Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de junio, 2019

Toy Story 4 refleja muy bien la precariedad del mundo

Dedicada a Jaime Delgado

 

Toy Story 4 refleja muy la precariedad: más que una peli es un documental. Y casi un manual de supervivencia. Todos somos juguetes del destino, etc. La seguridad de un niño que te quiera (si eres un juguete) o de un hogar en el que refugiarte cuando el niño crezca o deje deje de necesitarte ya no existe. El regreso de la pastorcilla y sus ovejas tres en uno (homenaje a Dolly) trae el mensaje de que hay vida ahí fuera, sin niños a los que cuidar, sin un hogar estable. La pastorcilla se ha buscado la vida y se defiende en una jungla que es el mundo real de Glovo y todo eso. Tiene un auto tipo Mad Max (una mofeta) y maneja el báculo de pastora como Uma Thurmix (o Thurman) en Kill Bill. Tiene el brazo roto pero no le importa, se pone un esparadrapo y sigue adelante. Hay nuevos personajes fascinantes como el tenedor viviente que solo se reconoce como basura –¡basura!, ¿hay algo más actual que la basura?–. Por cierto, la última frase de la peli, cuando ya han salido los créditos, es espectacular. Es el resumen filosófico de la saga: ¿pero cómo es que estoy viva?

–Pues no lo se.

El tenedor viviente es el golem de segundo grado, creado por una niña y vivificado socialmente por unos juguetes desahuciados. El motorista canadiense ya justifica él solo la peli. Y la niña Boni. Al pobre vaquero le quitan el mecanismo de voz, tráfico de órganos, él se sacrifica para salvar al tenedor que es la vida de su niña. Los zombis que recuerdan al muñeco diabólico han sido suavizados porque daban mucho miedo, y no hace falta dar miedo extra u obvio cuando la mera vida ya da tanto (te extirpan la voz). Buzz, como siempre, sensacional con su voz de la conciencia pregrabada. Las ovejas dollys, la pastora (luz del mundo). Brutal. Un documental hiperrealista.

Al final triunfa el amor.

______

 

 

 

Acuerdo UE Mercosur: una gran noticia

Mercosur & Unión Europea, veinte años negociando, y han firmado hoy un acuerdo comercial. El mundo trumpiano es vasto y variado, y este acuerdo que no pasa por las guerras trumperas con China y resto del mundo es una buenísima noticia. Hay vida más allá del imperio en declive y de los emporios acechantes. Pesadísimos todos en sus pretensiones de poderío global.

El acuerdo Unión Europea Mercosur es una buenísima noticia para ambos conglomerados y para el mundo en general, que parece que se ensancha y se abre, justo al contrario de los efectos que provoca el estilo Trump.

Aire fresco que refuerza el experimento en marcha europeo, algo que disuade del brexitismo y de las microsecesiones.

Hay algo más que los imperios pelmazos.

 

_______

 

 

 

 

Trump en el G20

Actualización: Trum manda sentarse a Sánchez. Empezamos bien.

USA Trump ha descubierto que ser un imperio de poder blando (a veces no tanto) sale caro. Hay que ir defendiendo a los aliados sin reciprocidad. Hay que pagar en dólares o en especias por las bases, hay que ceder en mil pejigueras para que todos acaten sin fisuras el imperio. Eso es ser un imperio sin demasiado terror. Y eso permite exportarlo todo, especielmante la forma de vida, el Halloween y toda la sarta de memes intestinales que llamamos cultura.

Defiende a Japón, a Alemania, a Europa, a medio mundo. Y los socios, desagradecidos, se limitan a gorronear y obedecer. Y a veces hasta se permiten disentir. Cuando lo de Irak hubo aliados díscolos que no secundaron el prietas las filas (y los files).

Así, Trump va exigiendo pagos y deudas milenarias, acusa de morosidad  a los amigos gorrones que, esparcidos por el mundo, dan solidez y arraigo al imperio. Trump aplica el criterio económico a todo, algo muy propio de esta época y que todos entendemos (y padecemos). Hay más cosas, claro, muchos más factores, pero a él no le importan. Solo ve las cuentas. Y por eso va al G20, y a todas partes, exigiendo pagos, retirada de aranceles, reciprocidad, clientes para armas… fidelidad también en el dinero.

Y claro, el imperio estaba construido con otros criterios, y le iba bien. Capeaba la surgencia china con su red de aliados gorrones (el precio de la sumisión y la dependencia) y les vendía de todo. Ahora Trump quiere cambiar el sistema de modo que quizá estamos en otro mundo, exigiendo a la OTAN que apoquine lo suyo, etc. A la India, a Turquía, a todos…

Es un acreedor histórico, un revisionista subversivo, quiere alterar la fórmula de los últimos 84 años, y en ello estamos.

