesa que es El infinito en un junco, un largo ensayo culto y ameno que trae la esperanza en la civilización igual y mejor que el fabuloso telescopio James Webb, que sigue subiendo por esos cielos (aquí la posición, velocidad, y ahora la temperatura).

Grandes noticias del año covídeo II: Irene Vallejo y el James Webb Telescopio Espacial (JWST: las siglas y corren). Ambos éxitos de la civilización vienen de lejos y siguen rumbo a lo más alto.

¡Y que no está Trump!

La peli No mires arriba, divertida sarcástica y un poco aburrida, parodia de élites trumperas, del mundo redes, de las teles, , y palo a los trillonarios frívolos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«La muerte del hipster» de Daniel Gascón: el protagonista muere dos veces y sigue vivo

La muerte del hipster, de mi amigo y maestro Daniel Gascón, segunda entrega de Un hipster en la España vacía:

Lo primero: me río en cada línea. No hay frase mala, todas tienen lúcida tralla y ese humor que empieza por reírse de sí mismo.

Por eso espero la tercera entrega, pues la realidad sigue proporcionando material para esta saga y La Cañada y su comarca es ya un espacio mítico de Teruel.

El hipster, Enrique Notivol, que llega a ser alcalde del pueblo, es un clásico de la España actual zombi, muy medio muerta/muy medio viva (ubicuo gato de Schrödinger).

En esta segunda entrega el título es muy apropiado porque muere dos veces: una como personaje y otra como hipster. La muerte como hipster es porque ingresa en el mundo adulto y se hace rural… y él disfruta de ese doble cambio: la goza in progress.

En la segunda muerte, derivada de la primera, Enrique Notivol desaparece como personaje porque no le pasa nada, es el médium que acompaña al lector en la vida surreal de la realidad hispanófila y mundial: el personaje se hace transparente o traslúcido y deja que veamos lo que pasa y lo que piensa. él es sus ideas.

Esto es lo que más me gusta, la disolución del personaje novelesco antiguo y sus peripecias. Es una novela abstracta que no lo parece.

Fernando Sanmartín dijo que es un ensayo, según explicó Gascón en la presentación del libro en Zaragoza.

En vez de novela de formación es una novela de desformación o desaprendizaje. El prota a veces narrador se quita la capa de hipster y de paso se libera de esa obligación que tienen los personajes de las novelas de estar siempre siendo ellos, siendo interesantes y dando la monserga del ego.

Es una novela de autoanálisis permanente, una máquina de impugnar sus propias ideas,que no son suyas, que son las del mundo pandémico, o sea, el mainstream pelmazo que nos martiriza con sus memes de quita y pon que duran eternamente casi una o media vida.

Eso es lo mejor del hipster doblemente póstumo y siempre a medio resucitar: que te ríes sin parar porque cada frase desmonta una creencia o cuestiona un supermeme del amplio catálogo que exige acatamientos permanentes. Esta segunda muerte vale mil millones.

La libertad de voces y registros marca de la casa aligera la aleación: igual habla el protagonista que transcribe sus escritos, una carta, artículos del medio de comunicación del pueblo… un atestado de la guardia civil… esa agilidad de las fuentes desestructura con alegría el relato, que avanza sin agobios triturando los grandes temas ridículos obligatorios.

Como le dice Daniel Gascón a Sergio Vila Sanjuán, el autor intenta «rebajar el surrealismo de la vida cotidiana».

Aprovecha historias y conversaciones verdaderas que le han contado o que salen a diario en los medios y que son, en efecto, insuperables. Si no fueran reales serían inverosímiles.

Delicias incrustadas como un pequeño cuento engarzado de forma natural en la novela y que discurre en la sima de Sanmartín, donde encuentra al cabalista Abulafia, a Servet y a otros ilustres aragoneses como Labordeta o la Virgen del Pilar. Y lo mejor es que sale Josemari, el camarero mitológico de Casa Emilio con un ojo azul y otro verde. Esa aparición, ese capítulo, ya justifica la novela y el ciclo entero.

Las dos muertes o más liberan al hipster de excrecencias y lo preparan para afrontar nuevas aventuras que seguro que nos alegran y siguen desbrozando el laberinto de las ideas que rigen las vidas.

 

Luis Beltrán Almería en Zenda Libros

Santos Sanz Villanueva

 

 

 

 

 

 

Cohetes con bata y bolso

La carrera espacial va y viene, Musk y sus rivales, cada país tiene sus ambiciones estratosféricas, hacia el infinito y más allá.

La carrera espacial trae cohetes cada vez más potentes, eco bio, sin gluten… ¡sin azúcar!

