Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘taxi’

El taxi y la regulación antiUber

Por José Antonio Villacorta

Señora Milagros Avedillo, lo primero agradecer que se hable del sector del taxi, aunque para mal. Es un sector muy peculiar y desconocido por gran parte del público. Dudo mucho que el sector del taxi le cueste 304 millones a los consumidores, esas cifras las tendrá que explicar y justificar, da para muy malas interpretaciones, y los consumidores podrían hasta llegar a pensar que ellos mismos son los que están pagando las licencias y no es así.

Un taxi (Radio Taxi).

Un taxi (Radio Taxi).

Usted habla de millones como si tal cosa, pudiendo dar la voz de alarma sobre este sector como una de las causas de las pérdidas millonarias en tema de transporte público. Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice y cómo se dice porque todo el mundo no es economista y se presta a muchísimas confusiones. Me gustaría que prestara más atención sobre las pérdidas que ocasiona BiciMAD o el mismísimo autobús Airport Express, que no solamente nos hace mucho daño al sector, sino que se está pagando los billetes por debajo de su coste, y eso sí sale del bolsillo de los consumidores.

Le voy a contar la ganga que es ser titular de una licencia de taxi en Madrid y los pagos a los que tengo que hacer frente mensualmente y anualmente:

* 897 Préstamo de la licencia

* 291 Recibo de autónomos

* 350 Préstamo personal inicial

* 174 Otro préstamo personal para hacer frente a los comienzos sin ingresos

* 450 Combustible

* 451 Vehículo nuevo para realizar el servicio (el antiguo con 400.000 kms murió)

Lo que hace un total de 2.613 euros mensuales.

Todo esto sin contar las averías del vehículo, mantenimiento, golpes y paros del vehículo (no hay coche de sustitución) y como no, las multas a las que debemos hacer frente, que también pagamos como todos.

A todo esto el seguro anual, 1.200 euros, declaraciones de IVA trimestrales y regularizaciones anuales, revista anual donde se nos chequea que llevamos toda la documentación en regla, ITV anual de taxímetro y vehículo, gastos de gestoría, necesaria teniendo en cuenta la de controles que pasamos y la de papeles que movemos, aunque no lo parezca.

Bueno ya tenemos todos los gastos más o menos sobre la mesa, ahora nos falta trabajar un poco como usted dice, entre 14 y 16 horas diarias, siete días a la semana de lunes a domingo, para poder hacer frente a todo esto, unas 80 horas semanales digamos, sin contar que pueden ser fiestas o de noche, que en algunos empleos se valorarían más económicamente. ¿Qué le parece? ¿Sigue pensando que somos unos privilegiados?

Los temas de Uber y Cabify son muy buenas opciones, la competencia siempre ha sido buena en cualquier sector que se use. Tengo formación en Comercio y Marketing y hasta ahí llego, pero siempre y cuando la competencia no sea desleal, que todos utilicen los mismos medios para trabajar, las mismas obligaciones y entonces, solo entonces podremos mejorar el sector para todos, también para el consumidor, pero a mí se me regulan las tarifas, los horarios, los días de descanso, las vacaciones, el precio de la licencia….. No jugamos con las mismas armas, le puedo asegurar que los taxis atendemos ya perfectamente la demanda existente, 15.723 licencias en Madrid, con emisoras competentes como Radio Teléfono Taxi, Tele Taxi, La Gremial, y las App existentes como Hailo y MyTaxi, hasta sobramos. Váyase a un aeropuerto, me da igual la terminal que sea, la espera para cargar es de dos horas y media como poco, puede llegar a ser hasta de 4 horas, yo sé de lo que hablo.

Yo no he realizado una inversión, me he comprado mi puesto de trabajo, sencillamente, no tengo ni idea si el precio que he pagado por ello será equivalente al que recibiré cuando me retire, o tal vez ya estén en cero euros porque la Comunidad Europea entonces habrá liberalizado el sector, siendo los taxistas unos dinosaurios en vía de extinción, no lo sé. Que sepa que por cada venta de licencia la hacienda pública se embolsa más del 21%, no está mal. ¿Entonces quién se aprovecha de quién?

En cuanto a la especulación, si yo vendiera no sería una venta, sería una transmisión, por el motivo que sea, en 2 años mínimo no me sería posible adquirir otra, es de las pocas cosas que creo yo que están bien hechas, evitando así la especulación pura y dura.

Me gustaría que ustedes, los economistas que tanto entienden de economía general, tuviesen en cuenta que la economía de un país empieza aquí abajo; por los que estamos sobre la tierra con la dura tarea de tener que seguir oyendo sandeces. El sector del taxi no está más protegido que Urgangarín o que Rodrigo Rato, no; intentamos sobrevivir a los megas negocios, mega empresas como Cabify y Uber que por tener dinero se piensan que lo pueden comprar todo.

Ahí está la clave, hay muchos intereses económicos y grandes nombres detrás de todo esto que lo pueden comprar todo y con dinero quieren hundir un sector humilde y trabajador como es el nuestro: el Taxi de Madrid.

