Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Angela Merkel’

Europa unida para siempre en torno a la deuda

Primer día en la Era del Acuerdo Europeo postPandemonium.

La idea era salir juntos del caos y la parálisis. Ya estamos. L@s presis han firmado algo, un acuerdo, con sus ñapas y sus chapuzas, pero un acuerdo de ir juntos al futuro, al futurible.

El pasado finde ese futuro estaba en el aire, o en ninguna parte. Trozos rotos, dispersos, pulsiones suicidas.

La Unión Europea ha tardado, como suele, pero lo ha hecho, se ha reafirmado. La UE es sobre todo una idea, y una moneda.

¡Y un banco!

Solo con la idea –democracia, ilustración, derechos humanos– no vale. Hay que tener un banco, y gordo. El BCE.

Y una buena impresora. Y que tus billetes los valoren en el resto del mundo.

Ya tenemos a Alemania de líder, a la señora Merkel de reina madre, y a los pequeños díscolos contentos.

El grupo totalitario, el grupo de pequeños unidos… todos salen bien en la foto, cada cual con sus lacras y su dinero… a cuenta.

(Seguramente hoy ya se podrá empezar a gastar).

Ha habido acuerdo, habrá Europa.

Hay demasiados poderes mundiales presionando por todas partes. Europa de hubiera destruido si no firma este Compromiso de Caspe con esos billones.

La deuda, que es lo único que tiene vigencia real en estos tiempos, garantiza la existencia.

Una deuda sólida, impagable, inmensa. Esa es la prueba de la realidad.

Una deuda espectacular, como la de Estados Unidos.

Lo único que la falta a China para ser el número uno es una deuda monstruosa.

Una deuda entre todos, el acuerdo más vinculante que se puede hacer: la deuda.

Nada une más que la deuda en torno al futuro.

Condenados a querernos, hoy es un gran primer día de la Nueva Unión Europea.

La otra opción era desaparecer.

Así que estamos contentos y felices… esperando la primera remesa de futuro, y que se reinicie el mundo.

Estamos preparados para comprar todo lo que nos ordenen… en cuanto impriman el dinero.

Gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

750.000 M€

Gran notición el acuerdo de madrugada que da futuro a la Unión Europea.

La Unión, con sus chapuzas y sus parches, lanza esta cifra asombrosa al mundanal ruido: 750.000 millones de euros.

Hasta el virus se estremece en sus jugos.

Hemos visto las orejas al murciélago y estamos temblando de calor y nervios, como debe ser la vida intensa: vivimos en una UCI permanente, y gracias que la hay. Vivimos en una UNI sin uci.

EPI ya no es Epi y Blas, sino Equipo de Protección Individual.

La Unión se ha hecho más fuerte al plantar cara económica al desastre, el segundo golpe consecutivo de este primer cuarto del XXI panendémico. Un CRACK y una pandemia-CRACK. Temporadita en el infierno. Esperemos que ya hayamos pasado el noveno círculo.

Ahora, el big bang.

O el bang bang… digital. Pero el mercado de armas va mejor que nunca.

Reino Unido acusa a Rusia de intervenir en el referéndum de independencia de Escocia en 2014, en este informe (publicado en Google Docs).

Estamos en la semana/siglo de despedida y homenaje a Juan Marsé: este artículo de Julio José Ordovás dice: “Dio grandeza moral y estatura literaria a los vencidos por la vida y por la historia.”

El Reino Unido pilotado por Boris Johnson y Dominic Cummings (ver el documental Brexit, aquí) ha repudiado el 5G de Huawei y publica este informe que nos remite, como casi todo ahora, a la guerra fría que se templa cada mañana y que no conoce treguas.

Huawey, Bombay, es un paraíso…

Reino Unido necesitaba sacar este informe (ya viejo) hoy para tener un tema propio, un pellizco de agenda global ante el inmenso impacto del acuerdo de la Unión Europea, y lo que se van a perder por haberse salido.

Turquía con su mezquita, lo mismo, por no haber entrado.

El Club Europa empieza a funcionar otra vez. Tras el CRACK del año 8 y el covidazo, hay esperanza… y dinero.

Muchas veces es lo mismo.

O ayuda.

La Unión, con sus chapuzas y sus parches, proyecta esta cifra asombrosa: 750.000 millones de euros.

