La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El Prado y el Thyssen se unen a la lucha contra el cambio climático

Velázquez inundado, niños de Sorolla bañándose entre peces muertos, majos y majas de Goya condenados a vivir en un campo de refugiados. Y una negra bandera de humo contaminante ondeando en el históricamente primer yacimiento de petróleo del mundo. Así se han sumado el Museo del Prado y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza a la exigencia planetaria de luchar activamente contra el cambio climático. Nuevamente, el arte se hace reivindicativo.

WWF y el Museo del Prado se han unido con motivo de la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid para mostrar cómo sería un planeta si la temperatura aumentara más de 1,5ºC en 2100, el punto de no retorno que establecen los científicos para evitar los peores daños y las consecuencias más impredecibles para las personas.

Con el lanzamiento de la campaña de sensibilización + 1,5ºC Lo Cambia Todo, ambas entidades recurren al arte como lenguaje universal para explicar de manera impactante y novedosa los daños en la Tierra del aumento de la temperatura. Para ello, han seleccionado cuatro obras maestras como El Paso de la Laguna Estigia de Joachim Patinir, El Quitasol de Francisco de Goya, Los niños en la playa de Joaquín Sorolla y Felipe IV a caballo de Velázquez para alertar sobre el aumento del nivel del mar, la extinción de las especies, el drama de los refugiados climáticos o la desaparición de los ríos y cultivos por la sequía extrema.

Foto: Museo Thyssen-Bornemisza

Bandera negra

Por su parte, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza también se ha sumado a la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático con una sorprendente creación artística. Ha izado la Western Flag a la entrada de la pinacoteca. Una obra del artista irlandés John Gerrard.

La obra recrea el lugar donde se perforó en 1901 el primer pozo de petróleo del mundo, conocido como Lucas Gusher, en la localidad de Spindletop (Texas), un terreno árido, degradado y totalmente agotado en la actualidad.

Con esta negra bandera de contaminación, museo y artista denuncian el papel determinante del ser humano en el calentamiento global, criticando la explotación y el agotamiento de los recursos naturales.

La impactante instalación digital se mantendrá ‘izada’ hasta el próximo 13 de diciembre, fecha en la que la Cumbre del Clima de Madrid cerrará sus puertas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

3 comentarios

  1. La arribista baronesa que vive gracias a cuadros regalados por el régimen nazi contra el cambio climático. Cuanto la pagan por esta pantomima.

    08 diciembre 2019 | 12:02

  2. Dice ser Rural

    Para que estos museos se unieran contra el cambio climatico sus miles de visitantes que reciben deberían dejar de venir en avion y otros medios de transporte con combustibles fósiles.
    Todo lo demás tiene un nombre: POSTUREO.

    08 diciembre 2019 | 12:09

  3. Dice ser encina

    El cambio climático dejo de ser leyenda urbana hace muchos años, ya es una triste realidad…. Uno de nuestros árboles mas bellos, la encina, muere de forma estrepitosa por una plaga que encuentra en el cambio climático su “Mejor ambiente” para crecer y dañar las raíces del árbol…. Podéis leer una propuesta aquí:
    https://decide.madrid.es/proposals/27212-encina
    … Una pena, y como ese caso, un montón… Saludos

    09 diciembre 2019 | 14:04

Los comentarios están cerrados.