Anciana invidente estafada por un taxista

Por R. P.

A la atención de un taxista de Sevilla.

Taxis en una parada de Sevilla. (ARCHIVO)

Taxis en una parada de Sevilla. (ARCHIVO)

“Me he enterado de un asunto muy desagradable referente a una carrera que hiciste desde la estación de trenes de Santa Justa hasta la estación de autobuses de Plaza de Armas. Una carrera en la que llevaste a una señora mayor que además era invidente.

Cuando la recogiste en Santa Justa te aseguraste de meter su maleta en el maletero, así empezaba la jugada. Después, en lugar de llevarla directamente a su destino, diste mil vueltas por la ciudad creyendo que la viajera no conocía Sevilla. Cuando por fin consideraste que era demasiado descarado seguir dando vueltas y decidiste dejarla en Plaza de Armas, sólo tenías que bajar la bandera y poner la mano. Le costó, a esa anciana invidente, 80 euros la mala suerte de haberle tocado a ti como taxista, y 80 euros sucios que te metiste en el bolsillo.

Ella protestó, como es lógico, se negaba a pagar semejante cantidad, pero para eso tenías su maleta secuestrada en tu maletero. Amenazaste con dejar a la mujer tirada y llevarte su equipaje si no soltaba el dinero.

Espero que te lo hayas pasado bien en la Feria de Abril con esos cochinos 80 euros que conseguiste extorsionando a una anciana discapacitada. A saber cuánto dinero te habrás embolsado con esta práctica.

Pero tú sigue así, sin dar la cara, no vaya a ser que los taxistas que sí son honrados se te echen encima. Sigue aprovechándote de los turistas, los discapacitados y la buena gente que no tiene por costumbre desconfiar de los demás.

Hasta que algún día te pillen. Hasta que algún día, a alguien que caiga en tus redes y que previamente haya leído esta carta, le dé por exigirte una factura en la que se indique el trayecto realizado (origen y destino), el importe y tu número de licencia“.

¿Cómo ha degenerado tanto el taxi en Barcelona?

Por Raúl L. P.

Hace ya años, en el 2004, pude sacar la credencial y comprarme una licencia de taxi en Barcelona. ¡Buenos tiempos! De entrada me sorprendió la facilidad con la que aprobamos el 90%; es más, durante las 3 horas de la prueba las examinadoras se ausentaron 30 minutos para almorzar, quien no aprobaba era, literalmente, tonto de remate. En aquella época creo que solo había 4 convocatorias anuales y el ayuntamiento cobraba unos 120 euros de tasas.

Durante los primeros años de mi vida de taxista todo era de color de rosa, clientes a porrillo y a cualquier hora, colas interminables en las zonas de fiesta y los taxistas ganando muy buen sueldo, acorde con a la inversión realizada, todo hay que decirlo. En mi caso fueron unos 90.000 euros entre licencia, coche y taxímetro. Por aquel entonces solo se contabilizaban 600 asalariados, 600 coches las 24 horas.

Pasaron los años y Barcelona crecía. Tranvía, líneas nuevas de metro y de bus, bicing, ampliación de horarios, mayor frecuencia de aerobús [bus que une El Prat con el centro], etc y empezamos a entrar en “desaceleración”, como decía el “cejas”.

Empiezan los despidos y cierres de empresas, y españoles e inmigrantes se ven en la calle y como su vecino dice “pues métete al taxi, que los taxistas están ‘forraos’“, se les ocurre la genial idea de hacer el curso. El ayuntamiento se ve desbordado por las solicitudes y decide, unilateralmente, ampliar las convocatorias anuales de 4 a 9. Cómo no, vio negocio: unos 100 aspirantes a 120 euros por convocatoria, multiplicado por 9 es un dinero muy suculento, y como no hay suficientes escuelas de taxistas pues a abrirse a diestro y siniestro.

Todo esto nos llevó a la antesala de lo que estamos sufriendo, taxistas que ni siquiera hablan español (ya casi no quedan, han aprendido castellano con el tiempo), multiplicación por 6 o 7 de los asalariados, que pasan de 3.000, y eso sin contar a familiares de titulares de licencia a los que no se contrata, sino que se sacan autónomos y quedan fuera de recuento… En plena crisis empiezan las quejas, de taxistas y de usuarios.

Taxi por Barcelona

Taxi por Barcelona (ARCHIVO)

Tras algunas movilizaciones de taxistas, que parecen meros paseos, y el resurgimiento de algunas plataformas de taxistas cabreados, el IMET (Institut Metropolita del Taxi) y sus vasallos del STAC (Sindicat de Taxistes Autonoms de Catalunya) deciden reunirse con otras asociaciones minoritarias para tomar medidas. La primera, eliminar las liberalizaciones de festivos y temporada de verano que permitían que se trabajara pese a tener fiesta; como no sirve de nada, los autónomos aun se cabrean más, por lo que empiezan a endurecer los requisitos para aprobar y se introduce prueba de idioma; seguimos igual, o peor, es verdad que no aprueban tantos aspirantes y parece que se ha cerrado el torrente de nuevos taxistas, pero seguimos perdiendo poder adquisitivo, y el ayuntamiento y el IMET no es que estén por la labor.

