BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Sujetos: “Rubalcaba”, en El Mundo; “la cúpula de ETA”, en El País

Cada vez que veo a Franco en las noticias me da repelús. Hoy sale, otra vez, el dictador en la portada de El Mundo.

Leo el título y el sumario y veo que este diario ha convertido en noticia lo que no es otra cosa de un autoanuncio publicitario. Menos mal. Al ver esta foto del dictador, autollamado “Generalísimo“, a tamaño natural -o sea, de sello de Correos-, casi me da un patatús.

La presunta información nos remite a Página 48. Allí nos encontramos una página completa de autobombo publicitario que supongo muy del gusto de los algunos lectores de este diario y, naturalmemte, de los coleccionistas de sellos. Que les aproveche la colección. Yo paso. No quiero ver al “Caudillo” ni en sellos.

Estoy trabajando a medio gas y haciendo los propósitos de enmienda habituales en estas fechas. O sea: limpiar y ordenar mi despacho, arreglar la bici para hacer algún ejercicio, volver al peso que tenía antes de Nochebuena, analizar los titulares en este blog en el desayuno y no después de la cena, tomar menos cañas para no perder ningún punto del carnet, etc.

Una vez hecha la lista inútil de própositos, que tampoco cumpliré este año, me he dedicado a leer la prensa de pago en lo único que aún la distingue de los demás medios de comunicación: el análisis de los hechos y la opinión de los especialistas.

Por eso, recomiendo hoy la lectura de estos artículos y editoriales:

EDITORIAL de El País:

Si fueran inteligentes

03/01/2007

Si los dirigentes del PP fueran más inteligentes no sólo aceptarían participar en la reunión de todos los grupos políticos parlamentarios que promueve el Gobierno para poner en común posibles iniciativas compartidas contra ETA, sino que renunciarían a colocar ahora en primer plano los reproches a Zapatero y, por el contrario, tratarían de actualizar y ampliar pactos antiterroristas anteriores de acuerdo con la nueva situación creada con el brutal atentado de Barajas.

Eso no significa que Zapatero no deba dar explicaciones, preferentemente en el Parlamento, como prometió cuando anunció su intención de explorar la posibilidad de una retirada pactada de ETA. Pero el momento actual, que incluye un gran desconcierto de la opinión pública, requiere escenificar la unidad de los demócratas frente al terrorismo, como ocurrió en otras graves situaciones en el pasado. El PP demostraría grandeza de miras si en lugar de seguir insistiendo en que Zapatero debió decir ruptura en lugar de suspensión de contactos con la banda -debate absurdo tras las aclaraciones de Rubalcaba- y de utilizar el pacto antiterrorista como bandera de denuncia contra los socialistas aplica sus principios a la nueva situación y apoya un acuerdo que mire más al futuro que al pasado, aunque partiendo -como entonces- de la experiencia vivida.

El pacto antiterrorista legitimó una eficacia policial y firmeza judicial que debilitó a ETA y su entorno tanto como para que algunos de sus dirigentes presos constataran la derrota política de la lucha armada; y esa derrota creó condiciones favorables para intentar una disolución pactada de ETA y evitar una larga -y sangrienta- agonía. Es posible que el Gobierno, o su presidente, interpretaran equivocadamente el grado de madurez de ETA, pero eso es algo que no estaba claro cuando todos los partidos, salvo el PP, votaron una resolución a favor de intentar una salida de ese tipo. Seguramente los socialistas hubieran debido pactar con el PP la nueva estrategia. Pero luego el Partido Popular ha mostrado poco interés real en recuperar el acuerdo, prefiriendo denunciar los incumplimientos del Gobierno; y éste también se ha adaptado a esa situación.

