Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘preocupaciones’

Viviríamos en ‘jauja’ si se cumplieran todas las promesas electorales

Por María Olga Santisteban Otegui

Se dice que se puede vivir en “jauja” en un país soberbio e imaginario donde fluye la felicidad, donde todos y cada uno de nosotros viviríamos sin miedo a enfrentarnos a nuestras obligaciones y preocupaciones de cada día. Esto parece ser que sucedería si se cumpliesen todas y cada una de las promesas que escuchamos decir estos días a los políticos, ya sean “viejos” o “nuevos”, en esta interminable pelea electoral.

Imagen del debate a cuatro el pasado 7 de diciembre (GTRES).

Tenemos tanto donde escoger como en un mercado del alfombras persa, desde las ya repetidas hasta la saciedad promesas de creación masiva de empleo, de un futuro maravilloso para nuestra juventud, mejor educación y sanidad pública y de calidad, lucha contra las desigualdades y un larguísimo e interminable etcétera.

Sería interesante que ya por ley u otro mecanismo oficial, los partidos políticos se viesen obligados a cumplir mínimamente sus programas electorales, y que los ciudadanos no nos sintiésemos estafados después de éstas o aquellas elecciones. No nos olvidemos también de que tenemos ahí siempre a la vieja Europa vigilante, así que, que nadie se pase de la raya prometiendo,  porque luego hay que rendirle cuentas.

A partir del día 21 de diciembre,  ¿seguirá habiendo el mismo número de parados? ¿Podrán regresar los miles de emigrantes que se fueron en busca de un porvenir que aquí no tenían? ¿Se resolverán acaso todos y cada uno de los grandes retos que han prometido solucionar? En definitiva, ¿viviremos en ese ‘país de jauja’ maravilloso y feliz? ¿O nos daremos de nuevo de bruces con la dura y para algunos triste realidad?

Un visión en positivo: ¡aprovecha tus oportunidades! ¡Gana tu vida!

Por María Gilabert Hernando

FelicidadIncierta, así es la vida. Con eso es con lo que tienes que aprender a vivir, con la incertidumbre. No sabemos lo que sucederá con nosotros, con nuestras familias, con nuestras situaciones… ¿y si lo único que tienes que saber es cómo estás aquí y ahora y encargarte de gestionar lo mejor que puedas lo que tengas oportunidad de vivir en este momento?

La mayoría de las personas, en muchas ocasiones, vivimos situaciones que nos resultan difíciles de llevar o que incluso llegan a paralizarnos:  no sabes cuándo acabará la crisis, no sabes a qué dedicarte, no tienes claro si estás haciendo lo correcto, no sabes si conseguirás ese cliente que tanta dedicación te está costando, no sabes si te renovarán el contrato en tu trabajo actual, no sabes si aprobarás esas oposiciones que estás preparando con tanto esfuerzo, te has quedado sin trabajo y no sabes qué harás ahora, no sabes cómo pagarás las facturas de final de mes, no sabes si mañana te desalojarán, etc.

Son infinitas las situaciones en las que muchos nos encontramos y no sabemos cómo llevar pero, aun cuando no puedes escoger qué situaciones te toca vivir, todavía puedes elegir cómo interpretarlas, cómo actuar y qué sacar de ellas. Mi abuela me explica la época de la Guerra Civil española (1936- 1939) con pocos recuerdos negativos y muchos positivos y esa actitud ante la vida siempre le ha ayudado. Pase lo que pase, ella sigue despertándose cada día y sigue respirando, disfrutando y avanzando porque, a pesar de la infinidad de situaciones difíciles que ha tenido que vivir, ella es así, feliz. Tú también puedes escoger si quieres vivir las situaciones que te toquen vivir con ansiedad, tristeza, apatía, nerviosismo, irritabilidad, mal humor… o aprender a aceptar esa incertidumbre como una parte de tu vida intentando centrar tu atención en el resto de cosas buenas que te suceden cada día. Lo que resistes persiste, lo que aceptas se transforma.

La semana pasada me comunicaron que, desgraciadamente, los padres de una conocida mía fallecieron en un accidente de tráfico. Probablemente ellos pensaban que iban a vivir mucho más tiempo sin embargo mucha otra gente, que en ocasiones hemos sentido que “la vida se nos acababa”, hoy seguimos vivos y todavía tenemos tiempo para disfrutar y para dedicar a lo que queremos. Todos tenemos fin ya que el tiempo es limitado así que piensa, decide y actúa, hoy y ahora. Detecta qué problemas ocupan tu mente y qué puedes hacer para solucionarlos. Lo que puedas hacer, ¡hazlo! Pero si ya has hecho lo que consideras que debías y no puedes hacer nada más, aprende a vivir feliz con la situación que te toca vivir. Todo el mundo quiere felicidad sin dolor, pero no se puede tener un arcoíris sin lluvia. No busques siempre culpables ni trates de justificar todo lo que sucede continuamente, dedica ese tiempo a otras cosas ¡sonríe, sueña, investiga, crea, baila, ayuda, construye, crece, mejora, descubre, prueba, siente, ama, disfruta, vive!

Observa tu situación y detecta las oportunidades que se te presentan hoy y ahora, pero… ¡mantén los ojos bien abiertos y disfruta de cada momento que te regale la vida ya que si estás cegado por tus problemas será difícil que puedas ver algo! Deja de pensar en lo que no puedes cambiar y empieza a realizar lo que sí puedes hacer. ¡No te preocupes, ocúpate! ¡Gana tu vida!