Hasta el virus se estremece en su envoltura de grasa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presis de Europa: confinados hasta que acierten

Tensa espera en la paz, las guerras de África siguen, cada vez más globales y más inadvertidas. Lo único global es la guerra, pues hay que probar las armas nuevas. Mosquitos-bomba, libélulas espía, portaviones de bolsillo… y gastar los stocks.

Y la guerra fría mundial en la que hay acuerdo en lo siguiente: es todos contra todos. Momento Pegasus / NSO Group.

Todos siempre contra todos.

Las guerras ciber y las guerras antiguas, sucias, se complementan. Una cosa va con otra. Siria, Libia, Mundo.

La IA avanza en vano: aquí está en nuevo modelo de lenguaje de OpenAI, que lo hace casi todo a una orden de voz.

En vano porque aun no soluciona el Gran Problemón del Pandemonium. Tenemos prisa, hambre, angustia, etc.

Problemón bio y eco: salud y economía.

La IA y la computación cuántica tienen que acelerar. Las vacunas las harán ellas, y no sabremos cómo las hacen.

Pandemonium Total Segunda Fase. Queriamos que pasara rápido, tal como venía pasando todo hasta ahora… tan rápido que se ha quedado. Al querer salir a toda costa lo invocamos de nuevo. El virus se crece en nuestras ansias.

Para eso están l@s presis de la Unión Europea prolongando sus sesiones, que no salgan hasta que obtengan un buen acuerdo para tod@s.

Al lado de lo que viene, ya está viniendo (todo parado, SHOCK TOTAL), la polémica de la in-cultura de la cancelación y el manifiesto de Harper’s es una broma. Qué lujo… necesario.

Por eso es tan importante que la UE saque algo bueno y bien pensado de esta cumbre, que no salgan de allí hasta que no acuerden una acción común (bis).

En este asunto no les falta razón a los que piden control de qué se hace con el dinero. Que la UE vigile y supervise y que las autoridades locales (nacionales) no puedan destinar los fondos a sus chanchullos.

La corrupción, la ineficiencia y el uso partidista de todos los recursos nos han escaldado. No nos fiamos. Esos tres factores –corrupción, ineficiencia y uso partidista de recursos– están muy vivos. Se retroalimentan.

Los presis de la UE han de estar confinados hasta que acuerden un pack óptimo. Este desastre no puede esperar a septiembre.

 

https://www.letraslibres.com/
mexico/revista/
ya-se-puede-pedir-lo-que-se-quiera

Un doc interesante sobre el origen del SARS-CoV2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperando órdenes para acatarlas sin rechistar

Estoy en medio del pandemonium, donde más casos hay.

Miro a cien personas que pasean, de todas las edades: todas llevan mascarilla.

Ayer había un 20% sin tapar.

Esperando al virus asesino, recelamos del mundo.

Esperando instrucciones, a lo que mande la provincia, el sindicato, la Unión Europea, la comarca, lo que sea.

Todas las teles se han vuelto locas, los mapas están confundidos.

En Mongolia un chico de 15 años ha muerto de peste bubónica por comer una marmota infectada (The Guardian).

Los brotes renuevan la distopía cada hora, suenan las campanas como en la edad media, solo falta el carretón de los fiambres.

Hay que sujetar los relámpagos neuronales que aterrorizan, hay que calmarse, evitar los focos –¿dónde?– y salir lo menos posible de la madriguera.

Marmotas. Es el día de la ídem. Estamos en marzo. USA rebrota entera, medio mundo se consume de miedo y fiebre.

Un diario ha titulado así: “Julio se parece a marzo (…)” ¡Qué noticia!

Mejor el miedo que la fiebre.

Por suerte Sánchez va por esos ultramundos europeos a pecho abierto, protegido solo con la corbata que le dejó Rajoy en el cajón vacío de los secretos de Estado.

Nixon mandó grabar todo lo que se hablaba en su despacho para la posteridad, un precursor de la transparencia aplazada; tanto le gustaban los micros que grabó también al partido de la oposición. Y se tuvo que ir watergatemente.

Ahora no le hubiera caído ni un breve, la pena breve de un ladillo fugaz.

Ahora la escucha es universal y snowdeniana. ¿Qué se sabe de Assange? Nada, ha desaparecido en las catacumbas del imperio.

En tiempos de Villarejo…

Estamos en la nueva guerra fría, con Huawei y eso, pero dentro de la misma pandemia, aunque el virus muta por horas.

Europa guarda silencio a voces.

La vacuna cara estará enseguida, la barata ya veremos.

Estamos en el día de la marmota. En Mongolia.

