BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

La novela histórica sigue siendo el género favorito de los españoles, según el CIS

PIXABAY

PIXABAY

Este mediodía hemos conocido los datos del Barómetro del CIS que, esta vez, contenían preguntas sobre los hábitos de lectura. Una práctica que el Centro de Investigaciones Sociológicas hace de pascuas a ramos (el último, en 2014). ¿Qué se nos contaba, entonces, sobre la forma de leer de los españoles? Lo más interesante para este blog la cuenta mi compañera Paula Arenas en este mismo periódico: la novela histórica es el género que más gusta (un 23 8% lo elegía en primer lugar, con algunas décimas más que en hace dos años seguido de la novela en general,  con un 19,5%). Eso como primera opción; como segunda, la histórica también ocupa un meritorio segundo lugar.

Así que para este blog donde conversamos sobre el género parecen buenas noticias. Nos congratulan, claro, y nos hacen sentirnos más acompañados. Pero cuidado, porque estas encuestas tienen el valor que tienen. Por un lado, la clasificación por géneros, ¿cómo etiquetamos a las ficciones? ¿Hilary Mantel la consideramos ‘novela en general’ o novela histórica? ¿Y a Cormac McCarthy o Doctorow? ¿Y a Phillip Kerr o Ben Pastor, como negra o histórica? ¿Las novelas románticas de trasfondo histórico las clasifican como ‘amor’ que cuentan con un sospechosamente exiguo 5,6% de preferencias? ¿Y qué decir de las novelas de aventuras? ¿Los lectores mienten? ¿Hay postureo hasta cuando se responde una encuesta?

Otra cuestión que hay que observar es la franja de edad. La novela histórica no es para jóvenes, o eso parece querer decirnos el CIS. En la franja de 18-24 años es la cuarta preferencia tras las novelas en general, las de aventuras, las románticas y empatadas con las fantásticas. El interés por el género va creciendo con la edad hasta convertirse en la reina absoluta en las franjas de edad a partir de los 45 años.

¿En qué nos fijamos para elegir un libro? Otra cuestión que trae sorpresa. El 61,1% lo elige por el tema o género y sólo un 20,3% por el autor o autora de la obra. Un dato a a tener en cuenta y que debería, al menos, provocar una reflexión en muchas estrategias de las editoriales y en el tratamiento que hacemos los medios del mundo del libro.

Ojo también con los que quieren trasladar los hábitos de lectura a las listas de más vendidos. No, tampoco se corresponden y no tienen por qué corresponderse.

Son cuestiones que hay que plantearse, sin duda. Aunque como prueba de por dónde van los gustos lectores de los españoles nos vale. El reinado de lo histórico prosigue. Y es buena noticia para un género que, ante todo, debe ser popular.

Sorprende igualmente, que en estos años de éxito del llamado subgénero domestic-noir, la novela negra sólo tenga un 7,1% (más bajo que el anterior barómetro), si lo comparamos con la atención mediática y el acompañamiento cinematográfico es un resultado que choca.

El CIS también nos habla del estancamiento del libro digital frente a los datos de 2014. La opinión de los españoles (o al menos la de casi la mitad de los encuestados, 42%) es que en el futuro ambos formatos, papel y digital, convivirán.

Más que lo referente a gustos, hay datos más preocupantes sobre lo que dice el CIS: como que el 18,3% dice no leer nunca libros y que ese dato ha subido o que el 42% de los que no leen nunca o casi nunca dice que no lo hace porque “no le gusta o no le interesa”. Motivos hay para que las instituciones y la sociedad reflexione sobre si hay que tomar medidas para fomentar la lectura. No es una cuestión baladí: la sociedad tecnológica y digital, en gran medida, también es textual.

También resalta el ‘batacazo’ de los libros divulgativos que han caído de un 7,4% al 4,7% en dos años. ¿Tanto ha bajado la curiosidad por aprender?

Aunque claro, tampoco es de extrañar esta apatía institucional y social. El barómetro del CIS de hoy también nos dice que los problemas de nuestra cultura no aparecen entre las más de 40 opciones citadas. No soy imbécil, es lógico que los grandes problemas sean los sociales y económicos. ¿Pero nadie los cita? ¿No preocupan en absoluto? Todo un síntoma.

Puedes seguirme en Facebook, Twitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

 

Los comentarios están cerrados.