Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Juego de Tronos y Eurovisión, el ojo de Dios y el estado del mundo

Apocalipsis LED. Cuidado: esta pieza de actualiza por arriba: Lucy Ayoub. Poeta, locutora de origen árabe, cristiano y judío. Hipótesis: Juego de Tronos ha influido bastante en este festival de Eurovisión. Y en todo en general. ¿Podrías dar ejemplos?

¿Qué tal este de Icelandia? El ojo de dios, omnipresente (y omnisciente) en esta gala o verbena LED, podría ser el ojo de Sauron.

 

 

Acaba Juego de Tronos, pasó Eurovisión y ahora es lunes. El Festival de Eurovisión 19  refleja el mundo como una ecuación. Canciones marciales, Italia; Putin pasado por Matrix, Rusia. Francia vindica la discapacidad y variedad. España hubiera hecho algo si hubiera llevado a Jesús Vidal, de Campeones. Es asombroso cómo refleja el factor institucional y político, el estado del mundo. Madonna, decadencia.

Visto sin sonido, agobia el triángulo. Los efectos visuales son asombrosos: sobre la cantante de Serbia se crea una galaxia. Ante tantas luces, estampas y coreografías absurdas, gana una canción con un tío sentado al piano. Azerbaiyan se pierde por los robots de hospital. La chica de Eslovenia que le canta a un clon rejuvenecido de Mark Zuckerberg pasando del público propone una mística muy original. Al Reino Unido le han castigado por el Brexit.

Madonna quería hacer una bajada de Juego de Tronos con esa escalinata, pero en fin. Desafinaba queriendo para que se viera que no era playback: desafinar tanto es imposible, no se puede fingir tanta desgana. Madonna ha reflejado el estado del mundo mp3, el chisporroteo de fondo, la precaria ruidera, la logística mundial que descansa sobre el lomo de un chico en bicicleta.

Cada país emite su esencia, la tele no engaña, la impostura es sinceridad, es matemática.

Islandia, Iceland, punk de gominola Fura dels Baus kitsch. pero visto en lunes, es un poco Tarantino, el tío de la maza, el perro, las cadenas… Hay que darle otras oportunidades a Islandia/Hatari (youtube).

El chaval de Azabaiyan, crucificado por los robots del dentista… también incurre en el triángulo, en este caso invertido.

Al final canta una jota étnica o algo así y se produce la ascensión a los cielos, estragos de Remedios la Bella de Macondo,

Viendo Eurovisión 19 sin sonido (que de todo ha de haber) agobia el triángulo, la proliferación de triángulos, esa uniformidad de que cada intérprete arroje un triángulo a la pantalla: al que ve la tele, es espantosa.

La ganadora de 2014 Cochita Wurst.

Israel ha clamado por el ojo de Dios que todo lo ve, el triángulo forma la estrella de Salomón y de David, etc. Pero se han pasado.

Concluida la década Juego de Tronos con su Shakespeare de folletín, que ya es mucho, una generación hbotizada se queda sola en el lunes consigo misma, con un  montón de metáforas y personajes en pleno lunes. Virtud de Eurovisión, aparte de dar entidad a Europa y adheridos, es que su simplicidad alcanza a todas las edades, no hay más código que el que se ve, o sea, seguro que está amañado pero da igual, como unos juegos olímpicos, etc.

Tras el atracón de JdT y Eurovisión 19 vuelve el lunes Ken Loach, ciclistas repartiendo chucherías, patines, elecciones. Europa se juega reinventar el fascismo, avanzar un pasito en el bienestar, retroceder otro lustro/década, todo eso está en marcha, parado, en la densa burocracia municipal que arma el continente, una idea atascada, que quizá podría revivir… o desaparecer.

El mejor exponente del estilo Juego de Tronos es Trump/Putin, binomio de tarugos. Castigado cara a la pared para hoy: Huawei.

Irán: agua pasada.

Cuidado: esta pieza se actualiza por abaix.

Ni JdT ni Eurovis19 han dado aire a la sedición catalana. Horas baixas.