Leyendo las instrucciones de los envasados en letra de cuerpo 6. Si fuera más pequeña sería el átomo.

En medio del foco. Y ni un dato bueno sobre nada, todo a ojo.

Suerte que Sánchez va por el mundo europeo con la corbata de Rajoy, que se fumó un puro en la Quinta de Palmira, ah, no, en la Quinta Avenida de Nueva York.

Dentro del margen de maniobra (nulo) de un presi español, mejor Sánchez, que es más joven y habla inglés (o a él se lo parece). Rajoy no hubiera aguantado estas monsergas. Para obedecer a las troikas vale cualquiera.

Sánchez prepara el cepillo para la cumbre, al calor de Merkel, que no calienta pero da sombra; la UE amenaza un poco a los jansenistas que cobran pocos impuestos, hacen dumping a los socios, etc.

En icí, dos encuestas dicen lo contrario, pero como no las han respondido las mismas personas, no hay conflicto.

Cuidado ahí fuera, Sánchez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada minuto hay que buscar una distracción para no afrontar los hechos

Como cada mes aprox parece que el país se hunde sin remedio. Grandes alarmismos nos aprietan el gaznate.

No hay dónde asomarse. Todo se tambalea. Sánchez va por las cancillerías a pedir un respiro. Holanda no perdona el Mundial del año 10. Ni lo de antes.

Países enteros son paraísos fiscales, infiernos fiscales. Como en todo, conviven dos modelos: depredadores, víctimas y grupo mixto.

En fin. Todo lo demás sigue igual o peor. La pandemia wuhanita rebrota por doquier.

El mapa de las fases y máscaras va adelante, a pesar de los escollos judiciales. Un caos apilado en capas. Cada día sale algo que lo complejiza todo.

Cada minuto hay que buscar una distracción para no afrontar los hechos.

Como cada mes, el país se hunde, pero seguimos esperando la esperanza. De varios tipos:

-La innovación sorpresa del capitalismo, puede ser un remake, cualquier chuchería… o algo nuevo… ya no puede tardar.

-La intervención de la UE: que Merkel se cabree y haga algo para embridar a los díscolos diminutos evasores, etc.

-La cultura de España (por desarrollar).

Respecto a la UE es muy interesante el enfoque de Anu Bradford, que demuestra la influencia decisiva de la Unión en el mundo por la vía de la regulación de defensa del ciudadano/consumidor. Carlos Barragán publica en El Confidencial una entrevista con ella.

Anu Bradford ha pillado una veta buena, ha encontrado algo. Genial.

Como cada día todo se hunde y luego sale a flote de milargo. La vida eólica cuántica del Pandemonium exige mucho temple.

La catedral de Estambul Constantinopla ha sido mezquitada. A los dioses respectivos no les importa este vaivén de marketing.

El Papa, tan desaparecido en sus dos versiones, daría un buen titular si abriera San Pedro a otros cultos.

Como cada hora, todo se derrumba y se crackea, pero luego llega un whatsapp amable y se remonta. Hasta el infinito y más allá.

En icí:

Las elecciones han encumbrado a los nacionalistas gallegos & vascos. El fiasco de UP no aplaca los clamores sistémicos.

Con algo hay que entretener la propia inanidad.

Las culpas se reparten… hasta que se diluyen. Al final la culpa es de la sociedad española o algún otro ente carne del CIS.

¡Otro minuto!

Habrá que buscar un algo para rellenar el siguiente. No sea que se presente la realidad y…

 

 

Hombre con traje durmiendo en la calle

Atención a lo que venga, que ya está viniendo… y no lo veo.

Quizá hemos de prepararnos para un punto más de disrupción… social…

Y tecnológica, y de negocios. y biológica (sí, más virus, mismo virus evolucionando ante nuestras mascarillas *). Todo unido.

Estamos un poco en prevengan, reservando fuerzas, aprendiendo a callar, a no oír, a no ver. Zen absoluto del Pandemónium.

Estricta nada, ahorro energético íntimo, menos calorías, menos humo(s).

Un poco menos de casi todo.

 

Aparte de estas microtendencias colosales y un poco secretas que cada cual confina en su pecho, está la procelosa Actividad Cero.

Agitación browniana

Mucha polémica de relleno por subsectores ya rebasados por el Pandemónium. El pan del diablo.

Todos queremos existir y, a la vez, desaparecer.

La contradicción humana covídea. Un hombre con traje y zapatos de marca durmiendo en la calle, justo en el centro.