Dentro del caos, su locura tiene un cierto sentido, un método, que se ha ido desvelando tuit a tuit, y que podría destrozar el comercio mundial. A veces llega hasta el borde del precipicio… y se para just in time.

A ver.

_____

Lectura de verano: Estados Unidos aumentó la potencia de la señal GPS para realizar un ataque militar a Irán el pasado día 20 

Simetría y pasar el verano

Simetría de los conflictos a derecha e izquierda. Las trifulcas C’s PP Vox son simétricas respecto a la que enfrenta a PSOE y UP.

La abstracción da una fórmula de desprecio a los que necesitamos. Les damos unas migajas pero sin ellos no somos nada.

Vox y UP son los extremos de esta ecuación. Pactos secretos, remilgos, hipocresías, desprecio. Y en la práctica, cargos de segunda o tercera fila. Que no molesten.

Es una actitud normal en el mundo actual: el grande, aunque necesite al precario ínfimo para vivir y mandar, no le paga lo que le corresponde. El débil suele ceder porque no tiene alternativa. Es demasiado débil y tiene que comer. Eso pasa en la vida hiperreal de cada día.

La otra sugerencia que desliza este primer día de ola de calor es que Sánchez podría plantearse pasar el verano, sin más.

Aplica el rajoyismo de la inmovilidad y espera a ver. Al Rajoy le fue bien mientras duró. Hasta la moción de hace un año. Junto a las deudas de Estado Sánchez ha heredado la quietud aplaciente. La serenidad del poder interino. Las deudas son el Estado. Una vez en Moncloa, con las cuentas verdaderas en el cajón de la mesilla de noche, el agraciado alcanza una lucidez inversa, la ofuscación del megadeudor eterno.

Y ante esa magnitud inabarcable le entra el síndrome Rajoy: no hacer nada o menos. Por eso es posible que junto al atasco simétrico estemos en fase pasar el verano.

 

______

Lectura de verano:

La ONU sitúa al Estado Español como uno de los seis países más esquilmados por los fondos buitre

 

 

Vox se enfada y dice que se va

Vox tiene celos de Ciudadanos porque sale a todas horas. Más que el calor, que no acaba de llegar, la noticia es que Rivera el dandi está perdiendo socios, personajes, miembros de su cúpula dorada. El estilo Rivera el dandi, su fórmula mágica para epatar al sistema y disrumpirlo todo, se come la escasa atención que aun suscitan las celebridades de la política.

Y Vox sufre en silencio los celos y el ostracismo de Rivera el dandi, que pasa de ellos, los ningunea y los esconde como si fueran una amante sarnosa, o un amante sarnoso, necesaria/o, pero que no conviene a la vida social.

Vox se rebela contra esta doble moral, que es la de siempre, y de nuevo amenaza con no dar los votos. Esta vez amenaza con irse a la oposición. Y publica los acuerdos con sus logos.

Pero Rivera el dandi pasa de todo, de ellos, ultras en el armario, de Macron, y especialmente de Sánchez, última esperanza del sistema para apuntalar/sujetar un gobierno más o menos homologable para ir tirando unos años, pagando la DEUDA, gestionando las deudas diversas, inabarcables, infinitas. Y rapiñando algo para los amigos. Lo que viene a ser gobernar sin alterar nada. O sea, gobernar.

Rivera está dinamitando el sistema 78: Pablo Iglesias y su banda (ya desarticulada) de revolucionarios acaban pregonando la Constitución, pero Rivera, el yerno ideal, ha conseguido alterar tanto el mecanismo desde dentro que hace que Casado parezca un estadista en la sombra, esperando el turno.

Al final Casado tendrá que acudir a parchear el sistema, ya más agrietado que el vaso de Chernobil. Pero tendrá que darse prisa, porque Sánchez, en su inquietud y ansiedad, va entregando el país a trozos a… ya-saben, horreur. Todo esto con ZP y FG aconsejando cual divas en posado de bodas.

Y todos contentos. Y ese habrá sido el servicio indirecto del dandi Rivera a la Causa: forzar a Casado.

Todo esto lo ha diseñado la propia evolución de las especies y ocurre en la última etapa antes de que Libra, la criptomoneda del Monstruo Facebook, se zampe el mundo.

Que usted lo vea.