La canción española, La venda, cayó la venda, dios mío, justifica el fin del mundo. El escenario, el robot hinchable… ¿se atreve usted a analizar esa semiótica enloquecida?

¿Cañizares?

 

Alessandro Mahmood, Italiano de Milán, de madre italiana y padre egipcio, mal visto por Salvini, se quedó segundo con Soldi (dinero), compuesta por él y que entre otras cosas dice “Bebe champán durante el Ramadán”, y cantando en italiano.

 

 

Final completa Eurovisión 2019

____

Nuevos diputados electos presos 

Dentro de la apacible crueldad de los lunes, los cuatro presos por el procés han ido a recoger sus actas de diputados. Grandes momentos de democracia y confusión. Cada día que pasan en prisión ganan puntos de santidad: no es práctico mantenerlos entre rejas. Acaso podrían estar presos en el Congreso de los Diputados: se hace una minicárcel, un modulito, y que vayan cumpliendo allí, ya como diputados-presos.

 

 

 

 

 

El terrorista deportista se chupa el dedo del gatillo

Ternera se lleva el dedo a la boca porque le arde de darle al gatillo. Es un gesto reflejo. Un testimonio.

La forma de salir del terror es poner una pensión a los asesinos jubilados. El terrorismo es, como todo, un negocio. Y para conseguir que alguien deje un negocio, además de arruinarlo (y en este caso encarcelarlo) hay que darle una salida. Eso es la paz.

Por lo visto se ha acabado la tregua (“protección” lo llama Belloch) o dispensa de ley que al parecer blindaba a Ternera; o simplemente lo han encontrado en su cabaña de los Alpes. Y lo han detenido. Le han puesto una capucha infamante que pronto será tendencia, una especie de burka total, y está preso.

El terrorista retirado en una cabaña de alta montaña, terrorista jubilado y deportista, pura fibra, mochila y montaña. Ropa deportiva, se parece a cualquier runner, solo le faltan los cascos, auriculares o sonotones, ya son lo mismo.

Nunca sabremos qué acuerdos son esos a que se refiere el ex biministro, y que también mencionó Eguiguren de forma más críptica: ya no hay Wikileaks ni nada similar, todo es oficial y un poco impostado, versiones más o menos fakeadas que se van concretando y mixeando en el fragor de los días, dulce forcejeo en plena paz.

La gente pone malas caras en los buses, metros, tranvías. Malas caras de viernes. Llegamos cansados al anhelado viernes. Y llueve y hace viento. Hay que levantar el ánimo, y los huesos, qué milagro de la naturaleza, el fémur, que en tiempos fue un arma letal, tan gordo y largo es. La moda de andar y correr se expande con nuevos estudios más o menos científicos: el que anda más deprisa vive más años: este es el enunciado de última hora. La velocidad es longevidad. Ahí está Ternera en su jubileo de altura, corriendo por los Alpes, vida sana!

Más perros que niños. El perro no va a la universidad. Todo es cariño.

Los patines pasan rozando. Sopla el viento gélido. Los candidatos se balancean como ahorcados en sus postes.

El gobierno va cerrando los puestos de las mesas, secretarios, presidentas…

Ha pedido a C’s y PP que se abstengan para que salga Sánchez investido  en vez de embestido y no tener que implorar chantaje a los indeps.

¡Por España!

____

 

El asesino en serie Ternera, detenido y nombrado “héroe” en el mismo día

La detención del asesino provecto ante un hospital ha alterado la jornada de unas elecciones que son pura rutina.

Josu Ternera, que ha dejado una ristra de sangre y dolor inmitigable, ha comparecido de perfil, con mochila, y luego embozado con una capucha de apicultor que ya es en sí misma un castigo. La democracia de los mil muertos, aún presente el autohomenaje a Rubalcaba, se ha conmocionado al recordar el atentado de la Casa cuartel de Zaragoza, once muertos, incluidos cinco niños y un adolescente, aquel horror de niebla y madrugada. Y luego todo lo demás. Los asesinados regresan de uno en uno y todos a la vez.