Haces como que no lo estás viendo

Pero luego se te aparece

Una y otra vez

 

Y la multa en Cat por no llevar mascarilla, cien euros. Así se financia una vacuna.

Esas multas, como las del estado de alarma, son incobrables, están en el limbo del límite.

Cómo estará todo que hasta Trump y AMLO se dan la mano. Un muro de amistad.

Puñales fraternos. China vs Australia. China vs India. Uigures. Tibetanos, hongkongeses… Arabia Saudí. Por decir algo.

Suerte que Angela Merkel empieza a mandar (poco) en la UE, seis meses de merkelismo, y empieza hablando de derechos humanos y eso.

 

*

Tras el coronavirus wuhanita, aun sin determinar, vienen nuevas remesas. Ha abierto la veda, grandes negocios, subida de acciones por una frase. Conocemos el genoma y no sabemos nada, eso ha pasado con el Genoma Humano, todo esconde algo más (“al fondo hay sitio”). Habrá virus de diseño que vendrán ya con la vacuna puesta, todo en un pack monstruoso. Y caro.

Entretanto, por el lado bueno…

El investigador Carlos López Otín seguro que está a punto de descubrir algo bueno contra esta pandemia. El genio humilde, cajaliano, es la gran esperanza.

.

Científicos en esta videoconferencia que empieza a las 12:
Juan Calatayud, neurocirujano y coordinador del Grupo de Investigación Asociado al IIS de Aragón (Instituto Investigación Sanitaria de Aragón) y Alberto Jiménez Schuhmacher, investigador, jefe del Grupo de Oncología Molecular del IIS protagonizan la videoconferencia Investigación y asistencia sanitaria: presente y futuro enmarcada dentro del ciclo Retos para el futuro

Merkel empieza a remar (discurso ante el Parlamento Europeo)

Merkel acogió a un millón de refugiados que huían de la guerra. Lo hizo contra todos, contra la Europa oficial y burocrática.

Eso le vale a la señora Merkel, la respalda, le da fondo y forma.

Hoy ha dado un discurso en el Parlamento Europeo porque a Alemania le toca presidir el consejo de la UE estos seis meses, hasta fin de año… si es que llegamos a fin de año.

Ha dicho que “Nadie puede superar esta crisis solo, todos somos vulnerables”, y que cree en Europa.

Este mujer de principios tiene menos poder que cualquier jefazo de esos que presiden países inmensos a golpe de ocurrencias y control.

O sea, que la hemos visto ceder muchas veces ante los contables que nos han llevado a la ruina, o que no supieron evitarla. La hemos visto claudicar, pero Merkel aguanta. Hizo lo de los refugiados.

Merkel pilota una chalupa cuyo motor, a gasoil, petardea en un mar embravecido. USA se ha ido yendo. Reino Unido ya se fue. No hay aliados, ni una isla en el horizonte. Se acaba el combustible y la tripulación zarandea la falúa con sus empentones. Nadie rema.

Pero Merkel aguanta el tirón, se pone la máscara y dice que cree en Europa… y en China, gran cliente de Alemania.

Merkel sabe que Europa se juega el ser o no ser en una semana, medio mes.

Y comienza a remar.

 

El texto del discurso de Angela Merkel en el Parlamento Europeo, en alemán.

En esta web estará traducido en breve a otros idiomas.

Agradecimiento a los servicios de prensa del Parlamento Europeo ; )

(De momento nos apañamos con la traducción de Google. Las negritas son mías)

 

Discurso de la Canciller Merkel sobre la Presidencia alemana del Consejo de la UE 2020 ante el Parlamento Europeo el 8 de julio de 2020 en Bruselas

Estimado Presidente,
Comisario, Señorías
en el Parlamento Europeo,
Señorías,

Es un placer para mí hablar en la sesión plenaria del Parlamento Europeo al comienzo de la Presidencia alemana del Consejo de la UE. Como la mayoría de ustedes, extrañaba las conversaciones cara a cara con la gente.

Para mí, este es el primer viaje al extranjero después de que estalló la pandemia; y me lleva conscientemente y con total convicción a usted, al corazón de la democracia europea. En estos tiempos en que la Unión Europea quiere sobrevivir a esta crisis más fuerte que antes, se necesita el Parlamento Europeo.

