Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Sin tiempo para el cambio climático por aquí abajo

cambio climático es un lujo que la mayoría del personal no se puede permitir. No le cabe en la agenda. De hecho, la agenda no existe. Es un objeto de anticuario. Por lo tanto, en la práctica, el CC no existe. Aunque la ONU diga misa. Aunque salgas a la calle y te mueras de respirar CO2 y otros venenos… de tu propio coche… que no puedes cambiar (si lo tienes). Etc.

La mayoría está derrengada, cansada, agotada, desmoralizada, insomne de puro sueño según las encuestas realizadas por una máquina a sus familiares. Amazon lo sabe, Google lo sabe, Facebook no sabe ni que lo sabe (¿qué fue de su moneda Libra? cualquier día nos despertaremos –si es que hemos dormido– y nos encontraremos diez Libras de Facebook en el perfil, o como se llame, un donativo como los que ofertan las casas de apuestas, único negocio boyante, ya que cuando alguien gana lo echan).

Etc.

Las leyes nuevas europeas ya permiten escrepear los datos de los clientes de los bancos, con su permiso, claro, pulse aquí y le diremos quién es usted. No lea las cláusulas. Su dinero, si es que lo tuvo, va a ser datificado, sí, todavía más. Los bancos se han quedado ya sin nada. Qué cosas.

Thomas Cook ha petado (igual que el outlet de enfrente). Más de medio millón de viajeros tirados, esto ha pasado en España muchas veces, casi cada verano. Thomas Cook, grande del sector. Catacrok para Thomas Cook. Lo venían anunciando sus viajeros al saltar tanto de los balcones de las playas.

No era un negocio sostenible. Sus propios clientes se autodestruían.

El gentío está agotado y aun no ha acabado septiembre negro, aun hay esperanzas de sobrevivir otra semana, excepto si estabas con Thomas Cook.

Trump ha asistido de oyente a la cumbre del clima de Nueva York, quizá ha ido a la ONU a cobrar el alquiler, o el IBI. La cumbre muestra el estado ya agotado del planetoide, algo hay que hacer, vóteme para que les saque de esta, soy su líder liderante liderífico.

El español, y más la española, están agotados, un poco mucho desesperados y sin pegar ojo. Lo de menos es la política. Las causas son más dramáticas trágicas, los sueldos, los microsubempleos, la muerte es mejor (diez s al día).

La española más que el varón puesto que encima la matan y la violan con más frecuencia, con muchísima frecuencia. El populacho se tatúa para tener algo a lo que agarrarse el último día de la creación, cuando el CC suba otro palmo y el agua le llegue al delco (los coches viejos llevan todos delco y tapa del delco). El tatuaje es la última identidad, superficial y medular, como la medular del área.

Y bujías. En España queremos coche eléctrico para poder hablar de algo alguna vez pero no tenemos los 29.000 euros del low cost. El low cost se ha puesto carísimo. El Tesla no saca utilitario, no hace un 600 Elon Musk.

Y así vamos tirando hacia abajo, pero bien, y echando CO2 a too meter.

La cumbre climática es noticia lejana a la que no podemos hacerle sitio en la agenda porque ya no tenemos agenda.

Los adolescentes salvarán el mundo si se sublevan. Pero solo quieren un iPhone chino, o un iPhone auténtico de segunda mano reparado en China. Joven hasta 70 aprox.

A ver qué hacemos esta semana para respirar.

 

______

La foto es de la NASA

o de la ESA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sánchez y Casado van el lunes a pedir dinero a los bancos

La pregunta de Pla, etc. Llega el momento terrible en que hay que ir a pedir dinero a los bancos para pagar la campaña electoral… y no te lo dan. Claro que los partidos con solera pueden atornillar al mismísimo Estado (que es suyo y de sus parientes) y sus bancos, que los tiene, cono el ICO.