Tanto las declaraciones del negociador Eguiguren como las del ex biministro y ex alcalde de Zaragoza Belloch (“Creo que existieron unos etarras que tenían una protección especial cuando estaba el proceso del diálogo, pero esa  cláusula ha prescrito y parece que van a ser detenidos, investigados y juzgados”) dejan ver que durante los años de conversaciones algunos terroristas han podido esquivar la ley. Ternera fue diputado vasco, concejal de su pueblo, incluso estuvo en la comisión de Derechos Humanos:”Para más inri”, como dice Belloch.

La detención de este asesino en serie luego ascendido por tristes méritos a ejecutivo del crimen ha alterado la discreta jornada electoral; desde la moción aquella que barrió a Rajoy en España ya se viven las campañas propiamente dichas como una rutina más. O quizá desde las elecciones aquellas que hubo que repetir.

El único microaliciente, como suele ocurrir, viene del lado indep cat, cuyos partidos, en su loca competición a ver cuál llega más al borde del precipicio, reproducen una y otra vez el bucle que les llevó a los excesos del golpe posmoderno. Por suerte, por el Rey y por el 155, esta vez el juego ha sido a una escala menor: en vez de competir por saltarse todas las leyes y decretar una república, se han limitado a romper una costumbre o cortesía parlamentaria de cuarenta años. Han negado a Iceta la toga senatorial para no quedar como blandos o colaboracionistas ante sus supuestos próximos votantes.

Esto deja a Sánchez libre para buscar otros apoyos. Y debería dar que pensar a PP y C’s, porque su abstención en el caso Iceta ha sido peor que la negativa de los secesionistas.

____

La definición “técnica” de Eguiguren llamando “héroe de la retirada” a Ternera evidencia un síndrome de Estocolmo y, tal como anuncia él mismo, “puede ser mal entendida”. Podría haber dicho lo mismo, o parecido, sin contaminar la palabra “héroe”, que asimilamos más bien con el conductor de bus que salva a una mujer de una muerte segura, por ejemplo.

 

 

 

 

 

 

Nadie quiere quedarse por ahí

Iceta iba pleno de lustre a presidir el Senado… Pero claro, los indeps no le votan. No es para fastidiar a Sánchez, que también; no es por las elecciones, que allí no tocan; no es para evidenciar su antiambiente tóxico, que también… es para evitar que Iceta se vaya a Madrid a espejear y a divertirse.

El ambiente es ideal. El ambiente lo suele ambientar la Fiscalía. Una de ellas. Y el pobre Iceta, que si no le dejan ser senador ya se ve otra temporada en ese Parlament esterilizado… y solico. Arrimadas ya salió rumbo al Congreso. Ahí no queda nadie. La monserga ominosa.

Todos quieren irse a Madrid. Las empresas y bancos que cambiaron la sede cuando entonces no han vuelto. El ambiente y su antipartícula, el antiambiente, se hacen más pesados que el propio monóxido. EL gentío huye a donde los colores no signifiquen nada.

Y por eso Iceta salía eyectado hacia el máximo órgano del Jubilata de Luxe de Estado, panteón ilustre de nadadores lumbares: el Senado.

Igual le hubiera dado dirigir la Selección Nacional de Balonmano, lo que sea con tal de salir al aire jurídico de Castilla, que oprime más a lo ancho.

Y ahora, nada. Iceta se cae de la bici convivencial que había tendido Sánchez, la bici senatorial, la cuarta o décima autoridad del Estado, según se empiece a contar por delante o por detrás.

Este ambientazo vibrátil forma parte de la lucha por el puesto ministril, donde el pelotón se estira por minutos. Iglesias ya se ha encargado la peineta con la chapa del CNI.

Los organigramas del sanchazgo están a tope: no queda ni un hueco de director provincial. Las familias han colapsado el whatsapp del cargueo.

Hasta Felipe González pedía enchufes para sus conmilitantes en el sepelio áureo del ya olvidado. La velocidad es lo que define la Corte.

 

_______

 

 

 

La hora extra de España

Guerra comercial USA / China. Trump envía mensajes (y naves) contra Irán (¿?). Wall Street no sabe qué hacer, si vender o comprar: USA crece, el paro ha caído como en el 1969, al tres y pico: el año mágico de pisar la luna. Todo es contradictorio o quizá solo cuántico.

