Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Economía’

Llega la paz, acaso como condición previa para los Euromillones

Habemus papam. PPPSOE han pactado algo, aunque sea la televisión. Hay acuerdo, y habrá más. La senda del pacto. El poder judicial, otras instituciones.

Se podría traducir el tenemos papa como tenemos paz ergo habrá pan. La trifulca se ha acabado un poco. Hay una tragua maxibon.

Acaso el PP ya reconoce al PSOE sanchero como partido de gobierno legítimo. Si no, no podría pactar con él. Es un avance/retroceso. Europa necesita alguna garantía de que el dinero (de eso se trata) no caerá en saco roto. Ha de haber una estabilidad estabiliforme.

Algo tan básico como reconocer al que gobierna. En este caso el PP reconoce al PSOE pero no a los aliados y allegados que le permiten a Sánchez estar en la Moncloa. Algo es algo, Casado reconoce a parte del gob. La parte pactable de la primera parte grouchiana.

El suspiro se oye desde Merkeland. Italia ha sido reformulada hacia la senda del neolib Draghi, habemus papam. España ha recibido también la llamada. Al menos mantengan las formas. Sánchez ha cedido en el homenaje áulico al 23F, aplausos incluidos. Casado se aviene a firmar.

Hasta UP afloja el martillo neumático. Quedan flecos, enormes, aparentes flecos por todos los flancos, pero todos han rebajado la ínfulas baratarias. Hay que ceder o no llegan los Euromillones. Patria endeudada y endeudante, obedece como la otra vez, que esta es más fácil.

Los euromillones han de llegar a un sitio apacible, o al menos que no esté en llamas, como España estaba hasta el 40 aniv del 23F.

Ahora van saliendo los pactos, que nadie rompa nada, mantengan las calmas, quietas las furias.

Bien.

Por otro lado hasta el jefe del fondo soberano de Australia, Peter Costello, advierte del clamor de la gran burbuja, dice que nos hemos quedado sin recursos ante el próximo estallido, que las bolsas están calientes, que hemos gastado toda la potencia de fuego y que en la próxima crisis no tendremos nada. Se refiere al precio del dinero (menos que cero) y a las acciones de los bancos centrales, a los valores insostenibles. La inflación. Ya lo dijo Manuel Pizarro:

Manuel Pizarro en el Club Tocqueville, (vídeo).

En fin. Cuidado.

El enlace de la advertencia de Costello.

 

 

 

 

Sánchez anuncia dinero

Sánchez anuncia dinero por fin. Esto disipa todas las trifulcas. La función de un gobernante en este pandemonium es repartir dinero. Dinero y vacunas. Lo demás es relleno.

Por eso molesta tanto la propaganda de Estado (agitprop institucional): porque no hay ánimo ni sopa para aguantar monsergas.

Una vez que se merienda (y se cena y se desayuna y se come) el oropel y la bambolla se llevan mejor. Se admite la legitimidad de la clase dirigente incluyendo a los nuevos.

Entonces, en el primer miércoles después del ídem de ceniza, Sánchez anuncia once mil millones para empresas. Para las próximas semanas, para turismo, hostelería y comercio… No será dinero, sino quitas de deuda con el ICO y bancos, y préstamos, etc.

Al menos aliviará a los bancos, que son la entraña del sistema. Endesa gana 1394 M€ este añito.

Dinero propiamente dicho ya no hay. Hasta que lleguen los Euromillones, que están en la cola de impresión.

Sánchez anuncia que lo que no se puede cobrar se perdona, más o menos. Y algo de calderilla por ahí.

Pero la cifra ya alegra la mañana y permite celebrar cosas, lo que toque, lo que manden.

El problema de España es que nunca ha habido dinero, y por eso cuando un presi, Sánchez en este caso, anuncia once mil millones (como Las once mil vergas de Apollinaire) pues se alegra el gentío. Al menos hasta que imagina la letra pequeña. Leerla ya es como las cláusulas de Google, Facebook, etc.