En tiempos del Popular hasta tenían una oficina solo para ellos y para eso, para ir a por la pasta y si te he visto nome acuerdo. El Popular ya no existe… los bipartidos sí, pero están en apuros económicos. Siempre lo han estado, pero ahora lo reconocen, es una actitud popular, así son más como casi todo el mundo.

Entonces, en fin, septiembre aprieta… y ahoga. Septiembre agota a España, a siete de cada diez. Y luego está la encuesta esa del verano (no había excusa otoñal) que somos el segundo país más infeliz de la tierra terrícola, después de Argentina.

Entre esos siete están los tesoreros (de la estirpe de Bárcenas, Filesa, Malesa y Time Export, o algo así) de ambas formaciones (de formol), que ante la convocatoria de noviembre se preguntan, ¿y esto cómo lo vamos a pagar?

Ay, cómo añoro aquella oficina de Valls Taberner. Qué corran los millones.

Esas listas crípticas (pero claras) de Bárcenas con las iniciales de los trajes, los sobres, qué frenesí. Los porcentajes del pujolato, dignos semblantes cuando Maragall osó nombrar el porcentaje de mordida. Los hijos de Pujol con los maletersos rebosantes de billetes.

Oh tempora, oh millones.

Aun siguen aflorando por esos bancos en la sombra fajos y cuentas y millones.

Esta semitransprencia aparente, o se camufla de nuevo de alguna manera y entra líquido o la democracia parné consolidada antes de ebitda corre peligro. Que nos compre China ya de una vez para poder ser África sin complejos, que Europa ya hemos sido y ya nos ha dado todas las autovías.

El lunes van Sánchez y Casado a pedir a los bancos.

Menos mal que el Estado les respalda… en funciones.

 

_______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siete de cada díez están agotados y el resto somos zombis

España está agotada. Ha tenido que venir una encuesta para saber la causa inmediata de esta apatía research que nos aflige.

Barrabés Carlos ha puesto en un tuit que “La gente no quiere que se acabe el verano”.

Pero lo que no quiere la gente es trabajar, o trabajar así. Porque el verano sigue, el calor funciona.

La encuesta que nunca hará el CIS (habría que cerrarlo si no fuera porque entonces abrirían algo peor) ha preguntado si está usted cansada o algo así.

Siete de cada diez españoles cansados indica que la encuesta la han cocinado (la moda Tezanos) porque el agotamiento es mayoría absoluta.

Pero no es solo español. El agotamiento es una condición básica del capitalismo, y más en esta fase que si algo funciona es porque alguien lo hace gratis –¡o pagando!–.

Lo que pasa que en España lo notamos más, lo sentimos más.

El cansancio crónico viene de esta década infernal, que cada día se renueva y prolonga sus múltiples suplicios.

El lenguaje académico (mío) describe este agotamiento como lenguafuerismo.

Y no acabo este post(mortem) porque estoy agotado (sic).

Hic et nunc, morituri te salutant.

Ay mama.

 

.

.

Pero lo peor no es estar agotado, lo peor es creer que te vas a recuperar algún day.

Los pueblos aagotados se manejan con esfuerzo cero cero.

__________

Post(mortem)data: si al menos pusieran el suicidio en la Seguridad Social (con donación completa, eso sí)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10-N, una oportunidad para algo nuevo

Vamos a elecciones el 10-N. Se abre una nueva época dentro de la misma.

Una oportunidad. Hay que verlo así, bien, para sobrevivirles.

Por todas partes afloran datos de lo pernicioso que es estar sin gob. Aunque más vale singob que con uno pésimo, o peor.

A esta temporadita en el infierno habría que llamarla “hacer un singob”.

Quizá, sin saberlo nos estamos librando de una catástrofe. Nunca lo sabremos.

Conformémonos con esta que ya padecemos. Resignación y comida basura.

Como aun persiste la anterior mientras haya sopa y datos aguantamos lo que caiga.

La oportunidad es que el sistema se regenera solo, igual que se cuece el metano en los vertederos.