Entretanto, España, se ha enquistado en la ley de horas extras, que ha sido ratificada por el tribunal de la UE (el TJUE). ¡Europa! Ciertamente es una autoridad. Una referencia superior y ya inapelable. Se puede ir al Tribunal de Derechos Humanos de La Haya, al Vaticano (de capa caída) y poco más.

El decreto ley de horas extras nos obliga a medir lo continuo, lo inconmensurable, la misma eternidad. La ley de horas extras, en un mundo de abusos de facto es pura metafísica. O bien, una revolución. Una revolución impulsada, así a lo tonto, por el gobierno. Y apoyada por la Unión Europea.

La hora extra de España, en el interregno de cuatro elecciones, es volver a Unamuno sin pasar por Cajal.

Medir las horas trabajadas supone definir “trabajo”.

En un país donde la infinitud de horas presenciales ha conducido al fenómeno del calentamiento de sillas, la presencia es el trabajo.

En España el trabajo se define por la realidad física y carnal de una persona existente. Como ese método, además  de antiguo e improductivo, es intolerable, conlleva el siguiente matiz: la presencia carnal del empleado no garantiza la entrega mental.

Es decir, la presencia no implica prestaciones. Más bien exime de ellas a ratos. ¿Cuántos ratos? Ah. Depende. El sistema celtíbero es complejísimo. Todo depende de matices inconmensurables, variables volubles, veleidales, helicoidales.

Las horas son einstenianas. Se dilatan y se encogen, tipo Bergson: incluso curvan el espacio, que viene a ser la sufrida silla.

La relatividad está en la oficina. Por eso para defender y aplicar esta ley, en vez de a Valerio tendrían que haber puesto a Pedro Duque.

Sin querer (esto venía de un hilo sindical) el gobierno en funciones ha provocado una revolución, ha alterado el fragilísimo ecosistema de la pyme informal o infernal y ha abierto una sandía que no se sabe a dónde nos va a llevar. El efecto ala de mariposa funciona sin control.

Si no hubiera desaparecido la filosofía del mundo escolar y de la vida en general, habría que encomendar el reglamento que desarrolle este decreto a los filósofos de guardia, pero el Estado postRajoy ya no tiene de eso. Ni siquiera está Forges, que hubiera sabido sintetizar la molécula de la hora extra en una viñeta.

Como para pagar una vivienda hay que dedicar casi todo el sueldo, la mayoría de los currantes casi podrían ahorrarse la vivienda, puesto que prácticamente viven en el curro, tienda, oficina o furgoneta (y en el bar de al lado).

Así que la hora extra de España, en la que toda la miseria está entrelazada, ha entrado a saco en un asunto crucial del país. Una revolución. ¡Apoyada desde Europa!

Y qué va a hacer el gobierno con toda esa gente que si la obligan a salir del trabajo –¡por ley!– no tiene a dónde ir porque no puede pagarse un piso.

Si no hay horas extras gratis y tiempos muertísimos el sistema desmorona con resultados imprevisibles… ¡hasta es posible que suba el PIB!

 

 

____

Lectura: Bartleby, el escribiente. Herman Melville.

 

La ley de horas robadas

El gob en funciones quiere regularizar el robo informal de horas laborales. Ahora ya se sabe que la economía es toda informal, empezando por la financiera, que es el agujero negro primordial: los agujeros negros se hicieron a mano en tiempos de los asirios o antes, cuando todas has horas eran extras y gratis.

La ministra en funciones ha recordado que cada semana se hacen más de tres millones de horas que no se cobran ni se cotiza por ellas.

Si esto fuera cierto sería equivalente a decir que la economía sumergida o informal que funciona dentro de la economía aparentemente normal está en pecado, delito en laico, y que el país no funciona.

Este dato que viene coleando y que de momento nadie desmiente es una barbaridad, es el peor para la marca hispánica. Estamos en el mundo informal, casi entre el narco y la trata, pues el principio es el mismo: usted no vale nada ante el objeto mítico intocable que es una empresa, palabra mágica siempre a punto de concurso de acreedores.