Pero en plena pandemia y sometidos al pensamiento mágico (a falta de ciencia) la sola mención de ONCE MIL MILLONES ya da un respiro.

Habría que ver si los disturbios haseláticos han tenido algo que ver con este anuncio apresurado. Porque si se va a materializar dentro de unas semanas podría haberlo dicho entonces. Pero los gobs sin money viven de anuncios. Como todo el submundo covídeo.

Anuncios y autohomenajes. Todos nos encumbramos en la nada. Quizá estamos en la cuarta o quinta restauración.

El sistema se robustece y reafirma sus valores. Once mil millones.

España tuvo dinero cuando el oro de América, según dicen, pero nadie se acuerda. Y luego la pasta de Europa, que ni siquiera hemos sabido gastarla porque había que rellenar muchos papeles.

Este anuncio de once mil millones es un rescate a sí mismo. Un crédito puente hasta que llegue el ansiado ansiolítico de los Euromillones, que avanzan por las cancillerías. A lo mejor están llegando ya y no nos hemos enterado.

Igual que se improvisaron megahospitales covídeos Sánchez tendrá que improvisar un megaministerio para gestionar esos millones de la Unión Europea. Para los once mil, mero trasiego de deudas, celdas de excel, no hace falta tanto.

El anuncio ya está hecho, la alegría alimenta… un rato. A ver cómo se materializa.

 

La maniobra de Draghi en Italia ha resucitado el meme del pacto que erradicaría a los advenedizos, pero Sánchez no está por esa labor. Y por eso anuncia once mil millones. Con eso el sistema irá tirando. Además, el tozolón del PP en Cat no avala el mangoneo.

 

Advertencias de disturbios en la pospandemia… si llegamos

Hay que prepararse para la que va a caer cuando afloje la pandemia. Los disturbios haseláticos son anticipos, demos. La peli del mexicano Michel Franco Nuevo orden, premiada en Venecia, parece ser también una advertencia de ese postmundi que la sindemia ha agravado.

Los felices veinte

Los augures vaticinan, de acuerdo con la memoria de otras pandemias, una explosión de juerga y desenfreno cuando pase el peligro. Los locos años veinte, etc. Pero hay también otra previsión menos divertida que anuncia estallidos sociales. Los mismos que ya precedieron a los años covídeos pero potenciados por ellos.

Advertencia del Fondo Monetario Internacional

El aviso viene del FMI, que predice distopías sociales en 2022 (lo citan aquí, aunque, como ya es norma en la web de hoy, no dan el enlace). Buscando ese link en vano encuentro este de enero que también es interesante (dentro del FMI).

En Francia otro profe ha tenido que dejarlo todo y vivir escoltado por decir que el islamismo “está ganando la batalla”, lo que indica que tiene razón. Y que la novela de Houellebecq afinaba bastante (más que las predicciones del FMI, en general): Sumisión.

En la web Laboro-Spain han enumerado razones del mercado laboral para explicar que la democracia en España no es tan plena como parece.

Las cifras de Cat reflejan la distopía de la última década y la ineptitud del indep como gestor. En plan agitprop es muy eficaz

Tenemos la peli mexicana premiada en Venecia (y Joker, y Parásitos…), los crujidos haselistas en España, la gente en la calle en Birmania, que sufre un golpe militar, la toma del Congreso USA el día de Reyes… Disturbios en Francia, que ya acata el Islam (MAcron intenta legislar ante esa evidencia que ni siquiera se puede expresar.

Y la pandemia está a mitad, o cualquiera sabe cómo puede mutar el mundo. Eso sí, hay naves en Marte, y un rover que se hace los mejores selfis de la carrera espacial.

Advertencias de disturbios y estallidos sociales en la pospandemia, si llegamos a verla, que aun falta. Coexistirán, según estas predicciones (muy trabajadas y con muchos datos) con los felices veinte. Como la otra vez.

En España celebramos, con discrepancias, el 40 aniversario del 23-F. Qué rápida y qué variada es la vida. En un segundo pasan mil cosas. Todas confundidas y embarulladas. A saber qué está pasando hoy.