El aceite de palma ya no se nombra. Las etiquetas de los alimentos consumen mucha poesía.

También los coches, que a falta de semiconductores funcionan con metáforas.

Casi todo en el mundo moderno funciona con metáforas. La realidad ha sido desbordada por la poesía.

Esto siempre ha sido así, pero ahora lo vemos en directo, qué emocionante.

Las campañas electorales versan sobre cuestiones bizantinas, que son vitales si has desayunado.

Platón es el rey del mambo, el idealismo es el realismo, y viceversa.

El poder emite sus metáforas sin cesar, y cuando alguien consigue descifrar las falacias han pasado 40 años.

El poder se reconoce, aparte de porque cobra impuestos, por las fábricas de metáforas.

Los cohetes espaciales llevan bata y bolso para subir más alto y conquistar el cielo… y la tierra.

Los cohetes pueden ser misiles.

¡Suerte!

 

Nota: El título Cohetes con bata y bolso se puede leer tarareando «Capote de grana y oro»: https://youtu.be/SHUX5P4VyIk

Bill y Melinda Gates se divorcian, esto puede alterar el equilibrio geoestratégico del planeta.

¿Por qué usar Novichok? Breve historia de las armas químicas.

San Jorge está leyendo un libro sobre San Jorge y el dragón se aburre

San Jorge está leyendo un libro

y no le hace caso al dragón

que sufre esta indiferencia

y en vano lanza llamas

sulfuro ceodós gasoil

uranio empobrecido

eco bio TM

 

San Jorge está leyendo un libro

de caballerías

y no atiende a la realidad

de su oficio

de santo rider

que por cuatro perras

de Weimar

ha de luchar con la fiera

 

El caballo no es de verdad

es un extra de Hollywood

que sobró de una peli de romanos vaqueros bizantinos marcianos

Es un caballo humano

como es de ley

¡más listo que un pulpo!

y por eso aguanta el perfil

mientras todo Occidente como siempre se derrumba

 

San Jorge lee un libro

que le cuenta la vida de sí mismo en Capadocia

y le autoayuda

a ser feliz

sin esperar nada a cambio

 

Y de paso es un manual

técnico

que explica cómo matar al dragón

sin incurrir en delito

ni gastar batería

 

El dragón es un despilfarro y si lo ve la poli

le va a cerrar el grifo

del gasóleo agrícola

 

Casi FIN

 

Todo esto es cortesía de mis poetas chinos preferidos (Miguel Labordeta)

que también usaban muchos dragones

para casi todo

verbenas, saraos, jolgorios

 

Feliz día del dragón San Jorge Aragón y reinos asociados

in illo tempore

San Jorge está leyendo este libro

en una tableta de pergamino

y luego van los tres a una fiesta

en francés

los trois roys royces

y José Oto canta La fiera

 

 

El día infinito ha durado un segundo

Semipánico de lunes, atónito alunizaje, triplicada irrealidad, días sin huella, o días con demasiada huella, tardes errantes, bajan suben los bitcoins

Cabeza borradora borra lo que va pensando

Date permisos de reescribir / reeditar

El anímico bitcoin

Los sentimientos en un excel ···>

El chip craneal de Elon Musk sobre cerdos, aquí hay un buen análisis, el enlace ya quita de pensar, te viene todo repensado

Se disuelve Daft Punk, (el día infinito ha durado un segundo).

La frase principal ha de ir confinada entre paréntesis, no vaya a ser que se lo crea…. Y que luego no sea ella la frase principal.

Disfrutando por la calle deconstruyendo a Landero tuvo razón Pascal el problema del humano es no saberse quedar en casa

¡Ahora vuelvo!

(…=) esto ha sido un poco de tiempo, un coche de policía despacio en dirección prohibida peatonal reparto grandes espaldas sudando en la mañana ya esquinada

Alba Rico ha sacado un libro «España» y le entrevistan en Nius Diario, pereza de enlazar,

Fragor de cookies

Encuesta Pascal, ¿cree usted que el ser humano no puede alcanzar la felicidad porque no sabe quedarse quieto en casa?

Si tiene casa.

La navaja de Ockham en el amor diario

Todo a medio leer / todo abierto, cien pestañas / unos ojos / biónicos / Blade Runner / escamas de otra vida / incrustadas en el genoma me rasco el código neandertal

Encuentran un carro de hierro en Pompeya, aun quedan veinte hectáreas por abrir / entre las cenizas

Aquí está Metrópolis, de Fritz Lang: youtu.be/PFE-dBHbUp8

Alba Rico y Luis Landero, entrevistas interesantes.

