BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

El negocio de la seguridad: los aeropuertos

Puse los dos bolsos de mano en la cinta de rayos equis. Me saqué las zapatillas, el cinturón, el reloj y los coloqué en una bandeja que segundos después se perdió también en las fauces de la máquina de escaneado. Con los brazos en alto para facilitar el trabajo del personal privado de seguridad de Barajas, pasé bajo el arco detector de metales.

Foto: Efe

Del otro lado, la mujer que estaba sentada junto a la máquina detuvo la cinta, levantó la vista de la pantalla con gesto de desaprobación y me dijo que tenía que volver, sacar los objetos electrónicos de los bolsos y ponerlos por separado en bandejas. Uno por cada bandeja.

De las propuestas delirantes que me han hecho en mi vida, esta sin dudas está en lo alto del ranking. Quizás por encima de escribir un blog desde zonas en conflicto.

Tengamos en cuenta que por trabajo llevo en el equipaje de mano dos cámaras, tres discos duros, un ordenador, un Ipad, un UPS, dos teléfonos móviles, una bolsa llena de cables USB y Firewire, docenas de tarjetas de memoria, baterías, antorchas, adaptadores, alargadores, cargadores… la sucesión de bandejas iba a llegar a la otra punta de la Terminal Dos, como mínimo.

Respiré hondo y le expliqué que paso a menudo por Barajas y que nunca antes me habían hecho semejante solicitud.

Agregué, siempre de muy buena manera, que ni en lugares en los que la seguridad es extrema como EEUU o Israel me habían requerido algo parecido. Hasta intenté enseñarle el sello del pasaporte que demostraba que una semana antes había estado en Nueva York.

– Son las órdenes que tengo. Cada objeto electrónico tiene que ir en una bandeja-, insistió sin querer ver las páginas que le estaba mostrando. Y eso que tengo visados de lo más exóticos, coloridos y difíciles de conseguir como los de Somalia y la República Democrática del Congo. Creo que le hubiesen gustado.

Flexibilidad inteligente

Lo primero que pensé fue en ponerme filosófico, en apelar a la razón. Estuve a punto de decirle que si algo define a una persona inteligente es la flexibilidad, que a nada conduce en esta vida el dogmatismo excesivo, tomarse las cosas demasiado al pie de la letra. Para qué ponernos tan solemnes si tarde o temprano todo pasa. Si somos tan efímeros. Pero poco tardé en comprender que llamarla “poco inteligente” no iba a ayudar a arreglar la situación.

Lo que hice entonces fue pedirle algún documento que demostrase que efectivamente era ése el procedimiento de seguridad en Barajas. Quería leer la letra cincelada en piedra, moldeada en hierro, que nadie podía soslayar.

En lugar del documento con las normas, lo que apareció fue un policía. No sé quién lo llamó. Y como el avión que me llevaría a Amsterdam y luego a Tanzania estaba listo para embarcar, decidí que lo mejor era hacerle caso, desarmar el bolso de mano y dejarme de cuestionamientos.

No perdí ningún aparato electrónico ni el vuelo de milagro. Eso sí, el espectáculo que di al correr por los pasillos de la Terminal Dos con las cámaras colgando del hombro, las zapatillas desabrochadas y el cinturón entre los dientes fue tan épico como lamentable.

La bolsita

Esto sucedió el pasado mes de mayo. En el vuelo siguiente, en junio, cuando me venía para Argentina, tuve otro encuentro surrealista con un guardia de seguridad privada de Barajas. Me dijo que los líquidos los tenía que meter en una bolsita.

– Ya los metí en una bolsita, con cierre. Como viajo mucho la preparo en mi casa -, le expliqué sonriente, sacando el contenedor plástico del bolso y meciéndolo en el aire.

– No, usted tiene que usar las bolsitas que le damos en el aeropuerto. La de su casa no sirve.

Demás esta decir que la que él me ofrecía y la que yo había preparado con esmero en mi hogar eran idénticas. Ni sus padres biológicos podrían haber sabido decir cuál era cuál.

No son pocas las anécdotas similares que tengo de Barajas y de tantas otras terminales de España y de otros países. Parece como si los aeropuertos tuvieran una doble función: despachar y recibir a la gente que viaja en avión, y fomentar la arbitrariedad y la opacidad. Como si tras superar su entrada, nuestros derechos como ciudadanos disminuyesen automáticamente.