 

 

_____

Grietas en el búnker del dandi Rivera: se van Toni Roldán, Javier Nart y…

Toni Roldán, diputado y miembro de la ejecutiva de Ciudadanos, deja el partido y el escaño. Su mentor, Garicano, eurodiputado y peso pesadísimo del partido, lo despide con un tuit.

De momento la grieta no se ha ensanchado.

Sí, después de comer se ha ido Martes, aunque se aferra al euroescaño.

Pero hay unas cuantas. El dandi Rivera no se inmuta, le ilumina el rencor o el esnobismo inverso, se vio presidente en un año de encuestas y no aguanta que otro emergente tape su figura. Ese otro emergente es Sánchez, que ya se ve convocando elecciones y sacando otra micromayoría.

 

 

Rivera ha dado un volantazo a C’s y el juguete derrapa. Quizá solo quiere vindicar su poderío, su santa voluntad, su egotrip tozudo.

Arrimadas ya no sabe qué decir, nadie entiende nada. El dandi aguanta. El que resiste gana, que decía Camilo José Cela, y se llevó el Nobel. El dandi se crece con cada cese. Francesc de CarrerasValls y ahora esto. Ciudadanos ya estampa su logo junto al de Vox, con el PP como colchón que no acolcha nada.

Ciudadanos de rompe un poco, Toni Roldán es un tipo importante, ha hecho cosas, estaba en en sanedrín, portavoz ecónomico. Como economista su argumento dice que el coste del cambio de estrategia es muy alto. ¡Para España!

Ya nadie hablaba de España desde las elecciones.

En todo caso es sano que las organizaciones verticalísimas, ultrajerárquicas y piramidales de los nuevos partidos haya gente valiente que se enfrente al ordeno y mando y a los cambios arbitrarios de rumbo.

Esto son minuncias locales de España, que al final reforma la Constitución en una tarde a toda prisa si así lo mandan. O sea, que a Rivera aun no le han dado el toque supremo, la llamada definitiva. Siempre hay una autoridad más elevada en alguna parte.

O sea, que quedan hilos y botones que pulsar, pero quizá en este punto la jerarquía no ve necesario intervenir, aunque las interinidades perjudican a los negocios, que siempre bajan o suben revueltos, eólicos, climáticos. La estabilidad consiste en devolver la deuda. Lo demás es color local.

Ahora estamos en el momento de los temblores por el anuncio de Facebook, que va a suprimir ya la última palanca de los estados, vencidos por la financiarización galopante. Zuckerberg va a alumbrar una moneda digital y ya estamos en otra fase, en el mundo futuro.

 

 

______

Al poco rato del offshore de Roldán ha salido Arrimadas a perseverar en el volantazo, que niega y justifica a la vez, a decir que el partido sigue en su nueva ruta y que el PSOE, que pacta con Bildu, es malísimo y no necesita socios de orden porque él solo elige perderse en brazos de los nacionalistas. Roldán ya ha sido olvidado por C’s, pero queda esa grieta en el casco.

 

_______

Lectura: “se embriagará de placer hasta el cansancio en países encantadores donde siempre hace calor” (Página 99)

Baudelaire, Spleen de París

En francés.

 

¿Qué hará hoy el dandi?

¿Qué hará hoy el postdandi Rivera tras ser desmentido por Macron y haber escandalizado al mundo que rechaza el irresistible trumpismo fakeador?

Está todo opacado por la sentencia, justa, del caso de la manada, pero el dandi, por eso mismo, tiene que emitir algo sorprendente, un meme de finde.

Su maestro, Trump, no deja pasar una semana sin gallear y fakear a tope. Esta semana de San Juan y San Ramón, semana de hogueras, ha dicho que estuvo a punto de desatar una guerra mundial (ya todas lo son), pero que se arrepintió en el último minuto.

El Pentágono, más o menos, que nunca se sabe, desmiente esta improvisación, impropia de un imperio agonizante en su máximo esplendor. Sin enemigo no hay imperio ni nada.

La semana del dandi, todas lo son desde que abrazó la suprema veleidad, precariedad versátil del mismo mundo, ha traído el anuncio de Facebook que hace temblar al mundo. O sea, a los bancos demasiado grandes para caer, que les ha salido algo más grande aún. Y a los estados (no a los Estados Unidos, que son las grandes corporaciones de la red y las armas). Facebook es la amenaza fantasma hecha por fin cuerpo y criptodinero. Ya hay en el horizonte algo más grande que lo más grande. La financiarización es una broma comparada con el mundo Facebook que nos viene. La patria es Facebook, y la capital Whatsapp.

