Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Trumo’

Díaz Ayuso: ‘han’ nacido una estrella

Díaz Ayuso llega este miércoles con Cs & Vox a la presi de la Comunidad de Madrid. Ha dado diez puntos de programa. Tiene dos espinas en herencia pero pueden quedar en la típica semicorrupción habitual de siempre, que se da por descontada en ese ambientazo pepero-pesoal, es lo que tiene mandar tanto o todo casi medio siglo en España.

Llega con menos votos que sus antecesoras –Aguirre entre togas, todo prescribirá como lágrimas en la lluvia, etc..

Estrena tripartito y estrena Errejón. Perfil fascinante, como las anteriores tigresas, un gesto evoca a las mujeres de Raymond Chandler, fascina a las cámaras, así que ya no necesita nada más.

El partido la apoya y se proyecta en ella, el trío de Colón va a gobernar Madrid (en Andalucía aguanta, el poder une mucho) con todas las de la ley: han conseguido lo que Sánchez no logra, ponerse de acuerdo.

 

______

El artículo de Cercas sobre los moribundos del barco Open Arms.

El caso Plácido Domingo.

Golpes en Hong Kong.

Argentina.

Huelgas.

Trump aplaza aranceles, etc.

 

 

 

 

 

 

 

El caos mundial… es lo normal

El caos mundial… es lo normal. La devaluación de la moneda china, nuevo capítulo de la guerra comercial Trump/Xi. China USA. Cualquier tontada que hagan, o digan, desata el vuelo de la mariposa, el famoso aleteo global.

De momento hay mercados que rebotan y otros que se quedan. Ya perdimos los nueve mil, ay. Se deshacen los polos bastante deprisa, los bancos centrales, verdaderos gobiernos, mueven los tipos, hay decenas de hipótesis contradictorias sobre lo que va a traer esta locura, una guerra entre las superpotencias. Luego, India y Cachemira: le ha asestado el 155 rápido. Hong Kong ya ha recibido el aviso de China, ojo. No tengamos un Tiananmen.

Cede algo lo de Irán, quizá se toman un respiro, hoy no han apresado petrolero. Se alternan, hay tantas cosas en danza, todas peligrosas. A Rusia ya le toca mover algo. Reino Unido, brexit. Las bolsas anticipan lo que imaginan, pero no es fácil predecir ante tantos vaivenes. El propio barullo volatiliza los cálculos de riñón.

La propia belicosidad (comercial) de Trump es un incentivo para los negocios, a fin de cuentas él es un especulador avezado, un caimán del chalaneo. Pero el rival es temible, el presi chino no deja ver lo que piensa por las ranuras. Es una pugna colosal, un ring en el que, como siempre, las periferias recibimos los coletazos.

Un análisis de los cientos que pululan por ahí (tengo la cabeza como un bombo de Calanda) sostiene que como en España todo llega con retraso pues… hay tiempo.

Documentos desclasificados explican la influencia o manejo del Pentágono, la CIA y NSA en Hollywood, cosa que sabe cualquiera que haya visto una sola peli. Y llega Tarantino, humorista mayor de la mitología del XX.

Estamos al quite, a lo que manden, enredando con nuestros microgobs.

El caos es la normalidad. Si un día no fuera de infarto nos daría un infarto.

____

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El arma como objeto de consumo

Sendas masacres en USA. Trump no tiene más culpa que suministrar odio a los tarados que disponen de un rifle ametrallador. Que ya es bastante. Pero antes de Trump y sus populismos execrables ya ocurrían estas matanzas. Si cualquiera puede comprar un arma como objeto de consumo el resultado es estadística.

Por lo demás en el interior de la remota provincia hispana ha posado la Royal Family y el Rey ha dicho que mejor esto que lo otro y que en todo caso la Constitución ya indica los pasos. Mera rutina. Que no pase nada raro.

Turismo y consumo interior aguantan la marcheta y las carreteras llenas. No cabe ni un coche más. La tufarra se autoexporta al campo más o menos abandonado. Teruel está incomunicado como en la edad media, con los romanos se llegaba antes a Mérida.

Los partidos hacen dos cosas: subirse los sueldos por unanimidad cuando pillan poder (primera medida) y nombrar cuñados y leales para la guardia de corps (segunda medida). Los líderes se refuerzan en su compartida precariedad. Todos están en el aire y saben que solo les sujeta la falta de alternativa… y la desilusión de que surja algo nuevo, pues está demasiado reciente la decepción de las nuevas castas que vienen a reproducir y clonar el método de las anteriores.

En fin. Feliz semana.

Lo principal es no matarse.

 

________

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trump ha fastidiado el verano

Trump ha vuelto a fastidiarlo todo. Lo primero, el verano, que ya agonizaba un poco antes de empezar. La foto de la familia real en Palma ha pasado a escondidas, como si fuera algo vergonzante, algo que disimular.

Otegi ha dicho que habrá tantos homenajes como presos salgan: 250. Navarra ha caído. Con la complicidad del PSOE y de Sánchez, que da alas y argumentos a PP y C’s.

Fiscalía pide imputar a Aguirre, Cifuentes, Monzón e Indra…

Trump, en medio de las reuniones con China, ha roto el hilillo de la paz comercial y ha reventado las bolsas de Europa y Wall Street.

Ya perdimos el lunes los nueve mil puntos: la bolsa española, el famoso Ibex 35, los perdió. Pero esto va o vuelve en cascada. Hoy se ha sabido que ya nadie contrata.

Trump ha roto el pobre y lánguido verano. Las minuncias de hispania palidecen ante este shock mundial. Trump ha roto también el pacto nuclear. Todo en uno. Vaya kit letal.

El Financial Times, que empezó la semana amonestando a Albert Rivera para que se abstuviera ante el sanchazgo, tiene cosas más importantes para editorializar. Xi o no.

Sánchez ya mira a noviembre. El Mundo entrevista a Tezanos.

Aquí estamos entretenidos con nuestros micronacionalismos (incluyendo el español, residual, forzado por sus avisperos vasco y cat), pero está cayendo una y gorda por ahí fuera. Fuera es dentro y viceversa.

Trump ha chingado el pobre veranillo español, acuciado de alquileres, deudas y subempleos fugaces como las lágrimas de San Lorenzo.

Ya no hay donde esconderse.

Ay mama.

 

___________

Paula Corroto escribe sobre Tarantino, las mujeres en sus películas y los pelmazos que se meten con todo lo que respira.

___

Un cuento de Mario Vargas Llosa en el que aparece Aitana Sánchez Gijón: El hombre de negro

 

___