BLOGS
A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

Archivo de la categoría ‘Fargo’

Cómo ligar con un seriéfilo y no morir en el intento

8143_15628_shledon_500_282Llega el calor. Sales con tus amigos a tomar unas cañas. Y ahí está. Sus gafas de intelectual, su camiseta de ‘The Sopranos’, sus referencias literarias y cinematográficas y su suscripción a Spotify. Tienes miedo de abrir el pico, no vaya a ser que la cagues. Has visto series, pero tu objeto del deseo más, muchas más. Te sientes intimidado porque alguien te ha dicho que está al tanto de todos los pilotos y no se pierde ni un estreno de la HBO. Pues no lo pienses más y lánzate al ruedo, porque te voy a dar unos consejos para que el/la hipster seriéfilo de tus sueños se quede más apabullado que Roxana ante las cartas de Cyrano. Sólo tienes que seguir mis recomendaciones. Eso sí: apréndete bien los títulos y pronuncia el inglés con la misma soltura que Ana Botella para no hacer el ridículo.

Lee el resto de la entrada »

‘Fargo’, cuando la serie superó a la película

fargo_serieCarreteras nevadas por las que transitan coches con faros antiniebla. Un humor negrísimo y sangre en abundancia. Un pequeño pueblo donde nada parece suceder. Un maletín con un millón de dólares. Una policía cándida, inteligente y embarazada. Una espátula de mango rojo. La estatua de Paul Bunyan. Y, por supuesto, la música hermosa y melancólica de Carter Burwell fueron los símbolos que definieron el universo ‘Fargo’, quizás la película más aclamada de los hermanos Coen, que se estrenó un ya lejano 1996 y que mostraba una forma de hacer cine muy personal aunque influenciada por la huella Tarantino.

Casi veinte años después, este universo tan particular se ha convertido en una miniserie (o temporada antológica) que nada tiene que envidiar a la película de los hermanísimos. Recuperando su simbología y haciendo gala de un inmenso talento, Noah Hawley ha logrado crear una historia que supera con creces a la original tanto a nivel de guión como en el plano estético, y que conserva la esencia de los Coen llevándola un paso más allá en cuanto a complejidad del relato, dibujo de personajes y, por supuesto, actuaciones. Billy Bob Thornton como Lorne Malvo consigue hacernos estremecer con su diablo contemporáneo de flequillo encrespado, y Martin Freeman, encarnando a Lester Nygaard, demuestra de nuevo su versatilidad de registros y su admirable talento para mudarse de piel.

Lee el resto de la entrada »