En USA; un hombre de 82 mata al ladrón de 61 que se coló en su casa y atacó a su mujer con un cuchillo. A golpes con el cañón de la escopeta el veterano de Vietnam mató al asaltante.

 

Linares

La época avanza devorándolo todo. En la masace de San Valentín, que este año ha traído elecciones en Cat, ha estallado Linares, en Jaén.

Destellos y balines de Mad Max en un mundo que se derrumba hora a hora al ritmo que cierran tiendas, negocios y vidas.

Mundo amazónico, te traen a casa cualquier cosa que vale cinco euros y los portes gratis, los portes es una persona real, una persona con una vida completa, incluso sueños y futuro y pesadillas.

Todo tiene dos caras y mil millones de lados, el poliedro se convierte en una esfera.

Linares.Jaén.

El vertedero vasco que se hundió, hace un año, en el olvido. Errekaleor, en Vitoria-Gasteiz. Barrios fuera de las afueras y fuera del sistema. Cada ciudad tiene una o uno. Aunque no hay un atlas del conjunto, a quién le interesa.

Lo de Linares es casi un motín. Lo de Linares es lo que hay, el año 21 se hincha cual perro ahogado (semihundido).

El gentío, que espera el maná, por arriba y por abajo. La policía que no llega a todas partes, a tantos focos de insumisión, desesperación.

El caso Cifuentes, absuelta, puede disparar los másters de pega, el descafeinado, la leche sin lactosa, el máster sin máster.

La vida errante del siglo 21, mañana es miércoles de ceniza, que este año es literal.

La ejecutiva se reúne para que dimitan otros. O nadies. La pena del máster colea. El deep state vigila hasta el mínimo chasquido que pueda afectar a su sueldo hereditario.

El mundo que come debate sobre si el bitcoin es una moneda o no. Elon ha puesto 1.500 M$ pero Lagarde sostiene que no es una moneda. Es un ente metafísico, igual que los crujidos de Linares.

Es el imperio bizantino que se derrumba.

Se podrá comprar un Tesla con bitcoins o viajar a la luna en las naves turísticas, clic clic. Debates filosóficos el blockchain permite a Navalny, encarcelado por Putin, ingresar millones de euros sin pasar por el rublo, sujeto al control de Putin.

El bitcoin escapa a la censura, es un dinero raro que funciona por matemáticas, como todo. El amor contable. La vida en Linares, Pim Pam.

Los polis patrullan sin parar. Hay prevención, el país, como todos, podría escaparse de las manos. Chispazos aislados. Rutinas de luces azules rebotando en las fachadas cerradas, escaparates on sale, se alquila, se pudre. La vida covídea sigue más o menos.

Goldman Sachs te enseña a invertir, solo hacen falta mil dólares.

Spotify ya ha dicho a sus empleados que trabajen donde quieran. Teletrabajo y jornada de 4 days.

En Spain permanece la “cultura” ancestral: mil horas presenciales y malos tratos. Por eso el país no arranca ni produce, aunque estamos orgullosos de él, que puede ser reformado poco a poco, siempre a mejor/peor. Según vengan las directrices de la Unión.

Que no manda los euromillones, hay que esperar, el que ha de dar el OK siempre se hace el remolón.

Quizá cuando llegue la avidez sea tanta que se agote en el primer bocado.

Y en plenas eleccs Cat circula un rumor de tiros y disturbios por ahí por Linares. Chispazos anticíclicos del ocaso covídeo, que cae a peso sobre un paisaje ya destroy.

Pero es dinero el bitcoin o no.

BNY Mellon (el banco más antiguo de USA) y Mastercard también se pasan al Bitcoin

El gesto de Elon Musk de invertir 1.500 M$ en bitcoins ha disparado la criptomoneda, que cotiza a 48.000 $ la unidad, y ha desatado la fiebre de las corps. Bank of New York Mellon Corp, el banco más antiguo de USA, y Mastercard anuncian que se pasan al bitcoinismo (WSJ), lo que supone ya la normalidad absoluta del postmundo creado por Satoshi Nakamoto, que quizá no es nadie, o es varios. El misterio forma parte del origen del blockchain, como en las mejores religiones.