¿Tan difícil es tener a disposición de los viajeros las normas? ¿No haría esto mucho más rápido aún los procedimientos? ¿Tan complicado es establecer mecanismos de queja para paliar así eventuales abusos? ¿Informar con anticipación si se producen cambios en los procedimientos? No, en pos de la bendita seguridad hay que comportarse como un habitante de Zimbabue: callar, sonreír y seguir para adelante.

La paradoja del asunto es que la seguridad es un grandísimo negocio, de cuyas cifras y crecimiento exponencial iba a escribir en este entrada, pero lo dejo para una próxima oportunidad. Una gestión privada de funciones y recursos públicos que debe conllevar siempre la mayor transparencia posible.

25 comentarios

  1. Dice ser lematt

    Es increíble a los extremos que ha llegado esto. Yo tengo clara una cosa, y es que cogeré el avión solo cuando no tenga ningún otro medio de transporte o sea realmente gravoso el elegir otro. Para viajes dentro de España, sin duda el tren, para viajes a Europa…depende de la prisa que tenga, y para viajes a otro continente…casi prefiero quedarme en casa

    11 julio 2011 | 11:18

  2. Dice ser Antonio Alviárez

    ¤ Hernán, por sí te sirve de consuelo me ha pasado lo mismo. De verdad que no tiene nombre semejante perdida de tiempo.

    11 julio 2011 | 11:21

  3. Dice ser Carlos

    El egoismo de una persona al máximo exponente, con las colas que se producen en la detección de metales, gente con prisas que pierden vuelos… tu no tienes otra cosa que ponerte a darle una lección a los de seguridad, de que si en EEUU, que si en ISRAEl y lo mejor de todo, dame las normas que me las voy a leer aqui, porque prefiero hacer perder el tiempo a todos leyéndome las normas y pegándome el pisto de que he estado en Tanzania antes que sacar mis aparatos electrónicos ponerlos en la bandeja y listo.

    Menos mal que el personal de seguridad, estuvo espabilado y llamó a la autoridad, porque sino aun estás leyéndote las normas del aeropuerto.

    Te estoy viendo…Señor ahi no se puede aparcar, como que no?? dame el código de circulación que me lo voy a leer aqui en la calle.

    Estamos de acuerdo que hay que hacer valer los derechos de cada uno, pero otra cosa es comportarse como un estúpido y de dar lecciones de flexibilidad, cuando tu postura precisamente no es flexible sino todo lo contraria, mis cosas no pasan por la cinta, porque me da pereza, así que dame las normas que me las voy a leer, aunque tarde mas que poner las 4 cámaras y las 7 tarjetas.

    11 julio 2011 | 11:31

  4. Dice ser pepitofeliz

    Pues a mi me parece correcto el procedimiento de trabajo de los vigilantes de seguridad,
    si llevas un portatil y 23 aparatos electronicos es tu problema , imagina que a un terrorista le da por sustituir la bateria de los aparatos por explosivo plasticos y cubrirlo con la funda de las baterias, ya tendria acceso a cualquier vuelo y colocar 23 minibombas que te aseguro que si estallan a 10.000 metros no os salvais ninguno, es cierto que en ningun sitio viene por escrito que hay que quitarse los zapatos y los cinturones pero te digo lo mismo hay evillas de cinturones que parecen evillas y luego son mininavajas… con eso ya puedes secuestrar un avion, ¿te parece excesivo la seguridad en los aeropuertos, vale ok?
    pues vete en tren pero procura no irte un dia 11 no vaya ser que les de a un comando libio llevarse 20 mochilas con aparatos electricos tipo moviles y unos cablecitos de colores con un par de kilos de titadine, alli en los trenes NO HAY NINGUNA SEGURIDAD, puedes pasar a cualquier vagon sin pasar ningun tipo de detector de metales cosa inedita por cierto… pues nada señor periodista buen viaje.

    11 julio 2011 | 11:38

  5. Al pesonal de seguridad lo contratan en base a su coeficiente de inteligencia: cuanto más bajo, le dan un puesto de mayor responsabilidad.

    http://corruPPto.elbruto.es

    11 julio 2011 | 11:54

  6. Dice ser Pilar

    Yo viajo muchisimo y estoy de acuerdo con la seguridad en los aeropuertos en cuanto a los artículos electrónicos se refiere, pero tambien es verdad, que hace cinco años y despues de los últimos intentos de atentados terroristas, viajar era toda una odisea, o mejor dicho pasar el control era todo un abuso hacia los viajeros que teníamos que hacer colas infinitas de casi una hora, para pasar un control exhaustivo, que en muchos casos, ya se desmotró que no llevaban a nada,y que nos hacía sentir como terroristas en potencia esperando demostrar nuestra inocencia. Hoy día ya no se hace esto, solo nos hacen psar por este calvario cuando se ha intentado atentar contra este o aquel país. Unas veces se pasan y otras no llegan.

