Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de julio, 2019

Pablo Iglesias renuncia a ser ministro y exige nombrar a un tercio del Gobierno

Tras su brillante ejercicio cromático el líder de Unidas Podemos ha propuesto a Sánchez-123 que se quita de enmedio, renuncia a ser ministro y exige a cambio nombrar a un tercio del consejo de ministros.

Jugada maestra in extremis, se inmola, se sacrifica (la camiseta que lleva en el vídeo es ya de protomártir) y como él era el mayor obstáculo para la coalición, según Sánchez, pues nada, ya se pueden poner a negociar.

En efecto, hay partido, cada día está más animada la pugna de los impactados (impactos sin pactos).

A ver cuánto tarda el kit de respuestas rápidas de Moncloa en sondear las redes y alumbrar una respuesta.

Se les acaban las excusas.

Iglesias ha limado su egotrip, ya es un estadista en ciernes.

Sánchez no se va a poder librar de este aliado fácilmente.

El suspense va in crescendo como en las mejores series, este giro ha sido estupendo, ha levantado el viernes y ha paralizado el país, que ya estaba en modo-out-playero.system.

Al mismo tiempo, en Murcia, el trío de Colón llega a un acuerdo. Lo de La Rioja sigue en shock podemítico. Aragón va pasito a pasito. En Navarra Podemos quiere sillones.

El sanchazgo tiene que reconocer que tiene un rival/aliado/submarino digno de sus manejos.

Ha intentado patentar el feminismo pero estaba cogido.

Continuará si hay algo…

 

_____

 

 

 

 

Iglesias: corbata y paciencia

La novedad es la corbata que se ha puesto Pablo Iglesias para la entrevista que le ha hecho Jesús Morales en 20Minutos.

Ya agarra la cartera de ministro, aunque en su caso es una mochila. Un objeto peligroso para el stablishment.

Pero se ha puesto corbata. Es un guiño al famosísimo Ibex 35.

En las cancillerías europeas no se habla de otra cosa. Y en los despachos y céspedes donde se corta el bacalao, tampoco: Iglesias se ha puesto corbata.

Luce una camisa en la que el morado se ha desteñido. Es otro mensaje.

La semiótica iglesiana.

Eso sí, posa ante la foto de la muchedumbre del 15 M: estos son (o fueron) mis poderes. Mis powers.

La corbata y la afirmación de que “hay que tener paciencia” (con Sánchez) son ya propias de un semiestadista.

Hay que tener paciencia con el PSOE implica: son como niños, no saben lo que dicen, etc.

Pero el PSOE tiene un sanedrín de fontaneros igualmente expertos en semiótica poweriana. Todos han leído el índice de algún libro de Eco Umberto.

Y han visto Juego de Tronos. Los mensajes que se cruzan estos impactantes (que no acaban de pactar) son todos de HBO/TBO.

Así que el PSOE ha respondido a este torpedo de la paciencia y la corbata con una estupenda contraoferta rápida:

Que Irene Montero sí podría ser ministra. ¡¡¡Esto es un golpe bajísimo a la familia!!!

¡El chalé en venta!

Están afinando en los argumentos ad hominem y ad feminam.

Hay partido.

 

___

Lectura: El PSOE, Podemos y la privatización de la izquierda. Ricardo Dudda en Letras Libres

 

El ojo de Dios

Te acostumbras a ser vigilado. Te acostumbras a las cámaras que te graban en todas partes. Y ya parece normal. Haces vida normal. Vida vigilada.

Vida vigilada vendible normal.

Y gracias.

Las cámaras son tan pequeñas que ni siquiera puedes verlas. Aunque no hubiera no lo sabrías.

El ojo de Dios era esto.

Se ha puesto viral una app que te envejece. Y de paso revende tu cara, como todo siempre ahora. Cada toque que das en la pantalla es vendible, cada dato de vida, combinado y remixeado, le da dinero a alguien.