Cuando se firmó el pacto antiterrorista el PNV tenía aún pie y medio en la estrategia soberanista de Lizarra, que pretendía ligar el fin de ETA a la obtención del programa máximo nacionalista. Esa actitud del nacionalismo vasco, que condicionó su oposición a la ley de partidos y a la ilegalización de Batasuna, aconsejó a socialistas y populares no abrir el pacto a otras formaciones -como querían CiU e IU- para evitar rebajar su contenido. Mientras que ahora el PNV de Imaz ha mantenido una actitud leal a la resolución parlamentaria de mayo de 2005, y defendido que no puede haber negociación política sin retirada de ETA. La banda ha dinamitado las expectativas abiertas por aquella resolución, pero ha abierto la posibilidad de un acuerdo renovado que incluya al PP. Zapatero también demostraría inteligencia si en lugar de considerar de entrada imposible tal acuerdo con el argumento de que el PP no lo desea, se pusiera al habla con Rajoy hoy mismo buscando un acercamiento como el que se produjo en diciembre de 2000.

FIN

—-

Artículo de Sánchez-Cuenca, publicado en El País:

¿Ganan los ‘spoilers’?

IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA

03/01/2007

Entre la declaración de alto el fuego y el coche bomba del 30 de diciembre sólo han pasado nueve meses. El brutal atentado del aeropuerto de Barajas ha tenido lugar menos de 24 horas después de que el presidente del Gobierno infundiera optimismo a la sociedad sobre el futuro del proceso de paz. ¿Qué ha pasado? ¿Cuáles son las estrategias a partir de ahora? Es muy difícil responder a estas preguntas, porque nos falta información y perspectiva. Resultan envidiables las certezas de tantos a la hora de explicar lo sucedido y de dibujar las líneas futuras de la lucha contra el terrorismo. Escribo estas líneas sabiendo que el análisis es provisional, pero, aun así, quizá no del todo inútil si ayuda a dar algo de sentido a los últimos acontecimientos.

En todos los procesos de paz hay al menos dos partes, y dentro de cada una suelen convivir moderados y radicales. Los radicales reciben el nombre de spoilers en los estudios sobre estos procesos: se caracterizan por hacer siempre cuanto esté en su mano por abortar cualquier acuerdo entre los moderados. La paz (el cese de la violencia) llega cuando los moderados de ambos bandos consiguen alcanzar un acuerdo y son capaces de controlar las reacciones de los spoilers.

A estas alturas hay base para sospechar que dentro de ETA se dan profundas divergencias entre duros y blandos, entre spoilers y moderados. Los cuarenta y tres meses sin muertos entre el 30 de mayo de 2003 y el 30 de diciembre de 2006, la declaración de Anoeta, la evolución de Batasuna y el alto el fuego del 22 de marzo de este año constituyen un sólido indicio de que los moderados en el conglomerado de ETA quieren acabar con la violencia terrorista mediante algún tipo de acuerdo con el Gobierno. Parecía que los moderados llevaban la voz cantante, pero durante el desarrollo del proceso de paz ha habido signos de que la correlación de fuerzas cambiaba en el seno de ETA, de que los spoilers ganaban posiciones frente a los moderados.

Los estudios comparados muestran que los spoilers pierden la partida cuando se crea una sólida coalición entre moderados de ambos lados que vacía de apoyo social a las facciones más extremistas. En España, esto no ha sucedido. Los más radicales dentro del mundo de ETA no sólo no han sido arrinconados, sino que han ido ganando terreno.

Las razones son muy complejas y todas ellas discutibles. Puede que Otegi, Ternera y los suyos hayan sobrevalorado su capacidad de control de la organización, o puede que no se hayan atrevido a desafiar abiertamente a los más duros cuando se aproximaba el momento de la verdad. Quizá el Gobierno pudiera haber hecho más para reforzar a los moderados frente a los spoilers ante los obstáculos judiciales con los que se ha encontrado Batasuna para dar pasos a favor de su integración en el sistema. El Gobierno parecía más preocupado por demostrar que no hacía concesiones que por consolidar la posición de los moderados dentro de ETA. Y la estrategia de enfrentamiento del PP tampoco ha ayudado mucho. Por ejemplo, resulta increíble que se montase un escándalo fenomenal por una reunión entre líderes de Batasuna y del PSE.