    11 julio 2011 | 12:12

  7. Dice ser miaka

    totalmente de acuerdo con el autor m e he sentido identificada

    yo tuve lo mismo pe ro fue en estambul en el aeropuerto unos dias antes hubo un atentado me toco pasar 4 controles yo los acepto es seguridad y punto pero ponte en mi caso en el 4 control pita la maquina te has qjuitado el cinturon los zapatos las joyas el dinero el bolso el movil y la maquina sigue pitando
    como es un pais musulman los guardias no te pueden cachear y menos si eres mujer sale una mujer policia virgen santisima daba miedo me cachea le digo en ingles no tengo nada joderrrrrrrrrr me hace pasar otra vez la maquina la digo en ingles quieres que me quede en pelotas o desnuda??? lo hago…hize intenciones dijo noooooooooooooo
    me dejo pasar pero con cara de mala hostia
    odio los controlessss

    11 julio 2011 | 12:18

  8. Dice ser alberto

    A mi me ha pasado ya lo mismo de las saquetas un par de vezes. Es inutil resistir y explicar la razonabilidad de las cosas.

    La ultima vez que he volado desde Gatwick, cuando estaba ya en mi asiento dentro del avion, ha llegado un viajero que tenía su tarjeta de embarque con mi asiento y… mi nombre. Y el viajero tenía un nombre diferente del mío. Si se enteran de estos errores las reglas de seguridad se quedarán todavía más duras.

    11 julio 2011 | 12:45

  9. Dice ser Jose M.

    alberto deja de decir estupideces.

    Gatwick sera todo lo mierda que quieras, pero tarjetas de embarque hay una y solo una.

    Hernan,

    Es lo que toca, y tu lo deberias de saber, que prefieres perder mucho tiempo o poco? eso es cuestion del funcionario de turno.

    11 julio 2011 | 13:12

  10. Dice ser lorenapenasabater

    Por proximidad familiar conozco muy bien la seguridad aeroportuaria y os aseguro que no hacen eso por tocar las narices.
    Después de turnos de doce horas durante más de 10 día seguidos, ¿creeis que les hace mucha ilusión jorobar a los pasajeros? Nadie se ha preguntado que le pasaría a un vigilante, si por no hacer correctamente su trabajo, se le cuela un terrorista con una bomba? Le pueden acusar incluso de homicidio.
    Y si la gente dice que puede perder los aviones por todos estos registros es mentira, por regla general no te llevan más de 5 minutos. Y siempre que se viaja en avión te piden que estés con tiempo de sobra en el aeropuerto por todos estos motivos pero claro, nos gusta mucho llegar justito y luego hacer esperar al resto de pasajeros que están puntuales. A mi me ha pasado varias veces, las compañías aéreas, si has facturado las maletas, te da media hora de cortesía.

    11 julio 2011 | 13:27

  11. Dice ser Increible

    Aqui todo el mundo quiere seguridad a la hora de volar pero cuando nos afecta a nosotros luego nos quejamos y no nos parece bien.Un poco mÁs de humildad SEÑORA MARQUESA

    11 julio 2011 | 13:56

  12. Dice ser Jose M.

    Por cierto estoy hasta los webos de los españoles que se creen que volar en Ryanair o en Easyjet es volar en clase business

    Y si, el telefono movil si puede crear interferencias en los termocouple sensors del motor.

    Asi que cuando os dicen que lo apagueis, dejar de tocar los huevos y apagarlo.

    11 julio 2011 | 15:39

  13. Dice ser Carmen F.

    Hernán, hoy estoy de acuerdo contigo sólo en parte… creo que la flexibilidad es positiva y necesaria en la aplicación de la ley, y sobre todo, de la justicia… pero a veces es difícil y complejo establecer la frontera que separa lo flexible de lo que va más allá de eso… y las consecuencias de ciertos errores pueden ser realmente graves e irreversibles… en cierto modo, entiendo tu “enfado”, pero ante este tipo de situaciones, yo siempre pienso algo que a lo mejor te sirve… pienso y pongo en una balanza, qué pierdo yo si cedo aún teniendo razón, y qué pierde el otro… en este caso, tú pierdes tiempo, nada comparado con lo que puede perder el otro, que si deja pasar un aparato electrónico sin estar seguro de que no entraña ningún peligro, podría originar una catástrofe… y aunque parezca que no, eso pasa a veces, y suele ocurrir porque alguien no hizo lo que tenía que hacer, porque fue demasiado flexible o incluso descuidado…

