Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Cambio Climático’

Ahí está el yate muerto de risa

La cosa arranca a media asta… todo está medio parado en marcha.

El país no despega

Ni online no offline

La tecnología que la traigan unamunamente

Pero bien…

 

Se echan en falta los 83 millones de turistas

De repente la pandemia nos ha dejado en menos de la mitad de población

No se suele contar al turista como población, pero quiza debería

A fin de cuentas el turista suele estar siempre… solía

 

El virus lo llevan los otros, el otro, cualquiera lo lleva sin darse cuenta

Lo llevo yo lo llevas tú está por ahí

El rap wuhanita

Las treinta mil letras de su genoma

 

Los turistas nos libran de las guerras civiles

No está bien matarse delante de tanta gente

que solo quiere tomar el sol bañarse y ponerse morena de cultura

Si no vienen estaremos en peligro, España sola, esos desiertos Morriconeros

Y si no vienen qué haremos

Mano sobre mano

Las tiendas cerradas o cerrando

 

Ay los 83 millones

Andandarán

Aquellos chinos, japoneses, coreanos (del sur), ¡europeos!

Y el virus saltando de tos en tos

Mal cierzo se lo lleve

Ha mutado una letra

Échale un galgo

Los vacuneros van locos con ese vaivén

¿Y si mañana cambia otra?

 

El virus wuhanita (ya nos lo han adjudicado) muta porque sí, por evolucionar, es ley de life

Muta más por enredar que por Darwin o Mendel: ¡el virus no es un guisante!

 

Y si vienen los 83 millones, ay qué miedo

Magalufero

Mejor esperar, esperar la muerte presencial, a ver esas vacunas a medio testar

Hasta la volatilidad se ha parado

Así que por eso

Brindamos chin chic

Ahí está el yate muerto de risa

 


Gran vídeo de Carlos Barrabés
 

“El teletrabajo es un buen ejemplo claro de lo que significa una nueva ciudad extendida” ⚡Visita nuestra web para más CONTENIDOS https://www.barrabes.biz/es/attitude_…

“Estas ciudades extendidas van a tener 90 minutos, se van a medir en minutos y básicamente y dependiendo de los días que teletrabajes a la semana podrás vivir a 40, 40, 50, 60, 70, 80, 90 minutos. A partir de 90 minutos, básicamente se mide en cuántos días trabajas al mes, no en cuántos a la semana. Así que realmente el teletrabajo es una oportunidad, la primera gran oportunidad de distribución que vivimos. Una oportunidad real en este momento y que seguramente va a afectar a un tanto por ciento de la población inmediatamente”.

Carlos Barrabés (vídeo) La gran transformación: Go Rural

La Pax Sanchera

La calma chicha ha llegado y podría durar al menos un día o todo el verano.

Dentro de la incertidumbria universal, España se ha calmado. Los políticos y sus agitadores profesionales han bajado el crispadero tal como les demandaba la sociedad.

Aunque nadie sabe bien por qué.

Hay acuerdos, el PP cesa en sus acometidas, el santo cayetanismo se toma un respiro, hay negociaciones, reuniones, empresarios, sindicatos, familiares que no se hablaban desde el golpe del 17…

Hemos visto las orejas al lobo del averno, estamos en medio del túnel covídeo…

Los expertos con acceso dan varias razones para esta incomprensible tregua: Juliana dio seis el sábado pasado, el gran Antonio Franco escribe de eso hoy.

El caso es que estamos en plena Pax Sanchera, un hito increible, descomunal.

Es otro país.

Dedican sus tiempos a gestionar, reunirse, debatir… lo que sea. Inclusive quizá a la vida familiar.

El covidazo ha dado mucha vida familiar. Algo inaudito.

Fluye el dinero teórico: miles de millonazos van y vienen por las noticias, hoy estos, mañana los otros… no bajan de diez mil millones, según la franja horaria.

En total, un dineral de Deuda.

Ya veremos si llega algo a alguna parte. Quizá es que estamos esperando a Europa, que ha dicho que nos calmemos: si aparentamos ser educados y respetuosos nos irá mejor. Algo así.

De momento ha bajado el mortijuelo sistemático y el país va reiniciando sus microactividades, bajo mínimos, con cautela y pánico, pero la paz es balsámica.

Esperando que se materialice algo.

Quizá es que la clase política se ha adaptado por fin al estado anímico y mental del país, que es carta de ajuste, aguantar y a ver qué pasa por ahí.

Ir haciendo. Entretanto, ir haciendo.

