Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘antonio banderas’

La piel que habito, una ‘frikada’ de lujo

Regresar a Madrid y a la rutina se hace algo más llevadero con la perspectiva de escaparse a ver una buena película. Y con la ilusión de apurar al máximo mis últimas horas de vacaciones asistí ayer a una sesión matinal de ‘La piel que habito’. Éramos 14 personas, algunas iban en pareja, pero la mayoría habíamos ido solos. Después de una campaña promocional intensa, ¿quién no tendría interés en ver esa ‘vuelta de tuerca’ de Almodóvar? ¿Un Almodóvar más oscuro y en clave de novela negra? Yo me apunto.

Y como con Almodóvar nunca se sabe, uno va sabiendo que va a jugárselo todo. Pedro es capaz de lo mejor y de lo peor. Y a veces de ambas cosas en el mismo filme, como creo que sucede en este caso.

La piel que habito es una frikada, una descomunal ida de olla, absurda e increíble; pero bastante bien realizada. Es decir, es ágil, Almodóvar controla mucho más la técnica que hace años, está excelentemente fotografiada, la música de Alberto Iglesias le da vida y los actores, como no podían ser menos en manos de Pedro (qué gran director de actores es, qué bien trabaja Banderas con él), le dan una credibilidad que el guión no tiene. Y ese es precisamente el problema, la falta de credibilidad. La historia es tan surrealista, tan extrema, que cuesta creérsela y llegar a ponerse en la piel (nunca mejor dicho) de ninguno de los personajes. Me diréis que más increíble es ‘Avatar’ o películas tipo ‘Distrito 9’; pero imagino que es cuestión de géneros.

Y el caso es que la película engancha, ¿cómo no? Y es emocionante a ratos. Es imposible no querer saber cómo va a terminar todo ese monumental lío que el manchego nos presenta en un envoltorio del lujo. Nadie quiere levantarse del asiento hasta tener una explicación de por qué demonios estamos viendo lo que estamos viendo. Pero al final la historia de terror te deja una sorprendente sonrisa en la boca, mezcla de sorpresa, alivio y quizá complicidad con el ‘mundo almodovariano’.

El rey del porno es español y se llama Marco Banderas

Exportamos cine. Recaudar 144 millones de euros en 2009 en todo el mundo no es ninguna tontería, aunque pueda sonar a poco después de ver lo que se gastan en marketing algunas películas, o de leer que ‘Toy Story 3’ ha conseguido el fin de semana de su estreno, solo en EE UU, 109 millones. ¡109 millones!
Exportamos cine y encima el cine español recauda más fuera que dentro (144 frente a los 104 que recogió en casa).
Pero no solo exportamos las películas ya primorosamente editadas y listas para el consumo, también exportamos directores y directores, y, en algunos sectores, nuestros actores son incluso verdaderas estrellas. Y no hablo de Bardem.

Marco Banderas, un español de origen uruguayo, es el nuevo rey del porno. En EE UU, donde lleva rodadas más de 3.000 películas y a donde llegó sin hablar una palabra de inglés (un chascarrillo fácil diría que quién escucha a un actor porno), lo adoran por su “talento especial para interpretar sexo delante de la cámara”. Hablan maravillas de él, pero el chico, que iba para cantante, dice a la prensa que lo único que de verdad le gustaría es que se reconociera más su trabajo y que su nombre fuera más popular en España, país en el que ha vivido 25 años y con cuyo pasaporte viaja por todo el mundo.

Banderas está casado con una ex actriz porno y dirige sus propias películas. Preguntado por la mejor ‘paternaire’ que ha tenido en pantalla, responde que, después de casi 6.000 películas, y con una media de 50 ‘compañeras de trabajo’ en un mes, “es difícil recordar nombres, incluso caras”. Y tanto.

En fin, que él quiere que se le conozca en España, y que por mí, que no quede. Al fin y al cabo es el nuevo rey, ¿no? (del porno, quiero decir).

Mi compañero ‘el becario’ (que es un crack y un descubridor de nuevos talentos) le hizo una entrevista a Marco, en septiembre de 2009. Os la enlazo para que la disfrutéis. En ella descubre secretillos como que luce una sonrisa que le ha costado 25.000 dólares, o que le encantaría conocer a Antonio Banderas, como muchos lo llaman.