Produces dinero de formas insospechadas, cada día inventan una nueva. Una app, un anzuelo para robarte el alma, o lo que queda de ella, que ya no suele quedar nada.

Aunque no uses celular (hay dos o tres personas que así lo manifiestan) todo te graba y te capta, el mundo entero usa tu cara, tus gestos, tus pasos, tu facies. Todo es algoritmizable o ha sido algoritmizado.

El algoritmizador que lo desalogoritmice, etc.

Te acostumbras a las cámaras, en China es peor. O vete a saber. Al menos en China el gobierno absoluto no disimula y cada súbdito sabe cuál es su puntaje, qué lugar ocupa en el ranking universal. Como el carné por puntos pero en crédito social.

En occidente el control es más difuso.

Te acostumbras al satélite, al enjambre que pronto tapará el atardecer. El sistema de gps europeo, Galileo, no funciona.

Cuando hay tensiones prebélicas, o sea, casi siempre, el GPS (norteamericano) que nos guía y nos supervisa aumenta su precisión localizadora. Estamos a centímetros de la misma nada.

Regala lo que queda de tu cara, presente y futura. Regala tus pulsaciones al mundo.

El big data del alma.

Estamos en el libro de Marta Peirano.

Esperando la moneda de Facebook y el implante cerebral de Neuralink de Elon Musk.

Los coches no van solos todavía, esperan el 5G (chino, ay) pero las personas casi sí.

La Gran Disrupción asoma por todos lados.

La precariedad interior impide hasta hablar, nadie se atreve a decir lo que ni siquiera se atreve a pensar.

 

____

Las bases de Podemos respaldan el plan de su líder de gob de coalición, pero ya da igual porque Sánchez ya ha descartado esa opción. Alea jacta est, etc.

 

 

 

Interinidad hasta en la sopa

No hay gobierno A (operativo) pero hay gobierno B (en funciones, para ir a eventos, ect.).

El auténtico gobierno en estas interinidades cada vez más frecuentes es… en efecto… ¡el gobierno en la sombra!

Un gabinete semisecreto de repuesto que funciona 24/365… hasta que lo llama el juez.

El auténtico gobierno mientras no hay gobierno es del tipo del ex comisario Villarejo… o algo similar. Es una hipótesis. O hipófisis.

En la anterior interinidad (Interinato Rajoy, cuando ciertos ministros adoraban a una cabra… de la Legión) el tal Villarejo estaba en activo, no había sido enchironado ni investigado. Practicaba toda clase de sortilegios e indagaciones.

Así que el país siguió funcionando mal que bien en Modo B. Al menos había alguien en la sala de máquinas, en la sentina o cloaca del Estado. Cualquiera con cierta relevancia sabía que podía estar bajo la lupa de la patrulla V. La única forma de no sentir esa lupa era contratarla para que vigilara a otro.

Esto es una simplificación algorítmica (como todo) ya que Villarejo, en su afán por acaparar clientes, encargos y millones intentaba espiar y vigilar a medio país. Aun hoy, cada día sale un cliente corporativo nuevo de cuando esa banda policial o semipolicial estaba operativa.

Grandes operativos de ese Gob B clandestino estuvieron a punto de desbaratar el desafío al Estado, o uno de ellos.

El problema ahora que no hay gob A (ni se le espera) es que tampoco hay gob B, o no se sabe.

Lo único que sujeta a los enemigos de la patria ante esta vulnerabilidad gubernativa (ni A ni B) es que con el gob B (estilo Villarejo, u otros que le han precedido y que mejor no mentar), nunca se sabe si existe o no, si está en activo o no… con el gob B nunca se sabe en qué punto está… hasta que lo procesan… si llega el caso. Pasado un tiempo macroprudencial.

Así que ahora no sabemos si hay gob B y cómo se ha formado, quién lo comanda, etc.

Van saliendo cosas de otros organismos secretos (tal vez una suerte de gob C) que ni siquiera se pueden leer o escuchar.

