Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de la categoría ‘Libra de Facebook’

Sin tiempo para el cambio climático por aquí abajo

cambio climático es un lujo que la mayoría del personal no se puede permitir. No le cabe en la agenda. De hecho, la agenda no existe. Es un objeto de anticuario. Por lo tanto, en la práctica, el CC no existe. Aunque la ONU diga misa. Aunque salgas a la calle y te mueras de respirar CO2 y otros venenos… de tu propio coche… que no puedes cambiar (si lo tienes). Etc.

La mayoría está derrengada, cansada, agotada, desmoralizada, insomne de puro sueño según las encuestas realizadas por una máquina a sus familiares. Amazon lo sabe, Google lo sabe, Facebook no sabe ni que lo sabe (¿qué fue de su moneda Libra? cualquier día nos despertaremos –si es que hemos dormido– y nos encontraremos diez Libras de Facebook en el perfil, o como se llame, un donativo como los que ofertan las casas de apuestas, único negocio boyante, ya que cuando alguien gana lo echan).

Etc.

Las leyes nuevas europeas ya permiten escrepear los datos de los clientes de los bancos, con su permiso, claro, pulse aquí y le diremos quién es usted. No lea las cláusulas. Su dinero, si es que lo tuvo, va a ser datificado, sí, todavía más. Los bancos se han quedado ya sin nada. Qué cosas.

Thomas Cook ha petado (igual que el outlet de enfrente). Más de medio millón de viajeros tirados, esto ha pasado en España muchas veces, casi cada verano. Thomas Cook, grande del sector. Catacrok para Thomas Cook. Lo venían anunciando sus viajeros al saltar tanto de los balcones de las playas.

No era un negocio sostenible. Sus propios clientes se autodestruían.

El gentío está agotado y aun no ha acabado septiembre negro, aun hay esperanzas de sobrevivir otra semana, excepto si estabas con Thomas Cook.

Trump ha asistido de oyente a la cumbre del clima de Nueva York, quizá ha ido a la ONU a cobrar el alquiler, o el IBI. La cumbre muestra el estado ya agotado del planetoide, algo hay que hacer, vóteme para que les saque de esta, soy su líder liderante liderífico.

El español, y más la española, están agotados, un poco mucho desesperados y sin pegar ojo. Lo de menos es la política. Las causas son más dramáticas trágicas, los sueldos, los microsubempleos, la muerte es mejor (diez s al día).

La española más que el varón puesto que encima la matan y la violan con más frecuencia, con muchísima frecuencia. El populacho se tatúa para tener algo a lo que agarrarse el último día de la creación, cuando el CC suba otro palmo y el agua le llegue al delco (los coches viejos llevan todos delco y tapa del delco). El tatuaje es la última identidad, superficial y medular, como la medular del área.

Y bujías. En España queremos coche eléctrico para poder hablar de algo alguna vez pero no tenemos los 29.000 euros del low cost. El low cost se ha puesto carísimo. El Tesla no saca utilitario, no hace un 600 Elon Musk.

Y así vamos tirando hacia abajo, pero bien, y echando CO2 a too meter.

La cumbre climática es noticia lejana a la que no podemos hacerle sitio en la agenda porque ya no tenemos agenda.

Los adolescentes salvarán el mundo si se sublevan. Pero solo quieren un iPhone chino, o un iPhone auténtico de segunda mano reparado en China. Joven hasta 70 aprox.

A ver qué hacemos esta semana para respirar.

 

______

La foto es de la NASA

o de la ESA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El mundo, el demonio y la carne de la ONU

El mundo, el demonio y la carne. La ONU, como se decía antes, ha dado un titular efímero pidiendo que se coma menos carne. El pescado lleva mercurio, plástico, etc. El toples hay que conquistarlo de nuevo, como cada verano.

Además del gasoil se proscribe la carne. La tendencia es tapas carísimas con hidrógeno y amebas frescas pero hay dos mil millones de obesos que no prueban la carne y no tienen cartilla del banco. Facebook les va a adelantar un dinerillo para que se hagan financieros de su moneda Libra. La carne, como el gasoil, está mal vista antes de poder probarla.

Prohibido el acelerón vano y el churrasco.

Aragón cría en granjas industriales seis millones de cerdos. La España vacía está llena de cerdos para China y otros países hambrientos.Aquí somos vegetarianos por pereza, esa ecología forzosa de evitar la fritanga, el horno, el perolón de la abuela. El cerdo familiar es el cerdo industrial. La ONU no dice nada del lavavajillas.

Igual que se venden huevos y pollo “de corral” se venderá enseguida, incentivado por los mensajes de la ONU, el cerdo familiar, criado en casa. El pescado sin mercurio es que no sabe a nada. El tomate sin lindano es soso. Y así todo.

