The Good Fight, la diosa Diane y el puñetazo a Trump

El otro día, cuando elaboré la lista de las mejores series de 2018 (hasta la fecha), se me olvidó de manera dolorosa incluir la segunda temporada de The Good Fight, el spin off de The Good Wife que, en esta nueva entrega, ha afianzado su discurso mejorando la primera temporada al tomar como eje central al personaje más interesante: Diane Lockhart.

La primera temporada ya fue una declaración de intenciones sobre lo que el matrimonio King pensaba hacer para diferenciarse de la serie madre: llevar más allá el tono de comedia con deliciosos secundarios, seguir la estela de la actualidad continuando el universo creado anteriormente, ahondar en la era de la posverdad y, sobre todo, presentar un trío protagonista de mujeres empoderadas, integrado por una mujer mayor, una negra y una lesbiana que, a diferencia de Alicia, no estaban supeditadas a ningún hombre.

Aunque en un principio los creadores pensaron que Hillary Clinton iba a ser presidenta, Trump llegó a la Casa Blanca y, pese a que el mundo americano de la comedia ya basaba sus programas en los desmanes del multimillonario, era imposible desligarse de esa actualidad que superaba con creces los sueños más locos de cualquier guionista.

Así, la estafa piramidal que vertebró la primera temporada, con Maia y su padres como protagonistas y un tono más dramático, ha caído hasta cierto punto en el olvido para dejar paso a una trama más política con Trump como elemento principal. Y que, todo sea dicho, funciona a la perfección con su ritmo de comedia surrealista y un nuevo enfoque centrado en las vivencias y emociones del personaje más carismático de todos: la diosa Lockhart.

La actuación de Christine Baranski ha sabido dar el tono perfecto al personaje de Diane, una mujer inteligente, independiente, con experiencia y estilazo que se mueve como pez en el agua en despachos y tribunales.

Spoilers segunda temporada!

La historia de la pérdida del dinero de su jubilación, las contradicciones de su enamoramiento de un republicano experto en armas y su depresión ante un mundo que, en poco tiempo, se ha vuelto caótico, imprevisible y mentiroso, ha sido el verdadero atractivo de la segunda temporada.

Por otra parte, los personajes supuestamente coprotagonistas de Lucca y Maia han quedado en un discreto segundo plano, con unas tramas casi episódicas que no han llegado a cuajar del todo, pero que también han dado juego a la hora de crear ese “barullo” de oficina que tan bien se les da a los King (los globos de Lucca y el tiroteo, por ejemplo).

La trama más irregular ha sido la de Maia, con un hilo narrativo que no ha aportado nada especial ni ha hecho avanzar la trama de la estafa. Lo más destacable de sus apariciones han sido los encuentros con la agente del FBI Madeline Starkey (maravillosamente divertida Jane Lynch) —qué risa lo de los pájaros contra el cristal— que, al menos, nos ha dejado algunas escenas de gloriosa comicidad.

Sin embargo, lo fundamental de The Good Fight es que, aún bebiendo del universo de la serie nodriza, ha logrado un tono propio, personal y divertido, que no nos hace echar de menos los mohines de la Florrick y que nos cuenta,  como ninguna otra serie, el clima político-social que se respira en Estados Unidos entre la clase progresista, donde de la estupefacción profunda por la elección de Trump se ha pasado a la acción como simboliza la trama de Diane.

Nota en Mis Puntuaciones


Ya sabéis que he escrito un par de libros que esperan ansiosos que les echéis un ojo. Las series de mi vida, donde hablo de ficciones como The Wire, Los Soprano, Mad Men, Breaking Bad y otras joyas que quizás queráis descubrir.

 

O, si lo preferís, fantasía oscura y terror con deseos, obsesiones, viajes en el tiempo y un lugar más allá del tiempo y del espacio llamado ‘Araneida‘.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.