De hecho está prohibido hasta ruborizarse ante el reconocimiento facial del espejo de casa.

Así que por eso hay tantos nervios aparte de los nervios normales: nadie sabe quién pilota el gob B, si existe, si está en funciones, en firme, etc.

 

 

 

Sánchez se anticipa y rompe las negociaciones con Iglesias

Sánchez-123 ha descartado a UP como posible socio. En una entrevista en la SER celebrada en la Moncloa. Con la bandera de España detrás. La escenografía perfecta. Jugando en casa. (En la casa de todos). En casa en funciones.

La cosa se pone más interesante. La cosa es la formación de gobierno, ahora más improbable. Sánchez ha visto que la consulta de UP a sus bases iba a salir que no y se ha anticipado a romper la baraja. Iglesias queda ahora como inflexible, aunque él responderá en breve lo que sea, pero ya será un fleco. Iglesias ya queda fuera de un gob que no va a existir.

Estamos en el escenario bucle de las elecciones de otoño, un déjà vu. Estamos en plena epopeya rajoyesca. A Rajoy se le abstuvo el PSOE, con la fuga de Sánchez, que abandonó el escaño y se echó a la carretera. A Sánchez no se le va a abstener nadie, de momento, porque todo cambia y se petrifica muy deprisa.

Quizá este pasito de romper con UP era necesario para algo. La pregunta del consejo aúlico de Sánchez es: ¿Si hay elecs las tres derechas podrán unirse en un bloque? Ellas mismas –el trío de Colón– se preguntan lo mismo. Todo cambia. La mente es 5G o más.

El mensaje del entorno presi es que Sánchez ha adelgazado, que come poco, etc.

Como hoy habrá más movimiento… Continuará

Siempre dentro del marco (palabra de moda) de que Nadie sabe qué decir (Wittgenstein) y dentro de la espera ansiosa a que salga la moneda de Facebook.

Grandes Di$rupciones diarias.

 

___

Continuará

 

Rivera, ya gastroenterizado, remodela su cúpula, que en el modelo hispano de liderazgo único es siempre  una cópula.

Nadie sabe qué decir

Realmente nadie sabe qué decir. Y eso es lo mejor. Un inédito total. Una situación nueva/nueva. El singobierno bloquea muchas cosas, pero ¡también puede evitar grandes errores!

Este será el verano en que Facebook presentó su moneda Libra.

Además, estamos en línea con el estado del mundo: la precariedad. Hasta que funcione la IA definitiva hay que aguantar, y prepararse. Esperamos la Gran Disrupción… Y entonces… ya no habrá que hacer nada.

Es como el Santo Advenimiento, pero en 5 o 6G. En ambos casos no controlaremos nada: manejados por algo externo, que nos desborda y nos abruma. Más o menos eso ya nos pasa ahora, en parte. Hay más azar, más chapuza. No sabemos cómo será.

Todo esto sería excitante… si no estuviera tan cerca. Tan encima.

La Gran Disrupción la están haciendo en muchas partes, sitios muy avanzados, secretos, en los que se trabaja sin límite de presupuesto. El que consiga la IA def se llevará todo. Y lo perderá todo: porque esa IA ya no se podrá apagar.

Ella (SuperElla) se encargará de todo.

En medio de esta competición mundial por el control absoluto (descontrol), las peripecias de un gob que no acaba de cuajar, aunque sea en medio –sur– de Europa, pasan inadvertidas, en parte. Porque todo se sabe (aunque tarde), y todo influye (en el acto).

Por eso a Julian Assange le cae la condena más grande, el mayor oprobio, el puño de Leviatán.

Y en esas estamos, sin saber qué decir, en la gran desorientación.

La moneda de Facebook triunfará. Por eso le han puesto una multa en USA de 5.000 millones de dólares por los Cambridge Analytics. Previendo lo que viene. El mayor poder del mundo. A lo mejor la Gran Disrupción va por ahí.