El gob en funciones y en pactos sigue en cierto modo con sus viernelunes sociales, tensando la cuerda de ahogado de la realidad inaccesible. La desigualdad, la precariedad y los desahucios.

Solo por implantar el sistema de control de horas ya quebrarían miles de empresas. Simplemente en muchas pymes no hay nadie, ninguna persona ni software, que haga esa labor. El caso delirante al que vamos a llegar es que una empresa X obligue a un empleado o empleada a llevar ese control de horas extras… haciendo horas extras… y sin cobrarlas. Como el de la foto de arriba.

Pero hay que intentarlo. Solo con que se redujera en un 15% esa cifra asombrosa de la abominación del robo de horas ya sería un éxito. Robo a usted y robo a todos. Es una utopía, una teoría.

Y luego, el valor de que un gobierno –un Estado– legisle acerca de esa realidad en la sombra. Testimonialmente mola. Luego ya veremos. El país no se ha hundido por el salario mínimo 900.

¿Cuántos inspectores haciendo horas extras se necesitan para vigilar que se cumple norma?

En todo caso ya sabemos a quién echarle la culpa si hay recesión: a la ley de horas.

 

____

 

 

 

Rubalcaba

Ha sido tan singular y tan determinante, muchas veces en la sombra, que se ha elidido el “Pérez”, incluso en Alfredo, y se ha quedado con Rubalcaba. Su fallecimiento ha sumido al país en un luto inesperado cuando gracias a su discreción, que fue proverbial en él, había desaparecido de la vida pública y le trabajaba el olvido. Rubalcaba sin más encarna en este luto nacional el rostro más aproximado de esa ficción que llamamos Estado. Un rostro difuso, evanescente, que está y no está. Su muerte resucita las hazañas siempre matizadas de una vida al servicio del país, del partido y del bien común. Su rostro refleja el mal menor que todo político con mando debe ir escogiendo al pilotar esa nave ingobernable que es el Estado. Resucita también al PSOE, que ya estaba en pleno ascenso, o quizá en rehabilitación, tras el hundimiento generalizado de España y de los partidos en la crisis descomunal que aún arrastramos o nos arrastra. Resucita también la presidencia irrecuperable de aquel ZP, que dejó algunos avances (abarató el divorcio, homologó la homosexualidad) antes de sucumbir a la debacle y reinventarse en el empecinado esnobismo de defender a Maduro. Rubalcaba, sin Pérez ni Alfredo, es la marca o gesto del Estado, que ya lo sabe todo de todos, lo que haces y lo que piensas. También fue un hombre de ciencias, de la Ilustración, tan desmejorada, y de la socialdemocracia que se desprende de ella. Parcheó la monarquía, forcejeó con delicadeza de cirujano entre los engranajes más turbios del Estado evitando romper la maquinaria, arduas tareas que hoy le reconocen por todos lados, rivales y amigos, enemigos y beneficiados. Sería bueno que hubiera dejado unas memorias, apuntes, secretillos amortiguados por la apisonadora del tiempo.

 

_____

 

 

 

Sánchez busca dinero para llegar a fin de mes

Sánchez, como todos, busca dinero. Ya tiene más o menos el poder, con los amigos que acarrea. Ahora, tras las visitas, se mete en la Moncloa y ve que no hay un euro. Se hace a sí mismo el traspaso de poderes y se entrega el papelito donde consta la deuda exterior. Claro que la Airef también se equivoca.

El CIS le da otra victoria y ese halago es un peligro. No hay rival, o está desperdigado, pero el que se confía pierde. El Barça, etc.

Hay que pelear por cada milímetro. Vox tiene más peligro cuanta menos atención se le presta. La facilidad es puro riesgo. Las empresas muy consolidadas en el sistema deberían comportarse como startups en vez de ir a lo seguro, que es lo más inseguro.

Todos quieren exprimir al autónomo, que ya no sabe dónde refugiarse ante tantas ayudas que le echan mano al cuello y a la cartera.