Las tareas que tenemos por delante son enormes; y requieren un esfuerzo tremendo Necesitan un debate parlamentario, necesitan mediación política, necesitan traducciones culturales a los diferentes países y regiones. Y eso es lo que necesitas. Por lo tanto, es un honor especial para mí presentarles hoy las prioridades de la Presidencia alemana.

Cinco cuestiones son particularmente importantes para mí en este momento: nuestros derechos fundamentales, cohesión, protección climática, digitalización y la responsabilidad de Europa en el mundo.

Estas cinco cuestiones son importantes porque tenemos que cambiar Europa de manera sostenible si queremos proteger y preservar Europa. Solo entonces Europa podrá asumir su propio papel de manera soberana y responsable, incluso en un orden mundial que cambia rápidamente.

Todos somos conscientes de que mi visita de hoy tendrá lugar en el contexto de la prueba más grande en la historia de la Unión Europea. La pandemia mundial del coronavirus ha golpeado a las personas con fuerza y ​​sin descanso en Europa. Tenemos más de 100.000 muertes solo en Europa. Debido a las estrictas reglas de cuarentena, muchos ciudadanos ni siquiera pudieron despedirse de sus seres queridos en la última hora. Esto no debe olvidarse con todos los esfuerzos para un nuevo comienzo, con todo compromiso con la recuperación económica: el dolor por los muertos, el dolor de la despedida imposible. Eso estará con nosotros por mucho tiempo.

Nuestra economía ha sido y está siendo severamente sacudida en toda Europa. Millones de trabajadores han perdido sus empleos. Además de las preocupaciones sobre su salud y la salud de sus familias, muchos ciudadanos también se han preocupado por su existencia económica. Todos ustedes necesitan nuestro apoyo mutuo ahora.

Para romper la cadena de infección, los derechos fundamentales más básicos tuvieron que restringirse temporalmente. Ese fue un precio muy alto, porque las generaciones en Europa han luchado mucho por estos derechos fundamentales. Los derechos humanos y civiles son el activo más valioso que tenemos en Europa. Es posible que solo estén restringidos por razones muy importantes y solo por un tiempo muy corto. Una pandemia nunca debe ser una excusa para socavar los principios democráticos.

Cada país en Europa recuerda sus propios trastornos históricos de manera diferente, las diferentes luchas por la libertad y el estado de derecho. Y al mismo tiempo, estamos unidos exactamente por este logro de los derechos fundamentales en Europa. Para mí, que viví 35 años de mi vida en un sistema de falta de libertad, la restricción de estos derechos en la pandemia fue una decisión que me resultó infinitamente difícil.

En esta fase histórica, Alemania asume la presidencia del Consejo de la UE. Esta tarea me llena de respeto, pero también de gran pasión. Porque creo en Europa. Estoy convencida de Europa, no solo como un legado del pasado, sino como una esperanza y una visión para el futuro.

Europa no es solo algo que nos ha sido entregado, algo fatídico que nos obliga, sino que Europa es algo vivo que podemos moldear y cambiar. Europa no nos priva de ninguna opción de acción, pero en un mundo globalizado, Europa nos da algunas. No sin, pero solo con Europa podemos mantener nuestras creencias y libertades.

Para hacer esto, necesitamos orientación sobre los derechos fundamentales más que nunca, y más que nunca apoyo mutuo y cohesión comunitaria. Europa solo seguirá siendo Europa si proporciona respuestas innovadoras a los desafíos del cambio climático y la digitalización sobre esta base y acepta su responsabilidad en el mundo.

Estas son las grandes tareas, pero estoy seguro. Piensen en lo que Europa ha pasado en juicios y conflictos. Piensen, por ejemplo, en la constitución fallida de Europa hace 15 años o en las crisis económicas y financieras por las que hemos luchado mucho. O piensen en los movimientos de refugiados hace cinco años. Nunca fue fácil. Esto siempre ha provocado lesiones. Pero incluso las crisis más amargas nos han ayudado a comprender mejor las necesidades y los deseos de los demás. Aprendimos juntos

Europa ha sobrevivido a todas estas crisis porque al final todos sabían lo que era esencial: los derechos fundamentales y la cohesión. Los derechos humanos y civiles, la inviolabilidad de la dignidad humana, la libertad para desarrollarse individual, política y socialmente, la protección contra la discriminación y el desprecio, por último, pero no menos importante, la igualdad, que no solo se reivindica sino que también se realiza: forman esto éticamente -colocación política sobre la que descansa Europa. Estos son los derechos que se aplican a todos. No se aplican a unos más y a otros menos. No siempre se aplican a algunos y solo a veces a otros. Ellos parecen.