O quizá es que estamos pasando el duelo, que como se sabe siempre tiene un repunte o una segunda fase en la que, pasada la tronada, se va asimilando el dolor y aceptando la pérdida. Quizá.

La pandemia, entretanto, arrecia por esos mundos, que son este, con graves quebrantos. A seis horas de avión el bicho va y viene con más soltura que las presuntas medicinas.

De momento, sin que se sepa por qué, nos mecemos en la Pax Sanchera, a ver si sabemos aprovechar esta tregua no declarada.

El neocap ya no tardará en lanzar alguna novedad que nos haga flipar.

¡Incluso podríamos inventarla nosotrxs!

 

 

 

 

 

 

 

 

La vida leve

La vida leve ha llegado, era esto, este paro oceánico

Limbo analógico/digital, la vida leve es la ausencia de cualquier referencia: el mundo se va difuminando

Y sube la bolsa en USA, casi como los contagios

Mana el dinero desde las tuberías de los bancos centrales

Pero en fin

Más que líquida en plan Bauman, la sociedad está vacía, como esos campos

En las redes hay muchos webinares superinteresantísimos, y los dos papas de Roma siguen ahí

Pero todo lo demás está desapareciendo, excepto los repartidores

Y las apps para autoembellecerse y cambiar de sexo

Y la mascarilla que se autodesinfecta con calor

La mayoría está a la espera, en ese limbo laboral pansexual de las apps que van y vienen y negocios atrofiados

Todo para septiembre, el mes de la vida se supone

Para este tiempo nuevo extraño hay que ir inventando un lenguaje nuevo y extraño

En el CRACK del 8 se impuso una neolengua, mejor no recordarla, aquello de los PIGS, por ejemplo

El disimulo, la emprendeduría, la innovación que nunca llegó… El único que ha innovado ha sido el murciélago

El reciclaje, la eco circular… tantas cosas aprox

La vida leve, la vida aprox

 

Pocos se creen las cifras del gob

Estamos en un luto inconfesable, se cancelaron los ++++ con el homenaje y los diez días oficiales, pero al no saber todo está en el aire, la vida levísima que se fue yendo

Los que ya no estarán

Los que no fueron contados

El boing data

La vida leve / tan breve

Pero pronto el neocap sacará Algo Nuevo, hay que estar atentos, mentes despiertas zzz

List@s para adaptarse

Pero ¿a qué?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deslizamiento de lodo en mina de jade se traga a decenas de personas en Myanmar (Guardian)

 

Ya viene la pRosteridad: prosperidad sostenible opcional

El nuevo postcapitalismo mutante va a traer algo, pero tarda. La esperanza es que invente un multiproducto servicial, o viceversa.

Algo que sirva para trapichear globalmente, algo que guste a todos, chinos y americanos, rusos, indios, árabes…

Será 50% de todo, 50% de t@d@

Sin distinción de genoma, equipo, credo o barrio.

El capitalismo segregó el neolib, que ya está agotado de tanto exprimir la burra, y ahora, en pleno desierto conceptual del Pandemónium, se abre un vacío ecuménico…

O sea. Nadie sabe qué hacer.

Por muchos webinares que te enchufes… nadie sabe qué hacer.

Porque todo está tan entrelazado (como los gluones y los quarks) por los hilillos de la globalización que etc.

Lo que sostiene el mundo es la ilusión, la confianza ciega (no hay otra) en el sistema y sus variantes: el modelo chino, híbrido monstruoso del cap y el com, se va imponiendo… sobre todo en Hong Kong. Ya han aprobado la ley para extraditar al que levante el dedo. Pero en cada provincia hay un modelo aprox.

Intentando arrancar.

En cuaquiera de sus modelos, todos atrofiados y exhaustos, puede surgir un brote de alegría y negocio infinito.

Algo que desear.

Un nuevo ciclo de prosperidad y barbarie legal.

Prosteridad: mezcla de prosperidad y posteridad. ¿Qué hay más tentador que la eternidad opcional opípara?

Entretanto estamos en un interregno conceptual, un hueco de sentido, el célebre páramo epistemológico que predijo Max Estrella.

Al menos en la nada hay cierta claridad, pues en la resaca del CRACK anteroposterior estaba todo muy confuso.

Algo amanecerá para reiniciar el mundanal poscovídeo.

 

Con esta idea ya hemos puesto a trabajar a la pobre IA, tan sesgada y primitiva… como un hombre.