El debate sobre si es burbuja o no se aplaza siempre hasta que estalla, implosiona o peta. Entonces era una burbuja, pero mientras crece y se hincha, es una gloria. El bitcoin, que nadie sabe qué es, crece a tope, burbujea tal vez. A su sombra se disparan otras criptomonedas, como el Eter.

El dinero se ha cansado de ramonear en sitios que dan pocos rendimientos y algún sustito y se está pasando al otro lado. Las criptomonedas van al margen de los Estados y sus bancos centrales, reservas federales, reguladores… autoridades.

La pandemia ha acelerado también esto. Una cosa de frikis y futuristas (una cosa matemática e informatica) se apodera del mundo hiperreal y lo deja temblando… sin dinero.

Los poderes llevan trasteando con bitcoins y cadena de bloques desde el primer minuto, intentan hacer algo con eso… pero la propia naturaleza (o lo que sea) del las criptomoneys las sitúa al margen del mundo antiguo. El ya el posmundo Nakamoto.

Ay

En icí Spain se discute de cosas electorales autonómicas nacionalismos etc. Bizantinismos para ir tapando el atraso estructural que crece paralelo a la corrupción ídem. El mundo antiguo en su peor versión. Y aun así mucho mejor que en la mayoría de países del mundo.  Podrás pagar un Tesla en bitcoins. Si los tienes.

https://connectconference.
bnymellon.com/sessions/

Avisos de la Gran Disrupción

Unos inversores pueden hundir una empresa solo por la propina, y lo sabes.

Ponerse en corto está de moda esta semana en Wall Street.

El capital financiero es cien veces mayor que el otro, la antigua economía real, así que el lío de esta semana en WS (foro Reddit y GameStop) afectará a todo el mundo. Nadie sabe cómo va a quedar la cosa. Lo único claro es que vuelve la minifalda.

Los mercados financieros son tan grandes que a su lado el antiguo mundo real es apenas un hormiguero.

El caso Reddit es la gran disrupción LOL absoluta WTF. Hasta Facebook caerá al infierno de los números rojos, Savonarola.

Los jóvenes con sus portátiles se han amotinado en un foro de Reddit y subvierten el sistema arruinando a grandes inversores. Es el aviso de una revolución, cuya esencia es que la propiedad cambia de manos.

Aviso que va a ser conjurado y abortado enseguida, querido boomer. Se queda pues en el anticipo de la Gran Disrupción, que no significa nada.

Inversores en corto, a la baja, hunden empresas. Se forran. En España un usuario de Forocoches ha propuesto hacer lo mismo con una empresa local cuya acción ya cotiza por debajo del euro, pero el hilo se ha cortado y la CNMV ha salido a anunciar sanciones, prohibiciones, etc. Cuidado. Esto no es Wall Street. Ni siquiera Wall Street lo es.

Aquí rige la ley Mordaza Mordor de Rajoy. La ley anti raperillos. El superintendente Sánchez se reserva esa ley para lo que venga.

Volvemos a WS: los poderes están inquietos, esto no es una algarada callejera, ni un simbólico asalto al Capitolio (Capijolio): esto es la gran disrupción.

En esta semana los grandes inversores han atacado con la artillería, pues mandan en casi todo. Menos en el clic de famobil de miles de chavales que se juegan mil dólares de su abuela.

Uno de ellos ha publicado en el subforo de Reddit una carta en la que acusa a este supramundo financiero del crack del 2008 y recuerda la devastación que esas prácticas –subprime, hipotecas basura, Lehman– causó a millones de familias que lo perdieron todo.

Y no pasó nada, nadie fue a la cárcel por el crak del año 8. No se reguló el neocap financiero. Al revés, como se ve. Es lo único que funciona y se multiplica conforme al precepto bíblico.