Esa es la promesa de Europa que tenemos que garantizar: que los ciudadanos realmente pueden ser libres de vivir sus creencias religiosas, convicciones culturales o políticas, que pueden adherirse a sus respectivas ideas de felicidad o buena vida.

La democracia, incluida la democracia europea, prospera en el debate público y crítico. Una democracia en la que las voces de la oposición son indeseables, una democracia en la que la diversidad social, cultural y religiosa no es deseable.

La pandemia nos ha dejado en claro a todos lo valiosos que son los derechos fundamentales, cuán fundamentales son las libertades. Instituciones fuertes en la Unión Europea protegen la protección de estos derechos fundamentales: la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y el Parlamento Europeo. Los derechos fundamentales son lo primero que está cerca de mi corazón en esta presidencia.

Esto debe ser apoyado y complementado por el segundo principio que define a Europa: nuestra cohesión. Porque Europa solo saldrá de esta crisis más fuerte si estamos listos, a pesar de todas las diferencias, para encontrar soluciones comunes y si estamos listos para mirar el mundo a través de los ojos de los demás y mostrar comprensión por la otra perspectiva. Después de la crisis, Europa se volverá más fuerte que antes si fortalecemos el espíritu público. Nadie atraviesa esta crisis solo. Todos somos vulnerables. La solidaridad europea no es solo un gesto humano, sino una inversión sostenible. La cohesión europea no es solo algo que es políticamente necesario, sino algo que valdrá la pena.

Ese es también el principio rector de nuestra presidencia: “Juntos. Haz que Europa vuelva a ser fuerte ”. Junto con el Gobierno Federal, me dedicaré a esta tarea con toda mi pasión.

Pero les necesito para eso. Para proteger este espíritu público en la UE, se necesita el Parlamento. Porque ustedes son los mediadores del entendimiento mutuo que necesitamos para llegar a compromisos. Representan a casi 450 millones de ciudadanos en 27 países. Son los traductores de los principios europeos. Explican Europa a las personas y, por lo tanto, median entre Bruselas, Estrasburgo y sus regiones de origen. No solo se comunica en 24 idiomas, sino que vive con esta diversidad de perspectivas y experiencias. ¿Quién, si no usted, podría explicar las actitudes de otros Estados miembros hacia la gente de Europa?

Por eso le pido como mediador y mediador de cohesión por su apoyo en este momento difícil. Ayúdanos a profundizar el entendimiento mutuo entre nosotros. Ayúdanos a fortalecer la cohesión de Europa.

La máxima prioridad de la Presidencia alemana es que Europa salga de la crisis unida y fortalecida. Pero no solo queremos estabilizar Europa a corto plazo, sería muy poco. También queremos una Europa que dé esperanza. Queremos una Europa que afronte con confianza y valentía los desafíos actuales. Queremos una Europa que sea sostenible, que mantenga su lugar en el mundo de forma innovadora y sostenible. Queremos una salida para Europa.

La iniciativa franco-alemana de mediados de mayo también sigue esta convicción. Junto con el presidente francés, Emmanuel Macron, propuse un fondo de desarrollo europeo por valor de 500 000 millones de euros. Me complace que la Comisión Europea esté teniendo en cuenta muchos aspectos de esta iniciativa francoalemana en su propuesta sobre el marco financiero plurianual y el programa de desarrollo. Sobre esta base, actualmente se están debatiendo en el Consejo Europeo encabezado por Charles Michel.

Nuestro objetivo común es encontrar un acuerdo lo más rápido posible. Porque la profundidad de la depresión económica nos urge a apurarnos. No debemos perder el tiempo. Solo los más débiles sufrirían de esto. Espero sinceramente que podamos llegar a un acuerdo este verano. Esto requerirá mucha disposición para comprometerse en todos los lados, incluido usted.

La situación es excepcional, sí, única en la historia de la Unión Europea. Es por eso que Alemania también ha defendido el esfuerzo extraordinario y único del orden de los 500 mil millones de euros. Ahora será importante que también estemos de acuerdo a nivel europeo.

Estoy convencida de que la dimensión social es tan importante como la económica. Una Europa social y económicamente justa es crucial para la cohesión democrática. Es la mejor receta contra todos aquellos que quieren debilitar nuestras democracias y cuestionar nuestro terreno común.