A partir de ahora se abren múltiples incógnitas. El hecho de que el atentado del 30 de diciembre se haya saldado con dos desaparecidos, probablemente muertos, puede que desbarate la estrategia de ETA. ETA quería introducir la máxima presión sobre el proceso, pero el haber asesinado a dos personas impide cualquier movimiento del Gobierno. Los terroristas insistirán en que su intención no era acabar con la vida de nadie y por eso avisaron con una hora de antelación de la explosión del coche bomba. Eso servirá para tranquilizar a algunos de sus seguidores, pero no va a alterar la posición del Gobierno.

Paradójicamente, el atentado deja toda la responsabilidad sobre ETA y no sobre el Gobierno. ETA se enfrenta ahora a una decisión muy difícil: o hace algo para relanzar el proceso de paz o desafía nuevamente al Estado en un combate que sabe perdido de antemano. Quizá ante un dilema así los moderados vuelvan a ganar posiciones.

Mientras se aclara el futuro, es fundamental hacer algunas aclaraciones. En primer lugar, resulta absurdo el intento del Partido Popular por oponer proceso de paz a Estado de Derecho. Se trata del mismo intento de apropiación que han practicado con la Constitución o la bandera. El proceso de paz se realiza desde del Estado de Derecho, no supone en ningún caso la violación de la legalidad. Baste recordar la declaración del Congreso de mayo de 2005 que marca los límites de la actuación del Gobierno.

En segundo lugar, no es cierto que se haya retrocedido en la lucha antiterrorista. Hasta el momento, ésta es la legislatura con menos víctimas del terrorismo de la historia de la democracia. Han continuado las detenciones de etarras y ha habido operaciones policiales de la máxima importancia (descabezamiento del frente político en octubre de 2004 con la detención de Mikel Antza y Anboto). No tiene demasiado sentido comparar número de detenciones entre distintas legislaturas, pues sabemos que esos números son una función directa de la actividad de ETA. Cuanto menos actúa ETA, menos detenciones se producen, no por negligencia policial, sino porque los etarras no dejan rastro mientras están inactivos. Es simplemente falso afirmar que el último Gobierno de Aznar derrotó a ETA y que el Gobierno de Zapatero le ha hecho revivir.

En tercer lugar, el proceso de paz no descarrila porque el Gobierno haya actuado en soledad, sin apoyos. Es verdad que el PP, por motivos electorales, se ha opuesto a la iniciativa del Gobierno, pero éste ha contado con el apoyo de todos los demás partidos del Parlamento y con una amplia mayoría de la opinión pública, según han mostrado sistemáticamente las encuestas.

En cuarto lugar, el atentado del 30 de diciembre no cambia las condiciones generales que hicieron posible el inicio del proceso de paz. Si hubiera un cambio de posición creíble en el seno de ETA, el proceso debería seguir adelante. La derrota final de una organización terrorista como ETA, que tiene un patológico grado de apoyo social en el País Vasco, sólo es posible si su brazo político se integra en el sistema. Ese paso sólo se producirá mediante un final negociado de la violencia, se pongan como se pongan los enemigos del proceso de paz.

FIN

—–

Análisis en El País:

Amenaza cumplida

JAVIER PRADERA

03/01/2007

La plausible presunción -desgraciadamente refutada por los hechos- de que el tranquilizador mensaje sobre la marcha del proceso de final dialogado de la violencia enviado por el presidente del Gobierno el pasado viernes descansaba sobre fuentes de información privilegiadas y seguras sirvió durante pocas horas para contrarrestar los negros augurios de la vuelta de ETA a la vía del crimen: desde el verano, las acciones de la banda terrorista y las declaraciones de los portavoces de su brazo político venían dando sobrados fundamentos racionales a ese temor. Al día siguiente de las palabras de Zapatero, ETA rompía en Barajas el alto el fuego declarado en marzo de 2006, si es que el aquelarre de Atxiluregi, el robo de las 350 pistolas, los estragos de la kale borroka y los amenazadores comunicados no hubiesen acreditado ya suficientemente que la banda terrorista se había levantado de la mesa de negociación.