Esta pandemia china es un comentario a pie de página del crack del 2008. O viceversa. Dos extremos del mismo desastre.

Ahora nos van a hacer a todos el test chino.

La gran disrupción ha ocurrido esta semana un poco, pero enseguida habrá arreglo. No conviene que los niños arruinen a sus boomers jugando con sus mismas armas clic clic.

 

 

 

La Unión Europea: ni vacunas ni dinero

El ministro de Finazas de Francia, Bruno Le Maire, ha dicho que el fondo de recuperación de la Unión Europea es “demasiado lento y complicado”, según el Financial Times, que ha subido ese asunto a su portada.

Y eso es lo que nos pasa. Hasta hace poco no sabíamos qué nos pasaba, de acuerdo con el aserto de Ortega. Pero ahora ya está claro. El ministro francés lo ha declarado. Por fin alguien importante dice algo razonable.

Que no llega el dinero.

La gran hazaña de la UE para esta temporada en el infierno es imprimir y pedir euros. Pero se ha quedado todo en la burocracia. ¿Dónde está el fondo? Nadie lo sabe.

Los bancos centrales, y el de Europa el primero, vienen prestando dinero gratis a bancos y grandes empresas desde el crack anteroposterior. Trump y Biden mandan cheques casa por casa: la mayoría acaban en la basura porque en USA casi nadie tiene casa, que la mayoría viven en remolques como la peli Nomadland.

La Unión Europea, para dar algún meme al público hambriento, se mete con una farmacéutica: la acusa de vender a otros países las vacunas que compró la Unión Europea. Queda todo fatal. Es un meme de relleno.

La conclusión es que la Unión Europea no pone vacunas ni suelta el dinero. No se sabe si una cosa guarda relación con la otra.

Y por eso ha salido en portada del FT, qué vergüenza.

 

Inversores a la baja y a lo loco sacuden Wall Street

Wall Street va loco. Jóvenes ociosos pactan en foros de Reddit y apuestan juntos por valores que alteran a los brokers habituales. Debe de ser una sacudida digna de reseñarse porque lo publica WSJ en portada. Aquí, una versión en español.

En un mundo que solo funciona en los mercados, y que siguen subiendo sin necesidad de relacionarse con la vida real, estas movidas son dinamita. La peli The big short (La gran apuesta, Adam Mckay, 2015) habla de los bajistas en el crack de 2008. El inversor Michael Burry se dio cuenta de que las agencias de riesgo calificaban con triple AAA (lo mejor) a los paquetes de hipotecas basura y empezó a apostar a la baja, o sea, a que esos valores caerían. Cuando cayeron se forró. A saber por qué WSJ pone eso en portada.

Más info sobre esto.

 

 

Los gobs tiemblan al pensar que la toma del Capitolio puede pasar en todas partes

Los políticos admiten su derrota en secreto y dejan que los casos aumenten: admiten que va a morir gente como en la primera ola de marzo y siguen sin hacer nada porque no se atreven a paralizar más la economía, ya medio muerta también: dan por hecho que morirá mucha gente otra vez y se resignan a disimular.

Que los datos nos parezcan normales y que no se subleve nadie todavía. La toma del Capitolio ha causado mucha aprensión en los gobs no dictatoriales; y en los otros también, pero menos.

Los gobs saben que en cualquier momento, si esto sigue así, se les puede subir a las barbas una turba enloquecida… y divertida, una turba que se hará selfies en Moncloa, en el Banco de España, en el Congreso… y que si encuentra a alguien a su paso a lo mejor lo lincha… o lo mata a selfis, como un San Sebastián de la era digital.

Esto no se dice pero lo que no se dice es lo que hay que analizar. Los youtubers que se van a Andorra es como lo de los okupas del verano, algo para rellenar la espantosa hiperrealidad. La inteligencia de cada régimen se esfuerza todos los días por insuflar contenidos de repuesto para entretener al público.

Y por eso Sánchez va de gira por las Españas dando palmaditas y sin decir nada. Nadie puede decir nada. Los casos suben y los gobiernos no se atreven a actuar.

