BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

El abogado que creó al Perry Mason del siglo XVIII

El abogado y escritor Juan Pedro Cosano (Foto cedida por Martínez Roca)

El cóctel de las novelas del abogado de los pobres Pedro de Alemán es especialmente sugerente: coges al abogado defensor Perry Mason y lo transportas al Jerez de la Frontera del siglo XVIII. Además, lo sostienes con una poderosa documentación tanto histórica como judicial y unos bien estructurados casos criminales. Y no le debe ir mal a su autor, Juan Pedro Cosano (Jerez, 1960), con estos thrillers judiciales dieciochescos: en estos días presenta la tercera entrega de la serie Las monedas de los 24 (antes fueron El abogado de los pobres y Llamé al cielo y no me oyó), tras ganar con la primera en 2014 el premio Abogados de novela.

Cosano, claro, es abogado defensor y en su vida profesional ha trabajado en casos tan mediáticos como en alguno de los ramales de la trama de los ERE de Andalucía. Cuando charlo con él no puedo reprimir la curiosidad: tras trabajar en casos tan sonados, ¿no le tienta contar crípticamente lo que sabe en sus novelas? “Bueno, esos casos no son tan interesantes, más allá de lo estrictamente jurídico“, responde. “En mi nueva novela, Las monedas de los 24 (Martínez Roca, 2017), hablo a través de una moneda romana, de que hace ya 2000 años había personajes procesados por corrupción. Hay temas en la historia tan interesantes o más que algunos de la actualidad“.

En esta novela, tras un juicio que le ha provocado bastantes remordimientos, Pedro de Alemán se tendrá que enfrentar a un asesino en serie que va masacrando de forma atroz a mujeres relacionadas con los caballeros Veinticuatro (“los antiguos regidores de la ciudad”, ligados a la nobleza, explica el autor) y a su lado deja un denario de la época republicana de la Antigua Roma.


Hay temas en la historia tan interesantes o más que algunos de la actualidad


¿Había asesinos en serie documentados en la época? “Sí, no he encontrado muchos, pero sí hay datos sobre crímenes continuados en la época. Eso sí, sin ninguna significación más allá de la maldad humana”, asegura este autor al que le apasiona la historia, “como al que le gusta el fútbol”. Una apuesta literaria con la que, además, Cosano opta por dar más leña a la caldera del suspense: “Es la primera entrega en la que el lector no va a saber hasta el final la identidad del antagonista de Pedro Alemán”.

Aunque dijera antes que en la historia hay temas tan o más interesantes que en el presente, a Cosano no se le escapa las conexiones con el hoy del lector y el autor. “Aunque no se pretenda, eso se consigue”, me cuenta, “en la historia están todos los hilos que tejen el presente. En mi caso puedes pensar en la aplicación de la ley y la distinta vara de medir según personas y rangos… Cosas que pasaron hace siglos y siguen pasando. Es difícil que no toque la rabiosa actualidad”. Y concluye: “Esta novela va a llamar a la reflexión porque es algo que ha pasado, pasa y pasará. Hay cosas como el dinero o el apellido que interfieren en cómo la Justicia puede tratar a alguien“.


Decir que querer linchar en la plaza pública a alguien tras una sentencia no es justicia, es políticamente incorrecto: la gente quiere sangre


¿Cómo en la sentencia del caso Nóos y la oleada de indignación popular tras ella? “Una persona es inocente hasta que no haya sentencia firme”, responde al citarle ese caso. “Que después de la sentencia la sociedad quiera criminalizar o linchar en la plaza pública, que no quiera una pena sino además quitar el honor, eso no es justicia, eso es perverso. A mi me preocupa una barbaridad lo que está pasando, ya no como abogado defensor, sino como ciudadano. Pero decir esto no es políticamente correcto porque la gente quiere sangre“, argumenta.

“En el caso Nóos la gente conoce lo que la prensa transmite”, afirma, “hablamos de penas de 6 años por temas económicos. ¿sabemos qué penas se le impone a un violador? Tenemos que diferenciar las conductas y medir cada caso. Y quien puede hacerlo son los periodistas”, apunta. Tan preocupado está sobre la labor de los medios que avanza que su próxima novela será negra, estará ambientada en la actualidad (en Pozuelo de Alarcón, Madrid) y planteará “la responsabilidad de la prensa en lo que ocurre hoy en día”.

Regreso a Pedro de Alemán y le pregunto sobre los remordimientos del personaje sobre un caso de violación. “Todos los que se han enfrentado a la disyuntiva de de defender a alguien del que no estaban seguro de su inocencia se han enfrentado a esos sentimientos”, afirma, “pero es algo que los abogados hemos superado hace mucho tiempo: toda persona merece tener una defensa y la culpabilidad la decreta un juez“. Aún así, confiesa que en su oficio profesional hay casos que “ni acepta ni defiende: delitos relacionados con menores, tráfico de drogas”, etc.

Y ¿cómo se plantea uno entrelazar en esa historia que le apasiona (en un momento de la entrevista asegurarse que de poder nacer en otra época elegiría la República romana) con las tramas policíacas y jurídicas? “Tengo la ventaja de que soy abogado y conozco la investigación criminal y sus hitos. En muchas novelas me encuentro actitudes o formas de actuar de la justicia y la policía que no tienen nada que ver con la realidad“, asegura.

Escuchándole hablar con esa pasión, no puedo concluir sin antes preguntar, ¿disfruta más con la abogacía o con la literatura? “La pregunta ofende: soy absolutamente feliz pergeñando tramas y personajes“.

¿Conocíais o habéis leído alguna novela de Juan Pedro Cosano? ¿Os ha interesado esta historia? En Facebook sorteo dos ejemplares de la novela, ¡participa!

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

1 comentario

  1. Dice ser Nestor Trejo

    Abogado y novelista, es muy buena combinación para articular y conjugar frases que pueden volverse interesantes para quien los lee, sabemos que a lo largo de la historia existieron existen y existirán , personas con múltiples talentos, y si tiene razón en algo, existen historias del pasado muy interesantes, y la mejor forma es plasmarlo en paginas, y con la habilidad correcta serán mucho mas que interesantes, le felicito, aunque no he leído algún escrito suyo, tenga la seguridad que lo haré, ya que soy amante a la lectura…

    GRACIAS POR SU ARTICULO

    30 Marzo 2017 | 04:26

Los comentarios están cerrados.