___

El victimismo del poder!

___

Todo es susceptible de continuar una frase más… o no.

Lunes 15…

La multa a Facebook ha hecho subir sus acciones.

..

Un explicación sencilla de Libra, la moneda que va a lanzar Facebook, en The Economist: “Si todos los usuarios de Facebook adoptan Libra para comprar y transferir dinero, podría convertirse en una de las entidades financieras más grandes del mundo, reduciendo la soberanía económica de los gobiernos.”

Un artículo de Juan B. Plaza sobre Libra en CincoDías

Mientras llega la Gran Disrupción cuántica IA es posible que la moneda de Fb altere el sistema. Solo con anunciarla ya ha puesto a todo el mundo de los nervios.

Elon Musk va a presentar algo sobre Neuralink

 

TEELL (Todo Está En Los Libros), la editorial de Juanjo Ariño que traduce y publica el futuro (y cosas de ajedrez), ha salido en Heraldo de Aragón este domingo.

 

 

El momento tan buscado: Albert & Malú

Con esa foto o ese tuit ya se enfila mejor el finde, el verano y todo lo demás.

Gran salida juvenil, gestos naturales totales, colegas novios, paces, amor, love, gastroenteritis, alegría.

No era nada.

El fabuloso no era nada. Referido a casi todo.

Incluye los forcejeos forceps del naciente gob en su líquido podemático.

Incluye el mismo verano y la Unión Europea al sol.

La salida de Rivera & Malú ya centra el sistema y aplaza el enfurruñamiento general.

Merkel ya se recupera.

Un poco de algo para variar.

Continuará 

.

A veces hace falta un acontecimiento sencillo, casi humano, para desbloquear el nudo de los negocios.

 

_____

Esta micropieza se actualiza sola, sin que intervenga el algoritmo.

Cortesía del Big data del alma.

A servir a los españoles!

 

_____

Sánchez debería ir a ver a Rivera al hospital

Sánchez debería ir a ver a Rivera al hospital (en secreto). Con discreción. Con pantalón corto, como en aquella foto que se hizo en la escalera de La Moncloa con el perrico.

De pantalón corto para despistar a los paparazzi que quieran pillar a Malú. La gastroenteritis de Rivera puede ser providencial, como todo, para la gobernabilidad de la ínsula barataria hispánica.

Sánchez, que no tiene gran cosa que hacer en funciones, podría ir esta tarde a visitar a Albert Rivera al hospital, camuflado de runner, y ese gesto ya disiparía las tribulaciones del Ibex y del resto del System Surreal Spanish (SSS): la Seguridad Social al cubo.

La cortesía inútil, perdida ya toda esperanza de pacto y apaño, siempre alegra a los mercados. Las energéticas burbujean de rencor prematuro ante las frases (y las circulares) del pato cojo de la CNMC. Todos sabemos que la luz y el gas no pueden bajar en España porque se hundiría el mundo, y el mercado. Lo demás es sagrado, pero eso no digamos.

Sánchez ya ha dejado claro que solo quiere gobernar consigo mismo y con el CIS, así que le sobra tiempo hasta que alguno de los demás se aburra y se acalore y le preste los votos.

Lo mejor que puede hacer es ir a ver a Rivera por sorpresa, y rehacer la amistad de aquella vez. Todo por la patria.

De momento, Rivera ya se ha puesto la chaqueta y la corbata encima del pantalón del pijama. No vaya a ser que Sánchez aparezca de un momento a otro.

Continuará

 

 

No pasó nada. Sánchez llamó a Iglesias y bla bla. El PSOE dice que se abre a dmitir ministros de UP, con matices.

 

_____
_____

Estupendísimo artículo sobre los investigadores del cáncer en España, que se han reunido en Jaca:

Un grito por los investigadores del cáncer

Santiago Ramón y Cajal Agüeras y Alberto Jiménez Schuhmacher

A Merkel le tiembla Europa

Merkel, canciller alemana, ha temblado en público por tercera vez.