Por este motivo también, prestaremos especial atención a los jóvenes y niños durante nuestra presidencia. Son el futuro de Europa y están particularmente afectados por la crisis. Es por eso que queremos promover su desarrollo con una agenda europea de trabajo juvenil y apoyarlos activamente en su camino hacia su vida profesional con una garantía juvenil fortalecida.

No podemos ser ingenuos. En muchos Estados miembros, los opositores a Europa solo esperan utilizar la crisis para sus propios fines. Ahora tenemos que mostrar a todos dónde reside el valor añadido de la cooperación en la Unión Europea. Tenemos que demostrar que el retorno al nacionalismo no significa más, sino menos control, y que solo actuamos juntos mientras Europa nos protege y nos fortalece.

Por eso es correcto e importante que las regiones particularmente afectadas por la crisis y, sobre todo, las personas que viven allí puedan contar con nuestra solidaridad. Es en nuestro propio interés. Pero al mismo tiempo, el resultado siempre significa que el esfuerzo que ahora es necesario para el bien de todos no debe sobrecargar unilateralmente a los Estados miembros económicamente fuertes excesivamente, sino que cada uno de nosotros debe ponerse en la posición del otro. Considere también lo que los Estados miembros individuales pueden y no pueden hacer: económica, social y políticamente. En todo esto, les pido hoy como eurodiputados su apoyo. Estoy convencido de que todos están listos para una solidaridad extraordinaria en esta crisis. Alemania es

Hacer frente a la pandemia y sus consecuencias dará forma a nuestra presidencia. Al mismo tiempo, siempre debemos tener en cuenta los otros desafíos importantes de nuestro tiempo. Estos son los temas tres, cuatro y cinco que serán importantes para Europa.

Primero que nada: cambio climático. Hace unos seis meses, la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, presentó su programa de protección climática en esta casa. Ella se dirigió a usted con palabras insistentes, subrayando que Europa debe actuar ahora si nuestro planeta quiere seguir siendo viable. También estoy convencido de que una solución global al cambio climático solo es posible si Europa asume un papel pionero en la protección del clima. La estrategia para un acuerdo verde de la Comisión Europea es, por lo tanto, una guía importante para nosotros. Con su apoyo cercano durante nuestra presidencia, queremos hacer la transición a una economía y sociedad neutral en carbono y a una economía verde con compañías fuertes e innovadoras, una economía que

Para mí es importante que establezcamos legalmente la neutralidad climática de Europa para 2050. Es por eso que agradezco las consideraciones de la Comisión Europea como un paso intermedio para reducir las emisiones en 2030 a 50 a 55 por ciento en comparación con 1990. En esta perspectiva, también acompañaremos el trabajo sobre la Ley Europea de Protección del Clima.

El otro gran desafío y el cuarto punto que es particularmente importante para nosotros durante nuestra presidencia es el cambio digital. Al igual que la protección del clima, requiere que cambiemos nuestra forma de vivir y hacer negocios de manera sostenible. Esto desencadena el miedo en muchas personas: miedo a perder lo familiar y miedo al ritmo del cambio. Y eso es comprensible.

Pero permítanme decir muy claramente: el compromiso con la digitalización y la protección del clima no significa que renunciemos a todo lo que se ha establecido y, por lo tanto, ponga en peligro los empleos de millones de europeos. Por el contrario, se trata de un cambio necesario en nuestra sociedad que ofrecerá más protección y más sostenibilidad a largo plazo. Porque especialmente en las últimas semanas y meses, la dependencia digital de Europa en terceros países nos ha quedado clara nuevamente. Sin duda, muchos de nosotros hemos notado esto en el curso de su comunicación digital diaria, ya sea en términos de tecnología o servicios. Es importante que Europa se vuelva digitalmente soberana. Especialmente en las áreas clave como la inteligencia artificial y la computación cuántica,

La protección efectiva de nuestras democracias contra las amenazas cibernéticas y las campañas de desinformación también es crucial. Porque una democracia necesita un público, en el que se puedan compartir conocimientos e información y en el que los ciudadanos puedan intercambiar ideas y comunicar cómo quieren vivir. Lo estamos experimentando ahora: las mentiras y la desinformación no pueden combatir la pandemia, tan poco como con odio y agitación. El populismo, que niega los hechos, muestra sus límites. La verdad y la transparencia son necesarias en una democracia. Eso es lo que distingue a Europa; y Alemania lo defenderá en su presidencia.