Biden, por si acaso, va a mandar unos cheques a todo el censo, como hizo Trump.

 

Lo único, eso sí, ponerse ellos la vacuna.

 

 

 

La turba se equivocó de objetivo: en vez del Capitolio debería haber asaltado Facebook

La turba se equivocó de objetivo: en vez del Capitolio debería haber asaltado Facebook.

A lo mejor les confundió Google Maps, que a veces también se equivoca.

Facebook es donde está el poder. Por eso los representantes de Estados Unidos sentaron hace unos meses a Mark Zukerberg en esas mismas estancias…

El gob USA acusa a Facebook de monopolio y pretende trocearla, aunque antes le trocearán a él.

De hecho ya nadie habla del asalto al Capitolio ni de Trump: el tema es que Twitter y Facebook le han cerrado la boca, la cuenta.

Facebook es Whatsapp e Instagram. Ahí está el mundo publicándose en canal.

Facebook ha avisado que va a cruzar sus datos con los de Whatsapp… Y unos millones de personas se han ido a Telegram… a Signal.

Pero qué son unos millones.

La horda trumpiana fue a tomar un lugar en el que, como se vio, no queda nada: un atril.

–¡Hemos conquistado un atril!

El modesto mueble de la democracia analógica.

 

 

Quizá el asalto al Capitolio no fue para vindicar a un Trump ya derrotado sino para desagraviar a Facebook. Y para reprochar a Zurkerberg, de paso, por no haber sabido ganar las elecciones para Trump, como quizá hizo la otra vez, y como pasó en el Brexit con Cambridge Analytica, etc.

Facebook ha decepcionado a los trumpers.

 

 

 

 

Asalto al Capitolio y vuelta al caos habitual

Tras la toma del Capitolio por la turba trumpera la pregunta es si la insurrección ha acabado o seguirá.

El Congreso de USA confirma la victoria de Biden. El propio Trump se aviene a una transición ordenada.

Y, lo que es más importante, Twitter y Facebook han bloqueado a Trump.

Los fanáticos de Trump, que ya es expresidente y puede ser juzgado por su conducta golpista, pueden repetir la toma de la Bastilla o las sedes de otras instituciones. Pueden pensar que son tantos como para seguir cuestionando el sistema.

Las imágenes del día de Reyes de 2021 son terribles. Hasta Venezuela se preocupa por el caos de Whashington.

Hay que ver las bolsas del mundo, la respuesta china, la reacción del propio virus, que es uno más en la ecuación.

El sistema no ha resistido treinta años de capitalismo sin rival (sin competencia, que es la clave del capitalismo).

Trump ha implosionado y la duda es si va a hacer estallar también a Estados Unidos. Las mentiras se hacen verdades si las cree la mayoría.

O una minoría dispuesta a todo.

Esto recuerda las tomas de los parlamentos en España en el ciclo post CRACK 2008, cuando Artur Mas, entonces presidente de Cataluña, tuvo que ir al Parlament asediado en helicópero, en 2011, etc.

Pero esta vez ha sido mucha gente y han tenido éxito, se han apoderado del Congreso y el Senado de Estados Unidos. La autoridad y la inteligencia, todas esas agencias, no han estado muy finas. No se han enterado del ambiente.

En España esta mañana han salido los helicópteros de la Policía Nacional a dar unas vueltas.

La duda es si el movimiento autoritario populista extremo que ha capitaneado Trump seguirá pugnando por alterar las normas y tomar los palacios de invierno. Aunque Trump ya solo busca dinero, para seguir ingresando donaciones necesita seguir con la agitación y las mentiras.

La locura y la devastación son universales. El caso de Brasil, cuyo presidente, el populista Bolsonaro, ha dicho que el país esaba quebrado y luego se ha retractado un poco.

Y la pandemia, que evidencia que es una sindemia.

Tras esta locura distópica (la peli de George Clooney) lo que tenemos es una normalidad espantosa. Y agradecidos.