Llegamos al 2012 y el IMET consulta a los autónomos para saber qué hacer para paliar la crisis. Se propones 4 soluciones y se escoge los turnos y la regulación horaria. Aquí es cuando entra en juego la señora Carmen de Tienda, presidenta de la asociación de empresarios del taxi, o sea las flotas. Esta señora, que representa a menos de 1.100 licencias, es capaz de poner en jaque a todo el sistema y presionar para que las votaciones libres de más de 8.000 autónomos no se tengan en cuenta y se anulen los resultados, pasando a ser un paripé del IMET para tener a los taxistas calladitos. Esta señora defiende que la regulación horaria va contra el Estatuto de los Trabajadores y que todas las flotas de su asociación cumplen escrupulosamente. A mí no me salen los números, porque según el Estatuto el número máximo de horas a la semana son 40, 8 diarias, y los taxistas con contrato de 8 horas son obligados a trabajar 12, con los riesgos que esto implica.

La situación nos ha llevado a ver situaciones como las publicadas en este diario, como el taxista que en octubre del 2013 le cobró a un americano 145 euros por llevarle de la terminal 2 del aeropuerto a la 1, recorrido de 5 kilómetros, o el caso del taxista que atropelló a una niña de 14 años y se dio a la fuga, que todavía está por ver que esa persona tenga credencial de taxista. O el último caso del que me he enterado, que el 15 de diciembre un taxista literalmente robó a una pareja de ancianos la bolsa con los regalos de Navidad de sus nietos.

¿Cómo ha degenerado tanto el taxi de Barcelona? De entrada, la crisis, hay menos demanda; como segundo factor una gestión pésima de IMT y ayuntamiento. El taxi es un sector intervenido por el estado y es el encargado de velar por su rentabilidad, y mientras se han proyectado grandes infraestructuras de transporte no se ha diseñado ningún plan de contingencia y eliminación de licencias, y lo que se ha hecho, se ha hecho tarde; y tercero, las flotas y asalariados: actualmente un asalariado le cuesta a su contratante mensualmente 600 euros de Seguridad Social, 200-300 de IRPF, 500 de gasoil y el 40% de la recaudación diaria o 1.200 euros de nómina. Esto suma 2.600 euros mensuales sin contar averías y mantenimiento, por lo que el empresario suele presionar muchísimo para conseguir de 180 a 200 euros diarios de media. Hoy solo se hacen 150, de forma legal, sin engañar, y no se llega a conseguir rentabilidad como para mantener a un trabajador, por lo que el empresario no va a pedir que engañes o cobres de más, pero sí que va a despedir a su trabajador si no llega a 180 euros.

Todo esto lleva a la aparición de casos de taxistas que engañan a sus pasajeros. Y con todo esto el IMET aún es capaz de decir que 5 inspectores son suficientes para controlar un sector con 15.000 licencias. El taxi de Barcelona está condenado y muerto, y poco a poco veremos cómo los coches empezaran a ser cada vez más viejos, en peor estado y más inseguros. Esta es la realidad del taxi de Barcelona, el mismo que muchos critican e incluso insultan a sus conductores desde el anonimato de un teclado, así que un saludo a todos y nos vemos en las calles.

Taxistas amables en Madrid

Cristina R. Zapico

Siempre se habla de las ovejas negras en el sector del taxi, pero también hay grandes profesionales, amables en grado sumo. Un taxista de Radio Taxi que ha venido a recogerme se ha ofrecido a revisar el motor de mi coche cuando le he pedido consejo sobre algún taller cercano porque perdía aceite. Muy amablemente, y sin que se lo pidiera, me ha revisado todos los niveles de líquidos del coche e inspeccionado los bajos en busca de la avería y se ha negado a recibir propina ‘porque a él no le costaba nada’. Puede que no le costara pero no tenía por qué hacerlo y hoy en día es muy de agradecer este tipo de personas que te ayudan por el placer de hacerlo. Son un ejemplo para un gremio a veces menospreciado. Desde aquí, mi más profundo agradecimiento.

Pesadilla en Barcelona

Por Anna de Mas Pérez

Barcelona resiste con otra huelga de metro el día de Todos los Santos, agravada por la suspensión indefinida de servicio de bus y quizás por una posible huelga de taxis. A pesar de que ofrezcan un servicio mínimo del 33% de metro durante todo el día, los ciudadanos del área metropolitana, yo incluida, sufrirán las consecuencias a la hora de ir a trabajar o a la universidad. No es la primera y tampoco será la última. Llevamos meses con una huelga encubierta donde los usuarios son las principales víctimas. La movilidad en Barcelona empeora a gran velocidad y más si le sumamos el aumento de precio del Bicing. Realmente, sí que viviremos una pesadilla de Halloween.