Este desenlace dramático pone en cuestión tanto la calidad y fiabilidad de las fuentes como los métodos de análisis de los contenidos que han servido al presidente Zapatero para tomar sus arriesgadas decisiones en materia de terrorismo. El atentado también invita a formular un pesimista diagnóstico sobre la posibilidad de emprender otra vez el camino abierto sin éxito por la resolución aprobada en mayo de 2005 en el Congreso de los Diputados. La brutal respuesta dada en Barajas por los terroristas a la generosa oferta de las Cortes Generales para alcanzar un final dialogado de la violencia pone de manifiesto que las condiciones históricas y políticas no estaban aun maduras; ese objetivo tan sólo podría lograrse en un impreciso futuro si ETA aceptase discutir exclusivamente los términos de su rendición condicional, en lugar de aspirar a obtener en la mesa de negociación -como ha sucedido esta vez- esa victoria pactada que los asesinatos, las extorsiones y los atentados no le habían deparado.

La experiencia de las dos treguas anteriores de ETA permite aventurar que las eventuales ventajas conseguidas por la banda armada durante los nueve meses de 2006 consagrados a tareas de reorganización, avituallamiento e infraestructuras no resistirán a corto o medio plazo la ofensiva de las policías española y francesa y de la Ertzaintza. Los costes para la trama civil del nacionalismo radical que apoya obedientemente a los comandos armados todavía en libertad de ETA también serán muy elevados. Los más de 700 presos que cumplen condena o esperan juicio en España y Francia perderán la esperanza de que las medidas de gracia acorten su estancia en la cárcel. Los dirigentes y cuadros de la disuelta Batasuna verán disiparse igualmente la oportunidad de regresar a los ayuntamientos, las diputaciones forales y los Parlamentos del País Vasco y de Navarra, fuentes no sólo de influencia política sino también de puestos de trabajo remunerado. Y los sectores de la izquierda abertzale partidarios de la táctica del cuanto peor, mejor deberán afrontar las medidas represivas del frustrado Gobierno socialista de forma inmediata y la eventual llegada al poder del PP en el futuro.

Las consecuencias del atentado de Barajas sobre el sistema político español -en vísperas de un agitado año electoral que comenzará con las municipales y autonómicas y concluirá con las legislativas- son de difícil previsión. Sin duda, la imagen de Zapatero ha quedado seriamente dañada por la ruptura de la tregua: la fortuna premia a los audaces pero también castiga a los osados cuando equivocan sus apuestas. A la vez, el atentado de Barajas ha desmentido las falsedades propaladas por los dirigentes populares sobre el imaginario pacto secreto suscrito por Zapatero con ETA como recompensa por la fabulada participación de la banda en el 11-M para que los socialistas llegasen al poder. Ese diabólico convenio conduciría inevitablemente paso a paso a la ruptura de España y a la territorialidad (la anexión al País Vasco de Navarra y de las comarcas ultrapirenaicas francesas), autodeterminación e independencia de Euskal Herria. La realidad de la historia, sin embargo, contradice esa paranoica fantasía: ETA ha pedido como siempre un disparatado precio y ha cumplido -también como siempre- su amenaza de volver al camino del crimen cuando ha comprendido que el Gobierno de Zapatero no accedería nunca a pagárselo.

FIN

Que les aproveche su lectura. Ya me cansé de limpiar y ordenar papeles viejos. Me voy al cine a ver esa nueva de Clint Eastwood.