La oportunidad, si viene, puede tener el aire de un partido nuevo, con un programa sencillo (pero complejo, para no ser populista). Tres o cuatro cosas básicas.

Un partido que se comprometa a no colocar a nadie… ¡O a todas!

La vida se regenera a la fuerza ahorcan.

Estas cataplasmas pueden ser tipo Coelho o tipo Schumpeter, pueden ser el reciclaje continuo de las células y/o la simple lucha por la vida y el PGE. ¡Hay tantas bocas que colmar!

Y con el triunfo del baloncesto nacional -¡en el peor momento siempre sale un vestido rojo!– y el éxito de Rafa Nadal, llegamos al diezene, pura rutina. Rajoyismo residual, así empiezan las tradiciones.

A lo mejor de tanta pesadez sale algo ligero y simpático, complejo y sencillo como la navaja de Ockham.

Si estamos atentas la veremos pasar.

 

_______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rivera gallea en el bucle

Rivera ha hecho una aparición electoral. Emplaza a Sánchez a cumplir tres condiciones que ya rechazó (bucle), tal como recuerda Casado. Rivera logra amplificar su postura: 155, deshacer gob de Navarra y no subir impuestos.

Sánchez ya dijo no a esa tripleta (incluyendo el compromiso de no indultar) por la vía de los hechos. Bueno, él dice que dijo sí pero ya nos entendemos. En la política cuántica sí es no y ambos.

Pero de momento, y aprovechando el clímax agónico y las visitas de los partidos al Rey (que da la impresión de que trabajan), Rivera se autoejecuta como hombre de Estado en funciones (en funicular) o en ciernes proponiendo una reunión in extremis con Casado, que bastante tiene con cuadrar las cuentas y apagar los fuegos (fueros) íntimos.

 

______

 

 

 

 

 

Ansu Fati

Ansu Fati, con 16 años, salta al campo y mete un gol, y da el pase para otro gol. Es una alegría este chaval, es la renovación del fútbol en caliente. Es del Barça, que se adelantó al Madrid y al Sevilla.

El alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo, le dio trabajo su padre cuando llegó de Guinea, trabajo y casa. Así que los goles y la alegría del flamante ídolo que hace enloquecer al Camp Nou vindican el comunismo municipal y la capacidad de acogida de este alcalde que lleva la vara desde 1979.

Ansu Fati, con Messi lesionado en la grada, es el paso del tiempo, y puede traer melancolía septembrina, así como esperanza. También en otros ámbitos puede –podrá– haber relevo. Puede sugir un crack que refresque el panorama.

 

 

 

 

 

Gobierno de prueba

A estas alturas ya todo es patético, pero la penúltima propuesta de Iglesias a Sánchez para engendrar un gobierno de prueba es la que más se ajusta a los tiempos.

Un gobierno de coalición de un año y si a Sánchez no le gusta Podemos se irá de ese gob y seguirá apoyando al gob que quede. Genial.

Sánchez lo ha rechazado en un minuto, Sánchez es una diva y ya no está para llamaditas. Sánchez está escribiendo con el boli nuevo.

Pero la idea iglesiana, dentro del agónico timelapse del momento, se adapta bien a la precariedad universal. Telefónica, etc. Las empresas no quieren tener plantilla. Toda la verborrea corporativa es propaganda nacionalista de empresa. Populismo laboral. Y hacen bien. Demasiada burocracia, demasiados requisitos y monsergas dificultan la esclavitud legal. Se queda el CEO con su logo y lo demás ya se va externalizando. Hasta el logo conviene que sea de quita y pon.

El caso es que la undécima idea de Iglesias es muy buena: cuanto más nos acercamos al desenlace de Batet & el Rey posando ante el cuadro de los ciervos más agudizan el ingenio. El chalé hay que pagarlo. O hacer un Ayuso. O un mix.

