BLOGS
A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

Archivo de la categoría ‘Festival de Series’

De Perdidos, caídas de bragas y cubalitros radiactivos. Otro año en el Festival de Series

De izda a dcha: Lorenzo Mejino, Mario de Los Lunes seriéfilos, yo. Lledó Horne, Yoricas, Watson, dos chicas que (sorry) no recuerdo los nombres y Héctor Caraballo

De dcha a izda: Lorenzo Mejino, Mario de Los Lunes seriéfilos, yo, Lledó Horne, Yoricas, Watson, dos chicas que (sorry) no recuerdo los nombres y Héctor Caraballo

Esta mañana me ha costado horrores levantarme. Me he arrastrado cual sierpe hasta la ducha mientras a duras penas me salía la voz del cuerpo para decirle a mi hijo: «¿Te has comido el desayuno?». El motivo: cansancio extremo (pero bueno) tras haberlo dado todo en el Festival de Series 2015, que se ha celebrado este fin de semana en Madrid.

Como no os costará mucho imaginar, me lo he pasado de muerte reencontrándome y desvirtualizando a blogueros y tuiteros con los que

1) he bebido demasiadas cervezas y

2) he hablado de otras muchas cosas además del tema que nos une: las series de televisión.

Lee el resto de la entrada »

Un Festival de Series con alien incorporado

grupoHa sido un fin de semana fantástico. Tenía la fecha del Festival de Series 2014 marcada con letras rojas en el calendario de la cocina, y cada vez que pasaba por delante pensaba: «Por R’hllor, que el nene no se me ponga malito». Aunque ya me desvirgué el año pasado y puse cara a un montón de amigos tuiteros, bloggers y demás fauna seriéfila de las redes, todavía quedaba gente a la que no conocía. Porque en el Festival de Series lo de menos es ver series (al menos para mí). Lo más apetitoso es poder tomar cañas y gintonics (ahora os contaré mis pesares) con gente que se desvive por hacerse una foto con Alicia Florrick o que lame el suelo que pisa Don Draper.

Lee el resto de la entrada »

De Festival de Series, anillos Tardis y encuentros muy esperados

El año pasado me había quedado con las ganas, y este no lo iba a dejar pasar. Así que le hice un arrumaco a mi marido y le dije con voz dulce: «Cariño, ¿te importaría si subo un día al Festival de Series? Me iría prontito el sábado y el domingo ya estaría en Alicante para comer». Luego puse ojos de Shin Chan tierno y pestañeé un par de veces. Mi marido, después de mantenerme la mirada unos segundos, se apiadó de mí y tomó aire. Él se llevaría la parte más dura: quedarse a solas con EL TERREMOTO, nuestro adorable y pequeño hijo de tres años. «Sólo tendrías que hacerle unas pechugas empanadas y te dejo para el domingo unos spaguettis», dije manteniendo la sonrisa perfecta (sabiendo que en cualquier momento mi marido podría echarse atrás).