11 comentarios

  1. Dice ser Perico, el de los Palotes

    ¿De qué coño hablaron (y a qué se comprometieron ambas partes) en las conversaciones previas al alto el fuego celebradas en Suiza y Noruega?Los artículos de opinión de ayer y hoy (El País) no tienen desperdicio alguno. Acierta el señor Martínez Soler. Dejan interesantes reflexiones sobre el proceso de paz, el atentado y otras responsabilidades.¿Ganan los ‘spoilers’? (Ignacio Sánchez-Cuenca. Página 13 –Opinión-. El País. Miércoles 3 de Enero de 2007)Entre la declaración de alto el fuego (de ETA) y el coche bomba del 30 de diciembre (de ETA también) sólo han pasado nueve meses.En todos los procesos de paz hay al menos dos partes, y dentro de cada una (de ETA y del Gobierno) suelen convivir moderados y radicales. Los radicales reciben el nombre de spoilers en los estudios sobre estos procesos: se caracterizan por hacer siempre cuanto esté en su mano por abortar cualquier acuerdo entre los moderados. La paz (el cese de la violencia) llega cuando los moderados de ambos bandos consiguen alcanzar un acuerdo y son capaces de controlar las reacciones de los spoilers.Los estudios comparados muestran que los spoilers pierden la partida cuando se crea una sólida coalición entre moderados de ambos lados que vacía de apoyo social a las facciones más extremistas.El Gobierno (durante ese tiempo –9 meses-) parecía más preocupado por demostrar que no hacía concesiones (no hizo ninguna) que por consolidar la posición de los moderados dentro de ETA.Paradójicamente, el atentado deja toda la responsabilidad sobre ETA y no sobre el Gobierno.Fin del artículo.Incomprensiblemente (añadiria yo).Que se midan nuestros políticos. Sobre todo en temas tan graves, serios e importantes como éste.Estoy (casi) seguro, que los radicales (de ellos) han gozado del tiempo y la tranquilidad suficiente para reorganizarse, equiparse y fortalecerse… incluso socialmente.Y, paradójica e incomprensiblemente, es ahora cuando desechamos retomar cualquier negociación.No entiendo nada.

    03 Enero 2007 | 21:16

  2. Dice ser Felipe Punto G

    Con las prisas, se le olvidó a usted tal vez leer o publicar el editorial de PedrOjete de hoy:>”(…) La convocatoria del Pacto Antiterrorista no debería aplazarse más de una o dos semanas, por lo cual si el Gobierno responde negativamente al emplazamiento del PP, Rajoy tendría que dar el paso de pedir al presidente del Gobierno que se someta de inmediato a una cuestión de confianza ante el Congreso para saber con qué respaldo cuenta para gobernar. Si Zapatero no accediera a esa petición, estaría justificada la exigencia de elecciones anticipadas. Sólo si el presidente del Gobierno se negara a pactar o someter su política al debate y a las urnas, estarían justificadas otro tipo de iniciativas, ya que un amplio sector de la sociedad española podría llegar a la conclusión de que para hacer frente a ETA sería preciso desembarazarse de Zapatero.”Visto en:http://www.escolar.net/MT/archives/2007/01/como_desembaraz.html

    03 Enero 2007 | 23:32

  3. Dice ser Perico, el de los Palotes

    ¡¡Y eso que lo hizo de buena fe!! (según se desprende del Editorial de EL MUNDO. Página 3. Miércoles 3 de Enero de 2007):”Al Presidente del Gobierno no le deben doler prendas en reconocer que se equivocó, puesto que seguramente lo hizo de buena fe, y cuánto antes dé ese paso mejor para todos”…¡¡Menuda cara!!En cualquier caso me sigo preguntado si los ‘spoilers’ del Gobierno (o del partido socialista) son infiltrados de PP. Ya sabe. Lo digo por los resultados políticos obtenidos con respecto al tema educativo, religioso, eclesiástico, terrorista (en este caso, siempre que tengan continuidad las declaraciones del señor Rubalcaba).Lo demás, hasta la fecha, mariconadas y satisfacer a minorías… sin cambiar la esencia del sistema ni satisfacer mayoritariamente al pueblo español.Se me empieza a generalizar el mosqueo.

    03 Enero 2007 | 23:58

  4. Dice ser Soledad

    Hay que ser un auténtico cafre, para dedicarse a difundir para coleccionistas, las “estampitas” de Franco con El Mundo. PJeta, no tiene vergüenza. Cuarenta años de símbolos franquistas, para deleite de los lectores con la que está cayendo.Sigo preguntándome qué pretenden.

    04 Enero 2007 | 01:20

  5. Dice ser Lantastic

    Perico, que se le achaque al PP todos los males de la nación (a pesar de que no es el partido que gobierna), tiene un pase.Que los fracasos del gobierno, como la negociación con ETA, se justifique por las acciones del PP (a la que desde un principio se le excluyó del tema), empieza a ser poco creible.Pero que ahora encima afirmes que los miembros del partido socialista en el gobierno que la están cagando un día sí y otro también (video contra el PP demostrando lo poco que cedemos, etc.) son infiltrados del PP, eso ya es rizar el rizo, o como dicen en mi pueblo, y perdón por la expresión, para echarse a mear y no echar gota.