Pero ELLA sabrá evolucionar y superar esta fase antropocena (¡todo por una buena cena!) y, si no prescinde de nosotrxs, la IA nos llevará al nirvana terrícola indefinido.

Lo que queremos decir con “sostenible” es “eterna”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vuelve el carretillo de mano y desaparece el Segway

Ha vuelto el carretillo de mano, o la carretilla de dos ruedas. En las fotos de principios del XX se veían muchos carretones. Y antes.

Ha vuelto el carretón y convive con los ciclistas de Glovo y otros rescates de la última milla. El comercio online ha resucitado el carretillo de mano. La explosión del carretillo coincide con el eclipse del Segway, que deja de fabricarse. El futuro iba siendo esto: el carro de mano.

Los giróscopos y el aire scifi del Segway no han prosperado en el mondo poscovídeo.

Entre los peatones enmascarados, pasan a veces bandadas de patinadores veloces. Parece que juegan a esquivarlos. Hacen filigranas, coreografían el barullo, siluetean el pánico ajeno. Y desaparecen allá abajo, junto al río si lo hubiere.

Ahora pasan dos policías nacionales rebuscando en las papeleras.

Aumentan las okupaciones; por ejemplo, este hotel que es de la Sareb (el banco malo) y que estaba cerrado desde 2011, uno de aquellos annus horribilis. El hotel San Valero estaba como nuevo, y ahora, en su vida okupada, tiene mucho éxito (entrevista con el sintecho que lo ha habilitado).

La okupación es una especie de estado del bienestar a posteriori, a la brava y sin burocracia. La  estupenda novela de Paul Auster Sunset Park (Anagrama), también de esos años, habla del okupamiento: los protagonistas ocupan una casa…

Ha vuelto el carretillo a las calles, con su prisa y su calma.

Todos estábamos a seis grados de separación… un gran meme de la década pasada (en desuso, estaría bien saber por qué). Ahora estamos a dos carretillos de distancia. O a uno.

 


Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia, y Domingo Buesa, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, imparten una clase en Youtube sobre las pandemias de la historia. Los ha presentado Honorio Romero. (Ya finalizado).

Tapabocas, taparrabos y los 1.900 M€ de Wirecard que no existen

Estamos abriendo las fronteras, llegan cien aviones por aquí, cien por allá…

Se acaba el aislamiento, ¡la autarquía! Volvemos a estar en el mundo… si el mundo nos quiere.

Aplausos a los primeros turistas. Que van volviendo… al valle de la muerte. Todo cerrado, se alquila, se aguanta como se puede… Uf.

Vuelve la chancleta, el verano con tapabocas y taparrabos…

El año que no hubo procesiones, ni sanfermines… ni fiestas en ninguna parte.

Las rebajas simbólicas… en las que todo se encarece.

 

Tres comarcas aragonesas han retrocedido a una teórica Fase 2, que ya es inaplicable, la Fase 2 de ahora es virtual, teórica, mental.

Lo que indican estas recaídas o rebrotes es que la cosa maldita sigue en danza, está entre nosotr@s, que tengamos cuidado.

Mucha gente va con la máscara a modo de sujetacaras (Ali McBeal trató en un episodio de ese artefacto), que no sirven para nada.

Lo testimonial simbólico, con el virus, no sirve. (Y si sirve no se ha demostrado).

 

Sigue el fastuoso culebrón de la empresa de pagos alemana Wirecard, que confiesa que los 1.900 millones de euros ¡¡¡no existen!!!

Este pufo daña la imago mundi de Alemania (ahora cualquier estornudo hunde un país):

cuando el fraude de la Volkswagen de las emisiones trampeadas no pasó nada (no subió la prima-país, ni se resintieraon las ventas), esta vez puede ser peor, porque estamos ya en el mondo postcovídeo, postGreta, con el polo norte a 38 grados, record absoluto.

Y quizá la gente se haya cansado de fingir.

O quizá es al revés: igual que tras el CRACK del año 8 no pasó nada, nadie fue a la cárcel y nadie devolvió un dólar, podría pasar ahora. En ese caso, el crujido de 1.900 M€ de Wirecard sería el anticipo de una Nueva Era Dorada del Fraude Mundial.

–¿Y el balance?

–Oh, lo estamos cuadrando…

A fin de cuentas, si se puede hinchar el balance añadiendo casi dos mil millones (un 25%) con esa facilidad, es un incentivo a imitar el método.

Nueva ingeniería –contable– alemana.

Lo raro es que la auditora, EY, lo haya pillado, y lo haya publicado, esto es un avance. En el CRACK anterior nadie levantaba la liebre.