El quinto punto es la responsabilidad de Europa en un mundo globalizado. Una mirada al mapa muestra que Europa está rodeada por Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Turquía, Siria, Líbano, Jordania, Israel, Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos junto con Gran Bretaña y los Balcanes Occidentales. es. Al mismo tiempo, vivimos en una época de agitación global en la que los campos de fuerza están cambiando y Europa, con toda la integración de muchos estados miembros en la alianza transatlántica, es más independiente.

Podemos y debemos decidir por nosotros mismos quién quiere ser Europa en este orden mundial que cambia rápidamente. Es más importante que nunca si nos tomamos en serio Europa y si queremos una Europa que conserve su libertad e identidad incluso en tiempos de globalización. En esta situación, se necesita una política exterior y de seguridad europea fuerte.

El Reino Unido sigue siendo un socio importante. La configuración de nuestra futura relación nos ocupará mucho en el próximo medio año. Hasta ahora, el progreso en las negociaciones ha sido, por decir lo menos, claro. Hemos acordado con el Reino Unido acelerar las negociaciones para que se pueda concluir un acuerdo en el otoño, que luego se ratificará a finales de año. Seguiré abogando por una buena solución. Pero también debemos tomar precauciones en caso de que no se llegue a un acuerdo.

Durante nuestra presidencia, debemos hacer todo lo posible para avanzar en otras tres áreas de política exterior; En primer lugar, en la Conferencia de Adhesión, al menos con Macedonia del Norte, posiblemente también Albania, un paso importante en el camino para dar a los países de los Balcanes Occidentales una perspectiva de adhesión, y en segundo lugar, en nuestras relaciones con nuestro continente vecino África y la Unión Africana, que tenemos con uno Quiere profundizar la cumbre UE-África para el futuro. Esto también incluye preguntas sobre nuestra cooperación migratoria. Más personas que nunca están huyendo. Es por eso que tenemos la responsabilidad especial de avanzar en un tema tan importante para Europa como la política de asilo y migración. Esta pregunta requiere mucha sensibilidad política,

En tercer y último lugar, nos ocuparemos de nuestras relaciones estratégicas con China, que se caracterizan por estrechos vínculos comerciales-políticos, pero también por ideas sociopolíticas muy diferentes, especialmente con respecto al respeto de los derechos humanos y el estado de derecho. Si bien la cumbre UE-China en septiembre no puede tener lugar, queremos continuar el diálogo abierto con China.

Durante la Presidencia alemana, también queremos continuar nuestras consideraciones sobre si queremos adherirnos al principio de unanimidad en materia de política exterior y de seguridad y qué lecciones debería aprender Europa de la crisis del coronavirus, por ejemplo, con el fin de fortalecer la soberanía de Europa en el sector de la salud. podría. También deberíamos tener este debate en el contexto de una conferencia sobre el futuro de Europa, que fue propuesta por la Comisión Europea el año pasado y sobre la cual ha desarrollado muchas ideas con sus resoluciones. Abogo por una conferencia que se centre en algunos temas, presente resultados concretos y reúna a los ciudadanos de y en diferentes Estados miembros para debatir.

Señor Presidente, señora Presidenta de la Comisión, Señorías, ¿queremos Europa? Entonces necesitas de lo que estaba hablando hoy. Entonces se necesitan derechos básicos y cohesión. Entonces necesita respuestas al cambio climático y la digitalización. Entonces Europa necesita responsabilidad en el mundo. Luego tenemos que hacer que Europa sea más verde, más digital y, por lo tanto, más innovadora y competitiva. Porque Europa debería defender internacionalmente un orden jurídico y la innovación y la sostenibilidad. Esa es la visión para Europa.

Déjame cerrar con un pensamiento personal. Soy un amante de la música. Por lo tanto, es un gran placer para mí que nuestra presidencia tenga un aniversario muy especial. En diciembre de 2020, el compositor del himno europeo, Ludwig van Beethoven, habría tenido 250 años. Esta novena sinfonía siempre me llena una y otra vez. Cada vez que escucho música, descubro algo más que me impacta y me impresiona, como lo hace Europa. Se puede redescubrir una y otra vez. Y todavía me impresiona.

Permítanme terminar hoy con el deseo de que el mensaje de esta música, la idea de hermandad y armonía, nos guíe en Europa. ¿Qué mensaje podría ser más apropiado que que esta Europa sea capaz de grandes cosas si nos mantenemos unidos y nos mantenemos unidos?

¡Muchas gracias!

Miércoles 8 de julio de 2020