    04 Enero 2007 | 07:35

  6. Lantastic, es como tener ojos y no ver…Ayer estuvo la tarde sin pegar… y se perdió mi escrito, que sienta como una maleta en la T4 extraviada( y esto no es literatura creativa, es una metáfora)Zapatero le voy dimitido… por no contar con apoyos en su gobierno, y una gran movida del psoe este fin de semana… de ahí su dimisión futura. Es de bruja, la previsiónRajoy UN SEÑOR UN SEÑOR… Imaz UN CUERDO EN EUSKADI¿ qué sacará tajada Rajoy? por supuesto su deber y su derecho… lo mismo que dijo Jams del 11M con el psoe… las cosas siempre se vuelven. Tb dijo Jams que perdió no por el atentado del que no tenía culpa… sino por la gestión del atentado EUREKA!!!! pues ahora el que mueve ficha es el PP.

    04 Enero 2007 | 09:49

  7. Dice ser fernando

    Además de los sellos todo lo demás de EL MUNDO es tambien franquista. Empezando por su director.

    04 Enero 2007 | 09:50

  8. Dice ser gret y robin hood en espera de corazón de león.

    Imagina, gracias por lo de la literatura creativa de ayer, fue precioso (lo iba a pegar, pero como no pegaba porque la T4 no va la mayoría de veces, y parece que nadie recoge quejas); de todos modos yo voy pegando según sale, no hago de creativa aquí, ni me pongo de literata… un día voy a ensayar a ver si con política sale bonito ( dentro de 3000)Al psoe le ha pasado con el PP aquello de cuando una amiga le deja un chico y no hace repetir más que su nombre, con el grupo ya para suicidarse, y luego remata:- NO, si lo tengo superado- y tu la miras de soslayo.Desde que ganaron las elecciones ( no sé si les dio pudor ganarlas de esa manera) no han tenido más que en la boca la palabra PP, yo creo que de “Papá tengo miedo”, una fijación freudiana… es cómo para analizar sicologicamente.Rajoy, señor, señor, señor… a mí que me gustan tanto las formas, y las veo tan necesarias. Siermpe fui su fans… la cara de presidente le ha cantado siempre.

    04 Enero 2007 | 10:01

  9. Dice ser gret y robin hood en espera de corazón de león.

    A pesar de los hechos, la esperanza la ha dado Imaz, me ha parecido lo más nuevo y novedoso… Espero que el PNV no se cargue a Imaz (o cosas peores), cuando la esperzanza la da Imaz, y no Zapatero… está de más este último.

    04 Enero 2007 | 10:07

  10. Dice ser mosqueado

    Es curiosa la publicidad. No son los sellos del franquismo como sugiere el anuncio: es “el SELLO del franquismo”. Y ésta frase ya tiene varias lecturas.

    04 Enero 2007 | 13:55

  11. Dice ser imagina

    A la abstracta ensayista , de los nombres removibles- El PSOE no lo sé, pero a mi me ocurre, que no me los puedo sacar de la cabeza, a los del PP digo, porque he vivido muchos años oprimido por un gobierno golpista y cuando parecía que todo se había normalizado, van los mismos de entonces (sus herederos, adecuados a los parámetros actuales) y dan un golpe de estado (incruento esta vez, pero utilizando todas las ilegalidades de los sediciosos) contra un presidente socialista, que posiblemente se habría caído legalmente, por el peso de sus errores.Y desde que Zapatero les arrebató (imagino que sin ningún pudor), lo que por “ley divina consideran que es suyo”, los dirigentes actuales del Partido Popular y sus sicarios más despreciables, no han dejado ni una piedra sin remover de las vilezas más bajas, de las iniquidades más perversas, para destrozar a sus enemigos, siendo estos los que no comulgamos con sus “verdades”caciquiles.Saludos

    04 Enero 2007 | 15:03

Los comentarios están cerrados.