    La agente de control estaba efectivamente cumpliendo con la normativa… quizá fue demasiado exhaustiva, ya que la norma especifica que se separen los objetos electrónicos de grandes dimensiones, y un móvil no parece ajustarse a esa definición… claro que la cuestión es que, en caso de duda, si con el detector no se ve claro el tema (p.ej. al haber tanto aparato junto), la normativa prevee y hace hincapié en la potestad del agente de control para insistir y hacer cuanto considere oportuno hasta estar seguro…

    Te copio más abajo los puntos de la ley más relacionados con tu anécdota… si otras veces no te han hecho separar los aparatos electrónicos (ahí sí que tienes razón en lo de la arbitrariedad), me inclino a pensar que fue porque el agente tuvo claro y descartó el posible riesgo, quizá porque dominara más el tema y fuera más “flexible”, o quizá el detector fuera más avanzado y potente…

    De cualquier forma, yo tendría en cuenta varias cosas… :

    -No existe la seguridad al 100% nunca en nada (esto va para los “dogmático-paranoicos”), es imposible eliminar todos los riesgos potenciales respecto a este tema y respecto a cualquier otro… por eso, aunque es razonable y necesario legislar y proteger por razones de seguridad, no se debe caer en el absurdo y llegar a situaciones surrealistas unas veces, y excesivas casi “delictivas” otras, porque a veces por tratar de proteger tanto unos derechos, se acaban vulnerando otros… quizá el sentido común es en esos casos mejor que cualquier ley, pero como sentido común hay tan poco, necesitamos cada vez más y más leyes, reglamentos, normas, etc… que incluso muchas veces se contradicen y entran en conflicto legales sempiternos…

    -Habría que distinguir entre quién decide la norma y quién la ejecuta, tanto para bien como para mal en ambos casos… y en esta misma línea habría que distinguir también entre “qué se hace”, “cómo se hace” y ” por qué se hace”…

    -Y por último, precisamente haciendo uso de la “flexibilidad”, no podemos olvidarnos de la paciencia… (esto va para ti, HZ 😉

    REGLAMENTO (UE) N o 185/2010 DE LA COMISIÓN de 4 de marzo de 2010 por el que se establecen medidas detalladas para la aplicación de las normas básicas comunes de seguridad aérea:

    4.1.2. Control del equipaje de mano
    4.1.2.1. Antes de pasar el control, habrá que extraer los ordenadores portátiles o cualquier otro dispositivo electrónico de grandes dimensiones del equipaje de mano para pasar el control por separado.
    4.1.2.3. El equipaje de mano será controlado por uno de los siguientes métodos:
    a) un registro manual;
    b) equipo de rayos X, o
    c) equipo de detección de explosivos (EDS).
    En caso de que el agente de control no pueda determinar si el equipaje de mano contiene o no artículos prohibidos, se prohibirá su transporte o será controlado de nuevo hasta que dicho agente quede conforme y autorice su transporte.
    4.1.2.6. Cuando se utilicen aparatos de rayos X o EDS, deberá resolverse toda señal de alarma a satisfacción del agente de control con objeto de garantizar razonablemente que no se transportan artículos prohibidos en el compartimento de carga o a bordo de la aeronave.
    4.1.2.7. En caso de utilizar aparatos de rayos X o EDS, cuando la densidad de un artículo dificulte el análisis del contenido del equipaje de mano por parte del agente de control habrá que extraer dicho artículo del equipaje. El equipaje se someterá a un nuevo control y el objeto se inspeccionará por separado como equipaje de mano.
    4.1.2.8. Todo bulto controlado que contenga un aparato eléctrico de gran tamaño será controlado de nuevo una vez retirado el aparato en cuestión, el cual se escaneará por separado.
    4.1.2.10. La autoridad competente podrá crear categorías de equipaje de mano que, por razones objetivas, se sometan a procedimientos especiales de control o se eximan de control. Deberá informarse a la Comisión acerca de las categorías creadas.

