Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘pirateria’

El doble mérito de Paco León y ‘Carmina o revienta’

Mi madre ha conseguido más en la lucha contra la piratería que la ley Sinde“, decía ayer orgulloso Paco León tras el exitazo que ha conseguido con el estreno multiplataforma deCarmina o revienta’. Y tiene mucha razón, porque avala a quienes defienden que Internet puede ser un aliado del cine, que con precios razonables (y este lo es mucho: 1,95 euros) y estrenos que no huelan a moho, la opción de consumir cine’ online es muy, pero que muy apetecible.

Pensemos en cuántos de nosotros estamos deseando consumir estrenos desde el salón. La gente de provincias, porque posiblemente sea la única oportunidad de estar al día sin tener que esperar semanas a que la película termine su tournée por las ciudades más habitadas; los de las grandes urbes, porque se ahorra un montón de tiempo y de dinero; los padres de niños pequeños (como es mi caso), porque nos evitamos todo el despliegue logístico que montamos cada vez que nos escaparnos al cine (nada de abuelos/niñeros/amigos + maletín de ‘niño desplazado’+…rellénese según cada caso)… en fin, que hay miles de casos; pero no se me ocurre que nadie pueda ponerle alguna pega.

Con esto no quiero decir que el cine en una gran sala no sea algo mágico y especial– pocas cosas son tan emocionantes como ver un peliculón en una gran sala oscura- pero personalmente cada vez encuentro menos ‘peliculones’ que justifiquen una excursión programada al cine. Mi estresada agenda y mi constreñido bolsillo agradecen todas las iniciativas de este tipo.

Pero al margen de las consideraciones particulares, Paco León ha logrado algo mucho más meritorio, tratándose del cine español: ha logrado que la gente lo apoye, al menos de palabra. Los comentarios que ayer leía en 20minutos.es sobre esta noticia eran mayoritariamente positivos, algo sorprendente, casi insólito, tratándose de una información sobre cine patrio. Los insultos y la acidez que suelen rodear los ‘estreÑos’ daban paso a mensajes de ánimo, felicitaciones y flexiones sobre las consecuencias de esta iniciativa.  Si Paco León ha tenido alguna vez ocasión para hinchar pecho y sentirse orgulloso de lo logrado, sin duda es esta. Su espontánea defensa de los logros de su madre están justificados.

Los espectadores necesitan más variedad en la oferta de la cartelera

Me afeaba un amigo el otro día que yo parecía tener algo en contra de nuestra ministra (guionista-directora) de cultura, Ángeles González Sinde, y sorprendida le contesté que ni mucho menos. Todavía nos estamos conociendo. Además, ayer mismo hizo unas declaraciones con las que estoy absolutamente de acuerdo: el cine español debe llegar al mayor número de ciudadanos posible y para ello hay que reforzar la distribución, que debe garantizar que haya variedad en la cartelera (no pongo comillas porque la cita no es literal, pero ésa era la idea).

Variedad, ésa es la clave. Por supuesto que sí, y que todo tipo de cine, español, europeo, americano, independiente, superproducciones, etc., pugne en los cines por ganarse al público. Lo de que la competición sea justa y se haga en igualdad de condiciones ya es otra historia porque `la pela es la pela’, y la campaña de marketing que pueda tener la próxima película de Amenábar nada tendrá que ver con la de la pequeña joyita indi de cualquier cinematografía.

Sin embargo, y a esto es a lo que quizá mi amigo se refiere cuando dice que tengo algo en contra de ella, creo que se equivoca cuando afirma que nuestras películas (el cine español) interesan a la gente cuando las tienen disponibles en los cines de sus ciudades.

Ojalá fuera así, ojalá el cine español interesara a más gente de lo que lo hace. Ya sé que González Sinde es la ministra antipiratería, pero si le echara un buen vistazo al top manta se daría cuenta de que solo ocasionalmente se cuela un título español entre la oferta de los vendedores-pirata, síntoma inequívoco de que no tienen tanta demanda.

Y repito, es una lástima, porque conozco muchos buenos cinéfilos que pasaron de pelis como ‘Cobardes’, ‘Camino’ o ‘Siete mesas de billar francés’ precisamente porque eran películas españolas y decían temerse lo peor. Se equivocaron, pero no las vieron.