Sánchez busca ingresos, es su primera misión. España es un modelo en 16 cosas. Un país genial para vivir. Esperamos una crisis que no llega o ha pasado ya sin rozarnos. Quizá estamos aun en la anterior: cada cual es una secuela de sí mismo, un replicante.

El algoritmo no puede con todo. Facebook (Instagram, Whatsapp) es la que más sabe… y no sabe nada. Facebook, o sea Zuckerberg, podría provocar una guerra si quisiera, o alterar unas elecciones… ah, eso ya lo hizo, claro. Cambridge Analytics.

Tras el desfile de perdedores decisivos Sánchez vuelve a la vida real y ve que a Google, Amazon, Apple, Fb, etc. no hay manera de sacarles un euro. Se evaporan, cuando llega el inspector se desvanecen. No hay nada.

El sistema ha sido largamente entrenado para exprimir al pequeño y al muy pequeño, de manera que cuando quiere cobrarle al inmenso no sabe cómo hacerlo ni a dónde ir. Le desborda.

Sánchez, una vez reafirmado (de 84 a 123) debe volver a la carretera –ya vendió el coche mítico–, un presidente es un comercial. Sánchez ha de salir por Europa, China y esas metrópolis a buscar clientes que paguen el estado del bienestar, las deudas y déficits, la seguridad social… en fin, lo de siempre.

Lo del recibo de la luz ya lo damos por perdido.

 

______

El IgleSánchez cabalga de nuevo: a ver qué conjuras prepara el lado oscuro esta vez

El IgleSánchez goza de buena salud. Dos horas juntos. Buen rollo. Además, los otros no quieren saber nada. Van a trabajar para ponerse de acuerdo, según Iglesias, que llevaba una chaqueta del mismo gris que el atril de Moncloa. Los colores son tan importantes como las ideas antes.

El IgleSánchez pacta pactar la Mesa del Congreso, donde se corta la Ruta del Bacalao.

Ahora hay que preguntarse qué estarán tramando los poderes fácticos que tanto temen a este artefacto, el villarejismo, las cloacas de interior de hace cuatro días, los urdidores de mentiras que tramaron toda clase de infundios. ¿Ha sido desmantelada esa serie de Watergates? ¿O es un modus operandi estructural que simplemente se renueva y se actualiza con los tiempos.

A ver qué va saliendo del sumidero.

Por lo demás Sánchez esconde la mano izquierda. Se guarda una carta. Y hace bien. Le tiene más miedo a Iglesias que a las conjuras del lado oscuro.

___

El mismo día, en horario matinal…

Rivera se sujeta la cartera

Luego perdió 4-0 el Barça en Liverpool.

 

 

 

Rivera se sujeta la cartera

En esta serie primaveral de inocuos encuentros varoniles Sánchez-123 ha recibido esta mañana a Rivera-57. La reunión venía precedida del mensaje que Casado-66 envió a todos los españoles disponibles: que el PP no se abstendría ante Sánchez pero que no reprocharía a C’s que lo hiciera.

Tanta sutileza puede derretir al joven Rivera, que ha acudido a la Moncloa con ardor guerrero y firme el ademán, muy preventivo, tenso casi, guiñando al sol y parpadeando al flasheo. Rivera posaba inquieto, sacando pecho lobezno, casi como esos henchimientos que prodiga Abascal.

O quizá estaba tenso porque estaba sujetando su cartera. La de las tarjetas, no la de ministro. A juzgar por lo que ha dicho, es posible: “Vamos a vigilar que Sánchez e Iglesias no machaquen a impuestos a las familias españolas“.

Le ha plantado cara al hombrón monclovita, que esta tarde recibe a Iglesias. De momento, los partidos de derechas system no quieren saber nada con Sánchez. Lo arrojan en brazos de la fiera comunista, ¡Iglesias! que en los debates abrazó la Constitución como si fuera la última.

El stablishment y las casas de apuestas (es lo mismo) presionan a ambos, a Casado & Rivera Inc Corp, para que apoyen al gobierno 123 y que no caiga en manos del versátil Iglesias Podemos.

Esta tarde más…

 

 

______