    Por cierto, al leer algunos comentarios, he recordado que lamentablemente, precisamente por haber gente que lo resuelve todo a tiros, palizas y similares procedimientos, son necesarios estos controles, entre otras muchas cosas… ésos son los más “estúpidos e ignorantes” de todos, y los más dañinos, de los que parece que este mundo no se librará nunca…

    Así que Hernán, yo sí espero que sigas viajando a pesar de estas “anécdotas” en los aeropuertos, que viajes mucho a esos lugares a los que casi nadie viaja, porque gracias a esos viajes, algunos somos un poco menos ignorantes y un poco más concienciados respecto a lo que ocurre en este mundo, y sobre todo, porque gracias a esos viajes, “las mujeres que cambian el mundo” tienen algún reconocimiento, o algunos pederastas acabaron en la cárcel en Camboya, o Nepal pasó sus tres últimos años de vida un poco mejor… así que por favor Hernán, te pido que no dejes de viajar…(incluso si es necesario, te daré toda la razón en lo de los aeropuertos jeje… no eso no, si discrepo, te lo haré saber, como siempre 😉

    Saludos a todos (sobre todo a ti, Antonio Alviárez… otro nombre inolvidable por aquí 🙂

    11 julio 2011 | 15:55

  14. Dice ser Pepe22

    Totalmente de acuerdo HZ. Lo de la seguridad es un gran negocio, muy oscuro, como la SGAE. Haces bien en pedir que te informen cuando ves que las cosas cambian sin razón de un día a otro. Ejerces tus derechos como ciudadano. Pues pagas tú con tus impuestos a esas empresas que ganan millones y cotizan en bolsa por poner trabajadores en los aeropuertos. Los que no entienden el punto del artículo, nada, borregos del sistema. Así nos va. Seguramente los que no leían los contratos de sus hipotecas, los que pagan el canon sin rechistar. Además me has hecho reír. PP22

    11 julio 2011 | 16:34

  15. Dice ser Carmen F.

    Bueno, que la seguridad es, a veces efectivamente seguridad, y siempre un negocio, está fuera de toda duda… ¿qué no es un negocio en este mundo?… pocas cosas… pero sí, sí, eso sí, la entrada de hoy tiene un punto “cómico” que hay que destacar, y más aquí, que normalmente son ganas de llorar lo que suelen entrar al leer… yo también me he reído imaginando a HZ, jeje… así que siguiendo la línea del sentido del humor… HZ, mira el lado bueno de la experiencia, así puedes revisar que no has olvidado nada en casa 🙂

    11 julio 2011 | 17:07

  16. me habría gustado ver esa imagen del cinturón en la boca… jaja

    11 julio 2011 | 18:38

  17. Dice ser Amaia López de Munain

    Spain is diferent.
    En el aeropuerto de Bilbao pasa lo mismo, te lo digo de antemano por si alguna vez te pasas por aquí.
    Pero vamos a buscarle la media sonrisa puñetera a todo ésto y te diré que la semana pasada en Túnez me lo pasé pipa viendo como la policía tunecina cacheaba y semidesnudaba a un abuelillo que rondaba los ochenta años que llevaba una gorra de ” Me gusta Torrevieja” y una maletita de mano donde su mujer guardaba las labores de punto de cruz.
    Allí mismo, yo pasé con el portátil, la grabadora, la cámara de vídeo…” journalist? , please continue”, y no lo entiendo porque tengo mucha más mala baba que el abuelete y unas ganas terribles de vendetta por los contínuos retrasos. Quizá si me compro una gorra de Torrevieja…

    11 julio 2011 | 21:46

  18. Dice ser Koldo Alberto Ibi

    tenéis toda la razón. La seguridad es necesaria, pero a los extremos que hemos llegado significa una gran victoria del terrorismo sobre la sociedad. A veces me acuerdo de la película Swordfish, “sí ellos secuestran a un occidental nosotros arrasamos una mezquita. . “