Esta semana hemos entrado en otro mundo, y el dandi Rivera ha conseguido desbancar en el ranking de la trumpianidad a todos sus rivales, especialmente al mismísimo Sánchez, que se conforma con el gobierno y algo de Europa. El postdandi va a ser invitado pronto a la Casa Blanca como becario aventajado.

A ver qué meme emite el dandi este finde.

 

______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valls apela al alma y Macron deja como mentiroso al dandi Rivera

Macron desmiente que haya felicitado a Rivera por sus pactos con Vox. El dandi no se inmuta porque está jugando a otra cosa. La credibilidad, como todos, ya la perdió. La credibilidad es casi como el honor, un valor antiguo que corre contra los tiempos.

El postdandi Rivera es más avanzado que nadie y ha comprendido esta evolución de las costumbres que tan buenos resultados le dio a Trump.

Con el desmentido del Elíseo Rivera se corona como populista avanzado, fakeador nato y tal vez discípulo de aquel Steve Bannon que ayudó a propulsar al presidente USA.

(A Trump le han derribado un dron los iraníes: hay que ver si derribar un dron se considera un acto de guerra o rige alguna cláusula del internet de las cosas, algo más liviano. Por esa zona cualquier partida de guerrilleros lanza un misil crucero de mercadillo y hace subir el barril.)

Rivera se encumbra en el universo precario del fakeo system, postpopulismo juvenil de decir una cosa por otra y estar siempre enfurruñado. A no ser que esté disimulando (lo cual sería lo mismo, pero más sofisticado) y luego nos de una sorpresa.

Al mismo tiempo, como detalle anacrónico y hasta simpático, Valls ha sacado a relucir el alma, que es como nombrar el gasoil.

Dice Valls (que ha apoyado al mal menor de Colau antes que dejar caer BCN en manos indeps) que “con Vox acabas ensuciándote las manos y, de alguna forma, el alma”.

Sublime.

SI hubiera dicho eso antes de las elecciones quizá hubiera rascado mayoría absolutista.

El alma tiene tirón por el lado de la nostalgia, tirón comercial, sin contenido, es un marco vacío, quizá el genuino marco vacío, el original.

Con esta declaración vuelve a las portadas (por un momento) todo un mundo extinguido.

Pero esa frase tan redonda (las manos, el alma) ha durado medio telediario, porque hora estamos descifrando la posmodernidad tardía de la mano del dandi Rivera, que usando el método Bannon/Trump se está quedando con todos.

El enigma del postdandi Rivera va a tener que desvelarlo El hormiguero de Pablo Motos, que es el oráculo de Delfos de España.

Voy a ver el HOLA!

 

_________

 

 

Tardes pre-Sánchez

Allá enfrente, entre dos edificios, veo un árbol. Sé que detrás está el mar,a unos 300 kilómetros, lleno de plástico.

He leído que el agua que bebo, del grifo o embotellada, también contiene plástico.

Varias mujeres pagan en el Día con billetes de 50 euros. La cajera pide tiempo, toca el timbre y pide que le traigan cambios mientras muestra un fajo de billetes de 50: no sé qué pasa hoy, dice,pero todos pagan con billetes de estos.

Una mujer, la segunda en la cola, que también lleva uno de 50 en la mano, dice:

-Es que estamos sacando el último.

Es un Día de barrio. Un barrio remoto, que sube por una avenida llena de baches desde el centro de una ciudad remota en la larga Siberia ibérica.

En la novela de Juan Manuel de Prada, Lucía en la noche, sale un sicario del este, un asesino a sueldo, que va morir a una masía del hondo Teruel tras matar a varios guardiaciviles. Aprovecha el narrador un suceso real, pero no menciona que también asesinó a José Luis Iranzo, nieto del Pastor de Andorra. Y no se ha vuelto a saber nada más. El novelista utiliza el episodio porque le encaja, quizá a martillazos, en su trama, pero olvida a la víctima civil, un agricultor.

En cada casa un Chernobyl. Un tsunami. Un billete de cincuenta euros que sale el día 19 de debajo de una baldosa.

Plástico en el agua, cafés de comercio justo. De Prada también escribe de la crisis de las oenegés humanitarias, de la guerra indescifrable de Siria, la novela es entretenida si no tienes nada que hacer, entretenida e inverosimil.

Al fondo, entre los trozos de estos edificios, veo un árbol, quizá de plástico, y más allá una sierra pelada en medio del desierto, y luego el mar, al menos en Google está ahí, aunque no se ve a simple vista.