A ver cuál de las dos tendencias se impone: el fraude universal o echar la cuentas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rebrote en Pekin y aviso del alcalde de Seúl: “Debemos sacudirnos la fantasía de que podemos volver al pasado al que estábamos acostumbrados”

Pekin ha incurrido en su virus, el bicho ha rebotado en un mercado de Pekin. China culpa al salmón europeo y el salmón baja en bolsa. Todo rebota sin mucho sentido. Causa/efecto. Causa vs efecto.

El virus rebotado en China puede ser diferente, estamos esperando que publiquen el genoma. Cada día nuevas aproximaciones al bicho metafísico (ni vivo ni muerto) que aun colea tanto, demasiado.

Pekin avisa, cuidado. Quizá deberían cerrar esos mercados húmedos de una vez. En China. Del pangolín no se ha vuelto a saber.

Vivimos en clave Pekín. (Cuanto más enrevesado se vuelve todo más adeptos gana el enfoque daliniano de Miguel Bosé).

Lo bueno de las explicaciones delirantes (conspiraciones y azares) es que dan una respuesta, aunque sea falsa o imposible. Cuando más imposible, más aceptable, puesto que no engaña. El pensamiento mágico abunda tanto porque la realidad es surreal.

Corea del Sur advierte de la “fantasía” de volver a la antigua normalidad.

El alcalde de Seúl, Park Won-soon, dice al FT que: “Debemos sacudirnos la fantasía de que podemos volver al pasado al que estábamos acostumbrados”.

Y eso en Corea del Sur, que lo ha hecho genial.

Los rebrotes y la ignorancia sobre el virus nos mantienen en máxima alerta.

Las calles del centro están medio vacías. Las tiendas y bares, al 50% aprox. Abren/cierran. Cierran a la hora de comer.

Las bolsas han subido de repente, el anuncio de la FED de gastar 120.000 millones de dólares al mes en bonos corporativos y otras fruslerías, así como el anuncio de Trump de invertir un billón (o dos, depende del tuit) en infraestructuras han disparado las cotizaciones.

Alegría y cautela.

Aquí, los 16.000 M€ para las CCAAs parece que van a sar verdad, a ver cuánto tardan en ir llegando. Y las ayudas a los coches, industria patria. ¡Y a la Cultura!: a quien compre un coche eléctrico lo regalarán un libro… y viceversa.

 

 

Así se gestó el foro de la CEOE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cualquier chispazo puede ser fatal

Gráfico BCE

Chispazos aislados pueden detonar una situación global explosiva. Todos juegan al límite… en todas partes.

Unión Europea: tardará demasiado en llegar el dinero. Chispazos de pánico (Renault, Nissan BCN, Alcoa), nacionalizaciones.

((El PArlamento UE ha dispuesto 56 M€ para España por las inundaciones pasadas))

España: los sectores del 10/12% estaban supersubvencionados: turismo, automoción… Piden pero no hay nada. Sigue aumentando la crispación política: se enquista la política como negocio, no solo para políticos. Hoy, renta mínima (20Minutos).

Huída hacia delante: Macron se rodea de expertos para pensar el después de la crisis, tres temas: cambio climático, desigualdad y envejecimiento. (Le Monde).

Arde Minneapolis, los polis que mataron al afroamericano George Floyd han sido despedidos, no encausados. Disturbios raciales (20Minutos). Trump avisa de que enviará al ejército. Es habitual en USA (Rodney King en LA)  y nunca pasa nada. Pero, ¿y si pasa?

Trump legislando contra Twitter, que quiso verificarle un tuit.

China explota el grano de Hong-Kong. Si aplasta la excolonia por la fuerza Xi puede tener un nuevo virus.

 

Retail:

Funcionarios españoles estarían editando Wikipedia con criterios partidistas desde sus puestos de trabajo (Vozpopuli)

Monetary developments in the euro area: April 2020 (29 mayo) BCE. (El gráfico es de este artículo).

Revista de Estabilidad Financiera, 28 mayo, BdE.

 

 

Que hagan un grupito de Whatsapp

Si los políticos –¡qué pereza!– hicieran un grupito de whattsap todo esto podría arreglarse algo.

Hasta el capitalismo podría revivir… ¡milagro!

 

Los fondos de inversión están confiados, así que todo irá bien.

El dinero ha de producir dividendos, rentas. Si no, mal asunto.

El mundo es financiero, el capitalismo es financiero, Lo demás es microscópico comparado con eso. Con ese dinero.