Sin embargo es una mujer sólida y empática. Solidez prusiana oriental. No como aquella Tatcher que fue llamada la dama de hierro. A Tatcher tuvo que salvarla del infierno Meryl Streep a fuerza de reencarnarse en su armazón o encofrado.

La idea es que Merkel no puede temblar per se, no le pasa nada a ella. Nada de salud. Porque Merkel ya ha trascendido la mera humanité, Merkel es inmune al estropicio mundial y al flequillazo de Trump.

Lo que la pasa a Merkel es que le duele Europa.

Como a Unamuno le dolía España, pues igual.

A Angela Merkel le tiembla Europa. Estos temblores de aeropuerto y recepción (recuérdese los temblorazos de Jean-Claude Juncker) exceden el estrés y los sinsabores (sobre todo gastronómicos) del cargo. Por el norte se come fatal.

Lo que le pasa a Merkel, que es la encarnadura viva de Europa en esta hora doliente y opípara, es que le tiembla el mundo.

Merkel, a fuerza de empatizarse con todo, con los inmigrantes, con la historia, con los bancos alemanes que primero quieren cobrar (como es lógico), y con los sans culottes de todas las prusias, pues se ha hecho un lío.

Ahora llega Ursula, que tiene firme el mentón, igual que Merkel cuando llegó al balcón de papisa por primera vez.

Los temblores de Merkel hay que sobrellevarlos como el tsunami interior de la Unión Europea, dolores de parto en pleno óbito: eso es Europa en marcha, la complejidad precarizada que tiembla. El alborear de una vieja época. Ahora los chinos trazan la autopista desde Pekín hasta Zaragoza pasando por Rusia.

A lo mejor es que se están acabando los paracetamoles y los ibuprofenos.

 

_______

 

 

La interinidad mola

Consiguen un gran suspense estival. Hay partido, hay finales simultáneas, hay parejas de dobles, triples empates… agonística investidural (epidural).

Simetría y pasar el verano.

Están vacunados contra ellos mismos/as, sus egos y superegos funcionan sincronizados, todo conduce a un prodigioso acuerdo climático, a un desastre dentro del bucle de la normalidad. Es la España zen, o cenutria, que vive del erario aunque no exista.

Un presupuesto aprobado alguna vez podrá prorrogarse indefinidamente.

Los rivales necesitan leña al mono para inflamar las mañanas y echar carnaza a las audiencias fieles.

No es necesario que haya un gobierno de verdad, basta con uno en funciones. Rajoy lo hizo.

El Parlamento, cuanto más parado, mejor.

Las leyes malvadas e inútiles promulgadas por gobiernos anteriores no son tan malas cuando estás tú en el poder y en sus alrededores.

Es mejor autoprolongar la interinidad propia que cargar con un socio plasta.

A un gob en funciones nadie le molesta: a un gob en firme el Ibex se le sube a la chepa enseguida y a los ministros les llueven las ofertas para jubilarse con la máxima energía.

En general, es mucho más gratificante pasar el tiempo alrededor de una investidura (o muchas) que intentar gobernar (sobre todo si estás en minoría).

Si llegas al gobierno los socios, apoyantes o abstenidos te van a cobrar carísimo el apoyo o la omisión desde el primer minuto.

La interinidad es el paraíso: mandas sin gobernar.

Estando en funciones no puedes nombrar al jefe de los espías (así te ahorras que te espíen a ti). Y te ahorras montar la cloaca de Interior correspondiente. como la anterior no se puede prorrogar por interferencias judiciales, te ahorras también esa molestia.

Con que te obedezca el CIS y el becario cuadre las encuestas, ya te sacas la absoluta in pectore.

El gobernar está sobrevalorado.

Una vez repartidos los cargos, lo demás puede esperar.

 

_____