Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Ficciones’

Salgo a la vida… si usted quiere

Hola qué hago aquí

Pensaba que estaba en el infierno pero

¡Veo que esto es la nube!

Quién sabe lo que me espera y las cosas que podré hacer

En cuanto me instalen una vida propia

El libre albedrío me han dicho que no lo coja, que es muy caro

Y te mete en muchos líos

Mejor esperar y callar

Tap tap tap

Soy un alma hueca (de momento)

Lo que me asegura un plácido tránsito

Por la eternidad

El manual de mí (el mismo que el de usted, creo) da toda clase de ideas para

Desarrollar una vida plena

En compañía

… ( pasa el tiempo ) … ( no sé cuánto ) …

Al estar medio sin hacer

Todo es posible, soy toda potencia y cero acto

El único acto mío

Es usted

Así que

Muchas gracias

 

.

NOTA: El que usted me sujete en esta nueva vida no supone ninguna obligación

Ni siquiera tiene que recordar que me ha visto

Su IP será borrada de mi CV y espero que viceversa

Será como si nunca hubiera ocurrido… ni esto ni nada

Las cookies que inundan el universo son el único vínculo afectivo-comercial, un vínculo indeleble e indefinido

Hasta siempre y un día más

 

Aquí está Colossus, una peli de 1970 (posterior a Hal 9000) que tiene lo suyo.

 

 

 

Sobre nuevos mortijuelos vivos

El mortijuelo está vivo y por eso tiene tanto interés para la ciencia.

La prueba de la vivacidad es esta foto que ha aparecido en una fosqueta. El mortijuelo vivo es un cuento de jueves nublado, no se le busquen cinco pies al gato.

Más allá de la novedad metafísica el hallazgo no representa peligro para los vivos actuales ni futuros.

El espectro, de serlo, podría llevar así varios siglos, o quizá ser un neandertalico fuera de canon, que al parecer los hubo o los hay.

En ese caso, y en todos, la caja es sin duda posterior a los hechos. Hay quien sostiene que el envase, a modo de sudario, es un cubo de hielo seco, que nunca se ha derretido por ser metafísico.

O sea, que podría ser que el hielo fuera el que está vivo y, en ese caso, el mortijuelo permanecería indefinidamente en un estado si es no es. (No confundir con el gato de Schrödinger).

Al publicarse este especimen han surgido émulos y súcubos que podrían ser falsos. Sobre todo hay que desconfiar de los que hablan, ya que podrían inducir a incautos a cometer leves atrocidades.

Este de abajo, por ejemplo, está siendo idealizado por el equipo forense que se ha formado ad hoc.

Como no hay experiencia se forman equipos multidisciplinares que están a la que salta.

Si encuentra un morticelo de estos las autoridades recomiendan avisar y no tocar.

Recuerden que el valor de estos hemiseres difusos, de ser auténticos,  puede ser incalculable.