Jonás Trueba entrevistado en El Mundo (de pago), este párrafo:

«Y Cavell me lleva a Ralph Waldo Emerson y en este encuentro desarrollada la idea de la «confianza en uno mismo». La idea fuerte en Emerson es animarte a tomar la iniciativa del pensamiento. Él mantiene que vivimos demasiado acomplejados, que no valoramos nuestras propias ideas e intuiciones. Dice que sólo nos enseñan a adoptar con vergüenza nuestra propia opinión en el otro. Él habla de dejar de pensar por los otros, que es lo que hacemos casi todos.»

(las negritas son suyas de usted).

Este Emerson es el que da título al libro de Landero, Luis Landero. El huerto de Emerson. Emerson fue amigo de Carlyle, los dos inspiraron tanto a Borges. Ya estoy leyendo Confianza en uno mismo. Gracias Jonás, Landero, Borges, Carlyle.

Los premios César de la Academia francesa han nominado la última película de Jonás Trueba, La virgen de agosto, para «mejor producción internacional».

La virgen de agosto. El año 19.

Emerson Lake and Palmer

Emerson tomaba notas de todo lo que le gustaba, copiaba párrafos sin parar.

En España estamos todavía en Haseland. Quemando furgonas de la policía en bcn.

Los datos como dinero (en el primer enlace)

Confiar en el propio pensamiento: Emerson, Jonás, Landero.

El día infinito ha durado un segundo

También otra entrevista ayer (día infinito) a Antonio López, el pintor.

El cuaderno de Bento, de John Berger (gracias, Juan Fernando), Spinoza.

Gracias, buen día (infinito, si breve, dos veces bueno).

Crecemos exponencialmente y esto podría ser un reset

Sí, se acelera el tiempo. No es una sensación, es lo que ocurre.

En los últimos 200 años hemos crecido exponencialmente, la curva se pone vertical en el último tramo, y estamos a punto de tocar el techo, que se acerca cada día más deprisa.

Quizá esto explica tantos nervios y tanto agobio universal. Desde 1970 las poblaciones de animales han caído un 68%.The Guardian llama a este momento La era de la extinción.

Parece que no podemos innovar a esta velocidad de crecimiento y agotamiento del planeta. Estamos en la singularidad, el techo se nos viene encima cada día más rápido.

Esto lo resume Joni Baboci de un libro que le ha parecido revelador: Scale: The Universal Laws of Growth, Innovation, Sustainability, and the Pace of Life in Organisms, Cities, Economies, and Companies, de Geoffrey West. Juan Ignacio Pérez Iglesias hace aquí una reseña crítica.

A ver si podemos innovar más deprisa antes de que el invento colapse.

El libro es del año 17 (hay que aplicarle esa velocidad del tiempo), pero quizá se le podrían aplicar algunas de las cosas que estamos viendo en este espeluznante 2020.

 

 

 

«La muerte es el principio», nuevos poemas esenciales de María Dubón

Aquí se enlazan algunos de los blogs que actualiza la escritora y poeta María Dubón, que acaba de publicar el libro de poemas La muerte es el principio (vídeo en Facebook). Antón Castro ha escrito del libro y de su autora en Heraldo de Aragón:

«tras esta suerte de vía crucis existencial y obsesivo, de reconquista de la alegría de sentir y de sentirse, la poeta adquiere conciencia de que la literatura es la mejor terapia.»

El libro es devastador, pero la propia escritura y su tiempo (el tiempo de escribirse, que a veces puede ser infinito) termina por empezar. La muerte es el principio es la crónica poética de una resurrección.

He copiado alguos poemas para tenerlos a mano (a máquina), porque los cuadernos de garabatos se los lleva el cierzo y el container.

Son poemas esenciales y por eso, quizá, son también ayuda, que no autoayuda. La muerte es el principio es un servicio público. Este verso es el que más me gusta:

Hasta las estrellas están mojadas

Coloco el filtro entre yo y yo misma
Y me preparo una infusión de alquitrán

..

Conservo las huellas
de heridas que ya no me duelen.
Sanaron las llagas
y crecieron violetas.
Ahora me ven hermosa.
Es primavera en mi vida.

Tumbada en la cama
escucho el roer de las termitas.
Se mueven por mi corazón
causando derrumbes.
Se calientan con mi sangre,
respiran por mis poros.
Intento descansar y no puedo
porque el rumor no cesa,
hablan de las ocasiones perdidas.

Llegó el amor para habitarme,
y recuperé las cosas perdidas,
y prendió la luz en mi cueva oscura.
Soñé. Brillé.

Solo hay un viaje posible
y es al centro de uno mismo,
donde no hay nada.

He dudado aun sabiendo qué debía hacer
y he encontrado la felicidad
cuando no sabía por dónde tirar.