Un gobierno de un año sujeto a revisión y disolvible a voluntad de solo una de las partes. Más no se puede ceder. Lo siguiente sería apoyar al PP, si tuviera suficientes dipus, que no los tiene.

El delirio es ya rutina. Al presi del Senado le han pillado con unos párrafos copiapegados sin citar. Ahí se ve la afinidad con el presi del gob.

Feijoo, presi peperista de Galicia que carga con la foto aquella del barco, sugiere que pacten PP/PSOE, que si no los hospitales no funcionan porque al no haber gob no llega el furgón del dinero a las CCAA. Un colapso autonómico. Un prolapso.

La propuesta del gob de un año, dentro de su humildad, refleja la megalomanía de Iglesias: para estar online con los tiempos ese gob debería durar un mes y no tener derecho a paro.

Debería ser un gobierno Glovo, sin seguridad social, compuesto por ministros autónomos (los de UP) y ministros eternos (los del PSOE).

Hasta que un gobierno no tenga a la mitad de sus ministros en trance de sufrir un ERE no habrá piedad.

Por su parte Draghi ha vuelto a imprimir euros. ¡Hasta que se acabe la tinta!

La verdad es que la sociedad española (SA) no está preparada para admitir gobs de Podemos. Con esas greñas. Con ese afán por asaltar la primera división.

A lo mejor si hay elecciones se espabilan los greñudos y nos llevamos un 15M.

 

_______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Septiembre altera el Estilo de Vida Europeo

La peor semana ya va adelante. Ánimo. Los niños salen llorando de la guarde, normal. Los padres y madres o viceversa llorarían si tuvieran tiempo. Así es septiembre.

Novelita de Henry Miller muy recomendable: Septiembre negro. Está por ahí, como todo siempre. Si queda alguien que lea. Si es que Miller no está en alguna lista negra.

Semanita de infarto soplete, quejumbre y cochambre de luxe al máximo level. Ni para estafar quedan ganas. Ni para refrescar Instagram, que ya es.

El verano se despide matando, puñaladas de frescorillo matinal, gotasfrías (cada año la industria meteorológica, que ya es casi como la gastronomía en sus inicios, sí chef, tiene que inventar algún nombre y rebautizar cosas como la lluvia, etc.).

La audiencia se raja de todo, siempre en búsqueda activa de algo bueno y gratis que llevarse a los ojos. Septiembre negro, ni una pantera queda en la calle a las diez, el verano llega agotado y se va medio muerto.

No hay gobierno, ni ganas de hacerlo, no hay búsqueda activa de gob, para qué. Es una forma sibilina de cerrar las autonomías, que es lo que quería Vox hasta que entró en algunas y vio lo bien que se cobra y las dietas y eso.

El ingobierno podría ser la clave para clausurar de facto el estado autonómico sin decirlo ni decretar nada, por simple desidia, agotamiento y porque ya no salen los furgones del dinero. En 2017, cuando aquel hervor, Rajoy seguía mandando a Cat la furgona de los millonazos.

Ha pasado de todo y no ha llovido nada. Al juez Marchena una le va y otra le viene. Si alguien le pregunta por la sentencia, rebelión, sedición, etc. le responderá lo mismo que José Luis Coll dijo cuando le preguntaron si había congeniado con Naomi Campbell, que estaba por Madrid:

–No te digo ni que sí ni que no.

Al juez Marchena una le va y otra le viene. Está todo enseptiembrado, etc.

Al no haber gob más que para colocar a amigos & cónyugues las CCAA (que no son C&A) se quedan sin dinero más que para amigos & cónyugues, por lo que los cargazos autonómicos disfrutan del mejor septiembre noir de la historia: no tienen que hacer nada –¡no hay dinero!–, ni siquiera tienen que madrugar. Quitando a familiares y adeptos, que ya van quedando apañados con grandes sueldazos (¡hasta los toreros!), el resto de los territorios aquellos, amén de vacíos y corruptos, se quedan sin riego.