Facebook lanza su criptomoneda falsa, una cosa más o menos. Luis Iván Cuende ha inventado un universo paralelo de criptomonedas basado en el efímero gobierno ácrata que hubo en Aragón durante unos meses al principio de la guerra civil, el proyecto se llama Aragón Project y le he perdido la pista, no se puede estar en todo. Enrique Dans escribe de la moneda Libra de Facebook. La idea es que no puedes fiarte de esa compañía, en la que sin embargo vivimos todos la mayor parte del tiempo, en su Whatsapp, Instagram, etc.

Y así va corriendo en tiempo para Sánchez-123, que hoy ha pactado en Navarra con etc. la mesa del parlamentoak. Estamos rodeados, el páramo vacío espera el maná del 5G que vendrá del cielo, quizá de esa constalación de microsatélites. estamos invadidos en medio de la nada. Labordeta no vuelve. Daniel Gascón ha publicado cinco capítulos espectaculares de Un Hipster en la España vacía que ya condensan y expanden el absurdo presente.

Detrás de ese árbol de plástico veo los petroleros saboteados en el Estrecho de Omán, de Ormuz. Los chips vienen infectados de fábrica, sea de aquí o de allá.

Pasan los días-Sánchez en las convulsiones del mundo y el país va cayendo en las grietas de sus periferias mientras el centro solo se mueve para robar en densas tramas familiares que, a veces, se tozan con las tramas periféricas, los densos pujolatos que entran y salen de las cárceles como si fueran terroristas jubilados con pase pernocta.

Y en fin, van pasando los días-Sánchez, que son la espera en la que interviene Europa y hasta Francia y sus regiones.

Los días-Sánchez son los que se van ago-s-tando en tediosas conversaciones de sordos, reproches, resquemores y ambiciones chaleteras, el dandy que ha renunciado a explicar sus veleidades, los indeps, más fogosos y recrecidos que nunca (el juicio les ha dado protagonismo, y cárcel), y Torra que va forjando de esa forma sibilinoide un ejército serbio que lo paga usted.

Tardes preSánchez, horas balsámicas, amén.

 

______

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encima hemos de sufrir el victimismo del poder

Los pactos secretos, mal cerrados, clandestinos, empiezan a tensar las incipientes coaliciones en la hora decisiva de repartir las canonjías, concejalías, consejerías, dinero (deudas) y cargos.

Pasada la foto de la banda roja Colau llora por la radio, snif, dice que estuvo a punto de dejarlo, glups, pero no lo hizo. Ahí está en el sillón magno, sufriendo la aurea precaritas.

Sánchez también se hace la víctima en la semana de las víctimas, ay qué mal lo pasamos en el poder y en la oposición, todo por los pelos, todo sufrir, qué desazón de socios ocultos, pactos secretos, cargos ignotos. Ignotibus parentibus.

Sánchez en funciones anuncia que va a pelo, sin apoyos, que por no ceder ante Iglesias y los independentistas se juega el advenimiento a su segundo monclovato, ay qué pena de votos, qué caros salen los socios.

Vox clama su victimismo como ha hecho desde el primer día aquel de Andalucía, amenaza con desvelar el abrazo del oso de Madrid capital del dolor (Umbral siempre live), en el forcejeo con C’s por la Comunidad. Queda ese escalafón por cerrar.

La CNMV también incita a las familias (ese eufemismo) a ahorrar, qué manía de los poderes económicos, ineptísimos cuando el crack, con amonestar e impeler al populacho a que deje de sucumbir a los créditos y se ponga a ahorrar.

Los centros comerciales están a tope, no cabe un ente más. Jolgorio y despilfarro a menor escala que la otra vez pero con la misma o mayor alegría del lujo de la prenda de usar y tirar.

Los orgánulos económicos que tanto han fallado desgañitan sus victimismos jeremíacos alertando a los pobres (familias) para que ahorren, no vayan a provocar un (otro) Lehman Brothers. No digan que no les avisamos. Sobreactúan lo que infractuaron antes.

El poder emite victimismo porque nadie lo respeta, no ha salido un líder o una mujer que seduzca por encima o debajo de las trifulcas y transmita país, mundo, sentido. Los nuevos han decepcionado enseguida, el dandy, el chaletero, los ultras de perilla aguzada.

Alguien tan honrado que sea imposible insultarle sin enfermar. Uf.

El poder emite victimismo porque le ha llegado la precariedad que ya hace una década o dos o tres que abrasa a la pobre infantería burbujista.

Ahora las plebes, sean de uno u otro cerrilismo, o de ninguno, que es lo más normal (más por falta de tiempo que de templanza) han de sufrir/disfrutar el lagrimeo de los ecónomos orgánicos y de los semielectos. Qué monserga.

 

______