Ahora Rusia ha pegado varios chernobilazos, ya lleva tres en menos de un mes, y todos son secretos, excepto que la radiactividad llega hasta Binéfar (Huesca) donde se sacrifican treinta mil cerdos cada día. Ojo con Rusia y sus accidentes.

La carne, sin embargo, cada día sabe a más cosas.

La carne industrial lleva tanto clembuterol (o lo que se estile ahora) y tanto antibiótico que ya no hay que tomar nada más para estar sanos y fuertes como hulks. Hasta la vacuna de la gripe viene ya embutida o embuchada en el cerdo y otras reses.

Ya fabrican carne en 3D con moléculas ad hoc, aunque solo la puede comer Bill Gates porque es un poco cara, de biochef o biogourmet. Ya se veía que esta afición a la (g)astronomía iba a converger en la química, o sea, la física. Hay un libro estupendo que se titula “Convergencia”, se refiere a las ciencias.

O sea, ni toples, de nuevo, como siempre, bajo sospecha, ni filete. Menos mal que aun dejan fumar en la España interior (que le pide a Sánchez ayuda en esta semana de Bienvenido mister Marshall interior.

Salvini, en la foto, es la misma carne populística. Hoy Salvini va sustituyendo a la noticia del exceso de carne de la ONU. Salvini es un hombre decimonónico (o sea, un hombre), siempre enfurruñado y ceñudo. La emergencia estival de Salvini le viene bien a Sánchez, que trabaja su campaña 24h y se ríe en funciones. Italia, al no tener rey, añora a Amadeo de Saboya o a Víctor Manuel (y a Ana Belén), y por eso triunfa Salvini: si se deja las patillas, arrasa.

El mundo, Trump vs Xi, se hunde en Wall Street y de ahí en cascada; el demonio es el licuarse de los polos, y la carne es la última industria de la España vacía que innova (en China) creando cerdos medio monos con órganos de personas (híbridos o quimeras), como La isla del doctor Moreau.

En este periplo rajoyesco Sánchez ha llegado a una conclusión de copiapega: todos estamos en funciones.

 

_______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ojo de Dios

Te acostumbras a ser vigilado. Te acostumbras a las cámaras que te graban en todas partes. Y ya parece normal. Haces vida normal. Vida vigilada.

Vida vigilada vendible normal.

Y gracias.

Las cámaras son tan pequeñas que ni siquiera puedes verlas. Aunque no hubiera no lo sabrías.

El ojo de Dios era esto.

Se ha puesto viral una app que te envejece. Y de paso revende tu cara, como todo siempre ahora. Cada toque que das en la pantalla es vendible, cada dato de vida, combinado y remixeado, le da dinero a alguien.

Produces dinero de formas insospechadas, cada día inventan una nueva. Una app, un anzuelo para robarte el alma, o lo que queda de ella, que ya no suele quedar nada.

Aunque no uses celular (hay dos o tres personas que así lo manifiestan) todo te graba y te capta, el mundo entero usa tu cara, tus gestos, tus pasos, tu facies. Todo es algoritmizable o ha sido algoritmizado.

El algoritmizador que lo desalogoritmice, etc.

Te acostumbras a las cámaras, en China es peor. O vete a saber. Al menos en China el gobierno absoluto no disimula y cada súbdito sabe cuál es su puntaje, qué lugar ocupa en el ranking universal. Como el carné por puntos pero en crédito social.

En occidente el control es más difuso.

Te acostumbras al satélite, al enjambre que pronto tapará el atardecer. El sistema de gps europeo, Galileo, no funciona.

Cuando hay tensiones prebélicas, o sea, casi siempre, el GPS (norteamericano) que nos guía y nos supervisa aumenta su precisión localizadora. Estamos a centímetros de la misma nada.

Regala lo que queda de tu cara, presente y futura. Regala tus pulsaciones al mundo.

El big data del alma.

Estamos en el libro de Marta Peirano.

Esperando la moneda de Facebook y el implante cerebral de Neuralink de Elon Musk.

Los coches no van solos todavía, esperan el 5G (chino, ay) pero las personas casi sí.

La Gran Disrupción asoma por todos lados.

La precariedad interior impide hasta hablar, nadie se atreve a decir lo que ni siquiera se atreve a pensar.

 

____

Las bases de Podemos respaldan el plan de su líder de gob de coalición, pero ya da igual porque Sánchez ya ha descartado esa opción. Alea jacta est, etc.