    11 julio 2011 | 23:08

  19. Dice ser JJGD

    El articulista tiene razón en cuanto señala que la seguridad aeroportuaria más que seguridad es un negocio floreciente que mueve miles de millones de euros y del que se aprovechan muchos, desde funcionarios, empleados privados y empresas de seguridad y de tecnología. Pero el problema es su eficacia. Hoy mismo el FBI está investigando como fue posible que un avión llegará al aeropuerto de Newark y se encontrará en un respaldo de un asiento un arma paralizante. Y sí queremos profundizar, demos el dato de cuantos terroristas han sido detenidos gracias a los controles aeroportuarios; es fácil, ninguno. En la seguridad aeroportuaria está influyendo mucho lo que se llama la “falacia de la probabilidad”, que consiste en que sí un hecho es probable que pueda ocurrir, ocurrirá. Pero es una falacia, ya que llegado a creerselo, los peatones deberíamos caminar envueltos en una caja de Faraday para evitar nos caiga un rayo, o armados porque cabe la probabilidad (tan lejana como se quiera, pero existe) que un tigre se escape del Zoo y se dedique a devorar a cualquier ciudadano. Indico que ya que se ha hablado del aeropuerto de Newark (uno de los implicados en el 11-S), en el 2006 el GAO estadounidense (el departamento que controla las cuentas públicas), realizó inspecciones para comprobar la eficacia de los sistemas. Pues bien en ese aeropuerto los inspectores colaron cuchillos, pistolas detonadoras o con munición de fogueo e incluso explosivos simulados (por llevar plastilina y no C4), ¡un 75% de las veces!. La prueba se hizo en varios aeropuertos, y el más eficaz no pudo evitar aquellas incursiones en el 25% de las veces. O sea en la mejor conclusión, 1 de cada 4 veces un supuesto terrorista hubiera entrado en un avión con elementos peligrosos. Además funciona otro mecanismo, la llamada “industria del miedo” o “síndrome de Orson Welles”. Se llama así por el célebre programa radiofónico en que D. Orson llegó a convencer a una parte de la población USA, que se volvió histérica, que los marcianos invadían la tierra, radiando “La Guerra de los Mundos”, de Wells. Así en Inglaterra no se sabe ya cuantas veces la policía británica ha elevado el nivel de peligro de “amarillo” a “rojo”. En un 99% de los casos, luego se ha retirado sin ni siquiera un detenido ni que hubiera ocurrido nada, y en el 1% restante, cuando se ha arrestado a alguien luego los tribunales reprochan las escasas e incluso nulas pruebas presentadas. Pero luego de cada alarma se eleva la seguridad, especialmente la aeroportuaria, se implementan más procedimientos, cada vez más agresivos y degradantes, se colocan nuevos aparatos cada vez más caros y la bola corre y corre. Lo que no se podrá evitar es que haya gente que se crea que todo esto sirve para algo. En USA, tras la introducción de los escáneres de rayos X, una encuesta entre pasajeros habituales y tripulantes indicó qué, simplemente, ni los unos ni los otros creían en la eficacia de todo ese “teatro de la seguridad”. Cuanto más experto, más incrédulo.

    12 julio 2011 | 10:37

  20. Dice ser Viajero frecuente

    Coño, este figura me censura los comentarios. Caramba con el héroe de guerra….

    13 julio 2011 | 05:00

  21. Dice ser Laura

    Pues la sensacion de déjà-vu al leer tu articulo es incomparable (sobre todo el parrafo de evitar ponerse filosofico o llamarla “poco inteligente”)

    Lamentablemente, la tendencia de poner uniformes a los ineptos ha creado moda…

    No entenderé nunca que hayamos permitido que “los que nos protegen” (y con esto no me refiero a los policias sino a los seguratas) sean esos mismos que en la época escolar eran incapaces de pasar de curso.

    13 julio 2011 | 16:02

  22. Dice ser Camino a Gaia

    La seguridad empieza a protagonizar el ranking de los eufemismos para disparates, arbitrariedades y contradicciones. Podíamos emparejarla con los efectos colaterales, las crisis alimentarias, las guerras preventivas… y todo ese vocabulario que se ocupa del maquillaje de las tropelías y los abusos del poder.
    Un saludo

    13 julio 2011 | 21:00

  23. Dice ser Ibiza

    Buen artículo, cosas parecidas me han pasado pero nada comparado a lo tuyo.
    Un consejo para viajeros que pasen por la nueva terminal del aeropuerto de Alicante.
    Ni se os ocurra comer un kebab en el Airfoodcourt que está entre el Burger King y la cafetería La Pause frente a la puerta de embarque C40.
    Pedí uno de ternera, no quedaba por lo que consentí con uno de pollo. El empleado rebañó el fondo de la bandeja del asador y cuando me entregó el kebab lo abrí y eran todo pellejos de pollo por lo que se lo devolví y marché

    15 julio 2011 | 18:13

  24. Dice ser nn

    fascismo es el nombre mas adecuado.
    Yo ya no cojo aviones, sino me es totalmente indispensable, por no aguantar a los gorilas con complejo de superioridad.
    Y esto va a peor…

    17 julio 2011 | 02:56

Los comentarios están cerrados.