Que es deuda (Deuda). Apalancamiento creativo.

La Deuda ha existido siempre, es la genuina invención humana, más que la rueda, que la inventó el gusano bola.

Crédito, interés. Fondos que se compran y se venden como si fueran acciones. Híbridos fashion. Mezcla de culturas… financieras.

Swaps, IA, derivados, apuestas, negociación rápida entre máquinas. El algoritmo renta más, es más listo que el broker aquel.

El mundo físico, al lado de las finanzas, tiene la misma proporción que el virus con con una persona a dieta de pizza y sandwich.

Y por eso no entendemos nada. Ahora dicen que las CCAAs han de enviar los datos cada día al gob central. ¿?

¿Y hasta ahora cuándo los enviaban? ¿En pdf? ¿Por mensajero?

Los datos en la era del presunto big data… nadie sabe usarlos, qué hacer con ellos, en qué formato, en json, en texto plano, en jpg…

El doc de la CEOE+Deloitte+Esade para la recuperación bla bla.

Del bicho no sabemos nada nuevo, doce letras doce causas, la tarjeta del _ _ _ _ _ _ _ _ _ _.

Juan Roig, de Mercadona, ha dado su sueldo. Esto es una maravilla. Solo puede mejorar. Amancio Ortega, que ya trajo 300 mil mascarillas (de las buenas) y un montón de cosas más, da bolsas de picnic a los camioneros.

Active su lado guay, a su nivel.

Se sentirá mejor, si cabe.

Hay que hacer algo, sacar el lavavajillas, pintar esta pared, derribar el muro, rezar los martes de San Antonio… ¡hoy es martes!

Y ha llovido otro poco.

Inspirados por estas acciones filantrópicas los políticos deciden hacer un grupito de whatsapp, o de telegram.

Con eso bastaría, ¿no crees?

Dentro del fin del mundo usual la cosa podría mejorar si ellos hicieran un esfuerzo extraelectoral.

Hay que insistir precisamente porque es inútil, pero es absurda esta pugna que a casi nadie interesa. Volverá el fútbol, las apuestas, las loterías…

Podremos reñir por cosas banales, bacanales

Hagan un grupito… Sánchez, a usted le toca hacerlo… ánimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo saben todo de tod@s y nadie sabe nada de nada

El gob ha ordenado retirar más de cien mil mascarillas defectuosas. Qué desastre. Algunas ya habían sido usadas. Nunca sabremos cuántas porque en esta pandemia del diablo nunca hay forma de saber nada.

Lo que describe el coronavirus es la confusión de los datos. Una maldición bíblica, como el lío de la torre de Babel.

En el mundo del big data esto es lo más destacable: nunca hay datos fiables de nada.

Todo es a ojo, aprox. Y cada día más. Las cifras bailan. Y esto no tiene nada que ver con España y sus gobs. Es un fenómeno global.

El mundo coronavirus ha vuelto a la era pre-data.

O quizá nunca salimos de ella y estábamos en un espejismo de exactitud, siempre contando el pib, las décimas de crecimiento, el paro, bla bla… Lo único fiable era el porcentaje de economía sumergida, el índice de blanqueo estructural, la corrupción sistémica… que son datos que por definición eluden la presunta exactitud.

En un mundo encomendado a las hojas de cálculo nada era tan exacto como decían los contables.

Lo malo es que el mundo estaba entregado a los contables. A los sacerdotes de la exactitud.

¡Y aun lo está! Veneramos esa teología por inercia, por fe. Pero nada.

Fe-Data.

En cuanto ha pasado algo grave y global toda esa pantalla se ha venido abajo.

Solo sabemos medir los datos que nosotros mismos entregamos a todas horas.

El virus es pura ambiguedad.

Paradoja número dos: los GAFA y sus buitres saben todo de cada cual y sus contactos, saben cosas de usted y de usted y así hasta dos mil millones de de personas, o tres mil millones. Solo ellos saben lo que saben.

De cada cual y sus redes.

Y todo eso lo venden y se forran, y no pagan impuestos (al menos en España y en parte de Europa). Y casi seguro que están alterando las elecciones y la democracia.

La paradoja es que sabiendo todo de todos cuando algo nos interesa a todos no hay forma de saber nada.

 

 

___

Lo de las cien mil mascarillas (o las que sean) a cualquiera le puede pasar.

Algo de toda esta chapuza recuerda vagamente a la gestión del Yak.

El Estado no está preparado para casi nada real.