 

 

 

Nadie sabe qué decir

Realmente nadie sabe qué decir. Y eso es lo mejor. Un inédito total. Una situación nueva/nueva. El singobierno bloquea muchas cosas, pero ¡también puede evitar grandes errores!

Este será el verano en que Facebook presentó su moneda Libra.

Además, estamos en línea con el estado del mundo: la precariedad. Hasta que funcione la IA definitiva hay que aguantar, y prepararse. Esperamos la Gran Disrupción… Y entonces… ya no habrá que hacer nada.

Es como el Santo Advenimiento, pero en 5 o 6G. En ambos casos no controlaremos nada: manejados por algo externo, que nos desborda y nos abruma. Más o menos eso ya nos pasa ahora, en parte. Hay más azar, más chapuza. No sabemos cómo será.

Todo esto sería excitante… si no estuviera tan cerca. Tan encima.

La Gran Disrupción la están haciendo en muchas partes, sitios muy avanzados, secretos, en los que se trabaja sin límite de presupuesto. El que consiga la IA def se llevará todo. Y lo perderá todo: porque esa IA ya no se podrá apagar.

Ella (SuperElla) se encargará de todo.

En medio de esta competición mundial por el control absoluto (descontrol), las peripecias de un gob que no acaba de cuajar, aunque sea en medio –sur– de Europa, pasan inadvertidas, en parte. Porque todo se sabe (aunque tarde), y todo influye (en el acto).

Por eso a Julian Assange le cae la condena más grande, el mayor oprobio, el puño de Leviatán.

Y en esas estamos, sin saber qué decir, en la gran desorientación.

La moneda de Facebook triunfará. Por eso le han puesto una multa en USA de 5.000 millones de dólares por los Cambridge Analytics. Previendo lo que viene. El mayor poder del mundo. A lo mejor la Gran Disrupción va por ahí.

___

El victimismo del poder!

___

Todo es susceptible de continuar una frase más… o no.

Lunes 15…

La multa a Facebook ha hecho subir sus acciones.

..

Un explicación sencilla de Libra, la moneda que va a lanzar Facebook, en The Economist: “Si todos los usuarios de Facebook adoptan Libra para comprar y transferir dinero, podría convertirse en una de las entidades financieras más grandes del mundo, reduciendo la soberanía económica de los gobiernos.”

Un artículo de Juan B. Plaza sobre Libra en CincoDías

Mientras llega la Gran Disrupción cuántica IA es posible que la moneda de Fb altere el sistema. Solo con anunciarla ya ha puesto a todo el mundo de los nervios.

Elon Musk va a presentar algo sobre Neuralink

 

TEELL (Todo Está En Los Libros), la editorial de Juanjo Ariño que traduce y publica el futuro (y cosas de ajedrez), ha salido en Heraldo de Aragón este domingo.

 

 

La moneda de Facebook desafía al mundo entero

Facebook, con el anuncio de su criptomoneda, Libra, ha cambiado el mundo. Ha sembrado el pánico en bancos centrales, estados, gobiernos, bancos y en todas partes. Moody’s ha alertado a los bancos.

Facebook ha anunciado que en 2020, el año que viene, va a lanzar una moneda universal basada en blockchain y con fondos de reserva, con 27 socios, que serán muchos más (la propia Fb reconoce que tiene cien solicitudes). La autoridad de Estados Unidos ha citado a la compañía para que explique este desafío global este mismo mes.

Hay mucha info en las propias páginas de Libra y Calibra (el monedero de Libra), también sobre la asociación. Es impresionante lo bien que lo explican. Y qué buenos propósitos para mejorar el mundo. Google debe de estar alucinando: con lo buen buscador que era ahora esconde las páginas de Libra y Calibra. Todavía muestra el signo del zodiaco, la moneda inglesa, etc.

Con la pésima reputación de Facebook (excepto para sus accionistas) se ha amparado en unos argumentos que casi rozan la filantropía. 1.700 millones de personas no bancarizadas en el mundo podrán mover dinero solo con sus móviles dándole al botón de Whatsapp, Facebook o Instagram, dinero digital, gestionado por la cadena de bloques y respaldado con fondos e inversiones de verdad (no como el Bitcoin y otras criptomonedas) y con muy bajas comisiones. Eso dicen.

El desafío de Facebook y su banda (algunos socios no han firmado a tope, solo un poco) afecta al mundo entero, deshace la exclusividad de los bancos centrales y los estados para mover y definir el dinero (fabricar, multiplicar, restringir), y supone, si llega a arrancar, un nuevo sistema y un nuevo mundo.

Por eso hay tantos nervios.

 

______

Un artículo del premio nobel: 

La criptomoneda de Facebook se merece el “no me gusta” Jul 2, 2019 JOSEPH E. STIGLITZ