Ya puede Draghi enchufar la impresora de hacer dinero y demostrar el auténtico Estilo de Vida Europeo.

 

______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La España que nunca tiene vacaciones

Hay una España que no veranea ni diez minutos, pero pasa un poco inadvertida. Aquello de los niños que no desayunaban bien, millones de niños, ya no se dice. Es un asunto más de invierno, o quizá ya desayunan. No se sabe.

Lo de la referencia de las hipotecas. Felipe González decía el domingo en su entrevista que el DB, el principal banco alemán, estaba quebrado. Hay una España que no veranea ni diez minutos. El único veraneo es el paro, cuando viene la gota fría y arrecia el miedo a que los bancos alemanes estén quebrados.

Todo se aguanta por cuatro hilos, cuatro elefantes sostienen la tierra o el cielo, en un pendrive cabe la info esencial del universo, y aun sobran 100 gigas o más.

Hay una España que va con la lengua fuera, lenguafuerismo precario insomne, malaria digital, cultura de la nada en perspectiva, interinidades eternas, se oye cada cosa tremenda.

A esa España que no veranea hace años, quizá diez o más, no le da tiempo a pensar ni a descifrar la complejidad que ehora está de moda, la complejidad es el último refugio del lujo.

Y así ha pasado otro día, cada día pasa más veloz que el anterior, ya olvidado antes de empezar, veloces como los repartidores de Glovo, con el mochilón amarillo –qué color– a la espalda.

El país quizá aguanta porque hay una millonada de personas, muchas sumergidas, que nunca se detienen. Hasta que les digan basta.

 

______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo está previsto y comprado por China… excepto este detalle

Todo lo que ocurre está ordenado por China. Este hipótesis o hipófisis es lo único que explica el barullo mundial de un martes cualquiera cuando septiembre se empina. La cuesta de septiembre. Como estará la cosa que hasta vuelven los ovnis.

La larga marcha de China ha sembrado ya sus tentáculos y sus millonetis por los nueve horizontes y, por ejemplo, ya ha tendido un tren que abraza África de lado a lado, un transiberiano africano.

China se ha comprado África a precio de todo a cien, qué cosas. La idea para un martes sin ideas es que todo lo que ocurre o deja de ocurrir obedece al discreto designio del imperio chino, que ya ha trazado casi todas las rutas ha comprado los puertos más ventilados y solo le falta pulir los detalles.

Lo único que no había previsto es que se le subleven en Hong Kong, qué cosas, por un detalle insospechado: democracia. Los puñeteros hongkoneses o honkgkoníes resulta que quieren ser libres (es un decir), o sea, votar, reunirse, protestar de vez en cuando… y vivir la dolce vita europea.

China ha decretado el destino del vasto mundo, país por país, con paciencia milenaria, dinero caliente y copiando a saco, pero no ha reparado en que una parte de ese mundo, además de comer basura y comprar chucherías copiadas, quiere votar, protestar y esas cuatro cosas que se llaman democracia. Qué manía, qué afición.

Y ese detalle jongkonés, ese imprevisto, es lo que da variedad y vivacidad al vasto mundo uniformado al estilo Mao, o Xi, o el que toque (la larga marcheta). Lo bueno de Zara es que nada más entrar ya flipas con algo. Y así hasta el fondo de la tienda.

A Europa, tan troceada y tan apocadica, que no tiene ni un microchip ni sabe hacer funcionar el gps, solo la salva ese resto mínimo de democracia, un ápice o una minuncia, siempre en peligro, siempre en precario, pero que dentro de todo, aguanta. Ese detalle es vital.

Luego, ya, que nos invadan y nos anulen, pero siempre quedará ese anhelo, esa melancolía que amaragará la vida de la tiranía mundial.

 

 

_____

Hasta el Brexit, dentro de su locura absurda, es parte de la democracia. Hasta Trump… que ya es decir.